Hoy se cumplen diez años del partido en el que Tracy McGrady desafió al espacio y el tiempo para anotar 13 puntos en 33 segundos y remontar un partido que los Rockets tenían perdido ante los San Antonio Spurs.

Los de Popovich ganaban 76-68 restando algo más de 40 segundos en el luminoso, que estaba a punto de apagarse tras un partido infumable en el Toyota Center. Pero entonces apareció la magia portando el dorsal 1.