Manu-Ginobili-y-Tim-Duncan-San-Antonio-Spurs-1085x641

El pasado 30 de noviembre, Kobe Bryant anunció su retirada del baloncesto profesional. A partir de ese momento, cada partido de Los Angeles Lakers se convirtió en una despedida para el ’24’, que recibió elogios de sus más acérrimos rivales y aplausos de aficionados que siempre habían silbado cada acción de la ‘Mamba Negra’ sobre una cancha de baloncesto. Uno de los mejores jugadores de la historia dijo adiós a su pasión con una emotiva carta, y culminó su retirada con un último partido majestuoso en el Staples Center, sumando 60 puntos y consiguiendo la anotación más alta de la temporada. Un colofón perfecto.

La repercusión mediática de la despedida de Kobe Bryant y cada partido adquirieron una dimensión gigantesca, propia de uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto. Sin embargo, la estrella de Los Angeles Lakers no es la única que dirá adiós a las canchas al finalizar la presente temporada. Otros jugadores con una buena trayectoria en la NBA e importantes para la mejor liga de baloncesto del mundo colgarán las zapatillas a partir del próximo mes de junio.

Cuando se habla sobre una posible retirada, todos los focos apuntan hacia el Estado de Texas y, más concretamente, hacia San Antonio. Uno de las franquicias más laureadas de la historia de la NBA cuenta actualmente con una plantilla muy veterana y con varios jugadores con opciones de retirarse, si bien todos los objetivos se centran en dos: Tim Duncan y Manu Ginóbili. Dos de las estrellas de la liga estadounidense ya estuvieron cerca de retirarse al finalizar la temporada anterior, y los dos o alguno de ellos tiene serias opciones de retirarse definitivamente del baloncesto profesional. El ala-pívot de las Islas Vírgenes es el que, teóricamente, tiene más opciones de continuar jugando un año más, si bien esta decisión podría cambiar en caso de que los Spurs conquistaran el anillo. El escolta argentino sí tiene más opciones de dejar el deporte de la canasta independientemente del resultado del equipo entrenado por Gregg Popovich. La tercera posible retirada en la franquicia texana podría ser la de Andre Miller, el jugador más veterano de la competición que podría poner el broche de oro a una trayectoria de 20 años si logra el título.

Dos retiradas que parecen seguras proceden de la Conferencia Este. En Florida, Udonis Haslem puede estar viviendo sus últimos días como jugador de Miami Heat y, por tanto, como jugador de baloncesto profesional. Al igual que Kobe Bryant, Haslem es un ‘one-club man’ y ha jugador toda su carrera para los Heat, y tras ver reducida su aportación al juego de manera drástica en las últimas temporadas, podría colgar las zapatillas al finalizar la temporada. También podría retirarse de manera definitiva Elton Brand, que pareció abandonar el baloncesto profesional al término de la temporada 2014/2015, pero decidió regresar a las canchas para aportar un grado de experiencia en la plantilla de Philadelphia 76ers.

Por último, hay varios nombres que podrían decidir su retirada al finalizar la temporada, pero aún tienen dudas sobre su decisión. Es el caso, por ejemplo, de Kirk Hinrich. Tras pasar la mayor parte de su carrera deportiva en Chicago, este ‘combo-guard’ fue traspasado a Atlanta (donde ya estuvo dos temporadas), donde está teniendo la oportunidad de disputar los Playoffs, quizá, los últimos como jugador. Hinrich está pensando sobre su futuro y puede tomar la decisión en los próximos meses. En una situación similar se encuentra Caron Butler. El alero de Wisconsin ha formado parte esta temporada de Sacramento Kings, pero ya ha declarado en diversos medios de comunicación esadounidenses que podía seguir los pasos de su amigo Kobe y retirarse definitivamente del baloncesto. Paul Pierce es otro jugador que también podrían estar planteándose su retirada, lo que supondría que otra gran estrella del baloncesto mundial dijera adiós definitivamente a este deporte.

Grandes carreras, extensas trayectorias, títulos, MVPs… la temporada 2015/2016 está repleta de récords y cifras históricas, pero también puede suponer el adiós a parte de una de las grandes generaciones de jugadores de la historia del baloncesto.