Con la victoria 100-80 en el tercer partido de la serie final de la Liga Endesa 2015, el Real Madrid sellaba en el Palau Blaugrana una temporada de ensueño repleta de triunfos. Los blancos se hicieron con la Supercopa de España, la Copa del Rey, la Euroliga y la Liga Endesa. Para más inri, el equipo de la capital venció de manera apabullante en los Campeonatos de España de categorías inferiores, haciéndose con el oro en las categorías infantil, cadete y júnior masculinas.

El gran damnificado de la maravillosa campaña del Madrid fue el Fútbol Club Barcelona, que se vio sobrepasado en este final de temporada en el campeonato nacional. Tras este gran triplete, es necesario recordar a otro equipo que logró semejante hito.

Doce años antes, en la misma semana, el F.C. Barcelona lograba el único triplete en su historia. Los azulgranas, dirigidos por Svetislav Pesic, fueron los completos dominadores en Europa durante la temporada 2002-03. Con un equipo de leyenda, conformado por estrellas como Dejan Bodiroga, Juan Carlos Navarro o Sarunas Jasikevicius, apabulló a cualquier rival en las tres competiciones.

El único precedente de un triplete en el Barça había tenido lugar en 1987, cuando ganaron la Liga, la Copa y la Copa Korac con Epi, Solozábal, Sibilio y Andrés Jiménez en plantilla. El éxito en la 2002-03 fue fruto de la perfecta unión entre estrellas y banquillo, dirigida en la pista por el excepcional Jasikevicius en el cénit de su carrera y por el serbio Pesic en los banquillos.

Svetislav Pesic fue el arquitecto de este equipo. Tras ganar el oro en el Campeonato del Mundo de 2002 de manera espectacular con Yugoslavia, (Venciendo a USA en cuartos y a Argentina en la final) fue él quien sustituyó a Aíto García Reneses a los mandos del Barça. Gª Reneses había sido el mandamás en la Ciudad Condal desde 1985, cuando acordó su marcha del club.

Pesic había sido una figura de los banquillos en Alemania desde finales de los 80, ganando un Eurobasket con los teutones en 1993, el único cetro continental de esta selección. Ante el éxito con Yugoslavia en 2002, el Barça decide recurrir a él en el enésimo intento de los azulgranas de conquistar la Euroliga (semifinalistas en 5 ocasiones hasta entonces). Pero con Pesic únicamente no bastaba. Era necesario traer jugadores de renombre para refrendar el proyecto y ser un contendiente serio y de nivel. Se ficha a Gregor Fucka y Dejan Bodiroga, que terminarían por ser capitales esa misma temporada en la consecución del triplete. Como refuerzo en puestos interiores, se ficha al alemán Patrick Femerling y al joven brasileño Anderson Varejao.

bodi_0

Los jugadores que continúan de pasadas temporadas son Sarunas Jasikevicius, Juan Carlos Navarro (con 23 años), el interminable Roberto Dueñas y Rodrigo de la Fuente, el alero que capitaneaba la nave junto al gigante madrileño y junto a Nacho Rodríguez, base de 32 años que aportaría minutos de calidad cuando Jasikevicius descansase.

César Bravo, Alfons Alzamora, Nacho Martín, Víctor Sada y Remon Van de Hare completaban la nómina de jugadores de aquella maravillosa plantilla, teniendo como función la de alternar primer equipo con el EBA, ayudar en los entrenamientos y ser los jugadores que aportasen juventud y frescura ante la veteranía del resto de la rotación. Martín y Sada terminarían teniendo una exitosa carrera en la ACB, teniendo un palmarés impresionante en el caso del segundo (Plata olímpica en 2012, Oro mundial en 2011). Bravo y Alzamora tuvieron sólidas carreras en las ligas LEB, mientras que Van de Hare, a pesar de ser drafteado por Toronto, viajó por Eslovenia, Chipre y Ucrania para acabar su carrera en Mataró, en la Liga EBA.

Aquel equipo venció en 57 de sus 69 compromisos oficiales, y curiosamente, solo cedió un único partido en el Playoff de la Liga ACB, como el Real Madrid de 2014-15. Ese único partido, en ambos casos, fue en semifinales. El primer objetivo del equipo blaugrana fue la Copa del Rey. El Barcelona no ganaba un título desde hacía dos años, en aquella mítica Copa protagonizada por Pau Gasol, quien poco después aterrizaría en Memphis dando inicio a su carrera NBA.

Derrotando al Madrid en cuartos y al Unicaja (por un punto) en semifinales, se enfrentaron al TAU en la final. Uno de los mejores Baskonia de la historia, con excelentes jugadores como Calderón, Andrés Nocioni, Sergi Vidal o Luis Scola. Tras llegar 69-69 al final del tiempo reglamentario, el Barça se llevaría el gato al agua con un marcador final de 78-84. Dejan Bodiroga, quien realizó un discreto papel en la final (10 puntos), fue galardonado con el MVP gracias a su muy buena actuación en los partidos previos.

En cuanto a la competición europea, tras pasar al Top 16 como segundos detrás de la Benetton de Treviso, apabullaron en el propio Top 16 solo cediendo en un encuentro y venciendo los 5 restantes. El Union Olimpija esloveno ostentó el honor de ser el único en vencer al Barça en la segunda fase de grupos, en la segunda jornada. Con un tanteo de 72-69, el base macedonio Vlado Ilievski (quien jugaría después como azulgrana) lideró al Union con 14 puntos y 5 rebotes.

La Final Four estaba servida, con Montepaschi de Siena, CSKA de Moscú y Benetton de Treviso acompañando al FC Barcelona, que hacía las veces de semifinalista y anfitrión, puesto que esta Final Four se jugaba en el Palau Sant Jordi, en la mismísima ciudad de Barcelona.

La primera semifinal fue un encuentro fratricida, entre Siena y Treviso. La Benetton terminó por llevarse el encuentro por 3 puntos (62-65) habiendo perdido el tercer cuarto por 16 puntos. Las actuaciones del americano Tyus Edney y el español Jorge Garbajosa (21 de valoración cada uno), unidas a las contribuciones de jugadores como Massimo Bulleri o Denis Marconato, hicieron que Treviso se llevara el partido.

Con la Benetton clasificada, la segunda semifinal tendría lugar. Enfrente, el CSKA, entrenado por Dusan Ivkovic y capitaneado por estiletes como el ruso/americano JR Holden, el lituano Darius Songaila o el ruso Victor Khryapa, quien a día de hoy sigue en Moscú tras su periplo NBA de 4 años (2004-2008, Blazers y Bulls).

El Barcelona se encomendó a sus estrellas para sacar adelante el partido, y vencieron por 76 a 71, con un incomensurable Gregor Fucka (21 puntos, 9 rebotes, 7 faltas recibidas) y un Bodiroga gregario de lujo (17 puntos, 4 asistencias, 11 de 13 en tiros libres).

La final estaba servida: Barcelona vs Benetton. Pesic vs Messina. Edney vs Jasikevicius. Fucka vs Garbajosa. Con 16.670 personas en las gradas, el FC Barcelona perdió el primer cuarto, pero tras remontar e ir 7 arriba al descanso, jamás miró hacia atrás. Dejan Bodiroga fue nombrado MVP merced a sus 20 puntos y 8 rebotes (27 de valoración). Fucka, Femerling y De La Fuente cuajaron muy buenas actuaciones que solo tuvieron respuesta en Tyus Edney, con 16 puntos estériles para los intereses de su equipo. El marcador final sería de 76-65. Aquí está el vídeo íntegro de la final, ofrecido por el propio canal oficial de la Euroleague:

El equipo había logrado dos de sus metas para aquella temporada: Copa del Rey y Euroliga. Únicamente quedaba el cetro nacional. Las bases para ello fueron sentadas de manera correcta, venciendo la Liga Regular con un récord de 27-7.

La primera eliminatoria la solventaron con relativa facilidad ante el Lucentum Alicante, con 3 victorias por la vía rápida. Les esperaba el Adecco Estudiantes, que tenía como líderes a Carlos Jiménez y Felipe Reyes, y a Pancho Jasen, Azofra, Nikola Loncar o Corey Brewer como secundarios de lujo. Como nota “exótica”, el equipo contaba con Adam Keefe, un jugador interior que formó parte de la rotación de los Utah Jazz en aquellas icónicas finales de 1997 y 1998 contra los Chicago Bulls de Jordan y Pippen. La eliminatoria tuvo emoción hasta el final, saldándose con un 3-1 para los blaugranas.

Pamesa Valencia esperaba en la otra parte del cuadro para dilucidar el campeón ACB. Entrenados por Paco Olmos, los taronjas contaban con jugadores curtidos en mil batallas como Fabricio Oberto, Dejan Tomasevic, Nacho Rodilla, Jose Antonio Paraíso o Bernard Hopkins, el Valencia había sido segundo en liga regular. El Barcelona no dio opción y con un apabullante 3-0, venció la Liga ACB, curiosamente en el mismo lugar donde esa conjura por los tres títulos comenzó, en la Fonteta (Fuente de San Luis, pabellón del Valencia), donde en primera instancia vencieron la Copa del Rey. El MVP en esta ocasión fue Jasikevicius, no Bodiroga, como en los otros dos torneos.

El Barcelona conseguía el primer y hasta la fecha, único triplete de su historia. La temporada 2009-2010 podría haber sido la segunda ocasión pero el TAU Cerámica lo evitó haciéndose con la Liga ante el propio Barcelona por 3 a 0. Este logro que en España repitió el Madrid hace escasamente unos días, fue logrado en países como Grecia (Olympiacos, 1996-97), Israel (Maccabi Tel-Aviv, 2000-01) o la antigua Yugoslavia (Partizan, Jugoplastika, Cibona).

El Real Madrid logró esta semana el que fue su tercer triplete. En las temporadas 1964/65 y 1973/74, bajo la dirección de Ferrándiz, los blancos consiguieron los tres títulos. Sin embargo, aquel equipo del Barcelona nos dejó un regusto a leyenda, a constelación de estrellas, a equipo que tenía claro el objetivo y lo logró sin titubeos.

Para 2007, el único jugador que se mantenía en la plantilla era Juan Carlos Navarro. El único junto a Jasikevicius (2 con Maccabi y 1 con Panathinaikos) que volvería a ganar una Euroliga, ya que De La Fuente, Dueñas, Fucka y Bodiroga no conseguirían ninguna más a pesar de continuar sus carreras en equipos europeos como la Lottomatica Roma o el Akasvayu Girona, equipos donde entrenaría Pesic tras su salida del Barça en 2004.

En mi modesta opinión, creo que este equipo, el de 2002-03, es el mejor equipo que el F.C. Barcelona ha logrado reunir en toda su historia, por muy efímero que fuese. Los títulos y las victorias lo refrendan.