Disfuncionalidad avanzada, por Ernie Grunfeld

“El ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Un dicho muy popular y a la vez acertado donde habla de las personas y su tendencia a cometer en los mismos fallos. Esto lo podemos llevar a la NBA, concretamente, a las gerencias de la liga. Muchas franquicias han cometido auténticos estropicios en sus proyectos, ya sea eligiendo mal en el draft, haciendo traspasos mediocres a posteriori o firmando agentes libres por gran pastizal y nulo rendimiento.

Nets, Kings, Magic Suns, Bulls o Knicks han sido, seguramente, los equipos más maltratados en este aspecto. Pero hay otra franquicia que, si bien en los últimos años no han estado en el pozo de la liga como las anteriormente mencionadas, no ha sabido sacar todo el potencial que ha atesorado y estamos viendo esta temporada su ruptura y su caída a los infiernos, los Washington Wizards. Y con un nombre claro de la caída, que también se convierte en el protagonista de este escrito. Ernie Grunfeld.

Grunfeld, nacido en Rumanía, es uno de los primeros europeos que ha pisado la NBA. Tiene su historia e influencia en liga. Como jugador paso 11 temporadas en la liga y en su posterior retiro empezó a hacerse un hueco en las gerencias de las franquicias. Empezó como director de administración en los Knicks en el año 1990 y fue trasladado a vicepresidente del personal de jugadores en 1991. En 1996 fue General Manager de la franquicia de Nueva York consiguiendo grandes resultados. Buscando reconstruir un proyecto que parecía estancado como aquellos Knicks de Ewing y con llegadas como la de Sprewell o Camby hicieron que la franquicia Knickerbocker llegara a las finales contra todo pronóstico. Un año después cambio de equipo pasando a los Milwaukee Bucks donde también cosechó grandes resultados, siendo una opción peligrosa en la conferencia este con jugadores como Ray Allen, Sam Cassell o Glenn Robinson. Luego llegó su periplo en Washington, el que nos ocupa en este artículo.

El año 2003 es un año clave para la franquicia de los Wizards, Jordan decidió una temporada antes dejar el cargo de GM después de su mala experiencia en el cargo y hacer lo que mejor sabe, jugar al baloncesto. Mientras que se decide apostar por Grunfeld como mánager general de los Wizards con un objetivo claro, ser un equipo aspirante a futuro. Nuestro protagonista lo a intentado de diferentes medios apostando por dos proyectos talentosos si pero con un alto grado de polémica en las dos situaciones, los Wizards de Arenas y los Wizards de Wall, donde ambos equipos tienen ciertas similitudes y se han cometido los mismos fallos. Sobretodo si nos centramos en las dos estrellas.

Arenas y Wall, dos caras de la misma moneda

Gilbert Arenas y John Wall son dos jugadores que con diferentes medios y contextos han conseguido triunfar y a la vez decepcionar en su periplo en la liga. Los dos bases, han sido líderes del proyecto en los mejores Wizards de los últimos 20 años. Dos All Stars reconocidos y que han tenido temporadas donde han llegado a estar en las quinielas por el MVP, pero el carácter de los dos y su debatible profesionalidad hacen que no se les tenga buen recuerdo.

El fallo principal de Grunfield en estos dos casos es el mismo, dos jugadores que aparte de su cabeza ya venían con problemas físicos les puso un máximo salarial. A Arenas se le dio un contrato de 111 millones por 6 años, siendo el tercer jugador mejor pagado en la liga en esos momentos superado por Kobe Bryant y Joe Johnson, ese contrato debido a la gran diferencia que había en la escala salarial entre aquella época a esta es equiparable a la de John Wall donde va a recibir 169 millones por 4 años.

Solo Curry, Westbrook y Harden tienen un contrato más alto por un jugador que se habla que podía perderse aparte de lo que queda de temporada también la 2019/2020 por lesión. Dos jugadores que han tenido problemas de comportamiento. Arenas con las pistolas y Wall con el trato a sus compañeros y entrenador del que incluso se le podía catalogar de bullying. El contrato de Arenas llegó a ser movido en su día por otro jugador sobrepagado como era Rashard Lewis. Veremos si el de Wall también puede ser traspasado aunque a priori suena bastante complicado.

Otras decisiones cuestionables

El caso Grunfeld no queda en el punto anterior, eso solo es la punta del iceberg de los problemas que han tenido los Wizards en los últimos años. Vamos a hacer un repaso de sus decisiones más polémicas. Empezando por el draft, traspasos y posteriormente agencia libre.

El primer draft de Grunfled con los Wizards fue el de 2003. Mítico draft donde los haya a que de allí salió gente como Lebron James, Dywane Wade, Carmelo Anthony o Chris Bosh. Los capitalinos tenían un jugoso pick 10 que decidieron gastarlo en Jarvis Hayes, un alero donde sus dos mejores temporadas fueron la rookie y la sophomore, después, fue bajando sus prestaciones hasta acabar su carrera como nacionalizado catarí. En 2006 con el pick 18 los Wizards decidieron seleccionar al ucraniano Oleksik Pecherov que solo duró tres temporadas en la NBA y curiosamente también está en la liga catarí.

Luego tenemos el draft de 2011 donde no les fue demasiado bien a los “magos”. En plena reconstrucción con un Wall que prometía, decidieron apostar por Jan Vesely en el pick 6 y Chris Singleton en el 18. Dos jugadores que actualmente están brillando en Europa (Fenerbahce y Barcelona). También tenemos otros casos como Nick Young, Javale McGuee o Andray Blatche que a pesar de su innegable talento, era añadir malas cabezas a un vestuario que en esos momentos ya estaba roto. Y esto último ha sido una constante de Gunfeld donde lo trataremos en fichajes.

En cuanto a traspasos el señor Grunfeld tampoco ha estado acertado. El más recordado (para mal) es dar el pick 5 del draft de 2009 por dos jugadores de banquillo como Randy Foye y Mike Miller. Un pick que se transformó en Ricky Rubio pero podía haber sido un Stephen Curry o un DeMar Derozan por ejemplo. Y el otro caso es como se deshicieron de su big three. Arenas, Butler y Jamison, que a pesar de que habían perdido valor, lo que recibieron por ellos (Lewis sobrepagado, Ilgauskas a punto del retiro Al Thornton, un pick 30 y Josh Howard masacrado por las lesiones) no tenía gran valor.

En cuanto a firmas también hay mucha tela que cortar. La principal es hace poco, en 2014 cuando Ariza acababa contrato, pidió 8 millones para renovar. En ese momento el ex de los Lakers era pieza principal en los Wizards como alero 3&D, pero el GM de Washington decidió no dárselo y confiar 100% en el potencial de Porter. Paradojas de la vida, Otto fue sobrepagado y traspasado esta temporada a Chicago mientras que Ariza recalaba en Washington con un contrato de 15 millones.

Otro jugador que vino sobrepagado es Mahimi, gran protector de aro pero que no cuesta los 16 millones que cobra. Para acabar este verano pasado hemos visto que la tendencia de traer talento con nula cabeza sigue en auge en Gunfeld. Austin Rivers (solo ha durado 2 meses), Jeff Green y Dwight Howard, se juntaban a un proyecto donde ya estaban John Wall o Markieff Morris como talentos conflictivos, y este cúmulo de situaciones hace que los Wizards estén donde están. Intentando entrar en playoffs en el este pero con apenas posibilidades.

Es cierto que no todo han sido malas decisiones de Grunfeld. El GM decidió apostar en la agencia libre por Gilbert Arenas con un contrato de 60 millones por 6 años y en 2005 decidio traspasar a uno de los peores nº1 de la historia como Kwame Brown a los Lakers por Caron Butler. Donde ahí la franquicia de Washington vivió grandes años.

Para resumir, de 15 años que lleva este hombre como mánager general de los Wizards, han ido 8 veces a playoffs y 4 de ellas llegaron a semifinales de conferencia. El punto más álgido fue la 2016-2017 donde los capitalinos se quedaron a una victoria de llegar a las finales, con un 4-3 ante los Celtcis de Isaiah Thomas.

Sin duda para estar 15 años en el cargo, solo R.C. Bufford de Spurs y Danny Ainge de Celtics llevan más tiempo que él como GM de un equipo NBA. No ha conseguido grandes cosas. Bendita paciencia la de el dueño de Wizards.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?