125101_8_114714_8

La Liga Endesa, junto con Turquía, Rusia o Grecia, es el mayor vivero de talentos de la NBA junto con la NCAA. Esta tendencia se acrecienta cada temporada, por ejemplo, con la llegada este año del letón Porzingis (Baloncesto Sevilla) a los Knicks o el croata Hezonja (FC Barcelona) a Orlando.

Con más de 80 jugadores con 24 años o menos en la liga de nuestro país, el base-escolta esloveno Luka Doncic (Real Madrid) será probablemente el jugador más joven de la liga a sus 16 años de edad. Se trata de un jugador completísimo para su edad y que ya ha ganado multitud de títulos en su etapa de categorías inferiores. Sin duda aprenderá de Llull, Rudy y compañía. El Madrid también dará galones a otro joven, el pívot Willy Hernangómez (1994), campeón de Europa con la selección recientemente y elección de los Knicks en 2ª ronda del Draft 2015.

Pero hay más juventud que Doncic en la ACB. Sevilla encabeza la clasificación ACB de jugadores jóvenes en plantilla con 6. Le siguen Murcia, Obradoiro y Estu con 5. El FC Barcelona también cuenta con 5, pero Eriksson y Diagne están vinculados, formando parte del filial de LEB Oro. Esperemos que el tirador sueco recupere el nivel de su etapa en Manresa y su grave lesión del año pasado no le supone un hándicap. El fichaje de Aleksandar Vezenkov tiene también muy buena pinta.

Por otro lado, Unicaja tiene en nómina a jóvenes de mucha calidad. El serbio Kenan Karahodzic o el británico Mo Soluade aportarán mucho desde el filial de LEB Plata. Las incorporaciones de Dani Díez (1993), Nemanja Nedovic (1991) o el hombre de la casa Alberto Díaz (1994) se han hecho para rejuvenecer el equipo y dar galones a nuevos chicos.

Murcia y Valencia tienen jugadores clave en perlas como Augusto Lima (1991) y Guillem Vives (1993), respectivamente. Sevilla también jugará con interiores jóvenes como Ondrej Balvin o Pierre Oriola como titulares.

125752_8_138572_8

Estudiantes y Joventut, equipos con una cantera sempiterna, consiguen sacar talentos año tras año y curtirlos en la ACB con minutos. El equipo madrileño tiene en Juancho Hernangómez (1995) a una futura referencia, como ya ha demostrado con la Selección en categorías inferiores. Chicos formados en el Maeztu como Darío Brizuela o Édgar Vicedo se han fogueado en LEB Oro para unirse a la causa esta campaña, además del gran capitán, el base Jaime Fernández, que con sólo 22 añitos ya cumple su cuarta temporada íntegra en la primera plantilla. Todo un ejemplo para la cantera del equipo estudiantil. Del lado verdinegro, el pívot canterano Nacho Llovet es el capitán. De la generación del 91 (campeón de Europa sub-20 en 2011 con Mirotic y Josep Franch), lleva ya 4 temporadas en el primer equipo. De quien se espera mucho en Badalona es del alero gallego Alberto Abalde, uno de los jugadores jóvenes más en forma desde hace 3 temporadas. Ésta será su primera campaña completa en la ACB, y las expectativas son muy altas. Tanto Abalde como Hernangómez han formado parte de los entrenamientos de la selección absoluta en su preparación para el oro en el Eurobasket 2015.

Finalmente, la NCAA también nutre a los equipos españoles con jugadores de calidad. Obradoiro siempre utilizó este recurso acertadamente en otros años (Mike Muscala) y también esta temporada (Tyler Haws, Alec Brown). Gran Canaria ha confiado en el base Kevin Pangos (Universidad de Gonzaga) y está rindiendo notablemente. También el CAI, que ha adquirido al interior internacional neozelandés Isaac Fotu, tras dos campañas en la universidad de Hawaii.

En resumen, mucha calidad en las generaciones futuras.