Toronto Raptors

Hace 20 años, la historia de la mejor liga de baloncesto del mundo experimentó un importante cambio. La continua expansión de la NBA llegó hasta Canadá, donde dos ciudades decidieron crear una franquicia y competir contra los mejores equipos del país vecino. Así, Vancouver y Toronto acogieron a los Grizzlies y los Raptors respectivamente, y comenzaron a participar en la competición norteamericana en la temporada 1995/1996, sufriendo ambos equipos los siempre difíciles momentos del comienzo de su historia.

Años después, los Grizzlies se trasladaron a Estados Unidos y más concretamente a Memphis, dejando así a Toronto Raptors como la única franquicia canadiense de la NBA. Además, este hecho coincidió con la página más brillante de la joven historia de este equipo. La llegada de Vince Carter ilusionó sobremanera a la afición canadiense, que vieron en el magnífico jugador al líder que necesitaban sobre la cancha para alcanzar los primeros éxitos e intentar hacer historia en la mejor liga de baloncesto del mundo. Tanto es así, que Carter fue el principal culpable de que los Raptors llegaran por primera vez a los playoffs, consiguiendo además en el año 2001 alcanzar las semifinales de la Conferencia Este, siendo el mejor resultado conseguido hasta la fecha.

Sin embargo, y tras temporadas alcanzando la fase por el título, la franquicia canadiense entró en un periodo de inestabilidad que derivó en decepcionantes balances de victorias y derrotas y la imposibilidad de llegar a playoffs. Los años pasaban y la mejora de juego y resultados no terminaba de producirse, por lo que la situación se volvió cada vez más incómoda para una afición que se encuentra entre las mejores de la NBA. La decepción comenzó a ganar terreno a la ilusión, pero las crisis no duran eternamente y los Raptors volvieron paulatinamente a emerger como equipo competitivo y a día de hoy se encuentra consolidado entre las mejores franquicias de la Conferencia Este.

Pese a que en las últimas 13 temporadas, el equipo de Toronto sólo ha llegado cuatro veces a la fase por el título, la realidad es que las dos últimas ocasiones se produjeron de manera consecutiva en las dos últimas temporadas, si bien su tope fue en ambos años la primera ronda. En la temporada 2013/2014, los Raptors lograron el mejor balance de su historia al conseguir un total de 48 victorias, pero este registro mejoró la pasada campaña, cuando finalizaron con un total de 49 victorias y situándose como el cuarto mejor equipo de la Conferencia Este, siendo sólo superados por Atlanta Hawks, Cleveland Cavaliers y Chicago Bulls.

Pero el proyecto de Toronto Raptors quiere seguir creciendo y está realizando incorporaciones interesantes de cara a la próxima temporada. Si hubiese que definir a este equipo canadiense con una palabra, ésa sería ilusión. Tras dos años en la fase por el título, la afición vuelve a identificarse con el equipo, lo que sumado a los movimientos realizados en los despachos está provocando la creación de una plantilla con mimbres suficientes para competir con los mejores e intentar escribir la página más brillante de su historia.

La salida del venezolano Grevis Vásquez rumbo a Milwaukee ha sido cubierta a la perfección con la llegada del canadiense Cory Joseph. El base nacido en Toronto llega al equipo de su ciudad tras cuatro temporadas en San Antonio, donde a las órdenes de Gregg Popovich fue creciendo como jugador hasta disputar la temporada pasada 79 partidos con la camiseta de los Spurs. En los Raptors y pese a su juventud (24 años), Joseph intentará utilizar toda la experiencia adquirida en Texas (fue campeón de la NBA en 2014) y ofrecerá minutos muy valiosos de descanso para Kyle Lowry, su compañero de posición y una de las estrellas consolidadas de la NBA. Ambos pueden convertirse en una de las mejores parejas de bases de la liga estadounidense, pues aúnan talento y descaro a partes iguales y son difíciles de contener para las defensas rivales.

La marcha de Lou Williams a Los Angeles Lakers se convirtió en una de las pérdidas más significativas de los Toronto Raptors de cara a la próxima temporada, pues el escolta fue nombrado mejor sexto hombre el año pasado y aportaba muchos puntos saliendo desde el banquillo. Sin embargo, la continuidad de DeMar DeRozan y la constante evolución de Terrence Ross hacen pensar que el puesto de ‘shooting-guard’ está cubierto a la perfección. El primero es la estrella y referente de estos Raptors, y de su estado de forma depende buena parte de las opciones del conjunto canadiense esta temporada. El segundo de estos dos jugadores combina unas excelentes condiciones físicas y una continua mejora en el lanzamiento que le convierten en uno de esos jugadores a tener en cuenta en el equipo norteamericano.

Uno de los grandes fichajes de Toronto Raptors para el próximo año llega en la posición de ‘3’ con DeMarre Carroll. El alero de Alabama completó una sensacional temporada con Atlanta Hawks, promediando 12,6 puntos y 5,3 rebotes por partido, y siendo uno de los candidatos a Mejor Defensor del año. Ahora, y con la reciente experiencia de haber jugado en la fase por el título, Carroll puede convertirse en una pieza clave para la franquicia canadiense en ambos lados de la cancha, otorgando ese punto defensivo necesario para que un equipo crezca en juego y resultados. La posición de ‘small-forward’ también tiene a jugadores como James Johnson y el propio Terrence Ross, jugadores polivalentes y que han demostrado tener la calidad suficiente como para formar una plantilla competitiva.

usa-today-8576583.0

El juego interior de Toronto Raptors se ha convertido en uno de los mejores de la Conferencia Este y, si todos sus componentes rinden al máximo nivel, pueden dar muchas alegrías a la afición canadiense. En el puesto de ala-pívot está Patrick Patterson, un jugador capaz de hacer daño a las defensas rivales dentro de la pintura y desde la línea de tres puntos. Pero el jugador estadounidense, que suma seis temporadas en la NBA, estará acompañado por otras dos incorporaciones de excelente nivel: Bismack Biyombo y Luis Scola. El primero llega procedente de Charlotte Hornets, donde en las últimas cuatro temporadas ha demostrado su talento y fue una pieza importante de la franquicia de Carolina del Norte. Por su parte, el jugador argentino acumula una gran experiencia en el mundo del baloncesto y acaba de ser uno de los mejores del FIBA Américas, donde demostró que sigue rindiendo a un gran nivel y que puede ser una pieza ofensiva muy importante para los Raptors en su intento de alcanzar las últimas rondas de los playoffs.

En el puesto de pívot sobresale un nombre: Jonas Valanciunas. El pívot lituano, de tan sólo 23 años, lleva dos temporadas en la mejor liga de baloncesto del mundo, vistiendo siempre la camiseta de Toronto Raptors. El jugador báltico mantiene una progresión durante estas temporadas y el año pasado promedió más de 11 puntos y casi 9 rebotes por partido, y se espera que mejore sus números esta próxima temporada. La confianza de la franquicia canadiense en este jugador es tan grande que recientemente han renovado su contrato, confirmando que Valanciunas es el jugador llamado a liderar el juego interior de los Raptors en los próximos años. Un viejo conocido de la afición española, el brasileño Lucas Nogueira, puede ofrecer minutos de descanso al lituano, que también será sustituido por otros jugadores interiores que pueden ocupar el puesto de ‘5’, como es el caso de Luis Scola.

La plantilla de Toronto Raptors se completa con el brasileño Bruno Caboclo y tres elecciones del último draft. El jugador sudamericano llegó a la ciudad canadiense en el verano de 2014 y comenzó a formarse como jugador en la franquicia norteamericana. Con 2,10 metros de altura y un excelente físico para jugar al baloncesto, Caboclo puede disfrutar de más minutos en la NBA esta próxima temporada y seguir creciendo como jugador de baloncesto. En cuanto a los ‘novatos’, el primero de ellos es Delon Wright, un base formado en la Universidad de Utah. Wright es un base alto cuya mayor fortaleza es su agilidad y velocidad, lo que le permite sumar muchos puntos atacando el aro, destacando además en la defensa de perímetro y en su capacidad reboteadora.

El segundo de estos ‘rookies’ es Norman Powell, un escolta formado en UCLA. Su principal virtud llega en la parcela defensiva, donde sus largos brazos y su capacidad atlética le permiten ser un gran defensor, mientras que en ataque destaca por su capacidad de entrar a canasta. El último de estos jugadores ‘novatos’ es el base Shannon Scott, procedente de Ohio State. Al igual que Powell, la principal virtud de Scott es su defensa, mientras que ofensivamente debe mejorar sus prestaciones si quiere convertirse en un jugador destacado en la NBA.

Con una plantilla que combina a la perfección la juventud y la veteranía, y con jugadores con mucha experiencia en partidos importantes, los Toronto Raptors se han reforzado este verano para formar un equipo ilusionante que cuenta con recursos suficientes para hacer de la temporada 2015/2016 la más brillante de su corta historia en la NBA.