Sprewell

Recordamos la trayectoria de un jugador explosivo, que a punto estuvo de fastidiar su carrera en un mal momento.

Latrell Fontaine Sprewell nació el día 8 de septiembre del año 1970 en Milwaukee (Wisconsin). Tras pasar por el High School de Washington, en su ciudad natal, participaría en el baloncesto universitario en las filas de la Universidad de Alabama, donde jugaría al lado del siete veces campeón de la NBA, Robert Horry.

Latrell destacó enseguida, especialmente por su explosividad, lo que hizo que sólo estuviera dos años en el college (1990-1992) antes de dar el salto a la NBA junto a su compañero de equipo. Sus promedios en las dos temporadas en la Universidad de Alabama fueron 13.5 puntos y 5.1 rebotes por partido.

Su potencia física era sobresaliente, unida a un gran descaro a la hora de jugar, lo que hizo que, aunque no estuviera entre las primeras elecciones, tuviera su sitio entre los mejores. Sprewell fue elegido en el Draft de la NBA del año 1992 en la primera ronda por Golden State Warriors, concretamente en el puesto número 24.

Una cosecha, la de 1992, considerada como una de las mejore de la historia, donde aparecerían grandes nombre como Shaquille O´Neal (Nº 1), Alonzo Mourning (Nº 2), Christian Leattner (Nº 3), Jimmy Jackson (Nº 4), Robert Horry (Nº 11), Doug Christie (Nº 17), Jon Barry (Nº 21), Oliver Miller (Nº 22) o Brent Price (Nº 32).

Además de ellos, un viejo conocido de nuestro baloncesto, Elmer Bennett (Nº 38) o una leyenda internacional como Predrag Danilovic (Nº 43) también estarían en el Draft de ese año.

Latrell entró directamente al equipo titular de los Warriors, haciéndose con un puesto fijo en el equipo y aportando su energía y repercusión, tanto ofensiva como defensiva. Sus números en su temporada Rookie fueron más que notables, con unas medias de 15.4 puntos, 3.5 rebotes y 3.8 asistencias en 35.6 minutos por partido, siendo elegido para formar parte del segundo quinteto ideal de novatos.

Sus guarismos fueron subiendo exponencialmente año tras año, llegando en la temporada 1993-1994 a los 21 puntos, 4.9 rebotes y 4.7 asistencias, demostrando el jugador completo que era en su segundo año en la NBA.

Esa misma temporada, el escolta sería recompensado con su elección para el All-Star Game, siendo posteriormente galardonado con su inclusión en el quinteto ideal de la liga, así como en el segundo quinteto defensivo.

“Spree”, como era conocido (también como “Melodía de seducción”, como decía el desaparecido y añorado Andrés Montes), permaneció años en la élite de la NBA, con seis temporadas en unos Warriors que tenían en sus filas a jugadores como Chris Mullin, Tim Hardaway o Chris Webber, este último elegido al año siguiente de Latrell, siendo uno de los equipos más vistosos de la mejor liga de baloncesto del mundo.

Sin embargo, el punto negro de su carrera llegaba en la temporada 1997-1998. En diciembre del año 1997, en medio de un entrenamiento del equipo, Latrell discutía fuertemente con P.J. Carlesimo, el técnico de los Warriors. Hasta ahí todo normal…

El problema surgió cuando Sprewell agarró del cuello al entrenador, antes de que pudiera ser separado por sus compañeros. Se dice que estuvo diez segundos con el cuello de su técnico en la mano. A raíz de ello, el jugador fue sancionado con diez días de sueldo, pero al día siguiente, los Warriors anunciaban de manera firme la rescisión de su contrato. Los tribunales desestimaron esa decisión, por lo que pertenecía a la disciplina del equipo de Oakland, pero Sprewell no volvió a jugar en el equipo de la bahía de San Francisco.

Su imagen quedó muy manchada en la NBA, con tan sólo 27 años, por lo que ningún equipo le hizo ofertas esa temporada, en la que disputó apenas 14 partidos.

Latrell Sprewell, con los New York Knicks

La siguiente campaña empezó igual, sin jugar en su equipo y con su carrera estancada, pero en 1999 la cosa cambiaba, ya que Sprewell era traspasado a los New York Knicks, a cambio de John Starks, Chris Mills y Terry Cummings.

En poco tiempo, Latrell llegó a ser uno de los jugadores más queridos en el equipo de la Gran Manzana. Esa misma temporada, el jugador fue uno de los responsables de que el  equipo se metiera en los Playoffs, donde se convertirían en el primer equipo de la historia en alcanzar las finales habiendo acabado la temporada regular en el octavo puesto.

Los Knicks caerían por 4 a 1 en la final ante los San Antonio Spurs de Tim Duncan, David Robinson y Steve Kerr, pero la aportación de Sprewell (20.4 puntos, 4.8 rebotes y 2.2 asistencias) saliendo del banquillo, le hizo ganarse el corazón del Madison Square Garden.

La popularidad de Sprewell creció enormemente, siendo uno de los diez jugadores que más camisetas vendió hasta 2004 en la NBA. En el año 2001 volvería al All-Star Game, junto con su compañero de equipo Allan Houston.

Además, Sprewell también tendría su hueco en la historia de la NBA, cuando el 4 de febrero del año 2003, convertía sus nueve lanzamientos intentados de tres puntos durante el partido ante los Clippers  (acabaría con un total de 38 puntos), estableciendo el récord de triples en un partido sin fallo en la NBA. Hay que decir que tres años más tarde, el 14 de abril de 2006, Ben Gordon igualaba su récord, volviéndolo a hacer el mismo jugador de nuevo en 2012.

Cinco temporadas estuvo Latrell en la Gran Manzana, siendo traspasado en el año 2003 a los Minnesota Timberwolves, en un cambio a cuatro bandas entre los Wolves, Knicks, Hawks y Sixers. En el equipo de Minnesota, Sprewell formaría un trío demoledor junto a Sam Cassell y Kevin Garnett, llegando incluso ese mismo año a las finales de la Conferencia Oeste, aunque caerían por 4 a 2 ante los Lakers.

big3_140509_756

Dos temporadas estaría “Spree” en Minnesotta. A mediados de la temporada 2004-05, la directiva de los Wolves le ofreció la renovación de su contrato, con unas cifras de 21 millones por tres temporadas, nada despreciable para un jugador de 34 años. En aquel momento, Sprewell cobraba 14 millones por año y el jugador se sintió insultado, declarando que tenía una familia que mantener. Tras aquello, se rompieron las negociaciones, bajando el resto de la temporada su aportación al equipo, en la que sería la peor de toda su participación en la NBA.

Tras no renovar con los Wolves, Sprewell dio por terminada su carrera en el baloncesto profesional, dejando atrás una carrera de 13 años en la NBA, con unos promedios de 18.3 puntos, 4.1 rebotes y 4 asistencias en 38.6 minutos por partido.

Sería elegido cuatro veces en total para disputar el All-Star Game (1994, 1995, 1997 y 2001). Un jugador al que los problemas le siguieron a lo largo de su trayectoria profesional, pero también un gran jugador, un todoterreno que no pasó desapercibido en la mejor liga del mundo.

“Melodía de seducción” Sprewell.

Latrell Sprewell