Pese a que todavía quedan muchos meses para la llegada del draft 2017, ya se está hablando largo y tendido de la cantidad de jugadores de calidad y posibles estrellas que aterrizarán en la NBA ese día. Los expertos en High School y NCAA llevan tiempo advirtiendo que la class que debuta esta temporada en la liga universitaria americana es una de las hornadas más talentosas de los últimos años (sí hemos oído esto ya muchas veces, pero cuando el hype suena, agua lleva), y las predicciones actuales situarían a unos ocho o nueve “freshmen” (jugadores de primer año en NCAA) en el top 10 del próximo draft. Ahí es nada.

De entre toda esa cantidad de promesas, destaca este año la profundidad de la posición de base, uno de los puestos más colmados de talento en la NBA (sino el que más) que presumiblemente se asegurará con estos jugadores una renovación de muchos quilates a medio y largo plazo.

Todo apunta a que serán cinco los playmakers candidatos a situarse en la zona noble de este draft y, quién sabe, tomar las riendas de la NBA en el futuro. Tenemos desde potenciales jugador franquicia (Markell Fultz), hasta la clásica e intrigante promesa internacional que deslumbró en categorías inferiores (Frank Ntilikina).

A continuación, os presentamos a estos jugadores con una pequeña reseña para que quien quiera pueda seguirles la pista y ver cómo evolucionan de cara a su futura llegada a la élite.

 

Markelle Fultz (NCAA, Washington)

Fuente: NY Daily News

Fuente: NY Daily News

Fultz es ahora mismo un serio candidato al top 3 del draft, pero hace dos años ni siquiera jugaba en la principal competición de instituto. Este tipo de irrupciones son muy poco habituales en el baloncesto formativo americano, por lo que dice mucho de la capacidad de trabajo y desarrollo del jugador de la Universidad de Washington.

Este verano maravilló a todos y terminó por dar su golpe sobre la mesa en el Mundial U18, donde fue nombrado MVP del torneo promediando 13.8 puntos, 5.2 asistencias y 3.2 robos, incluyendo una exhibición en la final donde mostró un gran liderazgo en momentos difíciles.

Lo que hace especial a Fultz es que prácticamente no tiene puntos débiles en su juego. Es cierto que hay muchas facetas en las que tiene bastante margen de desarrollo y que no están al más alto nivel (especialmente en el tiro), pero no hay ninguna vulnerabilidad que esté por debajo de la media para un base top de su edad.

Ofensivamente domina la generación de juego a todos sus niveles. Puede aprovechar ventajas en transición o a media pista para sus compañeros gracias a su gran lectura de juego y ejecución de pase. Su sólido manejo de balón le permite ser capaz de crearse oportunidades para sí mismo, con una amplia variedad de recursos para finalizar. El rango de tiro era quizá lo que más preocupaba, pero se ha visto una sólida mejora (33% en triples en el torneo U18) y con su buena mecánica todo apunta a que seguirá progresando.

Por otro lado, defensivamente Fultz tiene un potencial igual o incluso mayor que en ataque. Su físico imponente para la posición (1,95 metros de altura y larguísimos brazos en una envergadura de 2,05) pone en problemas a cualquier base rival, a lo cual se le suma una buena disciplina defensiva y manos rápidas.

En definitiva, Fultz es el base más completo que se ha visto en muchos años a estos niveles, pero lo que nos falta por comprobar es cuántos de sus recursos se transformarán en élite cuando llegue el momento de dar el salto.

 

Dennis Smith Jr. (NCAA, North Carolina State)

Fuente: Sports Ilustrated

Fuente: Sports Ilustrated

Si tu debilidad como aficionado son los bases explosivos al estilo Westbrook o Derrick Rose en sus primeros años, deberías estar deseando ver jugar a Dennis Smith Jr., uno de los jugadores de esta class que más expectación ha creado en los últimos años con sus crossovers y mates al más puro estilo Steve Francis.

Aunque es un jugador aún con mucho por pulir, a nivel atlético Smith está ya en la misma liga que los referentes citados, siendo capaz de desbordar a los rivales con su velocidad (con la ayuda de un excelente manejo de balón) y jugar por encima del aro con una facilidad pasmosa. Hace poco más de un año sufrió la temida rotura del ligamento anterior de su rodilla izquierda, lo cual puso una interrogación sobre este apartado de su juego, pero recientemente volvió en el campus Adidas Nation y sus sensaciones son de recuperación total, al menos de momento.

Tiene una mentalidad de “killer” y le gusta tener el balón en sus manos para crearse sus propios tiros, teniendo ya los recursos necesarios para hacerlo en cuanto a fundamentos. Sin embargo, es un base al que le caracteriza su energía y el instinto a la hora de tomar decisiones, y como suele ocurrir en los bases jóvenes esto es un arma de doble filo que también suele penalizar bastante hasta que maduran su juego.

El asterisco principal está en su rango de tiro, el cual todavía genera muchas dudas en el triple, aunque ha mostrado cierta fiabilidad en la media distancia. También su defensa es algo intermitente, pero es bastante corregible con el tiempo ya que lo tiene todo a nivel físico para ser un gran stopper en el futuro.

Si en su temporada con North Carolina State demuestra progreso en el tiro y su porcentaje de tres es aceptable, no sería de extrañar verlo en el top 3 de este draft. En caso de que esto no ocurriera, sería difícil verlo salir del top 10 ya que sus condiciones son tan extraordinarias que podría llegar a ser un jugador con impacto sin una gran fiabilidad en la larga distancia.

 

Frank Ntilikina (Francia, Strasbourg)

frank ntilikina

Fuente: FIBA

Otro de esos prometedores y precoces jóvenes europeos que siempre llenan de excitación a los scouts de la NBA. Nacido en Bélgica y con nacionalidad francesa, empezó a deslumbrar en el Europeo U18 de 2015, donde ya dejó detalles y atrajo a muchos ojeadores. En diciembre 2015 firmaba por el Strasbourg y pasaba a competir en la primera liga francesa y tener minutos en Euroleague y Eurocup sin haber cumplido aún los 18 años. De momento ha tenido una presencia en estas competiciones profesionales bastante anecdótica, pero se espera que se incremente este año.

Se trata de un base alto y con gran presencia (1,94 metros) que tiene como principal punto fuerte su gran visión de juego, que explota como un auténtico maestro jugando bloqueos directos y contraataques. Su físico y capacidad atlética brillan especialmente en el apartado defensivo, donde puede hacer frente con suma fiabilidad tanto a bases como escoltas, cambiar en cualquier bloqueo y asfixiar en la presión del balón a su defensor si es necesario.

Su tiro parece haber dado signos de mejora en catch and shot desde la línea de tres, pero aún le queda por pulir muchos recursos como el tiro tras bote o la finalización cerca del aro, donde su falta de músculo de momento le está pesando.

Siendo un perro de presa atrás, dominando el pick and roll y la transición en ataque siempre tendrá un hueco de nicho en la mejor liga del mundo, pero para dar el siguiente paso Ntilikina tiene que pulir todavía su propia generación de puntos. Margen para mejorarlo tiene de sobra, y con sus condiciones cualquier signo de progreso le podrá valer subir posiciones en el draft, donde previsiblemente estará en el top 10.

 

Lonzo Ball (NCAA, UCLA)

Fuente: USA Today

Fuente: USA Today

Lonzo Ball viene de dominar el High School americano junto a sus dos hermanos LaMelo y LiAngelo en Chino Hills, siendo el equipo número uno del país y dando un espectáculo que ha levantado muchísimas expectativas.

Desde pases de quaterback hasta tiros desde casi medio campo al más puro estilo Curry, Lonzo Ball se atreve con prácticamente todo. Su talento natural es el arquetipo del que posee ese clásico genio dotado de una gran creatividad y capaz de lo mejor, pero inconsistente y falto de orden.

Su visión de juego mezcla la imaginación y la ejecución sobresaliente para ser un generador de ventajas a todos los niveles en la pista. Como ejecutor está algo más verde que como pasador, pero aún así siempre se tiene la sensación de que es capaz de todo. Defensivamente le faltan dominar conceptos y entender la defensa como un todo global, pero es capaz de forzar robos y pérdidas gracias a su instinto.

¿Será capaz Ball de asentar su juego y mejorar su toma de decisiones y selección de tiro? En esa pregunta reside en gran parte su futuro como jugador y en el próximo draft. También en su lanzamiento en suspensión hay algún asterisco, ya que pese haber sido más o menos eficiente en todas las distancias, su extraña mecánica deja dudas a los expertos de su adaptación a la élite en este sentido.

Al no ser un atleta top (aunque sí en la media y con 1,98 de altura, nada menos), su stock en este draft está más bajo de momento que el de los otros tres jugadores anteriores. Pero no hay que perderle de vista, ya que Ball tiene algo único dentro que si crece y explota puede situarle en lo más alto.

 

De’Aaron Fox (Kentucky, NCAA)

Fuente: 247 Sports

Fuente: 247 Sports

Acabamos con un jugador que es ahora mismo el mejor defensor de esta lista (aunque quizá no el que más potencial tiene para desarrollar en el futuro), cuyas principales armas son su presencia física (1,93 y buena capacidad atlética) una intensidad por encima de la media, agilidad de movimientos laterales y manos rápidas que estarían preparadas para hacer mucho daño a nivel profesional desde ya.

Es el clásico ejemplo de base defensivo y distribuidor en ataque, donde su combinación de velocidad, capacidad física, manejo de balón élite y gran visión de juego le convierten en una amenaza constante de cara a generar para sus compañeros. Sin embargo, a media pista sufre para anotar, y si bien tiene los recursos para generarse sus propios tiros, no es fiable finalizando ni cerca del aro ni en tiro en suspensión.

Esta descripción encaja perfectamente en bases que actualmente tienen su hueco en la liga como Elfrid Payton o Ricky Rubio, los cuales son un ejemplo de que tanto sus virtudes como sus defectos conviven en la pista y no es fácil encontrar un sistema de juego donde esconder las segundas en favor de las primeras.

No obstante, la mecánica de tiro de Fox es buena y muchos scouts defienden que puede adquirir un lanzamiento decente aunque sea en catch and shoot. Está por ver, pero pase lo que pase es difícil que lo veamos caer del top 15, ya que las cualidades que posee actualmente le hacen como mínimo un fiable jugador de rol.