“el peor traspaso de toda la historia”