Danilovic, con la Kinder de Bolonia

Foto: LEGA

Predrag Danilovic nacía el día 26 de febrero del año 1970 en Sarajevo (Bosnia y Herzegovina), país perteneciente entonces a Yugoslavia. Conocido cariñosamente como “Sasha”, comenzó su carrera deportiva en el Bosna Sarajevo, equipo donde destacó enseguida. Y es que Danilovic era un escolta peculiar. Era alto para su posición (2,01 metros de altura) y con unas tremendas cualidades ofensivas. Poseía una calidad incontestable, un gran tiro exterior, rasgo típico en el baloncesto de la antigua Yugoslavia, pero además podía penetrar o buscarse sus propios tiros. Además, su rasgo fundamental era una gran personalidad, sin miedo a nada, lo que le hizo asumir responsabilidades desde el primer momento. De esa manera, Predrag se convirtió en una de las grandes esperanzas del baloncesto balcánico.

Sus virtudes para el deporte de la canasta hicieron que llamara pronto la atención de uno de los equipos más poderosos de la región, el Partizan de Belgrado, que se hizo con el jugador cuando contaba con apenas 17 años. Cinco años estuvo Danilovic en el Partizan, donde ganaría casi todos los títulos posibles con los serbios: una Liga yugoslava, dos Copas, una Copa Korac y una Euroliga.

Muy especial fue precisamente el máximo título continental, conseguido al lado de Aleksander Djordjevic, con quien formó una de las más temibles parejas exteriores de Europa, pero también por las circunstancias que lo acompañaron. A ello vamos…

Aquel título fue, desde luego, cualquier cosa menos normal para el Partizan. Y es que el equipo serbio no pudo jugar los partidos de la Liga Europea en su cancha, debido a lasituación de guerra de los Balcanes, así que disputó los encuentros como local en la localidad madrileña de Fuenlabrada, que estrenaba el Pabellón Fernando Martín. Sí, en Fuenlabrada, ni más ni menos.

Aquel equipo del Partizan era joven, pero repleto de calidad, siendo dirigido por un inexperto entrenador, Zeljko Obradovic, quien se había retirado ese año del baloncesto en activo, pero con una gran capacidad (sólo hay que ver su historial posterior), que acabaría llevándolo a lo más alto, ganando la Liga Europea al vencer en la final al Joventut de Badalona, merced a un triple en los últimos instantes del choque de Djordjevic. Sin embargo, el MVP de la Final Four de Estambul sería para nuestro protagonista, Predrag Danilovic, con 21 años en ese momento, quien anotaría 25 puntos en el partido decisivo ante los verdinegros.

Danilovic celebrando el Título de la Liga Europea ´92

Tras aquello, Danilovic fichaba la Temporada siguiente por uno de los grandes de Europa, la Virtus Bolonia italiana, convirtiéndose enseguida en el ídolo de los tifosi por su carismático juego y fuerte personalidad. Sus números en su primera etapa en Bolonia (tres años) fueron espectaculares: 23.7 puntos por encuentro en la 1992-1993, subiendo a 24.8 en la 1993-1994 y la última digna de enmarcar (1994-1995), donde fueron 27.8 puntos por encuentro los que aportó Danilovic, ampliando hasta más de treinta su anotación en los Playoffs de la LEGA. Evidentemente, sería elegido MVP de la LEGA y de las Finales. Ganaría tres ligas consecutivas (1993, 1994, 1995).

Estaría hasta el año 1995 en Bolonia, cuando decidió probar fortuna en la mejor Liga de baloncesto del mundo, la NBA. Sasha ya había sido seleccionado en el Draft, concretamente en el año 1992, siendo escogido en el puesto 43 (Segunda Ronda) por los Golden State Warriors, aunque posteriormente sus derechos fueron traspasados a los Miami Heat junto a  Billy Owens, a cambio de Rony Seikaly.

Aquel Draft fue una de los mejores de la historia moderna, con grandes jugadores como Shaquille O´Neal (Nº 1), Alonzo Mourning (Nº 2), Christian Leattner (Nº 3), Jimmy Jackson (Nº 4), Tom Gugliotta (Nº 6), Robert Horry (Nº 11), Doug Christie (Nº 17), Don MacLean (Nº 19), Jon Barry (Nº 21), Oliver Miller (Nº 22), PJ Brown (Nº 29) o  Brent Price (Nº 32). Además, aparecería un viejo conocido de nuestro baloncesto, Elmer Benett (Nº 38).

Predrag, con 25 años en ese momento, llegaba a la Franquicia de Florida en la Temporada 1995-1996, con fama de ser un gran anotador, al menos en Europa, y destacando sobre todo por su eficacia en el tiro exterior. Además, había sido nombrado Mejor Jugador Europeo del año 1995, casi nada.

La Temporada como Rookie de Danilovic comenzó con el escolta como titular en el equipo de Pat Riley, donde mostró buenas maneras y números, antes de caer lesionado. Sus números antes de la lesión serían 13.4 puntos, 2.4 rebotes y 2.5 asistencias en 28.5 minutos por encuentro, con unos porcentajes en tiros de tres del 43.6%. Su regreso al equipo sería ya de cara a los Playoffs, donde Miami se enfrentaría a los Chicago Bulls de Michael Jordan, cayendo por 3-0 ante los futuros campeones.

Cuenta la Leyenda que, al poco de llegar a Miami, Danilovic estaba lanzando tras un entrenamiento y fue retado por Pat Riley a anotar triples de manera consecutiva. Predrag aceptó el reto y, ante la cara de estupor del técnico y de sus compañeros, anotó un total de veinte seguidos. Riley no volvería a desafiar al balcánico.

 

El curso siguiente, Danilovic disfrutaría de más minutos en la cancha con los Heat, anotando 12.5 puntos por partido, pero sería traspasado a los Dallas Mavericks en el mes de febrero, junto a Martin Muursepp y Kurt Thomas, a cambio de Jamal Mashburn.

En el equipo tejano, nuestro protagonista jugaría trece partidos, en los que se convirtió en el escolta titular, mostrando su mejor cara anotadora, con unas medias de 16.6 puntos, 2.6 rebotes y 1.9 asistencias en 33.7 minutos por encuentro. Los Mavericks no se meterían en Playoffs, y extrañamente, el jugador anunciaba que dejaba la NBA para volver a Europa. Así pues, su carrera en la mejor liga de baloncesto del mundo se resumía en dos temporadas (75 partidos en total, más tres de Playoffs), con una media de 12.8 puntos en 31.1 minutos por partido.

¿Dónde desembarcaría Danilovic? Pues sí, de nuevo a la Virtus de Bolonia, donde era más que un ídolo, así que su regreso al Pallacanestro fue una gran noticia. En su segunda estancia en la Virtus, entrenada por Ettore Messina, llegaría a un equipo que protagonizaría aquella Temporada 1997-1998 uno de los grandes momentos en la historia del baloncesto italiano.

La Final de la LEGA enfrentó ese año a la Kinder de Bolonia frente a su rival y vecino, la Teamsystem Fortitudo Bolonia, que había reunido a grandes jugadores como David Rivers, Carlton Myers, el ex NBA Dominique Wilkins o Gregor Fucka, todo un equipazo.

El duelo de la final enfrentaba a dos grandes jugadores, Wilkins y Danilovic, decantándose finalmente el resultado hacia nuestro protagonista. Y es que en el quinto y definitivo partido, Danilovic anotaba en los últimos segundos del choque una jugada de cuatro puntos, con un triple frontal a siete metros con falta incluida de Dominique. Con el  tiro libre su equipo empataba un partido que parecía más que perdido. En la prórroga, Sasha se echaba el equipo a la espalda, anotando diez puntos seguidos en tres minutos y medio, donde sus rivales fueron incapaces de parar el frenesí anotador de Danilovic. De los veinte puntos anotados, catorce de ellos los anotaba en menos de cinco minutos, haciendo que su equipo ganara la LEGA más disputada de la década en Italia.

Ese año, Predrag sería nombrado MVP de la Liga italiana (21.1 puntos por partido) y ganaría su segunda Euroliga, al vencer al AEK de Atenas en la Final (58-44), con Zoran Savic como MVP.

Al año siguiente (1998-1999), una grave lesión le impidió disputar el final de la temporada, por lo que su equipo no pudo hacerse con una nueva Liga, que iría a parar al Pallacanestro Varese. Aun así, la Copa italiana sería para el equipo boloñés, con Danilovic aportando 15.3 puntos por encuentro.

Su último año en Bolonia (1999-2000) tampoco acabaría con la Liga para la Virtus, que vería como su eterno rival, Fortitudo Bologna se hacía esta vez con el título, pese a los 18.7 puntos por partido de Danilovic.

Una dura lesión en la rodilla cuando jugaba con la Selección de Yugoslavia los Juegos Olímpicos de Sidney hizo que Predrag decidiera dejar el baloncesto antes de lo esperado, con tan sólo 30 años, cuando había llegado a firmar incluso una ampliación de su contrato con la Kinder de Bolonia. Curiosamente, el jugador sería reemplazado por otro escolta que también llegaría al corazón de los seguidores boloñeses, el argentino Emmanuel Ginóbili.

Internacionalmente, la carrera de Danilovic estuvo repleta de grandes éxitos. Con la Selección de Yugoslavia unificada (formada por serbios, croatas, bosnios, eslovenos, macedonios y montenegrinos) ganaría las medallas de Oro en los Europeos de 1989 y 1991, en ese momento siendo el suplente de toda una leyenda como Drazen Petrovic y formando parte de una de las mejores selecciones de la historia.

Desde 1992 hasta el año 1995, la ONU impidió que Yugoslavia (Serbia y Montenegro) participara en torneos internacionales FIBA por la guerra de los Balcanes. La reaparición de Yugoslavia (ya no unida) llegaba el Eurobasket de Atenas de 1995, donde Danilovic ganaba su tercera medalla de Oro, siendo el máximo anotador del equipo en el Torneo (17.4 puntos de media) y anotando 23 puntos en la final contra Lituania, donde se vivió un espectacular duelo entre nuestro protagonista y Sarunas Marciulionis.

En 1997 llegaba su cuarto campeonato, en el Eurobasket de Barcelona, siendo el único jugador yugoslavo de la historia en lograrlo, y el único europeo desde las selecciones de la URSS en la década de los 70. Fue el mejor anotador del equipo de nuevo, con algo más de 15 puntos por encuentro. Más tarde, repetiría como máximo anotador (12.4 puntos) de Yugoslavia en su último Eurobasket (1999), disputado en Francia, aunque en este caso sólo se llevaría la Medalla de Bronce, al caer ante Italia, los futuros Campeones, en Semifinales (71-62). España sería medalla de Plata en aquel Eurobasket.

En cuanto a los Juegos Olímpicos, Danilovic conquistó la Medalla de Plata en Atlanta 1996, cayendo en la Final ante los Estados Unidos de Norteamérica (69-95), siendo Danilovic el máximo anotador de Yugoslavia en el Torneo olímpico, con más de 16 puntos por partido. Predrag sería decisivo en la Semifinal ante Lituania, con Marciulionis y Sabonis, donde anotó 19 puntos, especialmente los que decidieron el partido.

En los Juegos Olímpicos de Sidney del año 2000, sólo jugó cuatro partidos. En el último de ellos, que enfrentaba a Yugoslavia frente a Canadá, Danilovic llevaba 20 puntos anotados cuando se lesionó en la segunda mitad. Se había roto la rodilla, convirtiéndose ese en su último partido como jugador de baloncesto profesional. Aquella lesión del el 25 de septiembre de 2000 puso fin a su brillante carrera profesional con tan sólo 30 años. Yugoslavia caería en los Cuartos de Final ante Lituania (63-76).

En el año 2008, Predrag Danilovic fue nombrado uno de los Cincuenta mayores colaboradores de la Euroliga, siendo además elegido entre los 35 mejores jugadores del último medio siglo de la máxima competición europea, y uno de los cinco mejores escoltas de la Historia en Europa, junto a Drazen Petrovic, Nikos Galis, Emanuel Ginóbili y Anthony Parker. Casi nada…

Como curiosidad, durante el Eurobasket 2013, la prestigiosa web HoopsHype publicó una encuesta a los jugadores europeos participantes en dicho torneo, en la que tenían que elegir a los mejores baloncestistas europeos de la Historia. Predrag Danilovic fue elegido como el octavo mejor jugador europeo de la Historia, superado por Drazen Petrovic, Tony Parker, Arvydas Sabonis, Dejan Bodiroga, Dirk Nowitzki, Pau Gasol y Toni Kukoc. El noveno sería Juan Carlos Navarro y décimo el ruso Andrei Kirilenko.

Uno de los más grandes de los años 90. Un anotador compulsivo y un ganador nato: Sasha Danilovic.