Felton Spencer NBA

Al acabar los mágicos 80, David Stern decide abrir la mano y se pone a dar licencias para crear franquicias como el que hace churros, y de este movimiento de expansión, salen entre otros, los Timberwolves de Minnesota.

Tras una brillantísima (nótese la ironía) temporada inicial, en la que consiguen 22 victorias, y el dudoso honor de que su máximo reboteador sea Tyrone Corbin, un tipo que pasaba justito de los 2 metros, se presentan en el draft con un numero 6 y una palabra en mente: centímetros.
El escogido tendría la difícil tarea de quitar la titularidad a Randy Breuer, misión tan difícil como quitarle un caramelo a un niño ciego, y que además es diabético (joder, me he pasado).
Breuer había promediado el año anterior 6,8 puntos y 4 rebotes, y ya quedaban lejos sus años en la universidad de Minnesota, culpables principales de que los Wolves lo escogiesen en el draft de expansión.

Y ese sustituto fue el bueno de Felton Spencer, jugador que tuvo un último año decente en Lousville, y que con 7 pies, podía ser una interesante opción de futuro.
La realidad es que aunque tuvo tres años salvables en los Wolves, sus problemas de peso (llegó a dar unos magníficos 145 kilos en la bascula, en sus últimos años en Orlando), y sus cada vez mas frecuentes lesiones provocadas por este sobrepeso, lo acabaron convirtiendo en un agente libre verano si, verano también, que acabó retirándose sin recibir una sola oferta. Los que mas recuerdan a este jugador son los aficionados de los Warriors, otro de los equipos que lo sufrió, por su, digamos, poca velocidad.