Querejeta

El Saski Baskonia, o cómo ahora es conocido (Laboral Kutxa Baskonia) es una de las potencias baloncestísticas continentales de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Primero en el ámbito vasco, después en el español y finalmente en el europeo, el Baskonia se ha consolidado como una referencia vital, en gran medida debido a la gestión del que es su presidente desde 1990, Jose AntonioJoseanQuerejeta. Jugador vasco nacido en 1957, campeón de Liga en el 78 a las órdenes de Lolo Sainz en el Real Madrid, también militó en las filas de Joventut, CAI y Atlético San Sebastián (germen de lo que ahora sería tanto el CB Askatuak, de Liga EBA, y el Gipuzkoa Basket de ACB). En la temporada 87-88 deja la práctica profesional del baloncesto y en 1990 toma las riendas del Baskonia.

Un club camaleónico en temas de nomenclatura, por un lado administrativamente (Pasando del Vasconia inicial, a Basconia y finalmente a Baskonia, algo más vasco) y por otro lado deportivamente, adquiriendo casi siempre el nombre de su patrocinador principal (Caja de Álava, Taugrés, TAU Cerámica, Caja Laboral y últimamente Laboral Kutxa).

El Baskonia, inclusive, cuenta con una de las aficiones más notorias y fieles del panorama baloncestístico español, con más de 8.500 socios para las 15.500 localidades que tiene el Fernando Buesa Arena. Compitiendo por albergar eventos del máximo nivel baloncestístico con ciudades más grandes y con más medios, como Moscú, Atenas, París o Barcelona, el binomio Querejeta-Baskonia ha situado a la ciudad en los primeros puestos de este apartado.

Sin embargo, con Querejeta han llegado a Vitoria jugadores de alto perfil europeo como el alero serbio Nemanja Bjelica (2010-13), el pívot alemán Tibor Pleiss (2012-14), el escolta turco Serkan Erdogan (2005-07), o el tirador lituano Arvydas Macijauskas (2003-05).
Por el Baskonia han pasado jugadores tan rocambolescos como el pívot americano Abdul Jeelani, que jugaría en Vitoria durante tres años (1985-88). Jeelani, tan extravagante fuera de la cancha como inadvertido dentro de ella, ostenta el tan magno honor de anotar la primera canasta en la historia NBA de los Dallas Mavericks, en la temporada 1980-81.

Además, el Baskonia también ha sido caldo de cultivo para jugadores argentinos que con mayor o menor fortuna han dejado su impronta en el club y en el baloncesto español. Es el caso de iconos como Scola, Oberto, Nocioni o Prigioni, que han forjado su carrera gracias a maravillosas temporadas luciendo la elástica blanca/azulgrana del equipo vasco. Otros jugadores como Hugo Sconochini, Matías Nocedal, Ariel Eslava o Walter Herrmann tuvieron etapas más discretas, pero también son necesarios para entender la conexión del equipo con Argentina.
El club baskonista, por otro lado, tiene la fama de ser pasaporte NBA para muchos. Desde Scola, pasando por grandes jugadores como Garbajosa, Nocioni, Calderón, Teletovic o Splitter, ha sido el trampolín para la mejor liga del mundo e incluso ha sido capaz de realizar fuertes desembolsos económicos por traerse a jugadores de allí, algunos con mucho que dar todavía (Shengelia, Orlando Johnson…) y otros con carreras consolidadas (y ya como veteranos) en América como Odom o Ryan Gomes.

copa-del-rey-2003-2004

Por Vitoria también hemos tenido el placer de ver por los banquillos a verdaderos técnicos de primer nivel como Zeljko Pavlicevic, que solo estuvo una temporada (1989-90), Boza Maljkovic (2007), Neven Spahija, actual asistente de los Hawks, que ganó una ACB con los baskonistas (2007-08) o Dusko Ivanovic, el artífice táctico en las canchas de muchos de los éxitos vitorianos (Dos etapas: 2000-05, 2008-12). También grandes entrenadores nacionales como Pedro Martínez (2005-06) o Manel Comas (1993-97) dejaron su impronta en el club azulgrana.

Con la veteranía asegurada en el ámbito táctico, toca desvelar las claves para lograr jugadores experimentados a bajo coste. En palabras de Querejeta, el modelo principal del club es “fichar jugadores jóvenes de Argentina, Brasil o los Balcanes y ofrecerles jugar en otros equipos hasta que les vemos listos para dar el paso e incorporarlos”. Este proceso es dirigido cautelosamente por Alfredo Salazar, uno de los artífices principales del éxito Baskonia. Gran parte de los jugadores que encarnan los valores del “Carácter Baskonia”, de esa garra que caracteriza al equipo, como pudieron ser en su momento Scola, Nocioni o Splitter, no habrían llegado al equipo de no ser por el criterio del bueno de Salazar.
Así se explica el paso de Scola por Gijón Baloncesto (1998-00, una temporada en LEB y otra en ACB), el paso de Nocioni por Manresa en la temporada 2000-01 (en aquel momento en LEB) o el periplo de Calderón por Alicante y Fuenlabrada antes de retornar a Vitoria. Splitter también fue cedido al Bilbao Basket antes de recalar definitivamente en Baskonia (dos temporadas, 2001-03, en las que ascendió de LEB-2 a LEB)

Lo que funcionaba hace más de diez años se sigue llevando a cabo hoy en día, dado que jugadores muy talentosos como Daniel Bordignon, pívot brasileño de 1996, fue cedido la pasada temporada al Planasa Navarra de LEB Oro. Otros jugadores, como el lituano Tadas Sedekerskis o el español Carlos Martínez, jugaron el pasado curso en Araberri, equipo vasco vinculado al Baskonia, que disputa sus partidos en la LEB Plata.

Sedekerskis jugará esta temporada 2015-16 en LEB Oro (Peñas Huesca). Sin duda es un jugador interesantísimo, con altura (201 cm) y capacidad para asumir muchas facetas del juego desde su posición de alero/escolta. Impresionante también su habilidad para el tiro y el pase. Desde Vitoria se le está formando con mucha calma para que su progresión sea completa, pero es un jugador que ya tiene visos de gran estrella. Para muestra, un botón: el chico fue nombrado máximo anotador de los dos últimos Campeonatos de España júnior (2014, 2015). En el primero de ellos era todavía cadete.

Sedekerskis tras un partido con el primer equipo

Sedekerskis tras un partido con el primer equipo

Con otros nombres como Illmane Diop o Rinalds Malmanis, el futuro del club en cuanto a cantera está más que asegurado. Si estos proyectos se acompañan de grandes fichajes, como en su momento lo fue Fernando San Emeterio (fichado en 2008), Fabien Causeur, Davis Bertans o, este mismo año, el exobradoirista Alberto Corbacho, hacen que Baskonia sea siempre un equipo a tener en cuenta para todo. Ayer mismo, cerraron el fichaje de uno de los jugadores más interesantes de la LEGA italiana, el ala-pívot neoyorquino del Avellino O.D Anosike, quien ha sido máximo reboteador en dos ocasiones de la NCAA (2012, 2013) y de la LEGA (2014, 2015). Un verdadero jugador físico, esperemos que un acierto desde las oficinas baskonistas.

Pero es necesario hacer crítica, y aunque antes mencionamos la llegada de jugadores europeos excelentes (Bjelica, Pleiss, Erdogan, Macijauskas), en estas últimas temporadas ha primado la irregularidad, convirtiéndose el Baskonia en una plantilla muy cambiante donde se traspasaban, llegaban y venían jugadores como si de cromos se tratase. La contratación de Velimir Perasovic como entrenador por esta campaña y una más (opción del club) tratará de frenar esa sangría de contrataciones (21 jugadores en la 14/15) y volver a la senda de los éxitos.