fbpx
Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Objetivo Europa

El rearme del Ejército Rojo

El CSKA ha sido obligado a armar un nuevo equipo tras alcanzar la gloria la pasada temporada. Y lo hace con su principal incentivo: los dólares.

Las puertas del número 3 de la avenida Khodynka se abrieron un 15 de diciembre de 2006 para soñar a lo grande. Hay lugares donde se escribe la historia y allí sobrevive la del Club Deportivo Central del Ejército de Moscú. No es fruto del azar que el Megasport Sport Palace esté construido en el epicentro del distrito de Khoroshyovsky. Una tierra con historia que acogió en el pasado las innumerables batallas entre el zar Vasili IV y Dmitry II o sobre la que trágicamente fallecieron más de 1350 personas en una terrible estampida durante las festividades por la coronación del zar Nicolás II.

El distrito Khoroshyovsky es símbolo de prosperidad en Moscú y, por ende, de toda Rusia. En sus 8.54 kilómetros cuadrados se encuentra hoy el centro comercial más grande –el Aviapark Center- y el edificio de apartamentos más alto de Europa –conocido como Palacio del Triunfo-, el aeropuerto donde se realizó el primer vuelo ruso -antiguo Aeródromo Khodynka-, el majestuoso parque Berezovaya Roshcha y el pabellón donde juega cada fin de semana el CSKA Moscú.

“Es muy improbable que pase. No podemos ni encontrar doce jugadores para la selección. (…) Pero recuerdo los tiempos en los que Evgeni Kisurin, Vasily Karasev, Sergey Panov o Nikita Morgunov jugaban para este equipo. Cada partido era como estar de fiesta”.

Andrey vatutin

El baloncesto en Rusia es cosa de Estado. Los orígenes del club están unidos estrechamente al Ejército Rojo. Tanto es así que en sus inicios dirigía el equipo el histórico Alexander Gomelski -coronel y entrenador al mismo tiempo- y acogía en sus filas a los mejores jugadores de la extinta URRS mientras cumplían con el servicio militar obligatorio.

A España la fiebre del ‘chesca’ –pronunciación española de TsSKA, como se le conocía entonces- llegó con fuerza en la década de los sesenta. Todavía bajo la dictadura franquista, el CSKA, afín al régimen comunista, intentaba arrebatarle al todopoderoso Real Madrid de Emiliano, Brabender y Luik el oro continental cada temporada. Un partido marcó especialmente esta rivalidad histórica, la final de la Copa de Europa de 1969 en el Palacio de los Deportes de Montjuic (Barcelona). Un duelo vibrante con prórroga que, pese a los esfuerzos del gobierno español por que la afición apoyara al Madrid, acabó con el público catalán animando sin descanso a los rusos que finalmente se hicieron con el título.

En este inicio de temporada su presidente, Andrey Vatutin, rescató parte de esa historia y del sentimiento patriótico ruso cuando comentó para la agencia RIA Novosti que le gustaría ganar la Eurolague con 12 nacionales.

El nuevo Ejército Rojo

Pero esos tiempos ya han cambiado. El equipo se ha profesionalizado y ahora todo jugador, nacional o no, es bien recibido si con su talento ayuda a ganar. Estas declaraciones llegan pues en un momento clave para el futuro de la entidad que experimenta un cambio de ciclo y, quizás, de modelo.

El presidente de Rusia Vladimir Putin impuso tras su llegada al poder un modelo deportivo sustentado en la inversión de las grandes fortunas del país a sus equipos más emblemáticos. Promoción política y orgullo nacional a partes iguales. El CSKA Moscú entraba en ese proyecto que debían liderar los grandes magnates. Así, la dirección cayó en manos del dueño de la empresa Norilski Nikel, el mayor explotador mundial de níquel.

Los resultados no tardaron en llegar. En la última década solo ha faltado a una Final Four, la de Barcelona en 2011. Siempre candidatos a todo. Una trayectoria prácticamente inmaculada que ha colocado al club entre los más grande de la historia del continente. Siempre buscando (y pagando) por los mejores para fabricar plantillas estelares. Esta temporada la inversión en salarios del CSKA rondaba los 30 millones de euros, la más alta en el continente. Pero el dinero no todo lo consigue.

“Mostrarlos no hace más que crear problemas (…) Es incorrecto hacer comparaciones aquí: trabajamos en diferentes países, economías y sistemas fiscales”.

vatutin

Ganar la Euroleague es tan complicado que ni el mejor presupuesto ni los mejores jugadores tienen por qué traducirse en títulos. En Moscú bien lo saben. De los últimos 16 playoff que han disputado, solo han ganado 4. El fantasma de las semifinales sobrevuela con demasiada frecuencia los despachos del conjunto moscovita. Por eso, cuando en mayo consiguieron devolver el trofeo a casa algunas de sus estrellas consideraron que era el momento de cambiar de aires. Del quinteto titular que derrotó a Anadolu Efes en la final de Vitoria se marcharon Sergio Rodríguez (Milan), Cory Higgins (Barcelona) y Nando de Colo (Fenerbahçe), además de Alec Peters (Anadolu) y Otello Hunter (Maccabi).

Los jugadores firman con el CSKA para lograr un objetivo: la Euroleague. Al conseguirlo, sienten que han culminado con éxito su tarea y que ha llegado el momento de cambiar de proyecto. En una entrevista con la web Izvestia, unos días después de que la VTB hiciera público los presupuestos de sus equipos, Vatutin avisó:

El presidente, con diez años de experiencia en el cargo a sus espaldas, insiste sobre todo en las condiciones que rodean Moscú, principalmente el clima:

Dólares contra el frío

El CSKA domina Europa a base de talonario, pero para hacerse con la hegemonía necesita algo más. No solo con estrellas se gana. El club está empezando a ser consciente de que el futuro pasa por formar un equipo sólido, con continuidad y que apueste por los jóvenes talentos. Buscar un modelo similar al del Real Madrid, aunque con matices. El actual formato de la Euroleague así lo demanda. El aficionado del Megasport Sport Palace sabe que cuenta con los mejores una temporada, pero eso no les aseguraba nada para la siguiente.

Desde esta perspectiva la dirección deportiva ha tenido que solventar este verano un mercado de fichajes exigente para mantener las mismas aspiraciones que le llevaron al triunfo meses atrás. La plantilla se renovó con cierto éxito aunque todos los analistas coinciden en que se coloca un escalón por debajo del habitual hasta ahora. Pese a todo llegaron Janis Strelnieks (Olympiacos), Mike James (Olimpia Milano), Ron Baker (Washington Wizards), Kostas Koufos (Sacramento Kings) y Darrun Hilliard y Johannes Voigtmann (Baskonia). Todos jugadores de primer nivel, a pesar de que no alcanzan la dimensión de auténticos MVPs como Chacho o De Colo. El entrenador, Dimitris Itoudis, también recibió ofertas de franquicias NBA y de otros clubes de Euroliga pero decidió finalmente quedarse. Resulta extraño no encontrarlos como favorito a repetir título esta temporada.

La suerte además no les ha sonreído en el inicio del curso. Un par de semanas después de comenzar la liga regular una pieza clave en el vestuario se lesionaba de gravedad: Will Clyburn estará fuera toda la temporada por una rotura del ligamento interior cruzado anterior de la rodilla derecha. Un golpe directo a la columna vertebral de la plantilla que deja al veterano Kyle Hines como único heredero del núcleo principal campeón de la pasada campaña.

Cuando los jugadores tienen dos ofertas similares, una de CSKA y la otra de Barcelona, ​​el 95% elegirá Cataluña. Mejor clima, más sol, etc.

El club busca dar un paso más y tiene el reto de deshacerse de la etiqueta de multimillonario que compra a las estrellas para regresar a la cima desde la grandeza del colectivo. No existe otro camino para luchar por algo que solo Olympiacos y Maccabi han logrado en este siglo, ganar la Euroleague en años consecutivos. El nuevo CSKA.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

El inframundo del baloncesto

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #19

Diciembre 2019 | 100 páginas

Llevan veinte años peregrinando en el desierto, y lo peor es que no parece que tenga fin. Los Knicks, la franquicia más valiosa, es al mismo tiempo el mayor desastre de la NBA. Ya a la venta

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers