Antoine Diot

Foto: EFE

Tras la marcha de Nedovic a principio de temporada al Unicaja, y con el mercado ardiendo en la posición de base, Baskonia y Valencia Basket buscaban un “playmaker” estrella para sus respectivos equipos, capaces de llevarles a ganar títulos y, sobretodo, capaces de encajar cual piezas de puzle en el esquema de los entrenadores.

A mediados de verano comenzó a resonar el apellido Diot y el nombre Antoine. Un base experimentado en la liga francesa que venía de promediar más de 12 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes por partido en la Eurocup con el  SIG Strasbourg. Campeón de la Leaders Cup, de la Copa del Rey Francesa y llegando hasta la final de la Liga Francesa. Además, tiene en su poder con la selección de Francia el oro en el Eurobasket 2013 y el bronce en el Mundial 2014.

Desde categorías inferiores se conocía a Antoine Diot como un jugador promesa, un líder nato dentro y fuera de la pista, destacando en la posición de base por su visión de juego y su físico muy complementado con una gran coordinación. El base francés, con 17 años, maravilló a la mayoría de los ojeadores llegando a resonar como futuro jugador NBA debido a su estatura y a su fuerza mental y física. Jugador capaz de penetrar con contundencia, equilibrio, y sin miedo al tapón, con un aceptable tiro exterior y capacidad de tiro tras dribbling. Un jugador con los atributos necesarios para dar el cante en la Liga Endesa y llegar a ser uno de los más valorados tanto en competición nacional como en competiciones europeas.

Tras la firma de un contrato por dos años con el conjunto valencianista, Diot es convocado con la selección francesa y se lesiona el 1 de Septiembre del 2015. Tras esa lesión, llega la confusión en el equipo taronja. El dinero gastado en ese jugador, las esperanzas puestas en un jugador lesionado y si sería capaz de reengancharse a los planes de Pedro Martínez lo antes posible eran dudas que asaltaban a la afición y esto llevó a tensiones antes de comenzar la temporada.

Pero todas estas dudas se resolverían a finales del mes de noviembre, fecha en que Diot debuta con el equipo y declara estar muy contento de formar parte de este genial equipo y haber hecho absolutamente todo lo posible para estar a las órdenes de Pedro Martínez lo antes posible. Afirmaba el jugador que venía para hacer lo posible para ganar títulos, ya sea con el papel de anotador o de pasador y líder moral.

Estos hechos se llevaron a cabo, en unas semanas, Antoine se corroboró como un jugador clave para el conjunto valencianista, liderando tanto dentro como fuera de la pista y dejando obras maestras en forma de pases y canastas partido tras partido, promediando un espectacular 48% desde la línea de tres y un aún más increíble 62% en tiros de dos con tan solo 27 años.

Posiblemente estamos hablando de un futuro jugador NBA o de una de las venideras estrellas permanentes de la Liga Endesa, pero creo que eso es mucho hablar. Llo que sí es cierto, es que el Valencia Basket ha encontrado a un jugador de equipo, de esos que tanto hacen falta en un equipo y que a veces pasan desapercibido, pero cuya calidad y cuyo esfuerzo son tangibles en cada partido.

Un jugador del que podremos disfrutar al menos una temporada más en el Valencia Basket debido a ese contrato de dos temporadas.