fbpx
Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Retrospectivas ACB

El zorro aprendió a perder en Tenerife

En la temporada 1988-89 desembarcó en la liga ACB uno de los mejores entrenadores de la historia del baloncesto. Tenerife fue el destino de Alexander Gomelski, un escenario completamente nuevo para él y en el que viviría la otra cara de la moneda.

Rotterdam. 9 de julio de 1988. La selección española cae de forma estrepitosa (129-82) ante la URSS de Sabonis, Kurtinaitis y Marciulionis, en un encuentro correspondiente al Preolímpico de Seúl. Un partido sin demasiada historia –ambas selecciones ya estaban clasificadas para los JJ.OO., aunque con muchas dificultades y una pequeña dosis de suerte por el bando ibérico- en el ámbito deportivo pero que generó un gran movimiento en las sombras de los despachos. Eso sí, fraguado bajo el más absoluto, hermético e impenetrable silencio.

En una misma sala se encuentran José Antonio Hidalgo, directivo del Tenerife Amigos del Baloncesto, José Antonio Arizaga –figura clave entre los representantes, que durante tres décadas controló los grandes movimientos europeos, entre ellos los de Petrovic y Sabonis- y Alexander Gomelski, entrenador del ‘coco’ soviético, como figuras principales. Las conversaciones se habían iniciado semanas antes, cuando Hidalgo había contactado directamente con la federación rusa. El objetivo estaba claro. Y estaba allí frente a él.

El dinero no suponía ningún problema. Amid Achi Fadul, propietario de la empresa Almacenes Número 1 y una de las personas más ricas de toda Canarias, ofrece un cheque en blanco con el fin de poner en el mapa al equipo del que es el máximo patrocinador, el Tenerife Número 1.

El Diario de Avisos

Sin mucho más que hablar, se cierra un preacuerdo que supone el inicio de uno de los episodios más interesantes del baloncesto español. Aquel día se colocó la primera piedra de la que sería la estancia en la liga española del patriarca del baloncesto soviético y de uno de los mejores y más aclamados entrenadores de todos los tiempos.

El coronel Gomelski, reconocimiento obtenido por sus formidables méritos deportivos, aterrizó en la isla el 20 de octubre después de recibir la autorización del Sovietsport. Y lo hacía por todo lo alto: liderando a la selección de la URSS al oro olímpico, un honor más especial que otrora tras dos Juegos Olímpicos seguidos de boicot primero estadounidense y luego soviético.

Sin tiempo ni preparación, Gomelski se lanzó a la conquista de España. Trifón Poch, segundo entrenador, y Alejandro Martínez, actual técnico del Palencia y, por aquel entonces, delegado, se encargaron de realizar la pretemporada y dirigir el debut en liga.

Su primer partido con el Tenerife Número 1 tendría lugar apenas dos días después, generando una gran expectación en toda la isla y en el seno del propio club. “Un entrenador de su nivel, méritos y currículum despertó una gran expectación e ilusión entre la plantilla”,recuerda Alejandro Martínez. Tanto la ocasión como la puesta en escena invitaban a ello.

Acostumbrado a dirigir a los dominadores de Europa durante décadas, no supo adaptarse a un modesto equipo que luchaba por la permanencia

El técnico ruso agitó a la afición local con un intenso y entusiasta discurso a pie de pista que terminaría en fiesta. Victoria ajustada (81-80) ante el Pamesa Valencia, con 27 puntos de Lemone Lampley y 17 de José Manuel Beirán, padre del actual jugador del CB Canarias, Javier Beirán. La euforia, sin embargo, iría dando paso a la desesperanza y la frustración con el paso de las semanas, y las expectativas se irían diluyendo.

En las siguientes quince jornadas, el ilusionante proyecto insular comienza a hacer aguas, con tan solo tres victorias y problemas internos a nivel deportivo. Dudas, preguntas y culpas se empezaban a agolpar en la cabeza de jugadores, directivos y el propio Gomelski. La oleada de críticas externas recibidas tampoco ayudaba en un ambiente que comenzaba a enturbiarse peligrosamente.

Gomelski estaba acostumbrado a ganar y recopilar un sinfín de títulos y éxitos. Entrenamientos dinámicos, muy físicos, con ejercicios prácticos –aplicando los mismos sistemas, entre otros, sus conocidos ochos rusos, que tan buenos resultados dieron en el CSKA y la selección- de situación de partido que al mismo le gustaba dirigir, dejando al preparador físico Andrés Mateos los ejercicios meramente individuales y de gimnasio. Adaptado a dirigir a muchos de los grandes dominadores de toda Europa de la época, el técnico pensó que sus sistemas serían absorbidos con mayor rapidez y facilidad, pero no fue así.

“Trataba de aplicar al Tenerife Número 1 cosas de su club y de una selección sumamente física, con bases y escoltas de dos metros e interiores de 2,15 que habían ganado unos Juegos y que disponían de jugadores de la talla de Sabonis, Tikhonenko o Belostenni. Nosotros no podíamos hacer eso, no estaba a nuestro alcance”, confirmaría Alejandro Martínez en unas palabras para El Diario de Avisos. Unas palabras que comparte Pedro Ramos, componente de la plantilla: “Él vino de ser campeón olímpico a un equipo que luchaba por salvar la categoría. Los métodos eran completamente distintos y se encontró en una liga y situación completamente nueva para él”.

Por si fuera poco, la comunicación entre plantilla y jugadores nunca fue la idónea dentro del marco de una competición de élite. “A nivel muy básico, con cinco o seis conceptos en inglés puedes llegar a entender qué quiere el entrenador, pero no nos entendíamos todo lo bien que hace falta para funcionar como equipo”,recuerda Ramos.

Poco a poco, el técnico vio debilitar su fortaleza mental y su obsesión por revertir la situación terminó por minar la moral de sus propios jugadores y alentar el desánimo general. Su principal objetivo era el de fichar a un norteamericano fiable con el que formar una poderosa pareja interior junto a Lampley. “Un anotador compulsivo”. Su exigencia en la búsqueda de su principal fuente de deseo fue altísima, casi enfermiza.

El Diario de Avisos

Casi cada semana, los Lampley, Valdivieso, Fermosel, Beirán y compañía veían cómo, uno tras otro, los jugadores iban desfilando por las instalaciones para, inmediatamente, ser desechados por Gomelski tras un par –o tan solo una- de sesiones.

“Hasta trece jugadores, al menos, llegamos a probar”, relata Martínez. John Washington apenas duraría siete jornadas, siendo sustituido por Darren Tillis, quien tampoco llegó a cuajar. Nikita Wilson, procedente del Murcia, Lorenzo Charles, famoso por anotar aquella canasta ganadora en la final de la NCAA de 1983, o Mike Schutlz, cuyo fuerte carácter chocó con el también inflexible del técnico, fueron algunos de los ilustres nombres que fueron exprimidos por las manos de Gomelski.

No sería hasta la vigesimotercera jornada cuando Gomelski encuentra a ‘su hombre’: Tom Gneiting, pívot mormón de 2,07 metros formado en la Universidad de Brigham Young, rocoso y muy trabajador, que completaría prácticamente toda su carrera como temporero en España. Sin embargo, el séptimo de caballería acudiría a su ayuda con el fortín ya desmantelado. Sus más de 16 puntos y 8 rebotes por velada serían insuficientes para revertir la situación de la temporada y el Tenerife Número 1 acabaría la temporada regular en el pozo de la clasificación y con el inesperado objetivo de salvar la categoría en el ‘playout’.

“Fue una pena porque era un proyecto ambicioso y teníamos equipo para salvar cómodamente la categoría”, coincidían Alejandro Martínez y Quique Alfonso, jugador del equipo aquel curso.

Completamente hundido y sin capacidad de reacción, la puntilla llegaría el 25 de abril 1989. Una derrota por 29 puntos ante el Taugrés en Vitoria sentencia al técnico, quien se entera de la destitución tras una llamada telefónica desde Tenerife de su hijo. El club lo confirma directamente nada más llegar a la isla: Alexander Gomelski deja de ser entrenador del Tenerife Número 1 y Trifón Poch, segundo, ocupará su puesto.

El despido de Gomelski se resistió hasta casi el último momento, pero llegó. Nunca antes había sido destituido

Una situación inédita a lo largo de sus más de dos décadas en activo. Nunca antes había sido despedido. Pero asumió el hecho con profesionalidad, fiel a su personalidad educada y elegante. Hizo las maletas y se despidió de los jugadores, no sin antes hacer una última petición al cuerpo técnico: “trabajen al máximo para intentar salvar la categoría”.

Algo que el Tenerife Número 1 lograría semanas después firmando un 3-0 en la serie definitiva ante el Askatuak, ya con Gomelski de nuevo en casa, a miles de kilómetros de allí, en la fría y sombría Moscú.

Este texto es un extracto del artículo publicado en #Skyhook14 y que puedes comprar en nuestra tienda

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Siguiente artículo:

Palmeo a la gloria

Si te ha gustado, no te pierdas...:

El jinete pálido

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #21

Abril 2020 | 100 páginas

 

Regresamos a la época del reloj de los 30 segundos, del PC Basket y del tiro a media distancia. Vente con nosotros a la ACB y los maravillosos noventa.

Ya a la venta

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers