fbpx
Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Objetivo Europa

El inframundo del baloncesto

Tras los Juegos Olímpicos, Londres se ha convertido en la capital mundial del deporte, la ciudad en la que todas las competiciones quieren estar. Y ni siquiera la falta de tradición en baloncesto va a detener los planes.

¿Qué tendrá el infierno que llama tanto la atención?

1990, una tarde cualquiera, instalaciones de entrenamiento del Derby Storm, Inglaterra.

La plantilla del Derby Storm, undécimo clasificado, trabaja para escalar posiciones en la British Basketball League. La temporada no marcha bien y el equipo, como buena parte de sus rivales domésticos, anda sumido en graves problemas económicos. El campo de entrenamiento es el gimnasio de un colegio, por lo que el primer equipo tiene que esperar a que los niños acaben su clase para comenzar la sesión.

El Derby Storm es un equipo semi profesional, en el que destaca un chaval, Nick Nurse. Tiene un talento especial, y ese mismo año logra un rol poco común en el baloncesto: el del entrenador-jugador. El actual campeón de la NBA vive su primera experiencia como coach, entrenando a jugadores hasta diez años mayor que él, y en un lugar tan inhóspito como la ciudad de Derby. Nick Nurse definiría, años después, al país británico como el inframundo del baloncesto.
Con toda la razón del mundo.

12 de mayo de 2013, Londres

Olympiakos y Real Madrid se dan cita en la gran final de la Euroliga en el imponente O2 Arena, a orillas del Támesis. 15.100 espectadores serán los afortunados de vivir el partido en directo, todo un récord de público en Inglaterra. Antes, tanto en las semifinales como en el partido por el tercer puesto entre CSKA yBarcelona, se superaron los 10.000 aficionados.

Unas calles más allá, la fiesta del baloncesto acaba. Transeúntes, turistas y gente ajena a la mejor competición continental de la canasta. Allí no interesa. Ni rastro de carteles por toda la ciudad anunciando la F4. Solo una publicidad en la estación de North Greenwich, la más cercana al estadio. Incluso en él, la decepción local es evidente. Más de la mitad de los aficionados son fervientes seguidores del Olympiacos. Hay casi 1.000 del Real Madrid, y cientos de rusos. A los londinenses con entrada se les puede contar con los dedos de una mano.

La city no tiene cultura baloncestística. Nunca la ha tenido. Ni siquiera la enorme exposición de organizar unos JJOO (2012), relanzó la pasión por la pelota naranja. Es un país peculiar en muchísimas cuestiones, y el baloncesto no iba a ser menos. Cuesta encontrar canastas por las calles y, en consecuencia, jugadores y equipos de un nivel aceptable.

2011-2019: primeros meses del año, Londres

Otra vez de gala. No es para menos. La NBA ha vuelto a elegir Londres y el O2 como escenario de su noveno partido de liga regular en Europa. Wizards y Knicks aterrizan en la capital británica. Unas horas antes del inicio del partido, las redes sociales del pabellón informan: “Todo vendido. No quedan entradas”. El tirón de la NBA derriba fronteras, hasta las más tozudas. El pabellón se llena de aficionados. En su mayoría, ése será el único partido de baloncesto que vean en directo en todo el año.

El viejo recuerdo de los London Towers

La Final Four de la Euroliga y los partidos de NBA en la capital británica son las excepciones que confirman la regla: el baloncesto está marginado en Inglaterra. Solo los eventos proclives al gran espectáculo llaman la atención, lejos de la competitividad y la profesionalidad de un deporte global. Incluso la propia NBA ya ha confirmado que en 2020 cambia Londres por París en su tradicional partido en Europa.

Existió en la última década del siglo pasado un equipo referencia de Inglaterra en el panorama continental. No fue un conjunto creado de la nada a golpe de talonario, sino un proyecto duradero, con notable éxito en la BBL pero que pasó de puntillas y con mucha discreción por Europa. Aunque pasar ya es algo.

Los London Towers, llamados inicialmente Tower Hamlets, dominaron la competición local (BBL) durante la década de los 90, logrando el primer título en la temporada 95/96. Un año antes, el equipo había disfrutado de su primera aparición en Europa, concretamente en la Copa Korac, donde lograron alcanzar la segunda fase. Por aquel entonces, toda una gesta dentro de un deporte desconocido, obsoleto y minoritario. Años después, la Copa Saporta también fue escenario de batalla para el London Towers, con diversas participaciones en la segunda mitad de los 90.

El punto álgido del equipo llegó a principios de los 2000, cuando la Euroliga refundó su estructura y creó el torneo que conocemos ahora. La competición invitó al London Towers, que figuró como integrante de su primera edición, en la temporada 00/01. El conjunto británico fue encuadrado en el grupo D, junto con Barcelona, PAOK, Buducnost, Verona y Skyliners Frankfurt. Precisamente ante los alemanes, y en la primera jornada, llegó la única victoria de su historia en Euroliga. Con poco más de mil personas en las gradas, el Haribo -así se patrocinaba- aplastó al equipo germano por un claro 86-61.

Ese inicio fue un simple espejismo: el London Towers perdería sus siguientes nueve encuentros, aunque fueron el convidado de piedra en los últimos minutos de Seikaly como pívot del Barça (diciembre de 2000). O dicho de otra manera, fueron testigos de los últimos instantes antes de que Pau Gasol iniciase su leyenda.

La historia no mejoró a la temporada siguiente: los London Towers perdieron los 14 de la primera fase, siendo con diferencia el peor equipo de la edición de la Euroliga 01/02. Ese mismo año, el conjunto inglés puso el punto y final a su existencia, sumido en graves problemas económicos, una circunstancia recurrente en el baloncesto británico.

La del London Towers fue la última participación de un equipo inglés en competiciones europeas, aunque no la única. Antes, otros seis equipos anglosajones disputaron el máximo torneo internacional, conocido entonces como Copa de Europa: el Central YMCA (64/65), el Vauxhall Motors (67/68), el Epping Avenue de Leyton (72/73), el Embassy (75/76), el Sutton & Cristal Palace (75-83) y el Kingston BC (86/87).

La Euroliga mira a las islas

“El club de Reino Unido que jugara en la Euroliga no podría estar en una liga nacional, porque la diferencia de competitividad es muy alta. Ahora sí tenemos un producto interesante, nos llega mucha inversión americana, por eso es el momento de que empecemos a trabajar en serio”.

Jordi Bertomeu, presidente de la euroliga

A día de hoy no existe ningún club inglés entre los 74 equipos europeos que disputan una competición internacional (18 en Euroliga, 24 en Eurocup y 32 en Champions). Y no será por la insistencia y el deseo de la Euroliga, consciente del gran mercado que supone Londres a nivel global, con sus más de 9 millones de habitantes-66 en todo el país-. La máxima competición europea, en plena y sana expansión, sueña con establecer un equipo allí, lo que supondría un importante mercado en términos audiovisuales y de patrocinio.

El director ejecutivo de la Euroliga, Jordi Bertomeu, no cesa en los continuos guiños al público inglés: “los propietarios de la competición, que son los clubes, han entendido que Reino Unido es un mercado estratégico para la Euroliga, pero también para ellos”. En la actualidad, los derechos de televisión en el país están en manos de Eurosport y no de Sky o BT Sport, que son las dos grandes cadenas audiovisuales del Reino Unido.

Por posibilidades y recursos del país no será. Suena irónico que la mayor plataforma de contenido deportivo, DAZN, con más de 2.600 empleados en 24 países, tenga su sede en la misma city y, por el contrario, no opere en Inglaterra.

El Brexit, enésimo obstáculo

Existen dos grandes barreras para el crecimiento del baloncesto en Inglaterra. La primera es cultural. Reino Unido es tierra adversa para los deportes extranjeros. Los ingleses inventan pero no compran. El fútbol ocupa la gran mayoría del foco mediático, y otros deportes como el rugby o el críquet ocupan el lugar que el baloncesto tiene en España como segundo deporte.
Eso se traslada a una barrera social y económica. No existe una federación adecuada, ni instalaciones, ni clubes que sostengan el peso de una liga competitiva, ni demanda suficiente. Si la Euroliga ha decidido lanzarse al mercado británico, lo ha hecho en mal momento. El Brexit representa de todo menos seguridad y estabilidad.

Por eso, si hace unos años la opción de conseguir un equipo inglés en la Euroliga era más factible (“Nuestros objetivos no han cambiado y estamos más cerca de conseguirlo”, llegó a decir Berotmeu en 2017), ahora cunde la prudencia cada vez que el tema sale a relucir: “Estamos intentando encontrar los socios correctos, las instituciones que creemos que deben involucrarse en este proyecto. Es un proceso de hablar con mucha gente”. Y añade una fecha: “no antes de las próximas tres temporadas”. Habrá que esperar, por tanto, para conocer si se hará realidad la inclusión de un mercado tan grande como en londinense en una competición tan en crecimiento como la Euroliga. Están condenados a entenderse.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

El Rey de Amarillo

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #19

Diciembre 2019 | 100 páginas

Llevan veinte años peregrinando en el desierto, y lo peor es que no parece que tenga fin. Los Knicks, la franquicia más valiosa, es al mismo tiempo el mayor desastre de la NBA. Ya a la venta

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers