Foto: ACB Photo/ D. Grau

El límite de este equipo es el cielo”. Éstas fueron las palabras de Justin Hamilton viendo el rendimiento del equipo taronja en la primera vuelta de la competición. Pero ¿En qué momento de forma llega el Valencia Basket?

Si una cosa está clara, es la contundencia del conjunto de Pedro Martínez en cada partido que disputa, pero una Copa del Rey siendo los máximos aspirantes es una presión que hay que saber llevar.

No cabe duda de que la temporada del Valencia Basket se debe calificar cuanto menos de espectacular, consiguiendo un récord “precopero” de 19 victorias y 1 derrota. La
derrota de la que hablamos fue por 79-73 ante un Caja Laboral que está jugando un gran baloncesto.

Los de Pedro Martínez llegan en un gran estado de forma pese a las declaraciones de éste, que dijo hace unos días lo siguiente: “a la copa no llegamos en nuestro mejor momento
por la eliminación europea y por los jugadores que han salido de lesiones y que todavía no están en el nivel de forma que habían tenido antes”. Pese a las palabras del técnico valenciano es indudable el estado de forma que ha demostrado Valencia Basket durante la temporada, con jugadores como Justin Hamilton promediando casi 15 puntos por partido y cogiendo más de 5 rebotes en cada encuentro; además de contar en sus filas con jugadores como Rafa Martínez, Bojan Dubljevic, Vladimir Lucic o Fernando San Emeterio que están haciendo auténticos numerazos esta temporada., ganándole a equipos como el FC Barcelona Lassa y Real Madrid en sus respectivas casas.

Tal vez la duda que se cierne sobre este equipo venga por su situación en competición europea. Una situación complicada pese a su buen comienzo con el récord de 28 victorias seguidas tanto en España como en Europa, perdiendo su primer partido contra el Limoges. En la última jornada tan solo quedaba una opción para que el equipo valencianista se clasificara para los octavos de final, y era la derrota del Limoges frente al PAOK y la victoria del equipo español frente al Oldenburg.

El Valencia Basket ganó por 77-62 con relativa comodidad, pero el Limoges hizo muy bien sus deberes y se impuso por 79-61 a un PAOK falto de ideas en todo momento, dejando tanto al Valencia como al PAOK fuera de la competición Europea. Tras el partido, Pedro Martínez quiso dejar claro que el esfuerzo realizado por sus jugadores es innegable, el afán y el hambre de victoria son dos atributos que no se le pueden achacar al equipo y que debían levantarse del suelo cuanto antes para coger fuerzas en la competición española.

Y así fue. Pocos días después el Valencia Basket se enfrentaba al FIATC Joventut fuera de casa y era la prueba de fuego para corroborar las palabras del técnico valencianista.

Valencia Basket salió a comerse el partido, un partido duro en el que se consiguieron imponer al conjunto de Badalona por 66-73, superándolos en todos los apartados del juego a pesar del desgaste físico sufrido en competición europea (un desgaste que se notó en ciertos momentos del partido).

Dicho esto, al Valencia Basket le queda un duro fin de semana en A Coruña en una Copa del Rey que posiblemente sea una de las más disputadas de la historia de la competición, enfrentándose en su primer partido contra un Herbalife Gran Canaria que llega con un balance de 4 victorias y 1 derrota en los últimos 5 encuentros disputados. En caso de supuesta victoria tendrían un día de descanso para enfrentarse el día 20 de febrero a un inconmensurable FC Barcelona Lassa o al Dominion Bilbao Basket, llegando a encontrarse en una supuesta final ante conjuntos como Real Madrid, Rio Natura Monbús, Montakit Fuenlabrada o Laboral Kutxa.

Los taronja cuentan con la baja segura para A Coruña de Sam Van Rossom y con la duda de Vladimir Lucic a causa de una conmoción cerebral producida en el partido del pasado fin de semana contra el DKV Joventut.

Justin Hamilton

Foto: ACB Photo/ A. Martín

¿Podrán superar la eliminación europea e imponerse en la Copa del Rey? ¿Serán capaces de superar esa presión que se acuesta sobre el conjunto de Pedro Martínez?

Según afirman los jugadores del equipo, se consideran un conjunto muy completo capaz de cualquier cosa, un grupo de jugadores y amigos que por encima de presiones se dedican a pasarlo bien y a dar el 100% en cada encuentro, dejándolo claro las declaraciones del capitán Rafa Martinez: “La filosofía de Pedro Martínez está funcionando bien en un equipo con piezas cambiantes debido a que ningún jugador intenta ser la estrella. Las jugadas que hacemos no están preparadas para un jugador concreto. En partidos diferentes, diferentes jugadores son importantes y eso hace que todo el mundo esté atento”.

Visto lo visto, no podríamos hacer una apuesta por ningún equipo en concreto para la victoria en la Copa del Rey de A Coruña, pero lo que sí que está claro, es que con la actitud de los chicos de Pedro Martínez y con la calidad en las filas de dicho equipo, la diversión como espectadores está más que asegurada. Dejemos de lado focos y luces, vamos a prepararnos que esto empieza, la fiesta del baloncesto, los mejores de la Liga Endesa en un solo fin de semana por un solo puesto, y con equipos como el Valencia Basket como claros aspirantes al título.

¿Se puede pedir algo más?

Pasen y vean…