vassilis-spanoulis-olympiacos-piraeus-eb15

El último Top 16 de la Euroliga promete dejar emociones fuertes y espectáculo a partes iguales. Es difícil encontrar en anteriores ediciones grupos tan reñidos y de pronóstico tan incierto como en la actual edición. Especialmente entretenido se presenta el grupo F, integrado por Olympiacos, Brose Baskets, Zalgiris, Real Madrid, Khimki, Barcelona, CSKA y Baskonia; donde coinciden cinco equipos con claro potencial de Final Four para tan sólo cuatro plazas.

Los tres equipos españoles afrontan una segunda fase muy complicada, en la que cualquier victoria fuera de casa tendrá el doble de valor que años anteriores. En este grupo además se citan cuatro equipos (Real Madrid, Barcelona, CSKA y Olympiakos) que han sido los grandes dominadores de la Final Four en los últimos años. Concretamente los helenos se han llevado tres de las últimas cinco Euroligas, mientras los blancos, actuales campeones; han disputado las últimas tres finales.

El conjunto de Pablo Laso llega tras pasar una agónica Fase Regular en la que estuvieron con el agua al cuello la mayor parte de las jornadas. El arranque de la segunda fase con victoria agónica (82-79) contra el Bamberg no ha servido para mejorar las sensaciones. Sin embargo las buenas noticias en este costoso arranque llegan con el retorno de K.C. Rivers y la recuperación de la mejor versión de Sergio Rodríguez y Llull, quienes ahora mismo son el gran motor del equipo ante la lesión de Rudy. Pero los vigentes campeones siguen sufriendo cuando los porcentajes de tiro exterior no son buenos. La pareja Ayón-Felipe Reyes será clave para evitar que se repitan complicaciones.

Olympiakos como actual subcampeón ya ha empezado a mostrar lo difícil que será asaltar el infierno griego. En la primera jornada el Barcelona ya ha probado el calor del pabellón de la Paz y la Amistad (74-62) y el poderío atlético de los atenienses. El talento del dúo Spanoulis-Printezis unido al trío interior, formado por Othello Hunter, Nikola Milutinov y Shaw James; son las mejores bazas del equipo entrenado por Giannis Sfairopoulos. En contra de sus aspiraciones se encuentra la dependencia de su líder Spanoulis y la falta de regularidad cuando salen de El Pireo.

Para los de Xavi Pascual este Top 16 es la verdadera prueba del algodón para comprobar definitivamente si están rehabilitados para competir con sus socios de la aristocracia europea tras la decepción de la temporada pasada. De momento la primera jornada se ha saldado con derrota ante su bestia negra, aunque su victoria liguera a domicilio ante el Real Madrid tan sólo 48 antes ha aumentado su crédito. Para el Barça todo pasa por hacer del Palau un fortín y empezar a ser realmente competitivo fuera de casa.

Este año los azulgrana con los fichajes de Pau Ribas y Arroyo han ganado anotación y solidez, mientras que su juego interior con la clase de Tomic y el trabajo de Lawal y Samuels garantiza la intensidad defensiva que faltó el año pasado. En contra las dudas que se presenta su juego lejos de su feudo, como lo atestigua sus derrotas en el OAKA o en la pista del Lokomotiv Kuban en la primera fase.

CSKA parte con la etiqueta de tener la plantilla más lujosa y completa de la competición, de hecho es misión imposible averiguarle a Dimitris Itoudis un quinteto titular tipo al contar con tantos jugadores de calidad. Su rotación exterior liderada por De Colo y Teodosic sólo admite comparación con el Real Madrid, pero no es menos cierto que los moscovitas son el equipo con más presión de la competición puesto que acumulan ya cinco años sin estar en la final de la Euroliga, a pesar de tener un presupuesto de 44 millones de euros.alexey-shved-khimki-moscow-region-eb15

Y buena prueba de la dureza de este grupo lo demuestra la victoria del Khimki, sobre la bocina, en la jornada inaugural precisamente contra el CSKA. El conjunto de Rimas Kurtinaitis ha hecho una plantilla para luchar por la corona europea al retener a Tyrese Rice y traer de vuelta de la NBA a Alexey Shved que está promediando 15,7 puntos y 3,8 rebotes por noche. Es el gran referente ofensivo de una completa plantilla que redondea el ex Barça Marko Todorovic. Sólo el exceso de juventud y de presión por llegar a la Final Four pueden volverse en contra del cuadro ruso.

Los tapados y cenicientas del grupo

El Laboral Kutxa será un rival muy duro de roer en el Buesa Arena, pero la gran duda es si podrá aguantar la batalla física a plantillas más profundas y diseñadas para ganar todas las competiciones. Este año la gran diferencia es que los vitorianos cuentan con un entrenador como Velimir Perasovic que ya ha infundido su carácter al equipo. Su primera unidad es de garantías y más con la presencia del griego Bourousis como garantía en el juego interior. El ex del Madrid está dejando 15 puntos y 9,6 rebotes por noche. Su contundente victoria en la pista del Zalgiris (68-89) hacen presagiar que los baskonistas pueden ser uno de los tapados del grupo. Todo lo contrario que el Zalgiris que parte con muchas menos opciones.darius-adams-laboral-kutxa-vitoria-gasteiz-eb15

Con las referencias de Jankunas y Vouglioukas los lituanos puede hacer daño a cualquiera, tal y como lo certifica su victoria en la fase regular en el Palau Blaugrana, pero también es cierto que los de Gintaras Kaprikas han cumplido con el objetivo mínimo que se marcaron al arrancar la competición. Un equipo rocoso y al mismo tiempo imprevisible fuera de casa.

Un caso similar es el de Brose Baskets Bamberg para el cual estar en el Top 16 es un éxito completo. El equipo dirigido por Andrea Trinchieri es la cenicienta pero sacar la victoria en suelo alemán no será nada asequible dado su carácter y capacidad competitiva. En su debe está la falta de experiencia y jugadores de referencia para afrontar estas lides.

Unicaja buscará el Top 8 frente a la amenaza turca

El conjunto malagueño buscará resacirse del mal resultado que obtuvo el año pasado en el Top 16 y aprovechar el hecho de haber esquivado el grupo de la muerte. Los de Joan Plaza con una buena primera fase (7-3) tratarán de volver a hacer el factor Carpena para cimentar sus opciones de clasificación. De hecho su triunfo en la primera jornada (70-62) contra el Darussafaka es la mejor forma de iniciar el camino. El rigor defensivo y el rebote ofensivo son las mejores armas para llegar a un Top 8 más caro que nunca.stefan-markovic-unicaja-malaga-eb15-6i85kj4ql6lqnha9

Para el Dogus Darussafaka es su debut en la Euroliga y, por extensión, en el Top 16. Pero no es un simple novato ya que los turcos han tirado de talonario este verano para llevar a sus filas primeras espadas. Se espera que mejoren su primera fase (4-6) en la que apearon al Maccabi para que su proyecto no empiece a parecer lleno de prisas y sin cimientos.

Pero el principal favorito de este grupo no es otro que el Fenerbahçe de Obradovic que ha dominado con suficiencia la primera fase para acabar líder (8-2) en un grupo tremendamente complicado. La presencia la temporada pasada en la Final Four es sólo la primera piedra de lo que debe de ser un majestuoso edificio. Ver a Datome de sexto hombre o al gladiador Pero Antic saliendo desde el banquillo da para hacerse una idea de la plantilla del conjunto otomano. La pareja interior Vesely-Udoh y la energía de Kalinic completan un bloque de ensueño.

El tercer equipo turco en el grupo E es el Anadolu Efes del incombustible Dusan Ivkovic. En el segundo año del técnico balcánico al frente del equipo se espera dar un paso adelante en Euroliga. La temporada pasada un flojo Top 16 les costó medirse en cuartos al Real Madrid. Tienen plantilla de sobra para dar el ‘do de pecho’ pero en la fase regular no han estado a un nivel muy alto (6-4). Si se conjuntan puede ser temibles, pero si sólo consiguien ser un cúmulo de estrellas se volverán a repetir capítulos de sufrimiento.

Y uno de los que intentará volver a luchar por la Final Four es Panathinaikos. Desde 2011 los ‘verdes’ no pisan una fase final y cada vez que superado al Top 16 lo han hecho dando la sensación de que en el cruce de cuartos estaba su techo. Para romper esa barrera llegó Djordevic, aunque la fase regular no invita a disparar el optimismo (6-4) con sonoras derrotas. La ventaja para los del ‘trébol’ es que este año Diamantidis tiene un recambio de garantías con Nick Calathes y cuentan con un juego interior mucho más profundo (Kuzmic, Gist y Raduljica) y un perímetro más compensado para afrontar una segunda fase larga. El problema es que se les ve un peldaño por debajo de los gigantes turcos o del propio Lokomotiv.

El Lokomotiv Kuban está siendo una soplo de aire nuevo en la aristocracia europea. En la primera fase quedaron líderes del grupo C (8-2) por delante de potencias como Barça o Panathinaikos. Su arsenal ofensivo y su poderío físico le hacen un rival extremadamente peligroso y después de ser más asiduo a la Eurocup que la Euroliga buscarán dar un salto de calidad al jugar sin nada de presión. En su contra les puede pasar factura la falta de experiencia en la súper eíte de la Euroliga. Pese a todo son claros candidatos a estar en los cruces de cuartos.

El protagonismo de la cantera balcánica

Tanto para Estrella roja como para Cedevita el objetivo europeo de la temporada se ha cumplido con creces al llegar al Top 16. No tienen ni el talonario ni las figuras que presentan sus rivales, pero su solvencia en casa y el descaro propio de la juventud son dos armas con las que no conviene confiarse. En el caso de los serbios vuelven por segundo año consecutivo a esta ronda, y tal y como sucedió el año pasado lo hacen tras pasar en un grupo muy duro.miro-bilan-cedevita-zagreb-eb15

Falta ver como responde Estrella Roja al reciente despido de Marcus Williams, uno de sus referentes ofensivos. La aportación de sus interiores Miller y Zirbes y la sobriedad de hombres como Simonovic y Lazic será más importante que nunca.

En el caso de Cedevita significará la vuelta a tierras malagueñas de Veljko Mrsic, histórico jugador del conjunto cajista en la década de los 90 y ahora al mando del conjunto croata. También se reencontrará con la parroquia del Martín Carpena el pívot Luka Zoric. El conjunto de Zagreb ha sido la mayor sorpresa en el arranque de la Euroliga y llega a la segunda fase tras dejar un balance de 4-6 y eliminar al Armani Milan. La anotación de Pullen (14,4 puntos por partido) y el dúo interior Arapovic-Bilan (15.3 puntos y 6.8 rebotes por noche) son las mejores armas de los balcánicos, para los que cada partido es un premio.