George Mikan y la norma de los 24 segundos