fbpx
Síguenos también en...

Showtime

Guerra de genios en la Reprezentacija

Publicado

-

Una cualidad que guardan los genios es lo impulsivo de su carácter. El desmedido ardor con que viven su pasión genera auténticas maravillas fuera del alcance del resto de los mortales, extravagancias al ojo del ser común que no son, si no, la forma de expresión más natural y pura que el genio conoce y es capaz de ofrecer.

El genio vive de manera diferente. Es un obseso de lo suyo, no conoce la calma, siempre está alerta. Y si es balcánico, para qué queremos más. Como querer apagar un incendio mediante un lanzallamas.

Los grandes genios saben que lo son. La humildad puede a veces destacar por su ausencia y los celos cuando otro genio revolotea cerca son indisimulables. Esto puede ser lo que le pasó a Drazen Petrovic y Aleksandar Djordjevic.

Cocción de un veto

A diferencia de la sobradamente conocida historia de amistad entre Petrovic y Vlade Divac rota por una bandera, la que une al genio de Sibenik con Sasha Djordjevic no parte de ningún apego previo fatalmente truncado.

Para entender esta historia de rechazo es importante que viajemos en el tiempo hasta 1987 y nos situemos en la diminuta Bormio, en plenos Alpes italianos, anfitriona del Mundial junior y lugar de presentación de la penúltima gran generación de baloncestistas yugoslavos. Allí, en la región de la Lombardía, la selección yugoslava se haría con el oro tras vencer en la final a la representación estadounidense, dispuesta a recomponerse de la catatonia sufrida en el enfrentamiento previo entre ambos países que por siempre pasará a la historia por aquel 11 de 12 en triples de Toni Kukoc, un jugador de baloncesto procedente de un siglo al que el resto de la humanidad aún no había llegado. Yugoslavia ya había empezado su proceso de desmembración, pero en aquel equipo de baloncesto no había lugar a la preocupación más allá de la pelota naranja y el aro.

Vlade Divac y Dino Radja fueron los mejores de Yugoslavia en aquella final, y Kukoc lo había sido del torneo, indudablemente. Pero en el podio solo había espacio para un representante de cada uno de los países medallistas, y quien subió a lo más alto del cajón fue Sasha Djordjevic, que tan solo había promediado 8’7 puntos por partido en el torneo y en aquel partido se fue hasta los 11. Era el líder de una selección en la que el carácter no estaba falto en ninguna de sus posiciones, y suya fue la mano a un corazón que latía unidad en una pequeña ciudad de Italia que hacía sonar el himno de un país que se rompía a pedazos.

Djordjevic era el nuevo gran base de la escuela yugoslava. Estaba llamado a dirigir el kosarka desde ya y por muchos años, y aquel mismo verano de 1987 debutaría en la selección absoluta en el Eurobasket de Atenas después de su actuación con la mejor selección junior de la historia en Bormio. Como él, también serían llamados Kukoc, Divac y Radja. Jóvenes aunque sobradamente preparados.

Pero aquella selección senior yugoslava estaba comandada por otro joven. Muy joven, de hecho. Era Drazen Petrovic, el tal vez mejor jugador europeo de la historia, que con 23 años no bajaría de los diez puntos en ninguno de los partidos de aquel Eurobasket de Atenas 1987, superando la treintena en dos ocasiones para terminar el torneo con 23’3 puntos por partido. No había límite para un jugador de baloncesto tan especial… y tampoco debía haber quien amenazara el orden jerárquico. Ni Kukoc –con un carácter mucho más dócil que Sasha-, ni Divac, ni Radja era competencia para él. Pero ese Djordjevic, tal vez.

Sin embargo, aún eran jugadores muy distintos. El Djordjevic de finales de los ochenta dista mucho del anotador compulsivo y talento único que conocimos en el mejor momento de su carrera y de manera más próxima en su etapa en España. De joven era un prodigio físico, con un tren inferior inusual a este lado de Atlántico. Esas piernas le convertían en un defensor muy capaz, labor que podía encajar como anillo al dedo para un recién llegado a la selección, lleno de vitalidad y dispuesto a asumir tareas poco vistosas para dejar lustre a Petrovic en ataque. Sí, definitivamente era un Djordjevic diferente al que jugó para Aíto García Reneses en Barcelona.

Esa conjunción tuvo un excelente momento de exposición en aquel Eurobasket, en el partido por el tercer puesto y la medalla de bronce contra España. Los plavis habían derrotado a la selección de Díaz Miguel en la primera fase cómodamente (94-76), dejando el partido sentenciado llegado el descanso. Pero el partido por el metal transcurrió de una manera muy diferente, llegando España a disponer de trece puntos de ventaja en la segunda parte. Fue entonces cuando el siempre disruptivo Kresimir Cosic decidió arriesgar y dar entrada en tal momento de delicadeza a Djordjevic, que había pasado casi todo el campeonato en las sillas más lejanas del banquillo, para intentar hacer la vida imposible a Epi. Lo logró. Djordjevic sabía que tenía cinco faltas para gastar y no dudó en emplear cualquiera de ellas si con eso conseguía enviar al mejor anotador del baloncesto español el mensaje de que esa no iba a ser una noche fácil para él. Su novedad sentó como el mejor de los medicamentos para los yugoslavos, que se contagiaron de su ímpetu defensivo, complementado con ocho valiosos puntos que espolearon el ataque de su equipo. Además, supo dotar de control al juego cuando este así lo requería y su comunión con Petrovic resultó perfecta para el brillo del croata, que se fue hasta los 31 puntos en un partido que en sus compases finales parecía como si el balón solo pasara por las manos de estos dos jugadores. La mirada de Djordjevic era en todo momento de una confianza abismal en sí mismo, como si él y, por extensión, todos los demás, debieran obviar el hecho de que era la primera vez que participaba en un torneo internacional senior y había una medalla en juego.

Yugoslavia (baloncestísticamente al menos) se frotaba las manos ante el futuro que se le presentaba. Sin embargo, y dejando capítulos políticos aparte, otra guerra estalló, pero esta en los terrenos puramente baloncestísticos.

Sasha Djordjevic era ya una realidad. Lo venía demostrando en los años venideros con el Partizan de Belgrado y confirmó tener tablas para ser un miembro sobradamente válido para el equipo nacional. Pero su carácter no guardaba lugar a la posibilidad de no ser el macho alfa en un equipo, y solo iba a ser una vez el chico nuevo en la selección de Yugoslavia. Es el mismo temperamento que le llevaría a tener problemas con Danilovic en el Partizan, con quien no se habló durante la temporada 1991-92 en que ganan la Euroliga –la del ‘Partizan de Fuenlabrada’-, y probablemente Petrovic ya sabía lo peligroso que podía ser tener a alguien así cerca, puesto que era el jugador de baloncesto más odiado de Europa por precisamente un carácter difícil de justificar. Decían que podía ser un indeseable en la pista, pero que tomando unas cañas era un tío muy majo. Pero claro, entre cervezas todos somos así.

Volviendo a la relación Djordjevic-Petrovic, esta nunca pudo haber sido buena una vez conocidas las psiques de ambos genios. Estaban obligados a respetarse o, al menos tolerarse… hasta que no surgiera ninguna circunstancia que hiciera saltar la primera chispa. Esta llegó menos de un año después de su primera experiencia compartiendo equipo para Yugoslavia. En el transcurso del último partido de semifinales entre la Cibona y el Partizan en la temporada 1987-88, que sería el último de Petrovic en Yugoslavia, surgió un pique dialéctico nada inocente entre ambos. Al término del partido, como el propio Djordjevic cuenta en una entrevista al diario As, Petrovic se acercó y le dijo: “No volverás a jugar con la selección”. Dicho y hecho, porque aunque era de sobra reconocible que Djordjevic era uno de los mejores jugadores del continente, no volvería a enfundarse la camiseta de la Reprezentacija hasta 1991, casualmente el año en que Petrovic renuncia a la selección (después de mucho suspense), y después hasta 1995, años en los que Yugoslavia estuvo sancionada por la FIBA (entre 1990 y 1994) para participar en sus competiciones. Se acumulaban así los años en que nos perdíamos a un excelente Djordjevic defendiendo los colores de su patria, que había participado con su ausencia en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, el Eurobasket de Zagreb 1989 () y el Mundial de Argentina 1990. Ausencia firmada en aquel rifirrafe con Petrovic.

Djordjevic no participaría en aquellos torneos internacionales, pero realmente sí jugaría en la selección después de aquel dardo. Eso sí, en competiciones de menor importancia como los Juegos de los Balcanes del 88 y la Universiada del 89 y sin Petrovic alrededor.

Pero si Petrovic no quería a Djordjevic en la selección, no había más que hablar. Por brillante que fuera el futuro del base serbio, la magia del croata era algo que jamás volvería a ser visto. Y era mejor no poner a prueba sus caprichos.

El killer de Belgrado lo cuenta al tiempo que califica al croata como “el mejor de todos los tiempos”. Y es que, si en los terrenos de los del águila bicéfala podían considerar a Djordjevic como ‘el Petrovic de Serbia’, jamás sería concebido Petrovic en su patria de manera viceversa.

La excusa que Ivkovic andaba buscando

El poder que podía ejercer Drazen Petrovic sobre el equipo yugoslavo podía suponerse como autoritario si así le apetecía al de Sibenik que fuese, pero ante un veto a Djordjevic no era él quien tendría la última palabra, sino el seleccionador, ahora Dusan Ivkovic, que en el verano del 88 se haría definitivamente cargo del equipo nacional tras la salida de Cosic. Y no es Ivkovic alguien que haya pasado a la historia precisamente por su mano izquierda y sumisión a los jugadores. Pero no pudo estar más de acuerdo con cerrar las puertas de la Reprezentacija a Sasha.

“Djordjevic es el mejor base de Yugoslavia”, osó declarar Ivkovic en el verano de 1989, antes de dar a conocer su lista de convocados para el Eurobasket de Zagreb. Ya le había dejado fuera de los Juegos Olímpicos de Seúl el año anterior, así que ni mucho menos iba a darle entrada solo un año después y en un torneo organizado en Zagreb. Como tampoco haría un año después, en el Mundial de Argentina. Aquella selección de Yugoslavia estaba repleta de nombres que pasarían a la historia del baloncesto mundial, pero a Djordjevic, simplemente, no le dejaban ser parte de ella. Incluso en 1990 salía elegido como mejor base del país tras una encuesta realizada a los entrenadores de la liga yugoslava.

No era la primera vez que se cruzaban los apellidos Ivkovic y Djordjevic. Hay que remontarse hasta la década de los sesenta, cuando Slobodan, más conocido como ‘Piva’ (hermano de Dusan) y Bratislav, más conocido como ‘Bata’ (padre de Sasha) fundan juntos la Asociación Yugoslava de Entrenadores. Ambos habían emanado del Radnicki, donde habían sido jugadores y entrenadores de éxito, y para también ambos tenía guardado el remoto destino de llevar el baloncesto hasta los Emiratos Árabes, donde entrenan diversos clubes y Bata llega a ser su seleccionador nacional, como también lo fue de Irán, ya en los ochenta. Fueron dos de los grandes innovadores al tiempo que divulgadores del baloncesto yugoslavo, pues Piva fue además de los primeros en viajar a Estados Unidos para estudiar el baloncesto que allí se practicaba, llegando a entablar amistad con el legendario John Wooden.

Volviendo a Dusan y Sasha. Ivkovic, después de triunfar como primer entrenador del Partizan ganando Copa Korac y Liga Yugoslava en 1979, y de pasar dos años al Aris de Salónica en la que sería la primera de diversas experiencias en el baloncesto griego, desciende al histórico Radnicki, en horas muy bajas, en 1983, mismo año en que Djordjevic debuta con el primer equipo del Partizan gracias a la confianza de Borislav Dzakovic, prolongada después por Zoran ‘Moka’ Slavnic, el mismo hombre que había hecho debutar a Drazen Petrovic en el primer equipo del Sibenka de Sibenik solo un año antes. Ese mismo 1983 en que Djordjevic debuta en el primer equipo del Partizan trae el primer torneo en que Petrovic juega bajo las órdenes de Ivkovic, la Universiada de Edmonton, donde los yugoslavos se tienen que conformar con la plata tras perder en la final contra la anfitriona Canadá, pero donde entrenador y jugador se entienden a la perfección.

Repetirían comunión en la Universiada de 1987 de Zagreb. Petrovic está ya más que asentado en la selección absoluta, pero ni él ni su hermano terminan por entenderse con Cosic, que es además quien da entrada en el equipo a Djordjevic. Con la selección B vuelve a sentirse cómodo bajo el mando de Ivkovic, que ascenderá definitivamente al puesto de seleccionador absoluto a partir del verano siguiente, en el que se inaugura el veto a Djordjevic.

Cesado Cosic, la elección había de ser entre Ivkovic y Pesic, quien había dirigido a la exitosa selección junior de Bormio. Ivkovic había sido el ayudante de Cosic y era el favorito de Petrovic, el mejor jugador de Europa, pero Pesic venía avalado por sus éxitos con las categorías inferiores y el respaldo de Bata Djordjevic, el padre de Sasha. Y no solo era quién le respaldaba, sino quién le repudiaba. Efectivamente, Petrovic, que se las había tenido tiesas en el baloncesto de clubes ante el Bosna Sarajevo de Pesic, el equipo al que le ‘regalaron’ una liga yugoslava en 1983 tras una polémica que mandó repetir un partido que el Sibenka de Petrovic había ganado, reedición a la que los de Sibenik no se presentaron.

Una vez anunciada oficialmente la decisión de que sea Dusan Ivkovic quien se haga cargo de la Reprezentacija, la primera voz crítica es la de un poco comedido Bata Djordjevic, que se encarga de resaltar en el currículum del nuevo seleccionador su descenso con el Radnicki. Este contraatacaría dos años más tarde restando importancia a las pruebas de Sasha con los Celtics en 1990, después de estar un año sin jugar por prestar servicio militar. Las declaraciones y otros detalles que ponían de manifiesto la enemistad del padre de Sasha con el hermano de quien fuera su compañero Piva se sucederían por los años, poniendo de relieve así que el veto a Sasha en la selección no era solo un capricho de Petrovic.

Era la excusa que Ivkovic andaba buscando y en su momento más oportuno encontró.

Terminado definitivamente el veto, así como la sanción de la FIBA a Yugoslavia en 1995, la Reprezentacija volvería a la acción en el Eurobasket de Atenas 1995, en el cual los plavi arrasan y Djordjevic toca el cielo al anotar nueve triples para 41 puntos en la final por el oro (96-90) ante la Lituania de Sabonis, Marciulonis, Stombergas, Karnisovas y compañía. Aquel fue probablemente el mejor partido de Djordjevic en su carrera, y una de las finales más recordadas de un torneo de selecciones.

Para más información acerca de este veto, y en especial de la relación entre las familias Ivkovic y Djordjevic, se recomienda la lectura del blog de Iván Fernández, La esquina de Sunara.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Deja tu comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Showtime

Después de tanto esperar llegó la paciencia

Publicado

-

Nadie nace corriendo. Antes hay mucho recorrido. Para aquellos padres primerizos que se ven envueltos en dudas, es habitual la preocupación porque su pequeño no gatea. Posteriormente, porque este no anda. Son numerosas las caídas, algunas aparatosas, las que hacen el camino. Como lo fueron para los Sixers las temporadas de derrota tras derrota en medio del tan nombrado y hoy vanagloriado Process. Como han sido para James Dolan los años recientes como propietario de los New York Knicks. La franquicia, una de las entidades deportivas más conocidas en todo el mundo, ha deambulado en busca de no solo victorias, sino también, más doloroso esto aún si cabe, de personalidad. ¿Quiénes son?, ¿qué hacen? y ¿cómo lo hacen? Tropiezo, tropiezo y tropiezo. Siempre saltándose pasos, siempre buscando el oro a prisa. Distintos cuerpos por las oficinas, distintos pies corriendo sin rumbo sobre el parqué. Pero algún día todo tendrá que cambiar. Y eso no significa optar a todo, tampoco tener opciones reales para escalar hasta la cima. Probablemente la mejor noticia que puedan dar a sus aficionados en el día de hoy es que no hay expectativa alguna. Por una vez no hay brillo, por una vez hay paciencia.

La NBA vive un curioso proceso dentro de su historia en construcción. Se podría dividir entre aquellas megaentes que golpean con fuerza noche tras noche y aquellas que luchan consigo mismos por algún día alcanzar ese nivel. Para algunos bloques, encontrarse en tierra de nadie había sido la señal más grande posible de su situación. Entre apuestas para el mañana en busca de reconstruir y aquellos que arañan como pueden a los dueños del mundo con residencia en Oakland. La última vez que Manhattan disfrutó de los Playoffs lo hizo viendo a Jason Kidd y Kenyon Martin entre zapatillas y equipaciones. Hoy se recuerda con cariño a unos Jurassic Knicks que solo tuvieron sentido en la singularidad de un pasado que llamaba a tales intentonas. Lo cierto es que aquello tuvo corto recorrido (Rasheed Wallace, Kurt Thomas, Kidd y K-Mart decidieron retirarse ) y la realidad volvió al MSG a golpe de temprano despertador tras un plácido sueño. Desde entonces, siempre ahí. Entre los ganadores y los que quieren poder serlo.

Hoy, tras la fallida intentona de Phil Jackson, todo es distinto. Al menos, por ahora. Scott Perry y Steve Mills han buscado aclarar, en diversas ocasiones, que no se hipotecarán las opciones de crecer del equipo en el mañana por un (posible) mejor hoy. Que las rondas no se tocarán, tampoco los Kristaps, Ntilikina, Kevin Knox y compañía. Y han tenido a Jimmy Butler al alcance de la mano, pero ni una sola llamada gastaron. Solo tienen una cosa que dar, solo hay algo de ellos que pueda interesar al resto. Y no es ni más ni menos que futuro.

Dentro de todas estas idas y venidas, en medio de un huracán de comentarios que no pueden evitarse estando en el mayor escaparate posible, ya hay algo que las oficinas han hecho seña de identidad. El crecimiento puede darse por rutina. Los jugadores aprenden de su día a día, sea este como sea. Pero General Manager y Presidente de Operaciones se han unido con la misma idea: buscar una motivación extra. Hoy todo huele a nuevo, todo gusta e ilusiona. Pero las temporadas son largas y las derrotas pesadas. Para Perry y Mills, las oportunidades son clave. No para ellos, sino para aquellos que buscan un hueco en la liga.

Foto: ESPN

Para Mario Hezonja debe ser un nuevo comienzo. Tras el toque de atención y el baño de realidad vivido en Florida, hoy se ve parte de algo en lo que encaja. Se va a apostar por su desarrollo, se va a buscar única y exclusivamente que todos aquellos que componen la plantilla mejoren en cada entreno y partido. Cada noche es un reto. Y así es para otros como Emmanuel Mudiay, Trey Burke o incluso Tim Hardaway Jr. Encontrar un sitio perfecto para ellos. Hacer que ahí crezcan. Porque en contadas plantillas verían condiciones como estas. Un protagonismo por ganar, unos roles sin definir y, sobre todo, un nombre por hacer que cualquiera con valía y trabajo puede conseguir. No habrá puertas. ¿Lo quieres? ¿Te lo ganas? Lo tienes.

El escolta encontró un inesperado contrato de alta nómina y hoy debe hacerlo valer. Respira tranquilo ante la responsabilidad que le da la baja (hasta febrero, se espera) del Unicornio. Alivia saber que así es. Que acapara con gusto. Que sus primeros años en la liga sirvieron como jarabe de palo. Hoy, un hombre que a ritmo de triple y una selección de tiro aún en construcción convive con los focos.

Inevitable es pensar en esa noche de sueños y nervios con la que comienza cada temporada. El Draft es una fuente de talento y, sobre todo, la principal vía de cambio para aquellos que se abrazan a este con la esperanza de un mejor mañana. Así, los Knicks han mirado a través de este. Se han adentrado en el mismo y buscado en sus profundidades. No son solo Ntilikina, Knox y Porzingis. Allonzo Trier y Mitchell Robinson (mediante un pick conseguido en el traspaso de Carmelo Anthony a los Thunder) parecen haber salido de la nada, pero prometen haber llegado para quedarse. Lo avisaba Fizdale durante la pretemporada;  Trier podía entrar entre esos quince que buscaba. Lo hizo y hoy le da libertad para el uno contra uno. Crea desde el bote, tiene descaro y en cada una de sus irrupciones se percibe un impulso especial, el de un jugador preparado con la confianza que nadie le dio. Undrafted demostrando errores ajenos.

La situación de las elecciones altas es bien distinta. Sin embargo, son parte de la mezcla creada como base de lo que queda por venir. Un base francés, un interior letón y un alero que da sus primeros pasos en la liga. Segundo, cuarto y primer año en la liga, en ese orden, y ya líderes. Cometiendo errores y aún con todo por hacer. Sin barba ni experiencia, con tanto por dar como por trabajar para ello. Tan simbólico como realista, que Nueva York tenga en estos sus pilares lo dice todo. Porque ya cuentan con hombros sobre los que edificar, pero sobre todo, porque lo hacen en torno a una identidad reconocible.

El flamante entrenador jefe se ha declarado enamorado de la envergadura y con ellos, la tiene. Pero mucho más que eso, cuenta con lo que precisa cada uno de ellos para ser alguien en la liga. Son actitud y aptitudes, y al fin, pueden serlo en el entorno perfecto. Porque no hay presión, no hay números a los que responder, pero sí metas. Para KP, el cielo. Ser más que un finalizador, ser también generador y protector de su propio aro. Para Frank, madurez. Desde el principio se ha visto en él un stopper en cocción para marcar diferencias. Ahora, debe apretar el gatillo. Agresividad, decisión; también en ataque. Para Knox, el potente primer paso. Tanto en el juego como en su vida profesional. En estos Knicks no hay novatos, no hay escalones. Y eso debe aprovecharlo para andar con firmeza. Tendrá espacio para crearse oportunidades y todo parte de sus largas salidas.

Foto: AP

Fluyendo, dentro de un presente que no grita. Los New York Knicks al fin, después de tanto, de llantos que empezaron con sonrisas, de temporadas tiradas a la basura y contratos tóxicos que ataban de manos, tienen paciencia. Pero esto no es sinónimo de conformismo. Para Fizdale, la competición lo es todo. Que dentro del plantel no haya escalones es un acicate para el equipo más joven de toda la NBA. Capaz de hacer adentrar en el quinteto inicial a sus rookies si así lo merecen, de dar confianza a alguien necesitado de ella. Damyean Dotson representa todo aquello que buscan y abrazan. Ha entrado con oficio en ese cinco titular cambiante en base a méritos. “Ganar es un hábito” se atrevió a decir el entrenador. Como vivió en Miami y ahora importa a NY, las victorias no llegan porque sí y así está haciéndolo ver a los suyos. Perderán, a buen recaudo, muchos partidos. Pero ninguno será regalado. Porque la lucha no se negocia. Quiere retos, quiere disputa. El resultado también puede ser una herramienta para el progreso. Todo final apretado será una prueba y llegar a él con vida, en muchas ocasiones, será un premio.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Continue Reading

Showtime

Los Jazz que no conociste

Publicado

-

With the third pick in the 1982 NBA Draft, The Utah Jazz select Dominique Wilkins…

Un lujo innecesario. Aunque la televisión norteamericana se empeñara en pasar esos clips presentando al jugador,  a esas alturas todo el mundo conocía a Dominique Wilkins, que se había convertido en una reluciente estrella universitaria jugando para los Bulldogs de la Universidad de Georgia. Allí había triunfado gracias a un estilo de juego vibrante y letal, casi felino. Dotado de un tren inferior fabuloso, de él se podía destacar su maravillosa facilidad para anotar, algo que había hecho cada noche durante tres años mientras su cotización subía sin cesar. Nombrado como el mejor jugador de la Conferencia Suroeste en su año sophomore,  el impacto que iba a tener como profesional era uno de los debates habituales en cada uno de sus partidos desde hacía meses.

Sin lugar a dudas, el suyo era uno de los nombres más esperados aquel 29 de junio en un Felt Forum en estado de ebullición. La NBA había dejado atrás la oscuridad de los setenta y la nueva década había traído una oleada de talento a lomos de  jugadores carismáticos, encabezados por Larry Bird y Magic Johnson, y esperaba con los brazos abiertos al puñado de nombres ilustres procedentes del baloncesto universitario que albergaba la promoción del 82.

Como no podía ser de otra forma, uno de esos nombres sería el primero en estrechar la mano a comisionado. Los Lakers completaban una plantilla de ensueño con el novato de North Carolina James Worthy, el alero estrella del vigente campeón de la NCAA. Un elección tan lógica como esperada. La segunda se demora unos minutos, hasta que aparece O’Brien y anuncia que los San Diego Clippers se hacen con el talentoso alero alto Terry Cummings, procedente de DePaul. Unos murmullos se hacen notar en la coqueta sala tras el anuncio. Es una elección extraña, ya que los Clippers, que esa temporada han ganado tan solo diecisiete partidos, tienen a Tom Chambers como su mejor jugador. Y Chambers, que ha cuajado una notable temporada de novato, juega exactamente en la misma posición que Cummings.

La elección de los Clippers pilla por sorpresa a Frank Layden, el General Manager de Utah Jazz, franquicia que escoge en tercera posición, y que de repente se encuentra frente a una de las disyuntivas más típicas a las que se puede enfrentar un equipo que elige tan arriba. ¿Escojo lo que me hace falta o al mejor jugador disponible?

La solución a esta respuesta se suele encuentrar en una regla no escrita de la NBA: “draft for talent, trade for need”. O lo que es lo mismo, elige al bueno y ya veremos después que hacemos con eso. Layden no es hombre de experimentos, y tras unos instantes de confusión, el comisionado de la NBA pronuncia la frase que encabeza este artículo. Dominique Wilkins jugará para los Utah Jazz a partir del mes de octubre de 1982. O eso al menos es lo que todo el mundo espera.

Dominique no era la primera opción para Layden, y no precisamente por una cuestión de talento. El alero de Georgia estaba considerado un novato capaz de aportar desde el primer día, pero jugaba en la posición de Adrian Dantley, que la temporada anterior había anotado para los Jazz más de treinta puntos por noche, en su mejor carrera como profesional.

Ese enorme caudal del puntos no habían servido de demasiado a un equipo que después de tres años en Salt Lake City, se encontraba en un punto muy bajo. Durante la temporada regular solo se habían conseguido sumar veinticinco victorias, un rumbo que había propiciado que Layden descendiera del despacho al banquillo, sustituyendo a Tom Nissalke después de apenas veinte partidos jugados, que se saldaron con apenas ocho victorias. Frank tampoco logra enderezar el rumbo de una plantilla con graves carencias en la zona, que depende en exceso del rendimiento de un pívot tan limitado como Jeff “Big Dipper” Wilkins y el marginal Ben Poquette. El draft debería solucionar ese colosal agujero.

Sin embargo, una plantilla de solo veinticinco victorias no es el principal problema de los Jazz. Desde su mudanza a Nueva Orleans, la situación económica de la franquicia es agónica. Sam Battistone, el propietario, nunca ha terminado de creer en el proyecto de un equipo de baloncesto en Salt Lake City,  y por el momento las cifras le dan la razón. Los Jazz están lejos de ser un negocio rentable, y para colmo cada vez atrae a un menor número de fans a las gradas del Salt Palace, que huyen desencantados por la marcha del equipo. Tan complicada está la situación que la posibilidad de una mudanza es algo más que una mera especulación de la prensa, y ya se barajan posibles destinos para los nuevos Jazz.

Ajeno a esos rumores, Frank Layden se reúne con Wilkins a los pocos días de su elección para mostrarle la franquicia por dentro y hablarle de los planes de trabajo de cara al verano. El alero se adentra por las calles de Salt Lake City, y aunque no ve un dichoso hermano negro en todo el trayecto, se acaba haciendo a la idea de jugar allí. Al fin y al cabo, en eso consiste el baloncesto profesional. Durante aquellos días se sucederían distintas conversaciones entre coach y jugador, hasta que llega un momento clave en esta historia, que lo cambiaría todo para siempre.

Layden le expone su plan. Sabe que se equipo necesita puntos por dentro, pero también reconoce que no tiene material humano para eso. Por eso, le propone a Wilkins la posibilidad de jugar a tiempo completo como power forward. Nique piensa  que Layden se ha vuelto chiflado. Había jugado de cuatro en ocasiones puntuales, pero jamás a tiempo completo. Y era inconcebible empezar ahora, ante tipo mucho más altos y pesados que el. El muchacho se toma aquello como un ataque a su juego -“para que demonios me escogieron si querían un pívot” y se opone completamente. Lo hace de una forma tan rotunda que impresiona a una roca como Layden, que se nota incapaz de hacerle cambiar de opinión.  Durante las siguientes semanas Layden lo volvería intentar, pero la respuesta sería siempre la misma. “No soy un cuatro, y nunca lo seré”. La bola de nieve va en aumento cuando los rumores sobre la rebeldía de Dominique saltan a la prensa, momento en el que Layden se plantea algo que hasta hace unos días jamás creería posible. Quizá lo mejor sea traspasar al novato.

Esa percepción no se debe exclusivamente a la actitud del alero. La situación económica de la franquicia ha virado en dramática, y la NBA tiene más dudas que nunca de la viabilidad del proyecto. Los Jazz necesitan una inyección de capital de forma urgente, y la opción de traspasar a Wilkins por un montante económico cobra solidez. Las semanas pasan y el teléfono de Layden echa humo. Durante todo aquel verano no tendría un solo día de descanso, hablando con unos y con otros, intentando sacar un jugador mejor, unos dólares más. Finalmente, el 2 de septiembre de 1982, Dominique Wilkins es traspasado a su destino favorito, los Atlanta Hawks. A cambio, los Jazz reciben a John Drew y Freeman Williams, además de una considerable suma económica -aunque la cantidad no fue revelada en su momento, todas las fuentes hablan a una cifra en torno al millón de dólares de la época-.

No hace falta decir que deportivamente, el traspaso puede estar considerado como uno de los más desequilibrados de la historia favor de los Hawks. Económicamente, un millón en 1982 para una franquicia moribunda puede ser la diferencia entre salir o no a jugar otra temporada más. Sin embargo, lo más llamativo de todo el movimiento son las declaraciones horas después de Sam Battistone. “Otros equipos nos habían ofrecido más dinero por Wilkins, pero también queríamos jugadores de calidad”. Quizá el movimiento había salvado a la franquicia, pero desde luego tomar el pelo a los pocos fans de los Jazz no era la mejor manera de venderlo.

Mientras tanto, a dos mil millas de allí, Dominique Wilkins era presentado por el equipo con el que haría historia durante la próxima década. ”Siempre pensé en venir a Atlanta, desde que estaba en la universidad. Y sin embargo, nunca creí que ese sueño se haría real”.

Uno de los pasatiempos favoritos de cualquier buen aficionado de los Utah Jazz durante los últimos años es especular que habría pasado si en el mismo equipo hubieran podido reunir a John Stockton, Karl Malone y Dominique Wilkins. A esa hoguera echó un poco de leña al fuego el propio Nique en una entrevista a Deseret News, en la que afirmaba que jugando con ambos, probablemente podrían haber ganado algunos campeonatos. En plural.

Siendo unas elecciones no demasiado elevadas -sobre todo la del base- es un ‘what if’ bastante consistente, en el que además parece que la compatibilidad por posiciones sería afactible. Está claro que en teoría sería un equipo capaz de forjar una dinastía y de llevarse varios anillos. Pero ya saben, es teoría. Y en teoría el comunismo funciona.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Continue Reading

Showtime

Surcando los cielos: desde Ourense hacia la NBA

pablobaena93@gmail.com'

Publicado

-

Darrell Armstrong

Volvamos casi un cuarto de siglo atrás en el tiempo. El baloncesto vivía su época dorada en Ourense. Por aquel entonces, el Coren Ourense –antes Caixa Ourense- disputaba su sexta temporada consecutiva en ACB. Corría la temporada 94/95 y nadie en la ciudad gallega ni, si me lo permiten, en el resto de España, imaginaba lo que podrían llegar a disfrutar con aquel Coren.

En el verano del 94 se confirmaba la marcha de Andre Turner a Zaragoza tras dos temporadas en el conjunto gallego. Y en Ourense tenían la difícil misión de encontrar un base capaz de sustituir al mago de Memphis. Y sólo bastaba con sustituir, porque nadie llegaba siquiera a imaginar que llegara un jugador capaz de hacer olvidar a uno de los mejores bases norteamericanos que ha visto la ACB.

Sí continuaría en plantilla Chandler Thompson. El alero de Indiana disputaría su tercera temporada en Ourense. Allí ya había coincidido con Andre Turner, al que llegó a calificar como el mejor base norteamericano con el que ha jugado. Sí, incluso por delante de nuestro protagonista. Incluso por delante de Darrell Armstrong.

Darrell Armstrong (1968) siempre soñó con ser un jugador profesional de fútbol americano. Su primera experiencia con el baloncesto llegó tarde, muy tarde. Sería en su último año en la High School. Fue Jeff Capel, entrenador de la Universidad de Fayetteville, quien insistió en su potencial como futuro jugador de baloncesto. Y no se equivocaba. Armstrong, “El astronauta”, no llegó a ser drafteado en la NBA, pero el deseo de pertenecer a la mejor liga del mundo nunca llegó a borrarse de su mente.

Tras varias temporadas en ligas estadounidenses de menor entidad, el base americano decidió cruzar el charco, volar a Europa y allí hacerse grande. En febrero del 94, Randy Knowles, figura crucial en la historia, llega a Ourense como primer entrenador para sustituir a Manuel Gómez. Y unos meses después, es el propio entrenador quien apuesta por un base desconocido para el gran público. Un base que jugaba para el AEK Larnaca, conjunto de la propia ciudad de Larnaca, perteneciente a la liga chipriota de baloncesto. A Ourense llegaba Darrell Armstrong.

Durante aquella temporada, dos nombres estaban llamados a ser los protagonistas del baloncesto orensano. Ellos eran Darrell Armstrong y Chandler Thompson. Adelantándonos a los acontecimientos, los resultados del equipo no fueron los mejores, pero vaya si dieron que hablar.

Armstrong se iba cada noche hasta los treinta y nueve minutos de juego, superando los veinticuatro puntos y cuatro rebotes por partido. Se erigió, desde el comienzo de la temporada, como el jugador estrella de aquel Coren Ourense. Nadie, absolutamente nadie, apostaría que con sus 182 centímetros de altura su mayor virtud fuera la de elevarse hasta el cielo para dejarnos con la boca abierta cada vez que destrozaba el aro. El espacio era su hábitat natural. “El astronauta” de Ourense.

Que Darrell Armstrong nos dejara boquiabiertos con cada mate, sin embargo, no quitaba que sus promedios desde más allá del 6,25 fueran sencillamente espectaculares. Intentó, como media durante toda la temporada, casi nueve triples por partido. Pero lo mejor era que obtenía un cuarenta y dos por cierto de acierto en dicha faceta. A pesar de tales números,, propios de un tirador nato, Armstrong era uno de esos jugadores que dependía, casi en su totalidad, de su potencia física, lo que provocó que su incidencia en el juego disminuyera con el paso del tiempo.

Sólo un mes bastó para que Armstrong hiciera olvidar a Andre Turner en Galicia. Fue en septiembre, nada más llegar a la ACB, cuando fue nombrado mejor jugador del mes. Se fue, durante el primer mes de la temporada, hasta los ciento cincuenta y nueve puntos, convirtiéndose en el máximo anotador de toda la competición. Su impacto fue tal, que todos quedaron asombrados con el base americano. Desde su entrenador, pasando por sus compañeros de equipo, hasta el último aficionado en llenar el Pazo dos deportes.

Randy Knowles definía a Armstrong como un trabajador nato. Un jugador que siempre quería mejorar, llegar a ser el mejor. Pero a la vez, ayudar a sus compañeros y a su equipo. En definitiva, y en palabras del entrenador americano, Armstrong era un fuera de serie. Él mismo, tras ser nombrado como mejor jugador del mes de septiembre, achacaba tal éxito a sus compañeros. Darrell Armstrong era un jugador de equipo y había elegido Ourense para crecer en todos los aspectos.

Su excelente temporada no pasó en vano. Como era de esperar, las actuaciones con las que deleitaba cada noche aquel americano bajito con la habilidad innata de surcar los cielos, llamaron la atención de todo aquel que tuviera un ojo puesto en el baloncesto europeo. Y ahí, como no, entraban todas y cada una de las franquicias de la mejor competición de baloncesto del planeta. En especial, hubo alguien que quedó totalmente maravillado con el juego de Armstrong. ¿Su nombre? John Gabriel, GM de los Orlando Magic.

Armstrong sabía que su temporada había llamado la atención. Y estaba totalmente en lo cierto. El Coren Ourense no llegó a cumplir el sueño de alcanzar los puestos que daban acceso a competiciones europeas a pesar de la gran temporada de sus dos estrellas americanas. Pero aunque los objetivos colectivos no se alcanzaran, “El astronauta” sí que había conseguido aquello por lo que tanto había luchado. Fue en el verano de 1995 cuando John Gabriel decidió apostar por Darrell Armstrong. Y así fue como Ourense se convirtió en una puerta directa hacia la NBA.

El carácter de Armstrong dejaba claro que su lugar era la NBA. Dio todo lo que tenía en Ourense, haciendo disfrutar a todos y cada uno de los aficionados al baloncesto en España. Durante la competición y durante el All Star ACB. En aquel año, el concurso de mates se lo jugaron entre Armstrong y Thompson, dos de los matadores más espectaculares que tuvo aquella temporada el baloncesto español.

Los Magic fueron la casa de Armstrong durante las próximas ocho temporadas. Igual que en la ACB, “El astronauta” dejó su huella marcada en la historia de la competición americana. Aún mantiene el hito que consiguió en el año 99, al ser nombrado como Mejor sexto hombre y jugador de mayor proyección en una misma temporada. Un récord que aún, casi veinte años después, sigue llevando el nombre de Darrell Armstrong.

Hornets, Mavs, Pacers y Nets fueron los hogares que siguieron a Orlando. Una temporada en cada una de las franquicias, para terminar retirándose del baloncesto profesional como jugador. Hoy en día, cumple su novena temporada como miembro del cuerpo técnico de los Mavs, donde consiguió el anillo de campeón de la NBA en 2011.

Darrell Armstrong fue un icono en Ourense, cuando la ciudad gallega vivía su propia edad de oro en el baloncesto. Pasó un cuarto de siglo, pero su silueta aún queda marcada en las alturas del Pazo dos deportes. Y de cada cancha ACB que visitó en su única temporada en España. Fue en 1995 cuando Armstrong surcó los cielos desde Ourense en dirección a Orlando. Cuando Ourense se convirtió en una puerta hacia la NBA.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Continue Reading

SKYHOOK #16

 

Dossier Gigantes: pasado, presente y futuro de una profesión en peligro

De toscos gigantes a hábiles figuras capaces de hacer casi todo dentro de una pista. La figura del pívot marca el ritmo de su deporte y condiciona épocas, estilos y recuerdos, y a través de ellos viajamos en una travesía de casi ochenta años en el tiempo.

Ya a la venta en papel y digital 

RESUCITA A TUS MITOS

Publicidad

Quinteto Ideal