Valencia Basket ha protagonizado una temporada histórica con la consecución de su primera liga. Este logro no hubiera sido posible sin el buen rendimiento de la mayoría de sus jugadores, y, sobre todo, con el paso adelante que han dado aquellos que venían bajo la etiqueta de firmar un papel secundario. Y en esto último, Pierre Oriola y Joan Sastre han escenificado que el trabajo es la mejor manera de ganarse un puesto y de ascender en importancia.

Es fácil afirmar que los dos han cumplido a un mayor rendimiento del que el club se esperaba a su llegada el verano pasado, para acabar siendo una pieza clave en el triunfo final de los taronja en la liga, pero también en el pleno de finales en las otras competiciones que han disputado en Valencia.

Pierre Oriola, el compromiso hecho jugador

Cuando Pierre Oriola llegó a Valencia Basket pocos se imaginaban la temporada que ofrecería el catalán en la capital del Turia. El pívot, aunque ha tenido una temporada irregular y en el inicio de la misma generó dudas, ha sabido ganarse los minutos y, con ello, han llegado los momentos donde se ha sabido reivindicar y demostrar su valía.

Sin ir más lejos, en el tercer partido de la semifinal de los Playoff de Liga Endesa, Oriola llegó a los 20 puntos de valoración, siendo de los jugadores importantes para conseguir la victoria que guió el equipo a la final. De estos ha hecho varios durante la temporada regular, apareciendo cuando otros no lo hacían y siendo el revulsivo necesario sobre la pista.

Sin embargo, no solo ha destacado cuando ha hecho buenos números, también lo ha hecho en otros partidos en los que el balón no le acababa de entrar en la canasta, demostrando que es todo esfuerzo y compromiso lo que pone sobre la pista.

Pierre Oriola

Foto: Carlos Calvillo

En la afición taronja, principal valedora del catalán, no ha pasado desapercibido su trabajo, siendo uno de los más queridos entre el público de la Fonteta, quienes no han dudado en corear su nombre. “Se te ponen los pelos de punta”, afirma el jugador cuando se le pregunta sobre la sensación que siente al escuchar su apellido entre las gradas del pabellón valenciano.

Con la unión de buenos resultados y el apoyo de la afición, Oriola ha vivido una primera temporada perfecta en Valencia Basket, “me siento muy querido, tanto por mis compañeros como por la gente”, declara el de Tárrega.

A todo esto, se le une que ha sido convocado como uno hombres de Sergio Scariolo para la selección española, con la que ya participó en categoría sub 20 para colgarse el bronce europeo, y con la que participará en la competición de las ventanas FIBA. La mejor manera de concluir una campaña de ensueño para el pívot.

Joan Sastre o cómo cumplir sin hacer mucho ruido

En el pasado verano, Joan Sastre fue una de las apuestas de la dirección deportiva de Valencia Basket. El mallorquín, que había destacado en las filas del CAI Zaragoza, llegaba al club valenciano para dar un paso adelante en su carrera. Y lo ha conseguido.

Ante la presión de jugar en un equipo superior, a Sastre no le han temblado las manos. El alero ha tenido unas estadísticas más que aceptables y ha sido jugador importante en momentos clave de la temporada, como en el tercer partido ante el Khimki en EuroCup y que daba el pase a semifinales, o en el último encuentro de la final ante Real Madrid, donde fue el jugador más valorado, y que acabó con la conquista del título liguero por parte de los taronja.

Joan Sastre ha sabido adaptarse a su rol en el equipo y ha sido el complemento perfecto en la plantilla taronja. Sus características jugadas de contrataque han aparecido en casi todos los partidos de Valencia Basket y también ha sabido ser el revulsivo cuando el ataque ha estado atascado.

Al igual que su compañero, Sastre también ha sido convocado para la selección española absoluta y es de los que más opciones tiene para participar en el Eurobasket 2017, después de confirmarse la baja de un fijo como Rudy Fernández. Tras la liga, una gran recompensa al trabajo realizado durante todo el año. El mallorquín ya pasó por la selección en categorías inferiores, y se colgó un bronce y un oro en su paso por el europeo sub 20, en 2010 y 2011 respectivamente.

Ni uno ni otro han llegado a este momento de la noche a la mañana, los dos han tenido que crecer paso a paso para ganarse lo que han conseguido este año. Oriola debutó en liga ACB con el Bàsquet Manresa, pero sería en LEB Oro donde comenzaría a destacar. Fue en su último año, en Huesca, cuando explotó y sacó su mejor versión. Fue camino a Sevilla, que le sirvió de presentación en ACB y, tras dos buenos años, dejó el club hispalense para acabar en Valencia Basket.

Joan Sastre creció en su tierra natal como jugador, primero en Inca y después en Mallorca. A diferencia de Oriola, el alero tiene una larga trayectoria en ACB. Sus inicios fueron en Sevilla, donde estuvo cuatro años y jugó EuroCup, aunque destacaría y sería un jugador importante en Zaragoza. Dos años en la capital aragonesa le hicieron desembarcar en Valencia.

Joan Sastre

Foto: ACB Photo / I. Martín

Solo una temporada ha bastado para que los dos jugadores se reivindiquen. La buena campaña que han hecho en la capital del Turia les ha servido como escaparate para una carrera baloncestística que, de momento, promete, y que va en camino ascendente en los dos casos.

Pleno de finales y un título de liga en su primer año. Pero esto no acaba. Este verano les espera su primera toma de contacto con la selección absoluta y una próxima temporada con Valencia, donde disputarán Euroliga. Los retos están ahí, y tanto Oriola como Sastre tienen la oportunidad de asentar lo conseguido y demostrar que lo de este año no ha sido, ni mucho menos, fruto de la casualidad.

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada del mejor baloncesto para leer. Kwame Brown no lo hizo y mira en que quedó su carrera.