462

Pau GASOL | 19,5 puntos | 8,9 rebotes | 1,9 tapones

Una nueva demostración de porqué muchos, cada vez más, consideran a Pau Gasol el jugador FIBA más determinante de la historia. Comenzó muy corto de preparación, como el resto del equipo, pero ha sido determinante en cada uno de los choques defensivos. Masacró a Argentina y Lituania, y esquivó la trampa gala en cuartos con un juego inteligente para el equipo. En la lucha por las medallas ha vuelto a recordar al jugador que dominó el Europeo de Francia en 2015, siendo el único arma realmente fiable ante USA y masacrando a la Australia de un Bogut que nada pudo hacer para defenderle. Sobresaliente 

Rudy FERNANDEZ | 9,7 puntos | 3,4 rebotes | 1,9 asistencias

Ha vuelto a brillar. Llegaba a Río envuelto en muchas dudas y ha conseguido salir de la mayoría con buena nota. Se va de los Juegos con un 37,5 por cierto en el lanzamiento de tres puntos, siendo el jugador más fiable desde el exterior junto con Llull. En defensa está claro que ha dado un paso atrás con respecto al Rudy de hace unos cuantos años, pero su nivel sigue por encima de la media. Si su nivel físico se lo permite, le tocará ser uno de los nuevos líderes en el inminente relevo generacional. Notable

Sergio RODRÍGUEZ | 4,9 puntos | 1,4 rebotes | 1,9 asistencias

No ha brillado al nivel que puede hacerlo. Si bien es verdad que durante algunas fases del partido es el base que mejor hace funcionar al equipo, no ha tenido ese punto de brillantez que tanto necesita para su juego. Ha seleccionado bastante mal su tiro (no ha llegado al 30% en triples) y ha cometido demasiadas pérdidas de balón, incluso para él. Ha recordado al Sergio que regresó de la NBA hace un lustro, sin terminar de confiar en el enorme baloncesto que lleva dentro. La próxima temporada va a ser clave para su carrera. Aprobado

Juan Carlos NAVARRO | 5,2 puntos | 1,8 rebotes | 2,1 asistencias

No es ni de lejos el jugador determinante que era hace unos años, y sin embargo su torneo deja un buen sabor de boca. Seleccionando sus momentos, ha sido importante para desatascar el juego desde el banquillo -contra Nigeria nos salvó de pasar un mal rato- y ha conectado bien con los interiores, aprovechando su visión de juego y la señal de peligro que sigue ejerciendo sobre sus rivales. En definitiva, se ha movido a la perfección en su nuevo rol y por eso merece una buena nora. Probablemente Australia habrá significado el epílogo de su maravillosa carrera como internacional. Notable

Jose Manuel CALDERÓN | 2,2 puntos | 0,4 rebotes | 0,6 asistencias

Inédito. Queda la duda tras la cara de Calderón en el partido inaugural contra Croacia de si sabía que este era el rol que le tenía guardado Scariolo para la cita olímpica. Tras ese amago de enfado, al menos de cara al público ha mostrado siempre señales de compañerismo y de liderazgo desde la posición de jugador veterano. Tan solo dispuso de seis minutos en toda la fase final de torneo, y fueron minutos de la basura ante Francia. Sin calificar

Felipe REYES | 6,5 puntos | 4,1 rebotes | 0,4 asistencias

Pasan los años y el peso de su importancia en el equipo no desciendo. Vital en ambos tableros, sigue aumentando su leyenda como el reboteador más voraz de la historia de nuestro baloncesto. Se ha atrevido con el lanzamiento de tres puntos (3/5 60%) como un arma puntual que simboliza el constante crecimiento en su juego. Sigue sufriendo mucho ante pívots más fuertes que y altos que él, aunque no hay duda de que continúa en la élite europea. ¿Seguirá en 2017? Notable

Víctor CLAVER | 2,5 puntos | 1,8 rebotes | 1,2 asistencias

No ha dado continuidad a su estupendo Europeo, eclipsado por el buen torneo de Rudy, principalmente. Sigue mostrando alarmantes carencias en cuanto a confianza en su juego, lo que hace sospechar de un problema de rol, viniendo de un año estelar en el Lokomotiv. A su favor, ha dado un paso adelante en otras facetas -es probablemente el defensor más versátil de la selección- pero deja la sensación de oportunidad perdida. El robo final ante Australia, que ya es histórico, le da un plus final a su nota. Aprobado 

Sergio Llull

Foto: FIBA

Willy HERNANGOMEZ | 6,6 puntos | 2,7 rebotes | 0,3 tapones

La sorpresa positiva de los Juegos para España. Ha aportado anotación desde el banquillo y ha conseguido darle descanso a Gasol. Va siempre buscando el aro, una cualidad sorprendentemente escasa para los hombres de su tamaño. Además, ha mostrado mejoras en su juego de pies y en su inteligencia en la pista. Sigue concediendo demasiados despistes en defensa. Da la impresión de que la NBA le va a sentar de maravilla. Notable

Alex ABRINES | 2,3 puntos

Ha jugado seis minutos en todo el torneo, ejerciendo de jugador número doce y sin relevancia alguna. Tendrá que ser importante en el relevo generacional. Sin calificar

Sergio LLULL | 8,2 puntos | 2,0 rebotes | 3,1 asistencias

Llull da la impresión de que juega demasiado cohibido en la selección española. Evidentemente por nivel es el exterior más determinante en la actualidad, y sin embargo, su calidad y su motor se han mostrado a cuenta gotas durante el torneo. Siete puntos en total ha sido su balance en la lucha por las medallas, sin visitar ni una vez la línea del tiro libre. Ver más a menudo al Sergio Llull que asombra en el Real Madrid debe ser una de las asignaturas troncales de Sergio Scariolo para las próximas citas. Aprobado 

Nikola MIROTIC | 12,9 puntos | 5,6 rebotes | 1,4 asistencias

Ha dado un gran paso en este torneo hacia el estrellato europeo. Su partido ante Francia puede ser la punta del iceberg para un jugador que deberá cargar sobre sus hombros gran parte de la transición española. Amenaza constante de fuera a dentro, es el mejor complemente para Pau Gasol desde la retirada de Jorge Garbajosa. Su lunar sigue siendo el apartado defensivo y la protección del rebote, que no es lo suficientemente buena para un interior, y prácticamente el único argumento factible para los partidarios de Serge Ibaka.  Notable Alto

Ricky RUBIO | 5 puntos | 2,8 rebotes | 2,9 asistencias

Es complicado no caer en tópicos a la hora de comentar la actuación de Rubio, pero realmente se siguen cumpliendo un año tras otro. Su defensa le sigue convirtiendo en un jugado tremendamente útil, pero en ataque la evolución es inexistente, y descubre una falta de trabajo, o de un trabajo mal hecho. Para la historia quedará la defensa que le propiciaron los croatas en el partido inaugural, flotándole de manera descarada. Es verdad que a partir de ahí mejoró su nivel e incluso su acierto (4/15 en triples) aunque no le sirvió para ser ya por minutaje el segundo base del equipo. Demasiados problemas de faltas. Aprobado 

Como se puede comprobar, y aunque habrá notas que causen más o menos controversia -este artículo llama a ello- ningún jugador suspende. Un grupo que ha conseguido una nueva medalla para el baloncesto español -y ser virtualmente el segundo mejor equipo del torneo- no lo merece. Cabe destacar, como nota final, un reconocimiento al seleccionador Scariolo, que, quizás en el verano con más obstáculos para preparar el torneo, se ha mostrado como la figura importante que muy posiblemente nunca se valoró. Las críticas -en muchas ocasiones justas y razonables- hacia su labor están ahí, los resultados, también.