Con cerca de un 30% del curso consumido, muestra suficientemente significativa, los New York Knicks de Jeff Hornacek navegan por la zona noble de la Conferencia Este, ocupando el tercer lugar a cierre de líneas y con un registro (14 victorias – 10 derrotas) que no se veía por la Gran Manzana desde aquella temporada de las 54 victorias en regular season con Mike Woodson al timón (2012-2013).

Mitigados los problemas defensivos de inicio de curso, el equipo progresa amparado en su fiabilidad en el Madison (nueve victorias y cuatro derrotas en su histórico feudo), el auge de Porzingis y la frescura creciente de Derrick Rose, entre muchos otros factores. Porque la aparente frialdad de los datos es un buen transmisor de lo mucho que ha cambiado el equipo con respecto al curso pasado.

  • Trufado de talento ofensivo en perfiles como los de Rose, Melo, Porzingis o Jennings, su productividad ofensiva ha aumentado hasta los 104’5 puntos anotados por cada 100 posesiones, por los 101’2 del roster 15/16.
  • El ritmo del equipo, obsesión de Hornacek desde el training camp, acelera hasta las 100’3 posesiones por partido, tres más que el curso pasado.
  • Desoyendo los vetustos consejos de Phil Jackson, la productividad desde la línea de tres viene incrementándose siguiendo patrones de baloncesto moderno: 27’8 puntos anotados por partido desde esa distancia (13ºs NBA), por los 22’3 de la campaña anterior.
  • El propio Hornacek viene puliendo y adaptando también su plan de juego de la etapa en los Suns, en el que primaba la verticalidad sobre la circulación de balón: estos Knicks reparten 22’1 asistencias por noche, en la mitad de la liga (15ºs) y superando ampliamente las 20’5 del equipo de Fisher y Rambis.
  • Actividad a la hora de cargar el rebote ofensivo, clave en una estructura con dos hombres altos en el quinteto: 12 capturas en aro contrario de media (tercer mejor registro colectivo de toda la NBA).
  • Pese a la bajísima aportación ofensiva del Noah post-lesiones y a que Porzingis anota buena parte de sus puntos lejos del aro, los Knicks producen 40’2 puntos por partido en la pintura, números bajos pero muy superiores a los 35’8 de la campaña 15/16. La determinación y eficacia de Rose atacando la zona rival, factor clave en este apartado.

Los progresos ofensivos del equipo, claramente reflejados en la selección estadística anterior, hallan otro poderoso reflejo en la gran esperanza de franquicia y afición Knickerbocker: el unicornio letón de 2’21 metros. Conscientes del mismatch permanente que supone el contar con un chaval de esa altura y envergadura capaz de lanzar desde fuera y driblar y manejar el balón como un alero clásico, los Knicks buscan más a Porzingis (16 tiros de campo intentados por partido, por los 12’3 de su año rookie), y Kristaps responde a la llamada con solvencia inusitada en un perfil de 21 años: mejora su porcentaje de acierto tanto en tiros de campo (del 42’1% de la 15/16 a un 45’6%) como en triples (del 33’3% a un 38’3%), así como una media anotadora que se ha estabilizado en los 20 puntos por partido.

Carmelo Anthony, mostrando madurez como parte activa de ese incremento de importancia del letón en el engranaje ofensivo, mantiene su rol de desatascador en situaciones de aclarados y definidor letal en los instantes decisivos de los duelos, amén de reincidir en sus explosiones habituales dentro de una carrera de 14 años castigando a los defensores rivales (cinco partidos ya superando los 30 puntos anotados, cuatro victorias para su equipo). Rose regala bellísimos arabescos y bombitas en las inmediaciones de la canasta contraria, llegando a los 19’8 puntos de media en el mes de diciembre con un magnífico 59’6% de acierto en el tiro. Y Jennings insufla de vida al Madison y dinamiza a la segunda unidad (donde también destacan la actividad de Kyle O’Quinn y Justin Holiday y los chispazos de Willy Hernangómez y Kuzminskas), repartiendo juego (5’2 asistencias) y defendiendo con furibunda determinación.

Resultado de imagen de Brandon Jennings - Knicks

Foto: NBA

Con el rendimiento defensivo como área clara a monitorizar (los Knicks encajan 106’8 puntos por cada 100 posesiones, mejorando únicamente los paupérrimos guarismos de Timberwolves, Lakers, Nets y Blazers), la tropa de Hornacek evidencia brotes verdes en este primer análisis competitivo.

Seguiremos informando…