Son cerca de las ocho de la tarde. Nos acercamos al «Flori», una pista al aire libre situada cerca de Arturo Soria, donde nos encontramos a un grupo de gente entrenando. Si algo llama la atención dentro de ese grupo es la heterogeneidad. Chicos y chicas, jóvenes y mayores, «rookies» y veteranos, todos con un denominador común: quieren jugar a baloncesto.

«Charlie» y «Lanas» son las dos personas que están dirigiendo al grupo, son los «coaches» de la Escuela de Paquets, un proyecto derivado de la Liga Cooperativa de Basket Gratuita en la que estos dos muchachos también tienen un peso específico desde su creación.

En un mundo en el que se mercantiliza hasta el deporte y sus valores, en el que los jugadores tienen mucha parte de producto publicitario y en el que se obliga a llamar a nuestras ligas favoritas»BBVA» o «Endesa», encontrar un oasis como este donde lo único que importa son las ganas de jugar y de colaborar con el proyecto, reaviva y reafirma la idea de que en el deporte solo tiene cabida una cosa: el deporte.

En este contexto «Lanas» se ha ofrecido a atendernos y contarnos un poco más sobre esta Liga y todas sus ramificaciones, que cada día van a más. Eso sí, el «coach» quiere dejar claro que las ideas expuestas en la entrevista son «sus» opiniones, que no tienen por qué coincidir con las hipotéticas respuestas que darían los compañeros con quién fundó la Liga.

¿Cómo surgió el proyecto de la Liga? ¿Habéis llegado al objetivo marcado al principio?

En un principio nos juntamos cuatro personas, de las que cada uno tiene una idea diferente de como surgió.  En mi caso, un amigo y yo llevábamos casi 20 años jugando en una liga de fútbol sala municipal. Si echas cuentas, con los precios abusivos de ese tipo de ligas, según nuestra manera de entenderlo no tenía ningún sentido.

Así pues nos la jugamos para organizar una liga de fútbol sala y otra de baloncesto. De la primera no tuvimos ninguna notícia, pero a la de basket se apuntaron el primer año ocho equipos. La primera asamblea fue un poco rara (la hicimos aquí en el Flori), éramos un poco gente y lo único que sabíamos que queríamos era jugar y hacerlo gratis, al fin y al cabo para jugar lo único que necesitas es una pista y una pelota. Así que puede que parte del origen de la Liga sea la pregunta  “¿por qué tenemos que pagar por esto?

El objetivo principal que nos planteamos que era jugar, está cumplidísimo. A medida que avanza el proyecto van surgiendo nuevos objetivos que nos llevan a nuevos proyectos. Hubo una frase de un compañero en una asamblea que fue “al final podemos ir a donde queramos ir”. Hay que tener tiempo y dedicarse, obviamente, pero por ideas y objetivos nuevos, llegamos a donde queramos.

Si lo ves el primer día, te vas de viaje 4 años, y ves lo que es ahora, lo que piensas es “la que estamos liando y a donde podríamos llegar”.

¿Esta Liga es puramente asamblearia? ¿O hay una pequeña jerarquía en lo que se refiere a toma de decisiones o a trazar el camino a seguir?

Asambleario es. Hacemos tres asambleas al año, a las que es más o menos obligatorio. No tanto como obligatorio pero esperamos que todos los implicados puedan participar en lo que puedan. En realidad la proporción de gente que juega en la liga es mayor que la gente que colabora.

A nivel organizativo hay un grupo de trabajo que no quiere ser jerarquía. Llevamos cuatro años currando prácticamente los mismos y lo que nos encantaría es que esto fuera rotativo y liberarnos un poco más. Hay tareas continuas (publicidad en RRSS, tablas de clasificación…) Aunque en la siguiente asamblea deberemos tratar como nos organizamos para no tener que asumir en pocas manos tanta carga de trabajo. Cada año entran 12 o 13 equipos nuevos y en las dinámicas de partido entran rápido, pero a nivel organizativo cuesta un poco más.

phoca_thumb_l_11986478_760723034053849_2741970819113335690_n

¿Tenéis relaciones con instituciones como Ayuntamiento, etc? ¿Recibís algún tipo de subvención o ayuda?

Subvenciones como tal, ninguna. No queremos. Tema dinero, si no hace falta, ¿para qué queremos el dinero? Esto no necesita dinero, como mucho para comprar un par de balones. El trato con el Ayuntamiento estamos intentando mantenerlo al margen. Pretendemos no tener que lidiar con esas cosas. Puede venir “papá Ayuntamiento”, pero nosotros preferimos implicar a nuestra gente. Incluyéndome a mi, si queremos disfrutar algo, tenemos que currárnoslo. Si tenemos la opción de autogestionarlo, mejor no depender de nadie. El único trato que tenemos con el Ayuntamiento son reclamaciones para que arreglen algunas pistas, porque pueden llegar a ser peligrosas, si te caes te estropicias. Ahora somos 48 equipos y jugamos por todo Madrid (aquí en el Flori, en Pacífico, en Parla, Lavapiés…). Como te decía, no cogemos pabellones porque eso es dinero. Y aquí eres útil tu, yo y las personas, pero el dinero no.

Aparte de la Liga Cooperativa de Basket, ¿qué proyectos paralelos tenéis?

Aunque la Liga Cooperativa es una liga mixta (aquí no hay requisitos, si quieres jugar, juegas), las chicas se juntaron y crearon una liga femenina que gestionan ellas, si no me confundo este año son doce equipos. Esto evidentemente se puede leer como un proyecto paralelo que nace de la Liga Cooperativa.

En realidad tiene muchos hermanitos pequeños. Por ejemplo la Escuela de “paquets”. Nos juntamos los miércoles a hacer ejercicios que hacíamos cuando éramos niños y trabajamos para cualquier persona que quiera venir a entrenar. Está también la liga de fútbol sala, que al final salió a los dos años de empezar con la de baloncesto, teniendo este año 22 equipos. Tenemos también un fanzine en el que cualquiera puede participar, sobre el deporte de calle. Vamos a hacer en breve tabién las jornadas de deporte inclusivo. Queremos hacer participar a diferentes asociaciones de salud mental, de personas con síndrome de “Down”… Queremos mostrar que esto es deporte puro y deporte para todos.

Queremos viajar también. En el sentido de mostrar este proyecto que nosotros creemos que es bueno, para que pueda instalarse en otras ciudades. Queremos ir a Barcelona, contactar con gente de allí y saber si podemos instaurarlos.

Y por último que se me ocurra, tenemos un proyecto en ciernes para presentar un pequeño espacio en Tele K sobre deporte de calle. Tenemos a gente en la Liga que podría ocuparse de eso, lo que es un ejemplo de que cuanto más crecemos, más ideas podemos abordar porque hay más personas que pueden aportar. Pero hay que conseguir que lo hagan.

Lo bueno de estos proyectos es que cuando cogen una inercia, no paran de crecer. El primer día de la escuela de “paquets” éramos poquísima gente y hoy estamos trece o catorce.

¿Conocéis algún tipo de proyecto parecido al vuestro o con el que podáis identificaros? Si es así, ¿tenéis relación con ellos?

Hay una liga en Vallecas que salió hace un par de años, la Liga de Futbol Popular. Se gestiona entre los equipos y por lo que sabemos está teniendo buena acogida entre la gente del barrio. También Vallecas tiene una buena cultura de redes sociales “reales” y están trabajando bastante bien. Colaboramos bastante con ellos (en fiestas en el Centro Social la Atalaya, haciendo algún 3×3…)

phoca_thumb_l_11917736_755787947880691_831404303984583629_n

¿Existe algún perfil de gente que se apunta a vuestra Liga?

En lo deportivo te puedo decir que aquí cabe todo el mundo. Aquí el único requisito para jugar es querer jugar. Tenemos desde personas que no han jugado jamás hasta personas de EBA… No te podría dar un perfil. Estoy viendo ahora desde aquí el entrenamiento y veo a un hombre de cuarenta y pico años con una hija, a otro de 18… No encontrarías realmente un perfil.

El nexo en realidad es el baloncesto. Gente a la que le motiva una cosa en común y que son muy diferentes entre sí.

¿Podrías definir el transcurso del proyecto desde el inicio hasta ahora con una frase?

Ensayo – Error. Yo lo definiría así , porque no teníamos ningún tipo de bagaje en asamblea, autogestión… Todo el proyecto y el aprendizaje ha sido a base de pruebas, errores y rectificaciones. Las asambleas ayudan a clarificar todo ya que al ser un pensamiento colectivo las ideas de cada uno pueden matizarse y pulirse para que sean más fáciles de ejecutar.

¿Tenéis arbitraje?

No, pita defensa. Esto en realidad para mi es un proyecto que además de jugar a baloncesto, es educar en valores y reformular el deporte en sí. Estamos acostumbrados a un deporte que no es para mi el conveniente (el de la picaresca, el engaño…).

Aquí puedes tener días buenos y malos pero hay que medirse en igualdad de oportunidades. Si has hecho falta no hace falta que venga nadie a decírtelo. Como yo lo veo, es n trabajo para un deporte sano en el sentido de relacionarte con tu entorno. Yo veo cada día a gente a quién no conozco, venimos de sitios distintos, y ahora nos llevamos perfectamente. Y eso ha sido a base de honradez. Si tu eres honrado, al final acabas atrayendo entre comillas a gente a quien le gusta tu manera de ser.

¿Habéis tenido que frenar a alguien durante este tiempo? Alguien con exceso de competitividad, por mal comportamiento en la pista…

Si, ya te digo, hay gente de todo tipo. A veces hay que hablar con la gente y hacerle entender como funciona. Aquí hablas con adultos y cuando intentas tranquilizarles a lo mejor les puede sentar mal, pero en casa o en la ducha después reflexionan y te dan la razón. Si al final aquí no hay premio, solo tenemos un cinturón tipo “Smackdown” que surgió el segundo año y ya es tradición.

Pero a fin de cuentas el premio es jugar treinta partidos al año en un grupo con buen rollo. Aquí solo se puede ganar jugando a baloncesto y conociendo gente.  Evidentemente pequeños conflictos los hay y los habrá, pero todo puede hablarse.

¿Le véis caducidad?

Nuestra idea sería que la gente que lo está soportando ahora se pudiera ir un año y esto se siguiera soportando solo. Ahora no sé en qué punto está. Todos los proyectos de barrio y que son para la gente necesitan un asientamiento mayor, las personas necesitan comprender que esto se hace para el barrio y por el barrio.

Hay que enseñar a la gente que hay muchas maneras de gestionar, y esta es otra más. Si tu quieres que siga habiendo una liga de estas características tienes que por lo menos sumar y cada uno debe poner de su parte. Al final esto es mucho más que baloncesto. Transformas a una cantidad de personas e incluso a ti mismo que acaba siendo muy relevante. La participación en lo que te interesa y la cooperación es una manera de vivir. A mi en cuatro años me ha cambiado muchísimo la manera de hacer las cosas incluso en mi vida personal. Mi motivación es que esto siga creciendo y a la gente le siga interesando.

Con esta visión que tienes del deporte, ¿como vés su mercantilización? Llamarle liga Endesa a la liga ACB… ¿como lees eso?

A ver, yo soy seguidor de estas ligas, de prácticamente todas. Al final vivimos en un mundo, tu tienes tu pequeño resquicio, tu refugio en el que las cosas van de otra manera. Pero luego esta el mundo que tiene sus ligas. Evidentemente no me gusta llamarle liga Endesa, pero es algo totalmente diferente. Y en realidad hasta me gusta que sea tan diferente para poder darle aún más valor a lo que hacemos aquí. Óbviamente vivimos en un mundo mercantilizado donde todo tiene precio, pero luego te refugias aquí, que esto no tiene precio, no tiene valor, y es acojonante.

El mundo está hecho de una manera, y lo bueno es que dentro de este mundo es que nosotros hemos sido capaces de plasmar un proyecto de la manera en la que nos gusta que funcione. Y eso tiene un valor infinito porque aquí decidimos entre todos. Nadie puede venir a decirnos que es bueno o malo.

Ya para acabar, ¿Stephen Curry o LeBron James?

Stephen Curry, sin duda. LBron tiene muchísimo talento, pero gana ventajas a base de físico. A mi me gusta el talento puro. A mi me parece más estético. LeBron es buenísimo, nadie puede decir que ese tío es malo. Pero esas ventajas ganadas por el físico… A mi me gusta ver a los bajitos lidiando con gente grande, puede que porque siempre he sido el más bajito en mis equipos.

Y la última… ¿quién romperá la racha de los Warriors?

Uff… qué chungo… Mira, yo creo que es que al final perderán con uno mediocre. Me la voy a jugar a Atlanta en honor al temporadón que hicieron este último año.

Termina la entrevista y “Lanas” vuelve a la cancha a seguir ejerciendo de entrenador. Seguramente el mayor valor que tienen tanto él como el resto de impulsores de este proyecto, no es tanto donde han llegado sino de la manera como lo han hecho, basándose en la autocrítica, el respeto y la escucha al colectivo.

***

“Charlie” y “Lanas” están decidiendo si terminan los últimos veinte minutos con una pachanga. Una vez has conocido el proyecto, lo que deseas es asistir el próximo miércoles para poder jugarla. Porque aunque no sepas nada de baloncesto y tengas 10 o 70 años serás bienvenido. Y eso tiene un nombre que en la actualidad se corrompe demasiado fácilmente: deporte

phoca_thumb_l_11425246_720628774729942_2760231800294403189_n