Compartir

Dos equipos y un destino

El baloncesto español puede sacar pecho y presumir del buen momento de forma que viven algunos de sus equipos en competiciones europeas. A pesar de las dificultades económicas de los últimos tiempos que han devaluado a muchos clubes y del aumento de la brecha entre ricos y no tan ricos, no hay duda de que la Liga Endesa sigue siendo una de las ligas más competitivas a nivel internacional. La ACB no permite a los “grandes” relajarse, y a veces pagan caro el sobreesfuerzo que les exige el calendario de desplazamientos por Europa.

Aun así, el C.B. Canarias -el conocido comercialmente como Iberostar Tenerife- lleva a cuestas una gran temporada que le permite lucir con brío durante varias fases del curso el liderato doméstico y progresa adecuadamente en la Champions League de la FIBA; Real Madrid y Baskonia (y en condiciones normales debería estar el F.C. Barcelona) se han clasificado para los cuartos de final de la siempre exigente Euroliga; y en la final de la EuroCup, se encontrarán en duelo fratricida Valencia y Unicaja.

Con motivo precisamente del inicio de la final de la EuroCup, vamos a recordar las otras finales disputadas entre equipos españoles, algo no demasiado habitual.

Primera final, 1999. F.C. Barcelona – Adecco Estudiantes

Comenzamos con una competición ya extinta: la Copa Korac. Fue bautizada en homenaje al gran jugador del OKK Belgrado fallecido en accidente de tráfico Radivoj Korac, y se disputó entre 1972 y 2002. Joventut (2), Barça (2), Real Madrid y Unicaja consiguieron levantar este histórico trofeo. Palmarés ilustre el de una competición venida a menos en sus últimos años debido al inicio de las hostilidades entre FIBA y ULEB.

La de Barça y Estu fue la primera final europea de la historia entre dos equipos de la liga ACB. Dos equipazos que se jugaron el título en partidos de ida y vuelta. Dos encuentros muy diferentes, ya que el Barcelona tuvo que remontar 16 puntos para proclamarse campeón. En el choque de ida en Madrid y con el apoyo incondicional de la Demencia, el Estudiantes dominó la pintura con un Alfonso Reyes excepcional. En los últimos minutos y ante la fiesta generalizada acabó dando muestras de cierta relajación, algo que les impidió rematar la faena y sentenciar la final.

Aun así, la renta de 16 puntos podía parecer suficiente, pero un Palau entregado y una salida en tromba del Barça tornaron la final en pesadilla para los madrileños. Rentzias consiguió rehacerse ante la superioridad mostrada por los pívots estudiantiles en el primer partido. El carácter de Djordjevic y los 7.300 espectadores que abarrotaron el pabellón azulgrana terminaron por fulminar la final (97-70). El Barcelona se hacía con su segunda Copa Korac.

Segunda final, 2008. DKV Joventut – Akasvayu Girona

La actual EuroCup, anteriormente conocida como ULEB, fue creada en 2002 como resultado de la supremacía momentánea de la ULEB/Euroliga ante las competiciones de la FIBA. Reemplazaba así a la Copa Saporta (antigua Recopa de Europa) y a la Copa Korac en un intento por la unificación del baloncesto europeo.

Desde que se instauró esta competición los equipos españoles han estado presentes en 11 finales de 15 ediciones disputadas, y han logrado levantar el trofeo en seis ocasiones. En la temporada 2007/08 se citaron en una final a partido único, y en Turín, Joventut de Badalona y Akasvayu Girona.

El formato elegido fue el de Final Eight. Los ocho mejores equipos de la competición disputaron una fase final a partido único y eliminatorio en Turín. Antes de la final, Joventut se vio las caras en cuartos contra Valencia, gran dominador de la EuroCup en los últimos años. En aquella ocasión, los del Turia se encontraron con el último gran Joventut. Era un equipo joven y talentoso, con la ayuda de algunos veteranos y la dirección de Aíto García Reneses. Era el equipo de Rudy, Ribas, Barton o Moiso, y el de un incipiente Ricky Rubio. Ese mismo año también ganaron la Copa del Rey y encandilaron al gran público con un juego atrevido y vistoso. Eran casi imbatibles y por eso la final fue un trámite.

Se toparon con un aspirante a nuevo rico: el Akasvayu Girona. Los de Badalona consiguieron romper el partido en el segundo cuarto y rematarlo en el tercero con un acertadísimo Demond Mallet (26 puntos y 6/8 en triples). A la conclusión, 54-79 y con Rudy Fernández elegido como MVP de la fase final. Por parte de Akasvayu destacaron Radenovic y un Marc Gasol previo paso a la NBA.

Tercera final, 2017. Valencia Basket – Unicaja Málaga

Protagonismo español en la segunda competición europea, y no solo por la final. Kyle Fogg, Kyle Kuric, Fernando San Emeterio, Dejan Musli y Bojan Dubjlevic copan los quintetos ideales de la EuroCup.

Por su parte, Pedro Martínez, entrenador de Valencia Basket ha sido designado como mejor entrenador de la competición. Precisamente, Martínez era el entrenador de aquel Akasvayu Girona que disputó la final de 2008. Y aunque no consiguiera ganar la EuroCup en aquella ocasión, su Valencia Basket parte como favorito.

El equipo valenciano disputará su quinta final en la que perseguirá su cuarto título, y para ello cuenta con el apoyo de la Caldera Taronja y, sobre todo, con el crédito de haber arrasado a su rival esta temporada (4-0 en enfrentamientos directos).

Las credenciales de Unicaja, después de haber pasado media temporada buscando su identidad, pasan por su mejoría en el último mes de competición, en el que consiguieron eliminar a Bayern de Múnich y Lokomotiv Kuban con el factor cancha en contra. El equipo de Joan Plaza llega a su primera final después de “descender” desde la Euroliga tras 15 años.

Estar en la máxima competición continental y codearse con los mejores es el premio y objetivo de ambos conjuntos. Una meta marcada en rojo desde el principio de temporada. Valencia contará con las bajas conocidas de Kravtsov y Diot, mientras que Unicaja no dispondrá en principio del mejor cinco de la competición: Dejan Musli. Ojo a Nedovic, que llega entre algodones.

Valencia contra Unicaja o, lo que es lo mismo, la Caldera Taronja contra el Infierno Verde. Valencia es superior y favorito, pero Unicaja ha sabido responder contra las cuerdas y en ambientes hostiles. Solo quedará el mejor a tres partidos.

De poco o nada sirven los cuatro enfrentamientos anteriores, incluido el del pasado sábado. Las espadas están en alto y los dos equipos tienen suficientes argumentos para llevarse el título. Gane quien gane, que no sea la última entre equipos españoles.

Foto: Miguel Ángel Polo

Comentarios

Comentarios