fbpx

El jinete pálido

Y contemplé un caballo pálido; y el nombre de su jinete era La Muerte. Y el infierno le seguía.

(Apocalipsis, 6:8) 

Todo parecía desmoronarse. No solo estaban a punto de ser expulsados de lo que había sido su hogar durante los últimos diez años, sino que el clima interno se había vuelto prácticamente irrespirable, saturado de agrias y mutuas recriminaciones.

Y, de repente, como si fuera la respuesta a una muda plegaria, apareció en el horizonte aquel tipo de barba hirsuta, aspecto frailuno, mirada de fuego y nervios de hielo. Traía bajo el brazo el pan de una esperanza recién nacida y su sola presencia, la fama que le precedía, hizo a muchos recobrar la fe perdida, como si la imagen de aquel pistolero infalible que nunca sonreía y que, muchos años antes, había sacado al pueblo del pozo, se hubiese bajado del pendón que adornaba las paredes y se hubiera hecho carne. Fue una inyección de ilusión que restañó definitivamente las heridas, la rúbrica de un armisticio que permitió que, en Fuenlabrada, todos remasen en la misma dirección y se pudiese aprovechar la oportunidad que los vericuetos administrativos les habían conferido.

Con el bagaje de mil batallas en los que su puntería había estado al servicio de grandes potencias europeas, con la culata de su revólver marcada por innumerables títulos colectivos y galardones individuales, era lógico que el de Zadar se convirtiese en la principal referencia del proyecto. Pero, muy pronto, Marko Popovic se convirtió en algo más que el go-to-guy de los del sur de Madrid. Como el reverendo de Eastwood, o el Shane de George Stevens del que aquel es trasunto, la importancia del escolta fue más allá de lo que sus balas podían hacer; se convirtió en el líder de aquel grupo, en el inspirador y guía de un espíritu y una cultura que consolidó en la cancha aquella ilusión que, entre los aficionados, nació de un simple titular de prensa. 

La primera temporada estuvo repleta de alegrías, con la estructura colectiva que diseñó Zan Tabak, y que luego Jota Cuspinera consolidó, jugando un baloncesto alegre en el que el protagonismo pasaba de mano en mano sin descanso, teniendo siempre detrás la seguridad de que, llegado el momento, si los problemas acuciaban, contaban con que su número 2 terminaría ejecutando. Popovic ejercía el liderazgo del ejemplo, corriendo más kilómetros que nadie en los partidos, fajándose atrás, donde más sufre, siendo casi un entrenador más cuando le tocaba sentarse, animando, aconsejando a jugadores y técnicos, haciendo equipo.

Foto: ACB Media

Era uno más de la falange, aunque consciente de que su puesto estaba en el lado derecho, el más desguarnecido y de más responsabilidad, siendo al que le toca sostener la línea cuando las cosas van mal dadas. ¡Bang, bang!, un triple en Zaragoza para ir a la Copa, ¡bang, bang!, otra victoria para alcanzar los playoffs; lejos del clasicismo y de la elegancia de la leyenda fundacional, el jinete pálido desenfundaba y disparaba como si le estuvieran dando un latigazo, como si cada acierto costara trabajo, como si proviniera de un parto o de una agonía, lo que daba casi a cada una de sus acciones un toque épico que, además de levantar a sus compañeros, conectaba directamente con el corazón de la gente y regaba con gasolina el fuego de aquella esperanza y aquella fe que su llegada había traído. 

El segundo año, sin embargo, fue muy distinto. Los resultados adversos, los problemas con las lesiones, rompieron la buena racha del equipo y llevaron a Marko Popovic a un tipo de liderazgo más negativo. Su compromiso era el mismo, su esfuerzo también, su calidad no había decaído, pero la luz de su faro no guiaba de la misma forma.

Ansioso por no haber podido ayudar a los suyos mientras los doctores no le permitieron pisar el parqué, se dedicó a amasar el balón en exceso, a cambiar la formación en falange por el singular combate, a agotar el oxígeno de un equipo que vivía del esfuerzo colectivo e ir, de forma inconsciente, agravando la desconfianza de sus compañeros. Sin quererlo, cuanto más se esforzaba en romper el círculo vicioso más perfilaba su diámetro. Aprendió, con los sinsabores de un año de muchos nervios, que no basta con ser el mejor para ser un buen líder. 

Y esas enseñanzas le valieron en la siguiente temporada para, a sus 35 años, mejorar. El jinete pálido que se encontró el equipo del Che García era otra vez aquel que, incluso en una plantilla con más calidad que aquel con el que había empezado su andadura en Fuenlabrada, el equipo necesitaba. Un líder generoso que, hasta hoy mismo, con su cuerpo cada vez más castigado, transmite a sus compañeros y a las gradas confianza y seguridad, un pistolero que no deja una gota de sudor por derramar y que hace con su ejemplo todavía más que con su puntería. 

El tiempo pasa inexorable y, en esta 2018-2019, está pasando a nuestro protagonista una factura cada vez más alta que nos está impidiendo verle con la asiduidad que queremos los que amamos el baloncesto. Disfrutemos de cada lección que le queda por darnos porque, desgraciadamente para nosotros, está cada vez más cercana la fecha en la que, como Shane en “Raíces profundas”, como el jinete pálido, Marko Popovic se alejará cabalgando en el horizonte, convirtiéndose en leyenda y dejándonos con la sensación de estar perdiendo algo precioso.  

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?