rimaskuritani

Recordamos el paso del primer europeo por un All-Star de la NBA.

Rimas Kurtinaitis nació el 15 de mayo de 1960 en Kaunas, entonces la Unión Soviética, posteriormente Lituania. Destacó especialmente por ser uno de los mejores triplistas europeos de su generación. Estaba dotado de una gran calidad técnica, pero fue un jugador de explosión tardía, que además tenía una (merecida) fama de amante de la noche. Aun así, Rimas acabó haciéndose con un hueco en la Selección de la Unión Soviética, una de las grandes potencias de Europa.

Comenzó su carrera en el Lietkabelis, un equipo muy modesto, tras ser rechazado por el Zalguiris. En el club de Panevėžys destacó mucho, sobre todo en el aspecto anotador, siendo llamado entonces para unirse al conjunto de Kaunas, que se hizo con sus servicios, jugando para los de la capital lituana entre los años 1984 y 1989. Tras ello, Kurtinaitis emigró a Alemania, donde jugaría en el Brandt Hagen (1989-1992), un equipo de media tabla del país teutón. Sería uno de los primeros jugadores soviéticos en poder jugar fuera de la URSS.

En el año 1992, Rimas regresaba al Zalguiris, donde estaría un tiempo, hasta que fue requerido por el Argal Huesca de la Liga ACB. En el equipo aragonés entraba para sustituir al lesionado Valeri Tikhonenko (curiosamente un compañero suyo en la Selección de la URSS), con un contrato temporal de un mes. Tres partidos jugaría Rimas, con 32 años, con unos números nada sobresalientes (poco más de 13 puntos por partido en unos 32 minutos), pero con muy buenos porcentajes, como no, en cuanto a los lanzamientos de triple (7/15), su gran especialidad. ¿Por qué sólo fueron tres partidos? Pues porque Tikhonenko se recuperó de su lesión, y Kurtinaitis salió del equipo como había entrado.

Entonces, el jugador aceptaba una oferta venida desde Australia, para jugar en los Towsville Suns, donde llega como una estrella del baloncesto europeo y juega el resto de la Temporada en la lejana Oceanía. El año siguiente le llegaba una propuesta irrechazable de uno de los grandes de Europa, el Real Madrid, donde jugaba su ex compañero en Lituania y en la URSS, además de amigo, Arvydas Sabonis.

Rimas ni lo dudó, y la Temporada 1993-1994 fichaba por el equipo de la capital de España, donde sería el tercer extranjero, junto al ya citado Sabonis y Joe Arlauckas, por lo que no disputaba la Euroliga. El lituano estaría en Madrid hasta ser cortado por una lesión el año siguiente, siendo sustituido por Herman “Skeeter” Henry en 1995, quien pasó sin pena ni gloria por el equipo blanco. A pesar de ello, su participación fue muy positiva en el club de Chamartín, siendo fundamental en la Liga ACB conseguida en su primer año.

Así pues, Kurtinaitis hacía las maletas de nuevo y volvía al Zalguiris, permaneciendo en Kaunas un año (1995-1996), para pasar posteriormente por Francia (1996-1997), primero en el Chalons Saone, y después en el Angers Anjou (1996-1997). En 1997 regresaba otra vez a Lituania, pero esta vez para jugar en el Atletas de Kaunas (1997-1998), y el año siguiente en el Lietuvos Vilnius (1998-1999).

En los años finales de su carrera pasaría por el BK Kiev de Ucrania (2001-2002) y el Gala BC Baku de la liga de Azerbaiyán (2002-2004), donde llegó a ejercer de Entrenador-Jugador, colgando las botas en 2004.

Pero vamos a lo que nos interesa en este caso, que es el paso de Kurtinaitis por el All-Star de la NBA. Sí, por el fin de semana de las Estrellas de la mejor Liga de baloncesto del mundo. Y para ello volvemos de nuevo la vista atrás, concretamente hasta el año 1988…

Se estaban disputando los Juegos Olímpicos de Seúl, y en las Semifinales del Torneo de baloncesto se enfrentaban dos enemigos antagónicos, los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Soviética. Capitalismo y Comunismo frente a frente, en plena Guerra Fría.

El Técnico de los americanos era John Thompson, quien decide no defender el tiro exterior de los europeos, creyendo que la línea de tres estaba muy lejos en comparación con la de la NCAA, por lo que no serían una amenaza seria. Un craso error del entrenador…

Los pupilos de Alexander Gomelski masacraron a los enemigos capitalistas desde el triple, destacando por encima de todos un Rimas Kurtinaitis que anotaba 28 puntos, con cuatro triples incluidos. Estados Unidos perdía por segunda vez en su historia un partido olímpico, haciéndolo además en las semifinales, lo que implicaba el mayor fracaso de la Selección de baloncesto. Esta debacle sería la excusa para que a partir de ahí no fueran conjuntos universitarios los que representaran a los EEUU en los Juegos Olímpicos, llegando en 1992 a los Juegos de Barcelona el famoso “Dream Team”.

Hay que decir que en aquella Selección USA que caía ante la Unión Soviética estaban jugadores que luego se harían con un buen nombre en la NBA, como son los casos de Mitch Richmond, Stacey Augmon, Dan Majerle, Danny Manning, Hersey Hawkins o incluso David Robinson.

Tras ese partido, Kurtinaitis y la Selección de la URSS ganarían la Medalla de Oro de los Juegos Olímpicos de Seúl, tras ganar a  Yugoslavia en la Final (63-76).

En 1989, Rimas Kurtinaitis era invitado al All Star de la NBA para participar en el concurso de triples, que se celebraba en la ciudad de Houston. La presencia del lituano suponía la primera vez que participaba un jugador que jugaba fuera de los Estados Unidos en el All-Star, la gran fiesta de la NBA. La gran actuación del jugador en los Juegos Olímpicos, junto con la gran reputación como triplista hizo que el Comisionado David Stern se decantará por la invitación, aunque se dice que fue la tercera opción del ya ex mandatario de la NBA, tras Drazen Petrovic y Óscar Schmidt Becerra, que no recibieron permiso por parte de sus equipos.

Tras la autorización del equipo de Rimas Kurtinaitis, el Zalguiris Kaunas y, sobre todo, de las autoridades soviéticas, el lituano viajó a los Estados Unidos para participar en el Concurso de Triples, donde también competían Michael Adams, Danny Ainge, Dale Ellis, Derek Harper, Gerald Henderson, Craig Hodges, Reggie Miller y Jon Sundvold.

La gran ausencia era la de Larry Bird, Campeón tres veces consecutivas (1986, 1987 y 1988) del Concurso. El jugador de los Boston Celtics arrastraba una lesión en los pies que le tuvo apartado gran parte de la temporada, por lo que no pudo ir a Houston a participar del fin de Semana de las Estrellas.

El día 12 de febrero de 1989 llegaba el gran momento, pero en Houston, Rimas Kurtinaitis estaba sólo, con todo el mundo pendiente de él, siendo además un enemigo, perteneciente a la URSS. Además, la distancia del triple era distinta y apenas contó con tiempo para poder preparar el concurso. El lituano se mostró visiblemente nervioso, realizando una serie mala de lanzamientos que le dejó en el último lugar del Concurso, con tan sólo 9 puntos.

Los cuatro semifinalistas serían Hodges (20), Ellis (19), Henderson (17) y Miller (15). Los dos grandes favoritos, Hodges y Ellis, alcanzarían la gran final, con Dale Ellis ganando el  título, con 19 puntos frente a los 15 de Hodges.

Kurtinaitis declararía en el programa de Radio  “Tirando a Fallar” lo siguiente:

“La experiencia en el All Star fue muy difícil. Ahora no importa de dónde seas para jugar en la NBA. Eres brasileño o español y te tratan igual que a los de allí. Pero en aquel entonces fui yo solo. Había mucha presión, todo el mundo pendiente de mí. Decían ‘ahí viene el chico ruso que cree que puede ganarle a los nuestros’. Tampoco tuve tiempo para prepararlo y el triple está allí más lejos. Yo estaba allí solo y había 20.000 personas allí mirándome como si fuese un extraterrestre. No lo hice tan bien como podía haberlo hecho”.

Rimas Kurtinaitis salió escaldado del Concurso de Triples de la NBA, pero participó en un evento único, como único fue el Alero como jugador de baloncesto. Sin que ese fracaso altere en absoluto su leyenda como uno de los mejores tiradores del Viejo continente.

Y es que el Baloncesto no tiene fronteras, al menos ahora, pero para eso había que romperlas, y en eso, Kurtinaitis fue un Pionero…