Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Artículos

El único día que abuchearon a John Stockton

Posiblemente John Stockton sea el jugador más querido de la historia de los Utah Jazz. Pero hubo un día en el que hasta ellos le dieron la espalda.

Getty Images

Tan solo unos cientos de aficionados estaban lo suficientemente interesados como para acudir al antiguo Salt Palace aquel 19 de junio de 1984. Los Utah Jazz no pasaban por su mejor momento financiero y deportivo, por lo que la franquicia quiso recompensar a los asistentes con perritos calientes y bebidas gratis. A unos 3.000 kilómetros de distancia, el Madison Square Garden estaba listo para dar comienzo a la noche del draft, un evento que fue retransmitido en todo el país por USA Network.

Aquella edición es reconocida como una de las mejores de la historia, pues vio nacer a algunas de las grandes leyendas de la NBA. Hakeem Olajuwon, Sam Bowie, Michael Jordan, Sam Perkins y Charles Barkley coparon las cinco primeras selecciones, inalcanzables para los Utah Jazz, quienes escogían en la 16ª posición.

Cuando les llegó el turno, el general manager, Frank Layden, le preguntó al entonces propietario Sam Battistone si quería ser el encargado de trasladar la elección a los aficionados. “Tan pronto como John Stockton salió de su boca, los perritos calientes y los vasos de Coca Cola saltaron por los aires, y los aficionados abuchearon”, recordó Scott Layden, hijo de Frank, a quien relevaría al frente de las oficinas de los Jazz entre 1989 y 1999, en una entrevista para el Chicago Tribune en 1997. “Sam volvió con mi padre y le dijo: ‘Muchas gracias. Ahora sé por qué querías que lo hiciera’”.

Aunque no tardaría mucho en ganarse el corazón de la hinchada mormona, Stockton era casi un desconocido para el aficionado medio por aquel entonces. De hecho, ni siquiera era la selección preferida de la gerencia de los Jazz, quienes anhelaban incorporar a Jay Humphries, un ‘guard’ de corte defensivo que había instaurado el récord de robos de balón en una temporada durante su estancia en la Universidad de Colorado Boulder. Sin embargo, Humphries fue elegido por los Phoenix Suns con su pick 13, lo que obligó a modificar la hoja de ruta. Irónicamente, Humphries terminaría por ser el suplente de Stockton en Utah un par de años después.

Quien sí confió en Stockton desde el primer momento fue Jack Gardner, miembro del equipo de ‘scouting’ de los Jazz y una leyenda del baloncesto universitario tras dirigir durante más de tres décadas a Kansas City y Utah. Él era el encargado de cubrir los equipos de la costa del Pacífico. Y en unas de sus incursiones baloncestísticas descubrió a un menudo base que militaba en las filas de los Bulldogs de la Universidad de Gonzaga. John había considerado ofertas en Idaho y Montana, pero optó por convertirse en la tercera generación de su familia en formar parte del centro universitario de su Spokane natal.

Lo cierto es que Stockton firmó un notable papel con los Bulldogs —en su última temporada promedió 20,9 puntos y 7,2 asistencias por partido—, pero su personalidad reservada y su apariencia enclenque más propia de un oficinista que de un jugador de baloncesto no le convertían en un molde atractivo ni popular para el aficionado medio. Por el contrario, sus rivales durante sus cuatro años universitarios lo conocían de sobra. “Me encanta verlo jugar y odio jugar contra él. Esto es lo mejor que puedo decir sobre un jugador”, declaró Neil McCarthy, entrenador de Weber State, nada más conocerse la selección de Stockton por parte de los Jazz.

Eliminado Humphries de la ecuación, Frank Layden también tenía clara su selección a pesar de que se refiriera a ella con su característico sentido del humor. “Cuando lo escogimos en el draft no teníamos claro si era Stockton de la Universidad de Gonzaga o Gonzaga de la Universidad de Stockton”, compartió el ejecutivo. Por supuesto, nadie era consciente de la dimensión que alcanzaría aquel jugador. Ni Layden, ni Gardner, ni Battistone, ni su entrenador en Gonzaga Jay Hillock. De hecho, los Jazz se limitaron a definir a Stockton como “un respaldo de garantías para Rickey Green”, base titular del equipo y que había sido elegido All-Star ese mismo año.

De hecho, Stockton completó sus primeros tres años en la NBA a la sombra de Green, aunque la selección de Karl Malone en 1985 les hizo comprender que tenían algo grande entre manos. Stockton y Malone se habían conocido un año antes durante las pruebas realizadas por 74 jugadores universitarios de cara a formar el equipo olímpico de Los Ángeles. Ninguno formó parte de la plantilla definitiva, aunque Stockton fue uno de los últimos descartes junto a Charles Barkley, Terry Porter y Maurice Martin. No obstante, aquella decepción inicial supuso el punto de inicio de una profunda amistad que transformaría la concepción del ‘pick-and-roll’ en la NBA.

Las dudas de Stockton fueron tan importantes en sus inicios que llegó a dudar seriamente de su capacidad de hacerse un hueco en la plantilla, por lo que no consideró siquiera la opción de comprar una vivienda y echar raíces en Salt Lake City. Creía que un año después estaría fuera de los Jazz. O, quizá, de la NBA.

Por suerte, fue imposible echar freno a su talento, intensidad y entrega en pista. Todo lo que no decía ante los medios —desplazando los focos normalmente sobre la figura de Malone— lo plasmaba en la pista desde su brillante visión de juego, su duro físico y su fiabilidad. Para él era un honor pisar una cancha de la NBA. Y lo haría en un total de 1.686 ocasiones entre temporada regular y playoffs. “No sé cómo lo ven ahora los jugadores. Para mí jugar un partido de la NBA era un privilegio. La primera vez que me perdí un partido tuve que contener las lágrimas. Mi brazo tenía que estar colgando para que no jugase”, declaró en una entrevista para DNP-CP Sports en 2021.

Al cuarto año se hizo con el puesto de base titular y Green acabaría en Charlotte tras la celebración del draft de expansión de 1988. Y Stockton respondió con creces: en su primer año como titular fue segundo en las votaciones para el premio al Jugador Más Mejorado, octavo para el Defensor del Año y décimo para el MVP de la Temporada. También fue incluido en el Segundo Mejor Quinteto de la NBA y tan solo se le resistiría el All-Star, distinción que recibiría en las nueve temporadas siguientes.

Todos conocemos de sobra lo que fue Stockton a partir de entonces y su importancia en la historia de la NBA, encabezado por su récord histórico en asistencias y robos, ambos inalcanzables hoy en día. Así que replicaremos unas declaraciones realizadas por el mítico Jerry Sloan, quien supo entenderlo y acercarse a él mejor que nadie, pues compartieron el mismo ADN competitivo, en plena disputa de aquellas fatídicas Finales de 1997.

“Stockton es Stockton. No puedo hablar por John, ¿pero sabes qué es lo que disfruta? El hecho de que pone todo lo que tiene en ello. Cuando sale a la cancha tiene que sentirse bien consigo mismo porque sabe que lo ha dado todo. La parte competitiva es la mayor emoción. Siempre le ha gustado competir. Siempre pensé que podía competir tan duro como cualquiera. Tal vez no tenga el mismo éxito, pero de eso se trata y es lo único que puedes hacer. No acertarás todos tus tiros, pero siempre puedes competir.”

Y no, nadie, nunca más, volvió a abuchearle.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

El ala oeste del Telón de Acero

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #41

Octubre 2o23 | 104 páginas

Baloncesto y videojuegos. Un binomio que lleva funcionando desde la década de los setenta con un éxito si paliativos. ¿Os apetece un viaje a través de los NBA Jam, los Lakers Vs Celtics o incluso los míticos PC Basket?

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2023 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers