126548_8_140204_8

Ya es la séptima temporada del Obradoiro en la élite tras más de 20 años sumido en el ostracismo del planeta basket. En este lapso que tiene lugar desde la temporada 2009-2010 han pasado infinidad de jugadores que han vestido la elástica blanca del equipo del “Miudiño”. Desde veteranos NBA como Marc Jackson a jugadores con futuro NBA como Mike Muscala o Salah Mejri.

Por otro lado, hombres como Paul Davis, Kostas Vasileiadis, Stéphane Lasme o Rafael Hettsheimeir han aprovechado su etapa en Santiago de Compostela para hacer buenas temporadas y jugar en distintos equipos punteros de Europa.

En esas temporadas, el esquema de la plantilla solía ser un jugador referencia, incluso dos, que estaba rodeado por secundarios de calidad y hombres de rotación. Los nombres mencionados antes son un ejemplo, como también era un referente el alero balear Alberto Corbacho, ahora en el Baskonia.
Corbacho estuvo ahí durante 5 años, en los momentos duros del equipo (fue fichado cuando descendieron a LEB) y en los momentos buenos (cuando quedaron octavos dos temporadas después y jugaron Play-Offs). Además, otro de los puntales de la pasada temporada, el interior Maxi Kléber, abandonaba Santiago dirección Münich, para jugar en el Bayern. Estas dos bajas (además de las de Pavel Pumprla y Rafa Luz, jugadores muy queridos por la afición) hacían presagiar que la temporada sería dura para los obradoiristas.
Sin embargo, hay un hombre que desde 2012 es considerado el “arquitecto” del Obradoiro, gracias a su olfato para fichar jugadores sin mucho renombre que acaban siendo determinantes para los intereses de los gallegos.

Se trata de su director general, Jose Luis Mateo. Habiendo trabajado en equipos como Cajasol Sevilla o CB Granada, también ejerció el periodismo en Gigantes del Basket y ACB.com. Mateo es el culpable del éxito de muchos jugadores que han pasado por las filas del Obradoiro, como ya hemos mencionado a algunos con anterioridad.
En la temporada 2014-15, el primer fichaje de Mateo fue un jugador polaco, llamado Adam Waczynski. Nacido en Torun, la ciudad polaca que dio a luz al astrónomo medieval Nicolás Copérnico, Waczynski venía procedente del Trefl Sopot, donde ganó 2 Copas (2012, 2013) y 2 Supercopas (2013, 2014) de Polonia, además de un subcampeonato de liga en la temporada 2011-2012.

Un fijo en las selecciones de base polacas y después en categoría sénior (lleva siendo convocado por el combinado nacional absoluto desde 2011, 3 Eurobasket seguidos), este jugador fue al All-Star de la liga polaca en cuatro ocasiones (2009-2011, 2014) antes de recalar en el Río Natura Monbús Obradoiro.

La primera temporada de este alero en el Obradoiro no fue sencilla. Cuajó muy buenos números, siendo máximo anotador del equipo (12.5 puntos y casi 3 rebotes por partido, jugando 21 minutos de media) pero en la rotación tenía a Pumprla y Corbacho por delante. Además, sus actuaciones tendieron a la irregularidad, mezclando buenos partidos con encuentros en los que acababa con valoración negativa. Por otro lado, en esa temporada la responsabilidad triplista recaía en mayor medida en Alberto Corbacho que en él. El balear tiraría 275 veces (98 aciertos, 36%) mientras que Waczynski haría 154 intentos (64 aciertos, 42%).

En resumidas cuentas, se puede decir que, con Corbacho y Kléber como líderes del conjunto, Adam Waczynski tuvo el rol de secundario y lo asumió correctamente con buenos partidos ante Baskonia (26 puntos, 5 de 8 en triples) o ante Bilbao Basket (27 puntos y 5 asistencias para 29 de valoración). Su mejor partido fue en la jornada 32, ante Unicaja. Con 24 puntos, 6 rebotes y 7 faltas recibidas, llegó hasta los 30 de valoración, lo que le otorgó el premio al Jugador de la Semana.

Tras la temporada inicial en Galicia, Obradoiro acabaría en duodécima posición con un récord de 15 victorias y 19 derrotas. Llegaba el Eurobasket 2015.

Nuestro protagonista entraba por tercera vez consecutiva en la lista definitiva de 12 jugadores que defenderían los intereses de Polonia. En ella se encontraban nombres como los de Mateusz Ponitka (eterna promesa nacional y que tuvo buenos años en Bélgica), el norteamericano nacionalizado A.J Slaughter (ex-Panathinaikos ahora en el Banvit turco) y por supuesto, Marcin “The Polish Hammer” (“El martillo polaco”) Gortat, pívot en los Washington Wizards de la NBA.

Adam Waczynski Polonia

Se enfrentan en la fase de grupos a Francia, Israel, Bosnia, Rusia y Finlandia. Únicamente pierden ante las dos primeras y por un margen de 3 y 2 puntos respectivamente. Cabe recordar que el combinado galo, que se mostró intratable durante toda la fase inicial, pudo haber perdido contra Polonia si Marcin Gortat hubiese anotado el triple final. En el ámbito individual, Adam no baja de los diez puntos en ninguno de los 5 encuentros y es máximo anotador de su equipo en todos los partidos, sin excepción, incluso sin prácticamente bajar de los 30 minutos jugados por encuentro.

Con esa condición de terceros en el Grupo B, les toca enfrentarse a la selección española, segunda en el Grupo A. El resultado ante los, a la postre, campeones, fue de 80-66. Pau Gasol, con 30 puntos y 7 rebotes, continuaría mostrando por qué es uno de los mejores de la historia con un campeonato digno de recordar, y los polacos lo sufrieron en sus propias carnes en octavos de final. Waczynski únicamente anotaría 9 puntos, estando bastante fallón (4/10 en tiros, 4 pérdidas) durante los 34 minutos que jugó.

A pesar de ello, quedó patente durante todo el torneo que fue el mejor de los polacos, y para quien vio el Eurobasket en su integridad, Adam fue sin duda uno de los nombres a tener en cuenta y quienes no lo conocían empezaron a pensar que podría ser importante en ACB el próximo curso.
Y así fue. Se hicieron muy buenos fichajes, como el ala-pívot italo-americano procedente de Alemania Angelo Caloiaro, el lituano Bendzius o el rookie NCAA Tyler Haws, junto con cesiones como la de Santi Yusta, desde el Real Madrid.
Con todo y con eso, altas y bajas –una constante en el Obradoiro-, Waczynski tenía que dar un paso más. Y como su paisano Copérnico, revolucionó su campo de acción. Pasó de ser un secundario a ser el líder, la referencia.

Las comparaciones entre su juego en la 2014/15 y la 2015/16 son abismales. Llevamos 9 partidos de liga y Waczynski ha jugado 240 minutos, 72 más que la pasada campaña a estas alturas. En sus nueve primeros partidos de la 2014/15 anotó 77 puntos y cogió 17 rebotes (medias de 8’5 puntos y 1’8 rebotes). En esta temporada, al quinto partido ya llevaba 87 puntos y 19 rebotes.
El primer signo de cambio llegó en la tercera jornada. El CAI Zaragoza visitaba el Multiusos Fontes do Sar. Era un partido importante, ya que Zaragoza debería ser uno de los rivales con los que jugarse el pase en la Copa.
Como declararía en el pos-partido el propio Waczynski, “fue el mejor partido de mi vida”. Y vaya si lo fue. 30 puntos (6/7 en triples, 4/5 en tiros libres), 8 rebotes y 6 faltas recibidas. 36 de valoración. Récord personal ACB y premio al Jugador de la Semana.

Tras un mal partido contra el Barcelona en la séptima jornada (0/5 en triples y -5 de valoración), el internacional polaco fue capital en los dos siguientes partidos, ante Estudiantes y Joventut, a los que aniquiló desde la línea de tres. Con 17 y 27 puntos en los respectivos encuentros, Obradoiro se llevó el gato al agua en los dos partidos y el Multiusos Fontes do Sar sigue siendo un fortín gracias al actual líder de la temporada ACB en anotación, Adam Waczynski.

Veremos si su gran temporada se ve acompañada de continuidad en las 25 jornadas que quedan.