Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Análisis

Los secretos del combine

El «Draft Combine» adquiere un peso esencial a la hora de marcar el destino profesional de un gran número de jugadores. Un baremo por el que no todos aceptan pasar.

Recién concluida la temporada en la NBA, el atractivo más inmediato que encuentran los seguidores de esta competición es el draft. Como cada año, existen unos pocos candidatos a número uno, otros aspirantes a formar parte del selecto grupo de “lottery picks”, y abriendo más y más el abanico,  quienes serán elegidos en primera ronda y otros treinta que saldrán en segunda. En total, sesenta jugadores que, unos más que otros, se acercarán a su sueño de jugar en la mejor liga de baloncesto del mundo.

Evidentemente, nada de lo que sucede en ese evento es producto del azar. En una competición tan profesionalizada como esa, en la que se mueven cantidades ingentes de dinero, todo está examinado hasta el más mínimo detalle. Los equipos realizan un seguimiento exhaustivo de los jugadores que se presentan al draft, mantienen entrevistas con ellos y organizan entrenamientos privados para valorar su potencial, conocer sus características y tratar de descubrir a los mejores talentos disponibles. Y, a pesar de todo ello, nada garantiza que la opción elegida resulte exitosa, porque ello depende de muchos factores, algunos de los cuales escapan a los más rígidos controles. Pero eso es otro tema.

Una parte importante de este proceso de descubrimiento de los jugadores es el llamado “Draft Combine”. Una concentración anual a la que se invita a participar a aquellos atletas a los que se considera con mayores posibilidades o que mayor interés suscitan entre los equipos, aunque no todos aquellos que son invitados aceptan participar. Este año, sin ir más lejos, los principales candidatos a copar los primeros puestos declinaron la invitación. Chet Holmgren, Paolo Banchero, Jaden Ivey o Jabari Smith no concurrieron, posiblemente porque no necesitan exhibir sus cualidades para optar a ser elegidos en las posiciones altas y una actuación decepcionante, sin embargo, podría hacerles bajar su stock. Otros jugadores que sí asistieron, solamente estuvieron presentes en alguna de las partes que conforman el “combine”, pero no en todas ellas, como son los casos de Johnny Davis y Malaki Branham que solamente accedieron a que se les tomaran las medidas oficiales y a relacionarse con los medios de comunicación. Y aquellos que sí estuvieron presentes y participaron en todo nos dejaron detalles dignos de ser comentados. Porque lo que sucede en el Combine puede que no sea absolutamente determinante, pero supone una primera toma de contacto con el mundo del baloncesto profesional de la que, si bien no sirve para sacar conclusiones definitivas, sí empieza a apuntar ciertos aspectos de interés para los equipos que han de apostar por unos u otros jugadores.

Este evento plantea cuatro escenarios diferentes. El primero de ellos es la toma oficial de medidas. No es inhabitual que los jugadores mengüen un par de centímetros con respecto a lo que de ellos se conocía a través de sus respectivas universidades. Por eso resulta tan importante este primer momento, para conocer la estatura (con y sin zapatillas), el peso, la talla de pie, la longitud de la mano, el ancho de esta  y la envergadura real de cada uno de los atletas que pasan por este proceso. Así se evitan sorpresas desagradables. Las cartas sobre la mesa y algunas de ellas, desde el principio, boca arriba.

Un segundo momento, que despierta bastante más expectación que el anterior, son las pruebas de capacidad atlética. Salto vertical de pie, salto vertical máximo, repeticiones y peso en press de banca, tiempo de sprint y agilidad son los retos que deben afrontar los jugadores para mostrar a los ojeadores su potencia física. Si damos un vistazo a los récords históricos obtenidos en algunas de las pruebas, vemos que destacar en ellas no implica para nada triunfar posteriormente en el deporte de la canasta. Muchos de los jugadores que ostentan las mejores marcas en algunos de los ejercicios son nombres absolutamente desconocidos para la mayoría de aficionados al baloncesto, chicos que han desaparecido del panorama baloncestístico mundial cuya presencia, en el mejor de los casos, es residual en ligas muy menores. Un claro ejemplo lo encontramos en el “top 3” de repeticiones en press banca, encabezado por Jason Keep, a quien sigue Joey Graham y Kenny Adeleke. ¿Alguien ha oído siquiera hablar de estos jugadores? Conclusión: ser un gran atleta no supone ser un buen jugador de baloncesto.

Las pruebas de tiro también forman parte de este evento incluyendo lanzamientos de tres puntos desde varias distancias (instituto, universidad y NBA), lanzamientos tras dribling y tiros en salto cronometrados en movimiento. Disciplina, sin duda, mucho más interesante que la anterior, centrada esta vez sí en habilidades puramente baloncestísticas que se deben de trasladar a una cancha en el futuro inmediato.

Ese futuro empieza en el siguiente estadio de este Draft Combine: los populares “scrimmages”, partidillos cinco x cinco en los que, ahora sí, los jugadores tienen ocasión de demostrar su talento, dejar entrever su potencial, mostrar de qué son capaces en una cancha con un balón de baloncesto en las manos. Claro que siempre hay que valorar estas actuaciones con una cierta prudencia. Todos saben que están ante el mejor escaparate posible y quieren lucir, brillar con luz propia, deslumbrar e impresionar a los ojeadores que andan por las gradas. Y ello implica que la parte colectiva del juego quede relegada a un segundo plano frente a las individualidades. Las estadísticas de puntos, rebotes, asistencias, etc. que luego se publican no son los datos más fiables que podemos consultar. Pero tampoco conviene desdeñarlos sin más. Son una muestra que, sin duda, los equipos tendrán muy en cuenta en el momento de tomar una decisión destinada a, en el mejor de los casos, cambiar el rumbo de una franquicia.

Un buen “combine” puede suponer el punto de inflexión para algún jugador. Un antes y un después en sus carreras. El verano pasado lo vimos con Nah’Shon “Bones” Hyland, un jugador cuyo nombre apenas aparecía en segunda ronda en los diferentes “mock draft” que realizan las webs especializadas en este evento, pero cuya actuación en este evento impresionó tanto a la dirección deportiva de los Denver Nuggets que lo seleccionaron en primera ronda con el pick veintiséis. ¿Habrá algún jugador este año que consiga una oportunidad gracias a lo que ha mostrado en el “combine”? Suenan con fuerza nombres como Jake LaRavia, Jalen Williams o Kenneth Lofton Jr., quienes se han ganado por méritos propios una buena consideración gracias a su destacado papel en la cancha. También habrá que ver qué sucede con el base Kennedy Chandler o el alero Christian Braun, en ambos casos por su buen hacer en las pruebas físicas. O en qué posición es finalmente elegido el pívot Mark Williams, cuyas medidas impresionaron a varios ojeadores que confían en poder desarrollar todo su potencial, especialmente como ancla defensiva.

Habrá que estar muy atentos tanto al propio draft como a lo que suceda a partir de entonces para resolver este interrogante. Un aliciente más para todos los seguidores de la NBA… que incluso cuando no hay competición es capaz de generar contenido con el que mantenernos a todos pendientes de cuanto sucede alrededor de ella.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Siguiente artículo:

Tu de Pescara y yo de Vantaa

Si te ha gustado, no te pierdas...:

Inevitables

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #35

Octubre 2o22 | 104 páginas

Su nombre está asociado al éxito. Mike Kryzewski abandona los banquillos tras una colosal carrera, una excusa perfecta para abordar la figura de un hombre tan enigmático como apasionante.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers