Pablo Laso

Foto: ACB Photo

SERGIO RODRÍGUEZ: No ha sido la mejor temporada del “Chacho”. Está claro que el nivel de mvp de la Euroliga  que exhibió hace un par de temporadas está ahora un poco lejos del canario. Excesivamente irregular en el tiro y la dirección, con un abuso del bote en determinados momentos, nos lleva a la irregularidad, excesivas pérdidas de balón y quizá un puntito de ansiedad en su juego, nos lleva a ésta conclusión. Pero en el caso del Chacho, hay un pero, un pero enorme, ya que como todos sabemos, es un jugador genial, y pese a todo lo enumerado es raro que en algún partido no nos deje alguna gota de esa genialidad, un pase sin mirar, un cambio de ritmo eléctrico o un triple de siete metros con el defensor mirando embobado. Es lo que tienen los genios, que te pueden seguir ganando partidos (alguno en Euroliga en el último segundo) y dar gotas de magia que ayudan al equipo a tumbar al contrario (dos triples matadores al Barcelona en el último partido del playoff) por todo ello, sin ser su mejor temporada, el Chacho sigue siendo vital para este Real Madrid campeón, y tiene toda la pinta de seguir siéndolo.

LUKA DONCIC: primera temporada completa en el equipo senior del esloveno. A sus 17 años, poca gente duda que estamos ante una futura estrella del baloncesto europeo y muy posiblemente, mundial. El canterano ha tenido minutos para demostrar que no está en el equipo por casualidad, capaz de jugar en tres posiciones distintas, con desparpajo y talento a raudales. Son casi dos metros con un físico privilegiado y un talento desbordante, que sólo necesita un ajuste en pequeños detalles, como el tiro, que sin ser malo, es una de las facetas a mejorar. Ha existido una corriente de opinión que pedía a Laso más minutos para el jovenzuelo esloveno, quizá tenían algo de razón, pero también hay que admitir que la gestión sobre la carrera de Luka está siendo impecable, todo lo que ha jugado se lo ha merecido gracias a su trabajo y talento, y se atisba como un jugador muy importante del equipo en un futuro cercano. Para la memoria quedan actuaciones para recordar, como su explosión ACB en Bilbao, su segundo cuarto antológico en Moscú (tres triples consecutivos ante el futuro campeón de Europa) y unos minutos mágicos en el tercer encuentro de la final ACB ante los blaugrana. El presente todavía no es suyo, pero el futuro, pocos dudan que es de su propiedad.

SERGIO LLULL: poco más que decir del que ahora mismo es el mejor jugador español, incluyendo a los nba. Desoyendo cantos de sirena de la liga norteamericana, el balear se ha convertido (lo era ya) en el bastión del equipo blanco. Su segundo mvp en la final ACB así lo atestigua. Una lesión a principios de temporada complicó mucho el calendario madridista, y su vuelta fue clave para lograr copa del rey y el ya mencionado título de la ACB. A sus 28 años se encuentra en un momento álgido en lo físico, técnico y moral, llamando a las puertas de lo que ya es, una leyenda madridista equiparable a los Luyk, Brabender, Corbalán, Martín, Sabonis y demás.

JAYCE CARROLL: a sus 33 años, el de Utah ha seguido demostrando que es un elemento esencial en el equipo de Laso. Sigue siendo uno de los mejores killers de europa, sus tiros de 3 tras bloqueos deberían enseñarse en clinics y entrenamientos de base, así como sus penetraciones acabadas en ya tradicionales bombitas. A su capacidad anotadora, estos años ha añadido un aumento en su trabajo defensivo, siendo habitual que se emparentase con el mejor anotador exterior e incluso con bases, tema que habla a las claras de la capacidad de sacrificio y adaptación del norteamericano, fiabilidad cien por cien, y más teniendo en cuenta que Laso lo utiliza (a veces) de una manera irregular respecto a su tiempo en cancha. A día de hoy no se entiende el Madrid de Laso sin el mormón, por ello, seguirá.

Felipe Reyes

RUDY FERNÁNDEZ: desafortunadamente, pese a terminar la temporada a un gran nivel, de nuevo las lesiones han sido protagonista en el rendimiento del balear. Tras disputar el europeo de Francia en precarias condiciones, su espalda dijo basta, y tuvo que pasar por tercera vez al quirófano, perdiéndose varios meses de competición, factor clave, que incidió en la irregular y costosa marcha del equipo en la Euroliga. Si bien regresó a tiempo para los playoffs, no fue suficiente para alcanzar otra final four. Cierto es que una vez que se puso a tono, el equipo lo agradeció en sobremanera, sobre todo en el aspecto defensivo. Su anticipación y colocación, da un aire especial a los de Laso. Ha terminado a buen nivel, y habrá que ver que hace este verano, si disputar los juegos, o descansar para afrontar con garantías la siguiente temporada, como ha insinuado en algún momento. Tener a Rudy sano para el año siguiente será clave en las aspiraciones madridistas, sobre todo las europeas.

K.C. RIVERS: quizá un pequeño “fracaso” en la gestión del equipo durante esta temporada. Su grandísima primera fase de la Euroliga en Alemania propició su repesca en el mes de enero, unido a la plaga de lesiones blanca,  y si bien tuvo algunos partidos destacados, su rendimiento fue diluyéndose como un azucarillo, y no logró recordar al de la temporada pasada que fue clave para campeonar en Euroliga. No ayudó tampoco su condición de extracomunitario, quedando relegado de muchos partidos y fuera de la lista de los playoffs ACB. Ya desvinculado del Madrid, le seguiremos viendo por Europa, y disfrutando de su calidad.

JONAS MACIULIS: el internacional lituano es otro de los jugadores de intendencia básicos para Pablo Laso, con una misión netamente defensiva, es un jugador que siempre cumple en ese apartado y lo deja todo atrás, si bien quizá, su temporada en ataque y de cara al aro no ha sido muy afortunada. Siendo titular con mucha frecuencia, quizá es de recibo pedirle para un futuro una mayor consistencia en ataque, algo que él mismo ha refrendado una vez que se hizo pública su renovación. Sobre su implicación y trabajo, no hay ninguna duda.

JEFF TAYLOR: complicado debut europeo para el sueco, tras su paso por la NBA. Había grandes expectativas en este jugador, que decían se adaptaba a la perfección al estilo de juego madridista, sin ser especialista en nada, aportaba un poco de todo, y si bien  pese a una lesión en pretemporada, tuvo unos partidos de debut ilusionantes, a mediados de temporada se hundió en la mediocridad más absoluta, siendo varios los partidos donde ni siquiera puso un pié en la cancha. Problemas ofensivos, errático en el tiro, a destiempo en defensa (muchas personales tontas), fue señalado como uno de los culpables del mal recorrido blanco por la Euroliga. Sin embargo, ha sido en estos dos últimos meses cuando Laso volvió a contar con él, si bien es cierto que como especialista defensivo, emparejándole muchas veces con el base rival (bonito duelo en la final contra Satoransky), y cumpliendo sobradamente, dejando la duda en muchos aficionados si no sería adecuado seguir contando con un jugador de un físico privilegiado una vez adaptado al baloncesto europeo.

FELIPE REYES: el capitán. Incombustible. A sus 36 años sigue garantizando liderazgo, rebote y bregarse con quién sea debajo del aro. Gran gestión de su carrera en la madurez, tanto para Laso como para él mismo. Quizá ya no es un pivot top europeo, pero toda una garantía debajo de los dos aros. Lo seguiremos disfrutando de blanco.

134495_8_150446_8

ANDRÉS NOCIONI: campeón olímpico, campeón de Euroliga, 8 años en la NBA con grandes contratos, y sigue teniendo ese hambre de ganar y ese carácter ganador que contagia a todo el grupo a sus 37 palos. Ya no juega mucho, pero siempre que lo hace, aporta. Seguirá en el club, con un papel secundario, pero seguro que en los momentos calientes allí estará. Porque es necesario, porque es algo de lo que adolecía éste equipo y el Chapu lo tiene a espuertas: carácter.

TREY THOMPKINS:  muchísimas expectativas existían sobre este jugador, tras pelearse el Madrid con media Europa para ficharlo el verano pasado. Uno de los mejores anotadores de la Euroliga pasada, tuvo un comienzo desolador. Si bien anotaba de fuera con facilidad, en defensa exhibía unas carencias enormes de fundamentos y actitud. A mitad de temporada dejó de contar para Laso, siendo varios los partidos en que ni fue convocado. La palabra fracaso y el dedo inquisidor lo señalaban.

Pero cuando nadie daba un duro por él, Laso volvió a confiar en el norteamericano. Una actuación antológica en el Palau hizo volver a creer a aficionados y técnicos que podía aportar y mucho a los blancos. Un mejor trabajo defensivo, sin llegar a ser excelso, y pisar más la zona en ataque (su juego de pies es excelso) nos hizo ver a rachas a ese jugador que vino con la vitola de estrella. Su final ha sido buena, anotando con asiduidad, y con contrato en vigor, puede ser una de las sensaciones del Madrid la temporada que viene.

MAURICE N’DOUR:  el africano fue fichado por la plaga de lesiones a mitad de temporada. Dispuso de pocos minutos, dando la sensación de no tener nivel para jugar en el Real Madrid. Tal como llegó, desapareció. No seguirá.

GUSTAVO AYÓN:  ríos de tinta corren estos días sobre la renovación o no del mexicano. Quizá ahora mismo es uno de los pivots top-5 de Europa y sabido es que el Madrid le ha propuesto renovar con un aumento muy considerable del salario. Jugador fundamental para los esquemas de Laso, su bache a mitad de temporada se notó demasiado en Euroliga, con especial mención al Playoff contra el Ulker Estambul, donde se vió superado por las torres turcas. Sin embargo ha terminado la temporada de una manera sublime, recordando al jugador que fue mvp de la copa del rey y dominando en la liga ACB. De su renovación o no depende mucho el proyecto de Pablo Laso para la temporada que viene.

WILLY HERNÁNGOMEZ: temporada con más oscuros que claros para el canterano. Quizá injustamente señalado por Laso en ciertos “castigos” por fallos defensivos, pero demostrando en ataque que es un jugador muy válido, si bien con hechuras de no estar todavía completamente formado a nivel técnico y táctico. Ha pasado de no ser convocado, a terminar la temporada en playoffs con cierta regularidad, siendo el suplente de Ayón. Pese a eso, no seguirá y dará el salto a la NBA. Muchos opinan que no está todavía preparado, entre ellos, el firmante de estas líneas.

AGUGUSTO CÉSAR LIMA: otro fichaje a mitad de temporada buscando el físico y la defensa que la ausencia de Slaugther  dejó en el team madridista. Pero ha resultado para mi entender, otro fiasco. Si bien como todos sabemos, es capaz de jugar encima del aro  y tiene un físico privilegiado, técnica, táctica y mentalmente, el Real Madrid es un club que le viene grande, no da el nivel. El resultado fue que quedó fuera para la lista de los playoffs de la ACB. No seguirá.