imag1

Ahora que la temporada de baloncesto está a punto de iniciarse es bastante común encontrarnos con enfrentamientos de carácter amistoso entre equipos europeos y equipos NBA. Sin ir más lejos, acabamos de recibir la visita de los Celtics, y equipos europeos como Fenerbahce Ulker y Maccabi Haifa, o el brasileño Bauru, acaban de disputar partidos de pretemporada en suelo estadounidense.

Desde la creación del NBA Europe Live Tour en 2006 este tipo de emparejamientos han sido bastante frecuentes cada otoño, abarcando diferentes ciudades europeas en un intento por acercar el baloncesto NBA al público europeo. En el recuerdo quedan aquellos míticos Open McDonald´s de finales de los 80 y principios de los 90 que acercaban a Europa por primera vez estrellas de primer nivel como Larry Bird, Magic Johnson o Michael Jordan. Sin embargo, las visitas de equipos europeos a suelo estadounidense no han sido demasiado frecuentes y la gran mayoría de esos partidos son difícilmente recordados por el público en general. Aquí nos ocuparemos de refrescar la memoria al lector y recuperar algunos de aquellos primeros duelos.

Los primeros encuentros entre equipos europeos y estadounidenses se remontan a finales de los 70 y principios de los 80, todos ellos en suelo europeo y con distinta suerte para los equipos NBA. Bullets, Nets o Suns cosecharían derrotas en sus visitas al antiguo pabellón de La Mano de Elías ante aquel Maccabi liderado por Micky Berkowitz.
No fue hasta 1987, con la creación del Open Mcdonald´s, cuando se pudo dar el primer enfrentamiento entre ambos continentes en suelo estadounidense. The Mecca Arena de Milwaukee albergaba un torneo en el que participaban los Bucks, el Tracer Milán, flamante campeón europeo, y la selección de la URSS. El 23 de octubre, 10.221 espectadores asistirían a la victoria de los Bucks de Jack Sikma y Terry Cummings ante el equipo italiano por 123-111. Las diferencias entre ambos países eran por aquel entonces aún bastante considerables, sobre todo en el aspecto físico. Aunque los Bucks llevaban tan solo dos semanas de entrenamientos, devastaron al equipo italiano en el primer cuarto (37-15). Una defensa zonal y el acierto en el triple de los italianos, unido a la salida de los reservas de los Bucks, propició que el marcador se maquillase en el segundo tiempo, quedando para el recuerdo los 37 puntos de Bob McAdoo y los 26 de Ricky Brown. Muy cansados, los italianos poco pudieron hacer ante la potente URSS en la segunda jornada del torneo (135-108). Marciulionis, Volkov, Kurtinaitis y compañía cerrarían el torneo con una aplastante derrota ante los Bucks (127-100). Como anécdota, los Bucks recibirían como premio 50.000 dólares, donados a diferentes asociaciones benéficas, 30.000 los soviéticos y 20.000 los italianos.

Un año después, unos días antes de la disputa del Open McDonald´s en Madrid, se disputó un amistoso entre los 76ers y el Maccabi Tel Aviv. Aquellos 76ers estaban muy lejos del equipo que cinco años antes consiguió el anillo. Solo Maurice Cheeks aguantaba en una plantilla donde Charles Barkley ya tenía el cartel de líder. El Maccabi llegaba después de perder la segunda de las tres finales consecutivas de la Copa de Europa que disputaría, con una plantilla en la que destacaban Doron Jamchi, Kevin Magee o Ken Barlow. En el viejo Spectrum, delante de algo más de 9.000 almas, los 76ers llegaron a disponer de una ventaja de casi 20 puntos, pero bajaron los brazos en el segundo tiempo y la tragedia estuvo a punto de suceder. Maccabi llegó al último minuto 3 arriba en el marcador y posesión, pero un robo de Cheeks y dos libres anotados por Barkley a falta de 8 segundos dieron la victoria a Philadelphia. LaVon Mercer tuvo el último tiro para haber dado la gloria a los israelitas pero no toco ni el aro.
La temporada siguiente, de nuevo Maccabi viajaba a EE.UU para enfrentarse a la joven franquicia de Miami Heat. Con tan solo un año de vida, los Heat habían logrado ganar tan solo 15 partidos en su temporada de debut y al descanso perdían por un punto. Con Seikaly, Tellis Frank y Kevin Edwards al frente, lograron superar, no sin sudor, la defensa en zona que planteó el Maccabi en prácticamente todo el partido y los 20 puntos de Motti Daniel para ganar el choque por un ajustado 101-95. Unos meses después, aquellos Heat solo consiguieron ganar 18 partidos en toda la temporada regular.

Otra vez el Maccabi al año siguiente sería el invitado para disputar un nuevo partido en territorio yankee y esta vez sería ante un adversario de relumbrón, unos Lakers que vivían los últimos coletazos del showtime. Solo cinco días antes las alarmas habían saltado en Barcelona cuando, en la 4º edición del Open McDonald´s, el Scavolini Pesaro había forzado la prórroga ante los Knicks de Patrick Ewing. Los Lakers no reservaron nada y, en un Forum casi repleto, llevaron el mando durante todo el partido, pero con diferencias escasas. Al poco de iniciarse el último cuarto, solo estaban 7 puntos arriba, pero entonces apareció de forma inesperada la figura de Terry Teagle, quien anotaría siete lanzamientos en ese último periodo para liderar una victoria final cómoda por 129-106.
Comienza la pretemporada de 1991 y dos nuevos amistosos se celebran en San Diego y Los Ángeles, esta vez con los Clippers como anfitriones y ¿adivinan quién fue el equipo europeo? Exacto, de nuevo el Maccabi. El primero de esos partidos no tuvo historia, 146-112 para los Clippers, quienes habían tenido noticias de que unos días antes, sus vecinos Lakers habían logrado ganar por tan solo 2 puntos al Joventut de Badalona en París. Pero tres días después de nuevo estuvo a punto de saltar la sorpresa. Danny Manning y Ron Harper solucionaron el problema en los minutos finales y 98-93 para el equipo NBA.
Tras ello, tuvieron que transcurrir 12 años para que de nuevo un equipo europeo aterrizase en suelo norteamericano (esta vez en Canadá) para disputar un encuentro de pretemporada. Entre medias, 12 partidos se habían disputado en territorio europeo, todos ellos decididos a favor de los diferentes equipos NBA con cierta solvencia.

imag3

En 1995 Vancouver Grizzlies y Toronto Raptors debutaban en la NBA y para ello se creó la Naismith Cup, un torneo amistoso que enfrentaría anualmente a estas dos franquicias en una cancha neutral y que llevaría el nombre del creador del baloncesto. Grizzlies y Raptors se enfrentarían hasta el año 2000 y, tras dos años sin celebrarse, el torneo pasó a tener carácter internacional, puesto que los Grizzlies ya se habían mudado a Memphis. Así, en 2003, los Raptors se enfrentaron a Panathinaikos en un partido sin historia (100-76) que estaba decidido en el tercer cuarto. Los 21 puntos de Vince Carter y los 13 del rookie Chris Bosh, fueron demasiado para el equipo griego. En 2004 la Benetton de Treviso de Messina es el invitado y, tras un partido controlado en todo momento por los Raptors, de nuevo la relajación está a punto de darles un disgusto, pero Massimo Bulleri falla el último ataque italiano (86-83).

Y finalmente, 2005 fue el año. Los Raptors invitarían al Maccabi, campeón de la Euroliga las dos últimas temporadas, con una de las mejores plantillas de toda su historia, en la que el jugador referencia era Anthony Parker. Con el partido empatado y unos segundos por jugar, Maccabi saca desde el centro del campo y el balón le llega a Parker. Recibe de espaldas, defendido por Morris Peterson, sale hasta la línea de triple y ataca a su defensor hasta la línea de fondo para lanzar una suspensión con la mano de Peterson en su cara que entra limpia a 0.8 décimas del final. Es la primera vez en 27 años que un equipo NBA pierde ante un equipo de Euroliga (los Hawks habían caído en 1988 en Moscú pero fue ante la Selección de la antigua URSS, no ante un club europeo) y la primera vez que sucede en Norteamérica. El cónsul general de Israel en Toronto aplaude y celebra la victoria mientras el Comisionado de la NBA, David Stern, abandona apresuradamente el lugar.

Es cierto que aquellos Raptors de José Manuel Calderón ganarían solo 27 partidos aquel año y que Maccabi era junto a CSKA el club más potente de Europa, pero aquella derrota evidenció que la distancia entre Europa y EEUU cada vez se acortaban más. Los equipo NBA basaban su juego en su poderío físico, aparte de no tomarse tan en serio los choques como lo hacían los equipos europeos, más motivados, con plantillas más amplias y con mayores recursos tácticos que colocar una simple zona todo el partido como hacían en los años 80.
Tras aquella victoria del Maccabi, 50 partidos se han disputado en suelo norteamericano entre equipos FIBA y NBA.

Únicamente en 3 de esos partidos la victoria cayó del lado europeo.

En 2010 un CSKA de Moscú guiado por Trajan Langdon se impuso 87-90 en Ohio a unos Cavaliers en depresión tras la salida reciente de Lebron James rumbo a Miami. En 2.013, de nuevo el CSKA conquistó una nueva victoria en el Target Center de Minneapolis por 106-108 tras prórroga ante los Wolves de Ricky Rubio. Curiosamente, Alexey Shved tuvo la última posesión para haber forzado otra prórroga o haber ganado ante su anterior equipo. El último en lograrlo ha sido el Fenerbahce turco, el cual hace tan solo unos días derrotó a los Nets en el Barclays Center, 96-101, gracias a la gran actuación de Jan Vesely y Bogdanovic.

En lo que se refiere a equipos ACB, tan solo FC Barcelona, Real Madrid y Baskonia han formado parte de alguna gira europea por Norteamérica (Joventut, Unicaja Málaga, Estudiantes y Bilbao Basket ya disfrutaron de estos enfrentamientos pero en territorio europeo). El primero en viajar allí fue el FC Barcelona en 2.008, en una gira por California donde se enfrentarían a Lakers y Clippers. Ante Lakers en el primero de ellos estuvieron cerca de lograr la machada (108-104), remontando una desventaja de 21 puntos, gracias en gran parte a los 34 puntos de Juan Carlos Navarro en su regreso al club culé tras su paso por Memphis. Al día siguiente, en el mismo escenario, derrota similar (114-109) ante unos Clippers con muchas bajas, destacando el gran partido de Ilyasova, 20 puntos y 14 rebotes.
El siguiente en desembarcar fue el Baskonia en 2.010 para enfrentarse a Grizzlies y Spurs. Ante los Grizzlies de Marc Gasol llegaron al último cuarto con ventaja en el marcador, pero acabaron sucumbiendo por 110-105 lastrados por las pérdidas de balón y la inferioridad física. Dos días después no tuvieron opciones (108-85) ante los Spurs de Thiago Splitter.

imag5

El Real Madrid ha sido hasta el momento el último equipo ACB en realizar una gira norteamericana, tras hacerlo en 2.012. En su primer partido ante los Grizzlies, los de Laso sucumbieron 105-93, compitiendo bien hasta los últimos minutos, sin poder superar de ninguna manera el muro interior de Marc Gasol (16 puntos y 16 rebotes). Dos días después finalizaron su gira en Toronto ante los Raptors de Calderón con una derrota similar, 102-95.

Como dato, Utah Jazz, Atlanta Hawks, Charlotte Hornets, Dallas Mavericks, New Orleans Pelicans, Chicago Bulls y Boston Celtics, son los únicos equipos NBA que nunca han disputado un partido contra un equipo europeo en Norteamérica. Indiana Pacers es el único que nunca ha jugado contra un equipo extranjero, ni dentro ni fuera de la frontera estadounidense.