Desde hace varias temporadas siempre aparece la Copa del Rey como la competición propicia para que alguien haga saltar la sorpresa y acabe con el dominio de Barça y Real Madrid en las finales. El formato de competición a partidos único es el principal argumento que se esgrime en todas las ediciones para poner un halo de esperanza en el resto de equipos. La realidad este año ha seguido el guión de las últimas ediciones y el título volverá a ir a las vitrinas de uno de los dos grandes. De hecho es la quinta ocasión desde 2009 que azulgranas y madridistas se miden en la final (hace dos años el sorteo hizo que se enfrentaran en cuartos). El Tau Vitoria fue el último equipo que pudo saborear las mieles del éxito.

hezonja

Barça y Real Madrid buscarán seguir su ruta de títulos a partir de las 18:00 horas (hora local, a las 19:00 hora peninsular) y ambos lo hacen en plena inspiración de sus respectivos perímetros. En las semifinales el conjunto catalán firmó un notable 12 de 21 (57% de acierto), mientras que el equipo de Pablo Laso metió 16 triples de 25 intentos, batiendo el récord de triples de la historia de la competición. En esta final no hay un claro favorito ya que el Barça no está en su mejor momento tras recuperar a última hora a Oleson y Juan Carlos Navarro, mientras que el Real Madrid ha dado la sensación de ir reservando energía en cuartos y semifinales. Contará con la duda de Andrés Nocioni por el esguince de tobillo sufrido contra el FIATC Joventut.

Para los de Xavi Pascual este enfrentamiento supone su 18ª final consecutiva en competiciones nacionales, es decir, Supercopa, Copa y Liga Endesa. En este sentido es destacable el hecho que desde la edición de 2010 el Barça no ha faltado a la final de Copa. Una senda de éxito que también ha iniciado el Real Madrid desde la llegada de Pablo Laso al banquillo. Los blancos desde la llegada del técnico vitoriano sólo han faltado a la final copera de 2013, ha sido la única vez, con él al frente, que no han luchado un título nacional.

chacho

La principal incógnita que presentan los dos conjuntos es saber cuál será su nivel defensivo. Hasta la final ninguno de los dos ha mostrado una excesiva solidez ni regularidad a la hora de defender. En lo que va de Copa los dos han fiado gran parte de sus posibilidades a su potencial ofensivo. Cualquiera de los dos que consiga dar un paso adelante en su defensa tendrá mucho ganado en un ‘clásico’ dominador en el baloncesto español.

 

 

Si te ha gustado, suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada del mejor baloncesto para leer. Kwame Brown no lo hizo y mira en que quedó su carrera.