Este  fin de semana comienza en Indianápolis el último tramo del Gran Baile, la Final Four de la March Madness, que arranca este sábado y enfrentará  a los cuatro equipos que han sido capaces de superar cuatro duras rondas y que tienen ante si la oportunidad de lograr el codiciado torneo de la NCAA que les proclame como mejor equipo universitario. Kentucky, Wisconsin, Duke y Michigan State son los cuatro equipos que han sido capaces de llegar hasta aquí.

Para ninguno de ellos ha sido fácil, y hasta los más favoritos han tenido que sudar sangre en las rondas previas para poder optar ahora al campeonato. El torneo universitario por excelencia no ha defraudado, y un año más ha vuelto a dejarnos grandes partidos, emoción y sorpresas desde la primera ronda. Pero vamos a centrarnos en los equipos que siguen en liza, en el camino que han seguido hasta aquí y en lo que puede depararnos éste último tramo de temporada.

La todopoderosa Kentucky, un equipo con unos medios, cuerpo técnico y plantilla  de nivel profesional, no ha defraudado y se ha plantado en la Final Four con un record que asciende a un espectacular 38-0. Aún así, no les ha sido todo lo sencillo que podría parecer antes de empezar el torneo. En primera ronda se impusieron a la modesta Hampton (56-79) con facilidad, en un partido que tenían ya cerrado al descanso, gracias sobre todo a un sobresaliente Karl Towns, que firmó 21 puntos, 11 rebotes y 3 tapones. En segunda ronda, ante Cincinatti Bearcats lograron una trabajada victoria por 51-64 cimentada sobre todo en la defensa y en el trabajo colectivo. En la tercera ronda, Sweet Sixteen, se impusieron con insultante facilidad a la universidad de West Virginia(39-78). Una espectacular primera parte (18-44) convirtió el partido en un mero trámite para los Wildcats. Cabe destacar que por parte de los de Calipari entraron en juego hasta 14 jugadores. Llegaban así al Elite Eight, pero si algo tiene este torneo es la capacidad para sorprender. Allí esperaba Notre Dame, un seed 3 liderado por Jerian Grant, con la valiosísima ayuda de Auguste y Vasturia. Partido tremendamente igualado que llegó al tramo final con los Fighting Irish mandando por hasta 6 puntos de diferencia a falta de pocos minutos. Cuando parecía que podía llegar la gran sorpresa, la exigente defensa de los Wildcats, un gran triple de Aaron Harrison y la genial actuación de Karl Towns (25-5-4) permitieron la victoria de Kentucky por un ajustado 66-68 y la consecución del billete para pelear por su gran objetivo este fin semana.

Si tuviéramos que destacar un nombre, sin duda sería Karl Towns. Le espera un gran futuro en el profesionalismo. Ha demostrado en el torneo sus tremendas capacidades para jugar a ésto, con un dominio realmente sorprendente.

Wisconsin Badgers es el equipo que ha enamorado a gran parte de la afición al basket universitario. Un programa universitario con muchos menos medios que otros números 1 del torneo como Duke o Kentucky, que se ha plantado en la Final Four liderado por la pareja Kaminsky-Dekker. En primera ronda, ante Coastal Carolina(72-86), un gran rendimiento ofensivo les permitió cerrar pronto el partido, con 47 puntos sumados por la pareja de moda. En segunda y tercera ronda lograron dos trabajadas victorias ante Oregon Ducks (65-72) y North Carolina (72-79), liderados como siempre por Sam Dekker y Frank Kaminsky, que monopolizan prácticamente todo el protagonismo ofensivo. Ante Arizona tenían una durísima prueba para pasar a pelear por el titulo. No lo pusieron fácil los Wildcats, pero la extraordinadoria actuación de Dekker(27 pts, 5/6 en T3) y de Kaminsky(29 pts, 9/20 TC) les permitió remontar el partido,con un 78-85 final.

En este bloque destacamos a Frank Kaminsky. Un 7 pies que espera ser un top 10 de draft. Veremos que futuro le espera y si es capaz de adaptar sus características a la NBA.

Duke Blue Devils, que también partían como grandes favoritos, tuvieron que sufrir de lo lindo en las dos últimas rondas ante Utah y Gonzaga. A pesar de solventar con facilidad los dos primeros choques, Jahlil Okafor ha ido de más a menos y no ha aportado lo que se esperaba de él en los partidos más exigentes. Ante esta bajada de rendimiento del teórico n°1 del próximo draft (muy discutible en la humilde opinión de quien escribe ésto),  han tenido que ser los Justise Winslow, Tyus Jones, Quinn Cook.. quienes tirasen del carro.

Jahlil Okafor es el hombre a seguir en éste equipo. Unas condiciones innatas le han hecho ser, desde el instituto, uno de los jugadores más esperados en la liga.

Michigan State ha sido la gran sorpresa del torneo. Pocas veces un seed 7 alcanza la Final Four, pero si alguien puede hacerlo, son los Spartans.  Han superado cuatro duros partidos para dar la campanada del año. En primera ronda superaron a los Bulldogs de Georia con un gran arranque de partido que ya hacía presagiar que los chicos de Michigan State iban en serio. Después, fueran capaces dejar por el camino nada menos que a Virginia(#2), con una gran defensa y un sólido Travis Trice que se iba hasta los 23 puntos. En tercera ronda es esperaba otro hueso, Oklahoma(#3); pero supieron volver a dar la talla y remontaron el partido basando su juego en la defensa y en el liderazgo de Travis Trice (24 puntos). Ya el hecho de haber llegado hasta la cuarta ronda era todo un logro para este equipo, pero no les bastó, y se llevaron un agónico partido ante Louisville en la prórroga, para alcanzar así la Final Four junto a los 3 gallos del torneo.

Travis Trice ha sido el referente de los Spartans en el torneo. Ha mejorado de manera brutal sus prestaciones y su protagonismo en el equipo durante toda la temporada, y en el torneo se ha destapado como uno de los mejores. Veremos si es capaz de hacerse un hueco en alguna franquicia el año que viene.

Así pues, nos encontramos ante unas semifinales, que enfrentarán a Kentucky y Wisconsin por un lado, y a Duke y MSU por el otro. Wildcats y Blue Devils son favoritos para pelear por el título, pero no se puede dar nada por sentado y menos en un torneo cómo éste. Wisconsin llegará más fuerte que nunca y intentará demostrar ante Kentucky, que por muy grandes que sean, ellos también merecen entrar en la final. A su vez, los Wildcats cuentan con el arsenal de siempre y tendrán como líder a un Karl Towns que va a más y quiere discutirle a Okafor el nº1 en el draft de este año.Por el otro lado, los Spartans tratarán de obrar el milagro ante unos Blue Devils en los que es de suponer que Jahlil Okafor tendrá ganas de demostrar lo que vale. El espectáculo está servido..