El gran regreso de Paul George tras su lesión nos hace recordar el premio de los años 80 “Comeback Player of the Year” Foto:NBA

Paul George ha realizado una magnífica temporada liderando a los Indiana Pacers a los playoffs, donde han acabado cediendo en primera ronda por un ajustado 4-3 frente a los Raptors.

El jugador de los Pacers comenzó en la NBA en el 2010, con apenas 20 años. Después de un debut discreto, fue progresando en su juego y en su tercera temporada (2012-2013), la lesión del alero titular Danny Granger le hizo dar lo mejor de sí mismo y cogió el liderazgo del equipo. Duplicó su aportación en puntos, rebotes y asistencias y fue seleccionado para disputar el All-Star. Además fue galardonado con el premio al jugador con mayor progresión tras promediar 17,4 pts, 7,6 reb, 4,1 ast, 1,8 rob y 0,6 tap.

En la 2013-2014, ya con el timón de los Pacers a su cargo, superó la barrera de los 20 puntos por partido (21,7) llevando al equipo nuevamente hasta la final de conferencia. Su contrato se disparó y pasó de cobrar poco más de tres millones de dólares a casi 16 millones.

Pero en agosto de ese año en un partido de entrenamiento con la selección estadounidense saltó bajo canasta y al caer piso la estructura de la canasta y se fracturó la pierna de una manera escalofriante. La lesión fue tan grave que el partido fue suspendido de inmediato y el jugador trasladado al hospital para ser operado.

Consiguió recuperarse y volvió a las canchas el 5 de abril de 2015 para disputar los seis últimos partidos de la temporada y ver como su equipo se quedaba fuera de playoffs después de dos finales de conferencia seguidas.

Las ganas que debía tener esta temporada le han hecho no solo que no le costara la vuelta a la larga competición si no que ha desplegado su mejor juego consiguiendo su mejor promedio de anotación con 23,1 pts; ha conseguido su récord personal anotando 48 puntos contra los Jazz, su tope en robos con siete a los Rockets y ha anotado 2,6 triples por partido.

También ha  regresado a la titularidad en el All-Star y lo hizo a lo grande, convirtió 9 de 19 triples estableciendo nuevo récord y alcanzando los 41 puntos (segunda mejor marca). Eso sí, al no ganar el partido no fue nombrado MVP.

TEMP PAR MIN REB AST ROB TAP PTS
2014-15 6 15.2 3.7 1.0 0.8 0.2 8.8
2015-16 81 34.8 7.0 4.1 1.9 0.4 23.1

Los Pacers mostraban dudas de clasificarse para postemporada pero finalmente quedó séptimo de la conferencia Este y a punto ha estado de sorprender a los Raptors, gracias a un George estelar (27,3 pts, 7,6 reb, 4,3 ast, 2 rob, 95,3% tl, 41,9% t3)

Sin duda merecedor del extinto premio “Comeback Player of the Year”. Este galardón de `regreso del año´ se otorgó entre 1981 y 1986 al jugador que tuviera un exitoso regreso a la competición después de una larga ausencia, ya sea por lesión o cualquier motivo de inactividad. El último año que se concedió el premio entró también en escena un nuevo premio, el de `Jugador más progresado´, fijándose en el progreso en el juego y estadísticas en comparación con la temporada o temporadas anteriores, el que ganaría Paul George en 2013.

El primero en recibirlo fue el alero anotador Bernard King en la temporada 1980-1981. King jugó sus dos primeras temporadas en los Nets promediando más de 20 puntos pero fue traspasado a los Utah Jazz con los que sólo jugó 19 partidos (9,3 puntos y 4,6 rebotes) en su tercera campaña ya que buscó tratamiento por el abuso de sustancias. “Me di cuenta que si yo bebía, no habría carrera, no habría vida”, dijo años más tarde. Los Jazz no siguieron con él y fue enviado a Golden State Warriors por Wayne Cooper y una elección de draft. Era la temporada 1980-1981 y con los Warriors vuelve en forma realizando de nuevo unos números muy parecidos a los de su segunda temporada con los Nets: 21,9 puntos (58,9% tiros de dos), 6,8 rebotes y 3,5 asistencias en 36 minutos de juego. Su buen regreso le hizo valedor de la primera entrega del premio “Comeback Player of the Year”.

Foto: NBA

Foto: NBA

En la siguiente temporada se le entregó al jugador de los SuperSonics Gus Williams, que se había perdido la temporada anterior debido a una disputa contractual con su equipo. Después de promediar en 1980 unos buenos números (22,1 puntos, 3,4 rebotes, 4,8 asistencias, 2,4 robos) quedó descontento con la nueva oferta de contrato de los SuperSonics y no participó en toda la temporada siguiente y los de Seattle no lograron clasificarse para los playoffs. Williams regresó, disputó su primer All-Star, formó parte del mejor quinteto de la liga por primera y única vez y tuvo su mejor promedio de puntos (23,4); también promedió 3,1 rebotes, 6,9 asistencias y 2,2 robos. El equipo regresó a los playoffs y perdió en semifinales de conferencia.

El siguiente sería Paul Westphal, que por una lesión en el pie se había perdido más de media temporada en Seattle y apenas jugó 18 partidos, recién llegado al  equipo de los New York Knicks; a la siguiente temporada (1982-1983) pudo aparecer en 80 partidos aportando 10 puntos, 5,5 asistencias en 24,7 minutos.

En esa temporada, el alero anotador de los Jazz Adrian Dantley se perdió 60 partidos después de romperse los ligamentos de la muñeca derecha. Pero esa ausencia no le impidió seguir al mismo ritmo anotador en la siguiente campaña y con 30,6 puntos por partido fue el máximo anotador de la liga en 1984 y recibió el comentado premio.

Después llegaría el premio a las manos del talentoso y problemático Micheal Ray Richardson. Después de una lesión en la rodilla y disputar 48 partidos, jugó quizá su mejor temporada en la 84-85. Vistiendo la equipación de los Nets durante los 82 partidos alcanzó los 20,1 puntos, 5,6 rebotes, 8,2 asistencias y 3 robos (líder de la liga), y fue All-Star.

Un año después, el comisionado de la liga, David Stern, le expulsó de por vida de la NBA, tras no superar por tercera vez un control anti doping, dando positivo por cocaína.

El sexto y último premio que se otorgó al regreso del año fue para Marques Johnson, por entonces jugador de los Clippers. En realidad no regresó tras lesión y había disputado 72 partidos la temporada anterior pero se consideró que tras bajar un poco sus estadísticas a su llegada a Los Ángeles, al siguiente año volvió a brillar (20,3 puntos, 5,5 rebotes, 3,8 asistencias, 1,4 robos) siendo elegido para el All-Star, tras dos años de ausencia. El 20 de Noviembre de 1986, un choque con su compañero Benoit Benjamin le produjo una  lesión en el cuello que puso fin a su carrera a los 30 años. Unos años después intentó una vuelta a Golden St. Warriors apareciendo en 10 partidos.

Es un premio con buena idea pero no en todas las temporadas se producen casos de regresos suficientes para que se pueda conceder de continuo.