Con la veda de la agencia libre de la NBA abierta desde el 1 de julio, hemos visto cómo un buen número de jugadores ha firmado ya nuevos contratos, que en la mayoría de los casos son tremendamente lucrativos. Estos grandes e “inflados” acuerdos se deben al aumento del tope salarial que la NBA fija a los equipos cada temporada para que estos paguen a sus jugadores.

Uno de los mejores agentes libres del mercado era, sin duda, Pau Gasol. El pívot español ha terminado contrato con los Chicago Bulls tras dos temporadas y ha firmado recientemente con los San Antonio Spurs,  eterno candidato al anillo. Pau llega como refuerzo veterano a un equipo ya maduro, que lleva reinventándose numerosas temporadas bajo la batuta de Gregg Popovich, uno de los mejores entrenadores de la historia del baloncesto, que este verano se pondrá al frente de la selección de Estados Unidos. El clásico núcleo duro del equipo, formado por Tony Parker, Manu Ginóbili y Tim Duncan ha ido envejeciendo y dando paso a Kawhi Leonard y LaMarcus Aldridge. El primero es uno de los jugadores más versátiles de la NBA y un constante candidato a MVP, y el segundo es uno de los mejores jugadores interiores de la NBA, con un juego de poste bajo envidiable y un gran tiro de media distancia. Duncan, leyenda viva del baloncesto a sus 40 años, aún no ha tomado una decisión sobre su continuidad en la NBA y podría retirarse este mismo verano. Ginóbili, de 39 años, ha confirmado que seguirá una temporada más, aunque su relevancia e impacto en el juego se han visto reducidos con los años. Parker sigue siendo el director de juego del equipo y uno de los mejores bases de la NBA, pero ha ido cediendo el  peso anotador del equipo a otros jugadores.

¿Y dónde encaja Pau Gasol entre todos estos jugadores? El español, que cumple 36 años hoy, 6 de julio de 2016,  sale claramente beneficiado en el aspecto económico (pasa de cobrar alrededor de 7 millones de dólares en Chicago a cobrar unos 15 en San Antonio), pero sobre todo en el deportivo. Llega a un equipo con cultura ganadora y jugadores que tienen la experiencia de llegar lejos y conseguir grandes logros. Además, se pone a las órdenes del maestro Gregg Popovich, que sabe exprimir el máximo de cada jugador para promover un sistema de juego sin egoísmo, en el que todos los jugadores aportan algo, caracterizado por la paciencia y la rápida circulación de balón. El papel de Gasol dependerá en gran medida de lo que decida Tim Duncan. Si éste continúa en la NBA, Pau podría salir desde el banquillo o incluso el propio Duncan podría sacrificarse para que los Spurs comenzaran los partidos con Gasol y Aldridge como titulares. No obstante, si Duncan decidiese continuar, la opción más probable sería la de comenzar con Pau como suplente, aunque seguramente goce de un número de minutos similar al de Duncan, o incluso mayor.

¿Cual es el papel que le tiene reservado Gregg Popovich a Pau Gasol?

Dejando el debate de la titularidad a un lado, Pau encaja perfectamente con el mencionado estilo de juego de los tejanos. Caracterizado por sus aptitudes para pasar el balón desde los postes bajo y medio, Gasol podrá confiar en un equipo repleto de tiradores como Danny Green, Patty Mills, Kawhi Leonard y Manu Ginóbili. El de Sant Boi tendrá facilidades para repartir asistencias gracias al constante flujo de jugadores de fuera a dentro de la zona y viceversa, y podrá disfrutar de situaciones de uno contra uno cerca de la canasta para atraer las ayudas de la defensa rival y buscar a sus compañeros libres de marca. En Chicago, Pau estaba algo limitado dado el protagonismo de Jimmy Butler y Derrick Rose, y debía asumir la responsabilidad cuando estos no estaban sobre la pista o atravesaban un mal momento. En San Antonio, en cambio, las responsabilidades están repartidas con mayor equilibrio, y aunque la estrella indiscutible sea Leonard, el reparto de puntos es muy equitativo.

Los Spurs suelen apostar por colocar sus piezas en lugar de salir al contraataque, y así sacar los colores al equipo rival en ataques estáticos de medio campo gracias a su vertiginoso movimiento del balón y al entendimiento entre los miembros de su plantilla, cuya mayoría lleva ya varias temporadas compartiendo vestuario. La prioridad de Popovich con los nuevos jugadores es asegurarse de que estos comprenden el sistema y se acoplan por completo a la manera de ejecutar de los Spurs. Pau, conocido por su inteligencia tanto dentro como fuera del campo, no tendrá problemas para entenderse con “Pop”, que tiene predilección por los jugadores internacionales y practica un estilo de juego muy europeo que contrasta con el de la mayoría de los equipos de la NBA.

Si hay un aspecto en el que Pau podría verse perjudicado es la defensa. Los Spurs tuvieron la mejor defensa de la NBA la temporada pasada, y exigirán a Gasol liderar el equipo en rebotes y en defensa interior, especialmente tras la marcha de David West, un veterano eminentemente defensivo que ejerció de pívot reserva la pasada campaña. West ha puesto rumbo a los Golden State Warriors para aportar su veteranía al equipo más temible de la NBA en los últimos años. Pau tendrá que multiplicarse en defensa, sobre todo en jugadas en las que su oponente le ataque desde lejos del aro y en situaciones de bloqueo y continuación, en las que sufre de manera especial.

Será muy interesante seguir la adaptación de Pau Gasol a unos Spurs que se postulan como única opción real en la conferencia Oeste para hacer frente a los todopoderosos Warriors, que sin duda serán el equipo a batir la próxima temporada. Pau vuelve a la Conferencia Oeste, la más competitiva, la misma que le vio debutar con Memphis y llegar a lo más alto con los Lakers de Los Ángeles. Si finalmente Tim Duncan no se retira (así lo esperamos todos los amantes del baloncesto), nuestro compatriota compartirá vestuario con una de las mayores leyendas de la historia en su posición, con la que podrá formar una dupla de lujo y aprender de su experiencia y saber hacer.