Llega el momento de la recta final del Top 16 y el margen de error queda reducido a cero especialmente para los equipos españoles. Los cuatro representantes de la Liga Endesa afrontan casi sin red su acceso a los cruces del Top 8, aunque la situación de cada uno de ellos presenta matices diferentes. La segunda vuelta europea puede marcar la temporada de Unicaja y Barcelona, ya que ambos están al borde del precipicio, mientras que Laboral Kutxa y Real Madrid tienen una red de mayor tamaño.

Ninguno de los cuatro puede dormirse en los laureles especialmente catalanes, madrileños y vascos, quienes cohabitan en un ‘grupo de la muerte’ donde cualquier tropiezo se penaliza sobremanera. Al conjunto de Xavi Pascual le toca hacer gran parte de los deberes que no supo hacer en la primera vuelta. La última victoria frente al Zalgiris de Jasikevicius les hizo recuperar parte del rumbo perdido, pero siguen expuestos a jugar bajo la presión de una final semanal.

Su pequeño aliado puede ser el calendario puesto que recibirán en el Palau al Olympiakos (con la resaca de la Copa del Rey todavía reciente), Real Madrid, CSKA y Brose Basket. Es decir, cuatro partidos como local por tres a domicilio en las pistas de Khimki, Laboral Kutxa y Kaunas. La recuperación de Arroyo también es un punto a su favor, mientras que la lesión de Lawal queda suplida por el reciente fichaje de Joey Dorsey.
Para Unicaja, el otro equipo español herido casi de muerte, no será nada sencillo evitar quedarse de nuevo en la barrera del Top 16. Los malagueños actualmente ostentan un balance de 2 victorias y 5 derrotas, lo que les sitúa a dos partidos del corte que marca la cuarta plaza. Los pupilos de Joan Plaza tienen un calendario complicado con cuatro partidos fuera del Martín Carpena en las pistas de Dogus Darussafaka, Cedevita, Anadolu Efes y Lokomotiv Kuban, por tan sólo tres en suelo andaluz contra el todopoderoso Fenerbahçe, Panathinaikos y Estrella Roja.

Oportunidad de oro de Laboral Kutxa para llegar al escalón pre Final Four

Si en el caso de Unicaja el calendario es un obstáculo más para levantar el vuelo, para el equipo dirigido por Velimir Perasovic es un aliado que le puede permitir regresar a los cuartos de final sacando los cuatro choques que afrontará en el Buesa Arena. Eso sí, los visitante son de aupa: Khimki, Barcelona, Real Madrid y, en menor medida; Zalgiris Kaunas. Los vitorianos visitarán las canchas de CSKA, en un duelo que se presume caliente tras la declaraciones de la ida del técnico moscovita Dmitris Itoudis; Olympiakos y Brose.

Por su parte, el Real Madrid también deberá de subir sus prestaciones de juego y mantener la imagen mostrada en el partido frente al Khimki. Con cuatro victorias y tres derrotas la plantilla de Pablo Laso tiene a un sólo partido el liderato, pero también tienen a la misma distancia pero por abajo a Barcelona, Olympiakos y Brose (todos ellos con tres victorias y cuatro tropiezos). En su contra está el hecho de que los blancos tienen que visitar el Palau, Atenas, Vitoria y las siempre complicadas pistas del Brose y Zalgiris. Por el momento los blancos ya han dado cuenta de lo que pueden ofrecer fuera de casa tras asaltar recientemente la pista del Khimki.