fbpx
Connect with us

Actualidad

Andrea Bargnani: radiografía a un genio incomprendido

cristiangilfuentes@gmail.com'

Publicado

el

¿Qué es el talento? El talento en sí mismo es un pequeño matiz, una cualidad humana que permite distinguir a los hombres comunes de los artistas o genios a ojos de los demás, algo que convierte en únicos a especímenes como, por ejemplo, Leonardo Da Vinci o Miguel Ángel. Ambos nacieron y se convirtieron en leyendas siendo exponentes máximos del Renacimiento, un movimiento artístico que nació en Italia y que cambiaría, en muchos sentidos, la historia de la humanidad en una época de florecimiento en el pensamiento.

No obstante, existe también otra categoría dentro de esa amalgama de virtuosos que se conoce comúnmente bajo el sobrenombre de “genios incomprendidos”. Este grupo de virtuosos son aquellos que no cuentan con una amplia mayoría de apoyo a la hora de catalogarles como maestros dentro de sus respectivos campos, aunque siempre encuentran el cobijo necesario en un conjunto reducido de aduladores que continúan creyendo en ellos.

En ese sentido, Andrea Bargnani (Roma, 26 de octubre de 1985) podría caber dentro de esa comunidad de personas que no terminan de encontrar la aprobación completa y absoluta, que quedan apartados en ese pequeño hueco entre los artistas y las personas de a pie, pues el italiano tiene un talento que muchos no saben o no quieren entender.

Treviso vio nacer a “Il Mago”

La aparición de Bargnani en el mundo profesional no fue casualidad. Siendo aún imberbe ya era un anotador compulsivo que se movía como un alero en un cuerpo de pívot, un perfil futurista a ojos del mundo cuando apenas rozaba los veinte años de edad. Los puntos se le caían de las manos y ya tenía alma de killer, cuestiones que no pasaron desapercibidas para una NBA que empezaba a mirar más allá de sus fronteras. Andrea era un chiquillo que empezaba a jugar como un hombre, y la Benetton de Treviso, equipo donde comenzó a explotar, sabía que tenía un diamante, algo se evidenciaba temporada tras temporada cuando los números y la importancia del chico crecían exponencialmente a un ritmo más que interesante.

De esa manera, Bargnani cruzaría el océano y se convertiría en el primer europeo en ser número 1 del Draft. Aquella noche del 28 de junio de 2006, Andrea pasaría a la historia de la mejor liga del mundo cuando Bryan Colangelo, general manager de los Raptors, apostó su primera elección en un italiano que se había formado fuera de Estados Unidos. La vida de Bargnani cambió de forma indudable en apenas tres años y su nombre ya estaba en boca de todos con la presión que eso conlleva, pero a pesar de tener que empezar de cero, otra vez, la personalidad y la seguridad del pívot serían su caballo de batalla en la adaptación a un nuevo mundo que se abría ante sus ojos para hacer de su experiencia más llevadera. Tenía que creer en sí mismo.

Andrea Bargnani

Foto: Chris Humphreys / USA Today Sports

Parque Jurásico a lo Spaghetti Western

La realidad es que la carrera del italiano en la mejor liga del mundo no ha estado nada mal, consiguiendo instalarse dentro de un statu quo más o menos importante en cuanto a salario se refiere. Bargnani nunca fue all-star ni tampoco optó a premios individuales o colectivos, pero fue capaz de ser pieza clave dentro de unos Toronto Raptors que quisieron darle las llaves de la nave y que confiaron en él. Andrea se ganó cada dólar con su talento, más o menos justificado, probablemente, pero siempre con su calidad como principal aval.

Su juego fue avanzando y su importancia dentro de la plantilla aumentó, aunque el equipo se desmoronaría. La marcha de Chris Bosh rumbo a Miami evidenció un paseo por el desierto para la franquicia canadiense en el que el transalpino destacaría en la parcela individual sin estar rodeado de la compañía precisa para ganar o competir en Playoffs.

Para colmo de males, las lesiones empezaron a ser un quebradero de cabeza y el transalpino perdió continuidad, aunque sus números no se resintieron de primeras. La verdadera duda que empezó a resquebrajar la idea de jugador que se tenía sobre él era su capacidad defensiva y su implicación en dicho apartado, algo que le hizo perder valor mercantil, y los propios directivos de los Raptors también lo entendieron de esa manera.

“Una tomadura de pelo”

Su traspaso a unos Knicks a la deriva fue un detonante que en su interior terminaría por hundirle. La desidia se hizo fuerte en la mente del italiano, parecía que sólo jugaba por dinero y poco más, que había perdido el hambre y las ganas por demostrar que tenía más que ofrecer. Las críticas de la feroz afición neoyorquina se lo merendaron sin compasión y Bargnani comenzó a vagar por la cancha como un fantasma sin más sentido que el de un trabajo cumplido con el mínimo esfuerzo y unos números ni fríos ni calientes. Fueron tiempos de zozobra, de esconderse, de vivir en la sombra y de un conformismo desmesurado.

Pese a todo, lo que de verdad terminó por enterrarle fue aquella frase lapidaria de Phil Jackson: “Andrea Bargnani fue y sigue siendo una tomadura de pelo”. El Maestro Zen destacó la apatía de su pívot y su poca implicación en el equipo, dejando claro que los días del romano estaban contados en la franquicia que ya dirigía el ex de Lakers y Bulls.

Un último intento en Brooklyn Nets llevó a Bargnani a continuar su carrera en Estados Unidos, pero la realidad es que cayó en un equipo roto y sin objetivos. Las lesiones y el estado maltrecho de la franquicia consiguieron que nunca pudiera recuperar la ilusión por jugar. En la NBA nadie le quería y pocos se iban a atrever a contratarle; sus días estaban contados.

El desahucio parecía evidente y el olvido una inyección letal. Nueve temporadas después y diez años más tarde de aterrizar como flamante número 1 del Draft, la tendencia que llevaba el transalpino era de alguien abocado a lo más hondo de un banquillo.

El galáctico de Querejeta

Europa se preparaba para un cambio gracias al nuevo formato de Euroliga y los equipos participantes habían mejorado sus pretensiones económicas para poder ser competitivos. Por ello, Josean Querejeta quería dar un golpe de efecto tras la marcha de Bourousis a Grecia y el nombre de Bargnani apareció sobre su mesa. El mandatario vitoriano es un hombre convincente y atrevido, capaz de ganar cualquier negociación y en el caso del italiano no iba a ser diferente, terminando por cerrar la operación satisfactoriamente. Bargnani llegaría a Vitoria y la noticia fue recibida como una bomba de tal expansión que en pocas horas había recorrido toda Europa.

Querejeta había vuelto a darle al transalpino una oportunidad, le estaba diciendo claramente que creía en él y en su talento, que podía empezar de cero en un equipo fuerte y donde iban a hacer lo necesario para que volviese a ser él mismo. De esa forma, Andrea prefirió sentirse cómodo y querido antes que los ceros en la cuenta corriente; la idea era competir, ganar partidos, y así el dinero pareció quedar aparcado en un segundo plano, con la premisa de demostrar que no estaba acabado como jugador de baloncesto, ni mucho menos.

Andrea Bargnani

Foto: Saski Baskonia

Los peros le siguen acompañando

Desde el primer momento Bargnani se ha readaptado bien al baloncesto europeo y se le ha visto cómodo en muchos momentos durante los partidos. Sus números son más que aceptables y cuando calienta la muñeca los defensores tienen que sudar la gota gorda para frenarle. Además, no tiene todo el peso del equipo sobre sus hombres ya que comparte cancha con hombres como Larkin, Hanga o Shengelia, repartiendo el protagonismo ofensivo para crear distintas situaciones que hagan de este Baskonia un equipo peligroso.

No obstante, los fantasmas siguen apareciendo. Las lesiones y las dudas sobre su compromiso defensivo están empañando su vuelta al Viejo Continente. Los problemas físicos no le dejan tener continuidad y la afición baskonista, una de las más entendidas, le achacan que le falta de sangre a la hora de proteger su propia canasta, una cuestión que el propio Sito Alonso dejaba claro en unas declaraciones: “Andrea tiene que dar un paso adelante porque es el jugador más importante de la plantilla”, señalaba sin tapujos el técnico.

Asimismo, una pregunta de un periodista en una comparecencia antes de empezar la pretemporada sobre su defensa y capacidad reboteadora consiguió una respuesta en la que el italiano se defendía en un tono que mostraba hartazgo y rechazo a la crítica. Sin embargo, los datos son elocuentes: en ocho partidos en ACB promedia tres rebotes por partido y acumula tan solo tres capturas en el ataque. En Euroliga sus números no son mejores: 2’7 rechaces por noche.

De profesión, incomprendido

Quien pensase que Bargnani iba a cambiar su forma de jugar por regresar a Europa estaba equivocado. El internacional transalpino nunca ha tenido una gran capacidad reboteadora ni tampoco ha sido un correcto defensor. Lo cierto es que en muchas ocasiones puede considerársele un jugador un tanto egoísta en ese sentido, que se guarda las fuerzas para el ataque, pero no estamos descubriendo nada nuevo con esto. Cuando cualquier club quiere fichar a Bargnani sabe perfectamente quién es y a lo que juega, sólo hay que comprender su manera de entender el baloncesto y sus cualidades para el mismo.

La paciencia debe ser la clave en la relación Baskonia – Bargnani, y Sito Alonso es uno de los primeros que se ha dado cuenta de cómo es el italiano. Andrea necesita confianza, sentirse a gusto y que los entrenadores le dejan ser él mismo sobre la pista. Hasta el momento, sólo la falta de continuidad por las lesiones están consiguiendo frenar el ímpetu de un jugador que está dispuesto a volver a ser el que era ayudando a su equipo a ganar.

Lo que está claro es que Bargnani necesita anotar, necesita hacer sus puntos en ataque para que, cuando le toque defender, pueda dar un poco más. Un mantra que lleva consigo desde hace tiempo y no necesita más que comprensión. El día que el italiano deje atrás las lesiones y pueda centrarse en el juego, los baskonistas lo disfrutarán y entenderán lo especial que puede llegar a ser sin ser el mejor defensor del mundo.

Respetablemente, no todos los aficionados disfrutan este tipo de jugadores, pero es posible que haya que disfrutarles y quererles en su justa medida. Bargnani es un incomprendido, pero su talento es tan desbordante que habría que sacar la vez para recoger todo el que le sobra.

Cuestión de gustos.

Andrea Bargnani

Foto: Saski Baskonia

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Actualidad

La Bomba Navarro, ahora en formato audiovisual

Publicado

el

Hay jugadores que marcan una era, eso es innegable. Shaquille O’Neal, Kobe Bryant, LeBron James o Karl Malone serán recordados hasta por aquellos para los que el baloncesto solo es un deporte más. Hay otros que van un paso más allá y ya han escrito su nombre en la historia. Michael Jordan es, sin lugar a dudas, el hombre que lidera este segundo grupo de jugadores. Su trayectoria ha sido tan espectacular, que para muchos es el mejor jugador que la NBA tendrá nunca. Su leyenda es tal, que se ha convertido en el protagonista de videojuegos, libros o cómics y se han hecho infinidad de documentales sobre él, el último de ellos se espera para 2020 y ahondará no solo en su carrera deportiva sino en la vida personal del jugador, en el ámbito más íntimo de una estrella conocida en todo el planeta. “The Last Dance”, apuntaros el título porque esta producción de ESPN dará mucho de qué hablar el próximo año.

En el caso del baloncesto español es más complicado encontrar jugadores que se engloben en este segundo grupo, pero sí que contamos con deportistas que marcaron toda una época en este deporte. Uno de ellos es Juan Carlos Navarro, a quien su equipo de toda la vida acaba de homenajear con un documental sobre toda su carrera deportiva bajo el título de “Es la bomba”.

Navarro comenzó dando sus primeros pases en la cantera del FC Barcelona de baloncesto para dar el salto al primer equipo de la ACB en 1998. Fue precisamente durante su paso por las categorías inferiores cuando se ganó el apodo de “La bomba”, gracias a su capacidad de cambiar la ruta del partido con tiros lejanos. Conocido ahora como Barça Lassa y situado entre los favoritos para hacerse con el título según medios especializados como Oddschecker, el equipo lo vio crecer como jugador durante 10 temporadas en las que coincidió con otro grande del baloncesto español, Pau Gasol. Fue precisamente el de Sant Boi el que lo animó a dar el salto a la NBA y en la temporada 2007-2008 Navarro pasó a formar parte de los Memphis Grizzlies, el mismo equipo en el que militaba Gasol. Fue una decisión muy comentada en su día, puesto que el experto en triples contrajo una deuda millonaria con el FC Barcelona para poder marcharse a la liga americana, lo que lo convirtió en uno de los jugadores peor pagados de la NBA. No obstante, la estancia de Navarro al otro lado del charco no fue muy dilata en el tiempo, y es que solo duró en la liga americana esa temporada. Aunque muchos aluden a cuestiones económicas como el principal motor de la vuelta de Navarro a España, el jugador afirmó en varias entrevistas que el motivo de su regreso había sido más bien sentimental. De esta forma, en la temporada 2008-2009 la Bomba volvió a lucir la camiseta del FC Barcelona sobre las pistas, y lo haría así en las siguientes 9 campañas. En total fueron 20 las temporadas que el catalán jugó con el equipo que lo formó desde pequeño, años en los que consiguió un total de 35 títulos, entre ellos 8 Ligas, 7 Copas y 2 Euroligas.

En agosto de 2018 el club anunció su retirada y un mes más tarde el Palau Blaugrana se llenó de aficionados, directivos del club, antiguos compañeros y diversas personalidades del mundo del deporte para despedir al que ya ha sido bautizado como el jugador de basket más importante del Barcelona. Fue precisamente durante este homenaje cuando el presidente del club anunció que Navarro contaría con una estatua ante la puerta del Palau y con un documental.

La primera de las promesas del presidente todavía no se ha hecho realidad, pero sí la segunda. El pasado 7 de marzo el canal de televisión del club, Barça TV, estrenó “Es la Bomba”. En poco más de una hora, el documental hace un repaso por la trayectoria profesional del jugador explicada por el propio Navarro. Además, su discurso se apoya en las intervenciones de diferentes jugadores y entrenadores que coincidieron con él durante sus años en el Barça, como Pau y Marc Gasol, Víctor Sada, Gianluca Basile, Miguelito López Abril, Xavi Pascual o Joan Montes.

Tras su estreno, y su reposición los días 8 y 9 de marzo en diversos eventos, “Es la Bomba” está disponible en el sitio web del club para que cualquier persona pueda disfrutar de él. Sin duda una muy buena oportunidad de acercarse a una de las leyendas del baloncesto español.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Seguir leyendo

Actualidad

2011-2019: la Copa del Rey regresa al Palacio

La Copa del Rey vuelve a Madrid ocho años después. Un período en el que el conjunto de Laso ha dominado Europa y llega para triunfar en casa, como hiciera en la F4 de 2015.

jakonako10@gmail.com'

Publicado

el

La Copa del Rey regresa al Palacio de los Deportes de Madrid –WiZink Center por caprichos del mundo del patrocinio- ocho años después. Casi una década más tarde – y más de 300 partidos entre las distintas competiciones nacionales – el baloncesto español no ha cambiado tanto. O quizá sí. Hagamos un pequeño viaje atrás en el tiempo.

Noches de llantos y alegrías

16 de enero de 2011. Ronda de partidos matinal, apenas media hora después del mediodía. Seis equipos inician la jornada con las esperanzas coperas todavía intactas. Dos horas más tarde el panorama es completamente opuesto para unos y otros.

La mayor fiesta se vive en Valladolid. El Blancos de Rueda no solo asegura su participación en la cita de Madrid, sino que su victoria ante el Baskonia (78-64) le asegura ser cabeza de serie gracias a un balance de 11-6 en la primera vuelta, el mismo que el del conjunto vasco. Bilbao y Valencia – pese a la derrota de este último ante el Estudiantes – acompañarían a los vallisoletanos tras una velada más apacible, mientras el verdadero drama se vivía en Málaga, Badalona y Madrid.

El Joventut sellaría su clasificación ante el CAI Zaragoza pese al arreón final del conjunto maño, que no se jugaba nada. Un logro que rozó con sus dedos el Fuenlabrada. A dos segundos para el final, eran equipo de copa. Parpadeo, canasta de Sergio Llull, nuevo parpadeo, 76-75 para el Real Madrid. En el Martín Carpena, el Gran Canaria 2014 estallaba en júbilo tras recibir la noticia desde el Palacio. Ellos habían solventado con facilidad su trámite ante Unicaja (50-67). Estarían en la Copa. Un sueño que, una vez más –al igual que en esta edición de 2019- se le escapaba al Fuenlabrada en el último suspiro.

Real Madrid y FC Barcelona, como siempre, miraban al resto por encima del hombro, con un balance similar en lo más alto de la tabla (14-3) y el objetivo culminado varias semanas atrás.

La hora de la verdad

El sorteo deparó dos derbis en cuartos de final y un cuadro que ‘invitaba’ a una nueva final entre Real Madrid y FC Barcelona. Ambos habían luchado por el título en 2010 en Bilbao, aquella misma final de los 14.814 espectadores en el Bizkaia Arena y el doloroso – y récord – +19 a favor de los culés.

FC Barcelona y DKV Joventut, por un lado, y Baskonia y Bilbao Basket, por otro, serían los encargados de poner el morbo en aquella ronda inicial.  Muy fácil para los blaugranas (86-66), bastante menos para los de Vitoria (76-74), pero ambos pasarían a semifinales.

Les acompañarían Real Madrid, tras sobrevivir al Gran Canaria 2014 –y los 30 puntos de un Jaycee Carroll que reclutarían poco después-, y Valencia Basket, quienes destrozarían sin piedad el sueño de los Eulis Báez, Van Lacke, Slaughter, Nacho Martín y compañía (83-60).

Curiosamente, las semifinales volverían a reunir a los cuatro equipos de la anterior edición, pero con distinto emparejamiento. Baskonia y Valencia –con orden invertido en 2010- serían los rivales de Barcelona y Real Madrid, respectivamente. Dos atractivos duelos, sobre el papel, que, sin embargo, terminarían siendo méritos trámites para placer de los vencedores. Y aburrimiento y desidia en las gradas. Al menos para uno de ellos.

Juan Carlos  Navarro borraría cualquier intento de rebelión baskonista con 26 puntos, bien escoltado por Alan Anderson – elegido MVP apenas 24 horas después, con 17 tantos -. 92-73 y los de Ivanovic que regresaban a casa nuevamente humillados después del -28 de Bilbao ante el Real Madrid.

Más sufrió el Real Madrid para doblegar a los de Pesic. Rafa Martínez y Omar Cook fueron una auténtica pesadilla que permitió al Valencia irse al descanso con un buen resultado (27-35).

Sin embargo, la arenga de Messina –si, eran años duros en el seno del club blanco- surtió efecto y el Real Madrid devolvió la bofetada en el tercer cuarto (19-13) y aplicó la estocada final en el último (23-11). Mirotic fue el jugador más valorado de los blancos, con 18 créditos, en un partido en el que también brilló Carlos Suárez, con 16 puntos, y en el que pasaron, con más pena que gloria, Sergio Rodrígurz (cinco puntos) y Ante Tomic (dos puntos).

Por segundo año consecutivo, Real Madrid y FC Barcelona volverían a verse las caras en la lucha por el título.

La gran final

El formato de la Copa del Rey atribuye una condición volátil y azarosa a la competición, cuna de grandes sorpresas y ‘machadas’ a lo largo de la historia.

Aún así, también existe un factor psicológico y el Real Madrid no las tenía todas consigo. Tres derrotas en los últimos dos enfrentamientos ante los blaugranas -incluidas las finales de 2006 y 2010- en un trofeo que no levantaban desde 1993, en La Coruña, con Arlauckas como MVP. Había llovido. Y mucho. La pequeña sequía en liga tampoco ayudaba, mientras el la sala de trofeos del FC Barcelona se llenaba de forma vertiginosa de la mano de Xavi Pascual.

Dudas, complejos, temor. “Vamos a salir al 100%”, conjuraban, sin embargo, todos los componentes de la plantilla blanca, antes del partido, mientras el técnico blaugrana destacaba que “será una final bonita” y Juan Carlos Navarro optaba por un cauto “en una final no hay favoritos”.

Pero el despertador del Real Madrid volvió a sonar a las seis de la mañana con la canción ‘I Got You Babe’ como un deja vú de enfrentamientos previos.

El FC Barcelona asfixio en su telaraña defensiva al Real Madrid y tan solo la inolvidable primera mitad de Juan Carlos Navarro -con -4 de valoración al descanso- y la insistencia de Tomic evitaron que los blaugranan pudieran tomar el control del partido antes de la primera mitad.

En la segunda, el escolta entró en escena con siete puntos, aunque recaería en Alan Anderson -quien ya había valorado 40 ante los blancos con el Maccabi- y Víctor Sada el honor de dar la puntilla al eterno rival a comienzos del último cuarto y gestionar las diferencias hasta el 60-68 final.

La desidia y los fantasmas del pasado volvieron a hacer acto de presencia. Un equipo frustrado y entregado, en una situación que refleja a la perfección la actuación de Sergio Llull aquella noche: cero y -2 de valoración.

El FC Barcelona revalidaba el título con un sabor especial: poner punto y final a una hegemonía de más de medio siglo del Real Madrid, con quienes empataban en lo más alto del palmarés de la Copa del Rey, con 22 entorchados -aunque poco duraría la gesta, con cinco títulos de los blancos en las seis siguientes ediciones-.

Actualidad

Ocho años después, Madrid vuelve a vestirse de gala para recibir la fiesta de la Copa del Rey. Curiosamente, los tres equipos que lideran la clasificación son los mismos que aquel año y en el mismo orden (FC Barcelona, Real Madrid y Baskonia), y el último cabeza de serie, una de las sorpresas de la temporada (Valladolid en 2011, CB Canarias en 2019).

En aquella ocasión, el FC Barcelona revalidaría el título, aunque en una dinámica muy diferente a la actual. El Real Madrid clamará venganza y buscará recuperar el cetro de la mano de un Pablo Laso coleccionista de trofeos.

Mientras tanto, los Baskonia, Valencia, Tenerife, Unicaja, Joventut y Estudiantes tratarán de aprovechar sus respectivas oportunidades y protagonizar ese sorpresa que devuelva a la Copa -y que tanta falta le hace- el denominativo de ‘Torneo del K.O.’, con las mil y unas sorpresas que inundan el recordatorio colectivo.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Seguir leyendo

Actualidad

Reiniciando a Alessandro Gentile

Publicado

el

Las grandes sagas de videojuegos acostumbran a almacenar enormes datos de información. Cada inicio de partida es precedido por un tiempo de carga. Si es tu primera partida del día, ese momento denota ilusión. Si ya llevas unas cuantas, es un espacio para el sosiego y la pausa mental. Para la paciencia y la planificación futura. ¿Qué he hecho mal en la anterior partida? ¿Ha valido la pena dejar atrás los logros, reiniciar y volver a empezar?

Esperando esa respuesta se encuentra Alessandro Gentile. Él, que ha jugado en las mejores consolas del mercado; él, que alcanzó niveles inmensos a muy corta edad; él, al que le va en la sangre -paterna- esto de jugar; él, que se prometió el cielo y está muy lejos de ni siquiera rozarlo; él, Gentile, sumido ahora en una incesante búsqueda de uno mismo, cual monje budista, en uno de los templos del baloncesto europeo como es el Antonio Magariños.

El italiano, que acaba de cumplir 26 años, iba para superestrella y se ha quedado por el camino. El Estudiantes es el sexto equipo de su carrera, aunque la inestabilidad es reciente: la colegial será la quinta camiseta que defienda en los dos últimos años.

Un ascenso meteórico

Ferdinando Gentile es considerado uno de los mejores jugadores de baloncesto que Italia ha dado al mundo. Él inculcó a Alessandro, desde muy pequeño, la pasión por la canasta. Pronto siguió sus pasos. Gentile junior, desde su etapa infantil en Treviso, fue uno de los mejores jugadores de su generación. El Olimpia Milan le reclutó con 19 años en el año 2011. Un año después, ya era el capitán del equipo.

La proyección de Gentile parecía imparable. Sobrado de talento y con una cualidades físicas inmejorables para el nuevo siglo. Un ‘3’ alto con capacidad de sumar en ambos lados de la pista y con una cabeza, que por aquel entonces, no suponía más problema que el carácter cambiante de un joven rebelde. Nada de lo que preocuparse. Por el momento.

FIBA

Pese a ser el gran foco de atención del basket italiano, Gentile no sintió presión alguna y se convirtió en una pieza fundamental en Milán a los pocos meses de llegar. El alero fue un soplo de aire fresco en el país mediterráneo, que pronto le consagró como uno de sus referentes. Los números no engañaban: valores superiores a los 15 puntos en la liga italiana y en la Euroliga, sin haber cumplido aún los 22 años. Sandro Dell’Agnello, exjugador, exinternacional italiano y luego entrenador de una decena de clubes, llegó a compararle con LeBron James: “Alessandro es un campeón y añado que en Italia marca las diferencias como LeBron lo hace en la NBA”.

Pasaban las temporadas y Gentile gozó de una estabilidad que le permitió aumentar sus galones en el equipo. En Milán ganó dos Legas (2013-14 y 2015-16), una Coppa (2015-16) y una Supercoppa (2016-17). Líder, responsabilidad y mando en un conjunto jerarquizado. Sus compañeros jugaban para él, y él para si mismo. Ese siempre ha sido su baloncesto y no habrá otro. Amasar posesión, crearse sus propios tiros. A su favor, que anota con suma facilidad -salvo en el triple, su gran escollo- y gana partidos. En el baloncesto de Gentile, un egoísta productivo, lo mental guarda un papel fundamental. Se avecinaban delirios de grandeza.

Los nubarrones llegaron para quedarse en la mitad de la temporada 2015-2016, aún siendo ésta la más gloriosa para el equipo de Milán, entrenado por Jasmin Repesa. Gentile vivía su mejor momento profesional, llegando a promediar 20 puntos en la Euroliga. Era uno de los jugadores más determinantes del Viejo Continente…hasta su primera lesión, de la que recayó en tres ocasiones. Problemas en la mano apartaron a Gentile del equipo y su relación con sus compañeros, ya fría de por si, acabó por congelarse.

A los problemas médicos se sumaron los psicológicos. El demonio ganó la partida al ángel en la cabeza bipolar de Gentile: el italiano se ausentó de varios entrenamientos con el Milán, argumentando razones físicas. Las relaciones entre directiva y estrella, hasta entonces cordiales, no fueron lo mismo. Los dirigentes pensaban que Gentile estaba más pendiente de su posible marcha a la NBA que de la temporada actual. Al final de la misma, el Armani Milán se alzó con el título de liga. Gentile, tras el encuentro, habló en rueda de prensa. “Estos cinco años en el equipo han sido muy intensos. He dado todo por esta camiseta ganando dos Ligas y una Copa. Creo que para un jugador de 23 años los resultados son satisfactorios. Y soltó la bomba: “Este campeonato es para mi familia. Mi madre y mi padre siempre han estado conmigo en los momentos más difíciles, cuando todo el mundo me dio la espalda. Sólo yo y mi familia sabemos lo que he sufrido este año

Un sueño truncado

Gentile había sido elegido por Minnesota en el Draft de 2014 (pick 53), aunque sus derechos recayeron en Houston. Los Rockets intentaron su fichaje en el verano de 2016, en el momento cumbre en la carrera de Alessandro. Su principal valedor: Mike D’Antoni, entrenador en la franquicia tejana y leyenda en Milán, donde jugó durante 13 temporadas.

Pero algo no les convenció, y nadie sabe muy bien el qué. Ni siquiera el propio D’Antoni encuentra una respuesta firme: “No sé porque no llegó Gentile. No era mi trabajo hacer que llegase aquí: yo soy el entrenador, no el director deportivo. Y me sabe fatal, me habría encantado tener un italiano más en la NBA. No me lo sé explicar, quizás nuestros dirigentes querían seguir un camino distinto. Me gusta mucho como jugador y creo que habría encajado bien en nuestra plantilla: es un gran atleta y con un gran sentido del juego, y luego viene de la familia del Olimpia…

El sueño americano de Gentile se esfumó y el italiano inició su cuesta abajo. Ya saben: cuanta más alta es la subida, mayor es el descenso. Si Gentile llegó a ser uno de los mejores ‘prospects’ europeos de esta década, tras su fracasado fichaje por los Rockets se convirtió en un jugador más.

Euroleague

No jugar en la NBA fue un golpe duro para él, pero el punto de no retorno representó la pérdida de la capitanía en Milán en favor de Andrea Cinciarini, nada más iniciar la temporada siguiente. Livio Proli, mandamás milanés, avivó el fuego: “Alessandro necesita decidir si sigue siendo un chico o un hombre maduro”. Órdago lanzado, pero hubo más: “Hizo algunos comentarios muy egoístas y dañó al equipo. El año pasado tuvo lesiones, sí, pero perdió confianza en su tiro y durante los playoffs sufrió un colapso psicológico. Ser profesional significa que aprendes para ser una persona madura. Tienes que ser serio y respetuoso con el equipo y fuera de la pista”.

Era evidente: Gentile abandonó el ambiente volcánico de Milán y se marchó, en calidad de cedido, a Grecia, al Panathinaikos. Nada mejoró: Sandro solo jugó ocho partidos en el equipo de Xavi Pascual. En marzo de la misma campaña, otra cesión, al Hapoel de Jerusalén -coincidió con y Amar’e Stoudemire -, y nuevo batacazo con apenas seis encuentros disputados.

Volvió a Italia alegando razones personales y rompió definitivamente con el equipo que le fichó con 19 años, a pesar de que aún les unía un año más de contrato. La situación era insostenible y no había vuelta atrás: Sandro Gentile estaba libre para firmar por cualquier equipo.

El hijo de Ferdinando fichó por un grande venido a menos: la Virtus de Bolonia. Por fin, aparecía un halo de luz entre tanta negrura: 16,8 puntos, 3,4 rebotes y 6,5 asistencias de promedio para liderar al equipo junto con Pietro Aradori. Gentile había recuperado sensaciones, pero no abandonaba hábitos negativos. Tanto deportivos (23% de acierto en triple) como de conducta: se peleó con un rival y le costó dos partidos de sanción. La Virtus no se clasificó para Playoffs y decidieron acabar su relación contractual.

Con la selección italiana tampoco ha tenido grandes alegrías. En sus primeras apariciones cogió el relevo de Gianluca Basile y maravilló a los aficionados. Pero la alta responsabilidad le pasó factura, con dos momentos trágicos en su carrera internacional: tanto en los cuartos de final del Eurobasket 2015 contra Lituania como en la final del preolímpico disputado en julio de aquel año frente a Croacia, Gentile tuvo en sus manos balones importantes a final de los partidos que, de haber anotado, habría clasificado a los azurri a disputar la semifinal del Eurobasket frente a Serbia y, sobre todo, a participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Después fue excluido del Eurobasket 2017, aunque regresó más tarde para disputar los partidos de clasificación para el Mundial 2019. Sin embargo, este mismo verano, Gentile decidió volver a probar suerte con los Rockets en la liga de verano. Como en 2016, no hubo firma de contrato. Gentile lo achacó a su famosa lesión en los dedos: “Hace dos años, después de la primera operación, volví antes de tiempo para ganar el ‘scudetto’ y el pulgar no recuperó bien. Después de la segunda operación, el dedo ha recuperado estabilidad. No aceptaba la idea de que el problema fuera tan serio, pero lo era. Reto a cualquiera a sujetar cualquier cosa con la mano sin usar el pulgar.

“Probablemente buscaré equipo fuera de Italia, donde piense que pueda expresarme más fácilmente”, terminó aquella entrevista. En Italia se han creado algunos prejuicios sobre mí, también por mi culpa. De nuevo, en la agencia libre.

Apuesta doble en Serrano

Hasta octubre, Gentile rehacía su vida en una pequeña localidad de Lombardía, Treviglio, entrenando con un equipo de la Serie A2, la Blue Basket. Hablaba diariamente con Pietro Aradori, confiándole sus dudas y temores profesionales. Él fue quien le recomendó el Estudiantes, que no había iniciado bien la temporada en la Liga Endesa.

El conjunto madrileño necesitaba un golpe de efecto y Gentile recuperar su baloncesto. En su cabeza, relanzar -o reordenar- su carrera. Está en el sitio ideal, otros lo han logrado anteriormente: Edwin Jackson, Sylven Landesberg o el propio Pietro Aradori. Hubo firma.

Willy Villar, director deportivo colegial, definió el fichaje como un “efecto llamada”. Acostumbrado a acertar, ésta es su apuesta más arriesgada. Apostar por un jugador como Gentile, con su historial, en plena decadencia profesional: la cabeza del italiano no es la de Jackson o Landesberg. Le otorga, desde hace un mes, las llaves del Ramiro, donde viven semanas convulsas con el descenso acechando.

Gentile también ha sido valiente: aceptar el reto de rescatar a un equipo histórico en la mejor liga de Europa, en la que la posibilidad de adaptación rápida es baja. Cuando se escriben estas líneas, nada ha demostrado. Lejos del ‘hype’ de su llegada a Madrid, los primeros partidos como demente no invitan al optimismo. Se le ve desganado, desacertado, con una lentitud evidente y a la gresca con los colegiados. Él, Sandro, ávido de balones, es un generador y finalizador casi continuo. Necesita paciencia y adaptación a los esquemas de un nuevo equipo, en el que además la continuidad del entrenador está en duda. El proceso será más lento de lo previsto.

ACB Photo / E. Candel

Cunden las alarmas en Magariños, no por Gentile, si no porque esas sensaciones las experimenta todo el grupo. La temporada apremia y el ‘Estu’ necesita sus servicios, más aún cuando se ha truncado el despegue de Edgar Vicedo -que renovó con honores la pasada- y Gian Clavell no es el anotador que se presuponía. Más allá de Darío Brizuela, el equipo madrileño no tiene un referente ofensivo.

En Serrano confían en el currículum y en el talento superlativo de Alessandro, aunque la clave, como en toda actividad humana, está en la testa. El tiempo proveerá las respuestas. Por ahora, la partida está en juego, con Gentile a los mandos de la consola estudiantil. Tras anhelos perdidos y muchas frustraciones, ha decidido pulsar la opción de reinicio. En la pantalla, de manera intermitente, solo una palabra cuyo significado siempre esconde dudas e incógnitas: loading…loading…loading…

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Seguir leyendo

SKYHOOK #18

Skyhook #18 | Tras la estela del Doctor J.

Pelo afro, mates imposibles, aroma de estrella. Julius Erving nos demostró que el baloncesto se podía disfrutar con los cinco sentidos.

A la venta en papel y digital

Publicidad

Quinteto Ideal