Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Perfiles NBA

Ricky Rubio: El origen en cuatro cuartos

El pasado 4 de enero, Ricky Rubio anunció que ponía el punto final a su carrera NBA tras 12 temporadas llenas de momentos de todo tipo. Una carrera marcada por la impronta de quien se ha convertido en un jugador de culto, un icono del baloncesto moderno y una persona que ha estado muy por encima del deportista.

Ricky Rubio
Wikimedia

Desde estas líneas queremos rendir nuestro particular homenaje a Ricky rememorando sus primeros pasos, esos no tan recordados y que son imprescindibles para entender la figura de Ricky Rubio y todo su impacto. Sus orígenes en cuatro cuartos, que comience el partido.

Primer cuarto: El debut

El 15 de octubre de 2005 no fue un día más en la historia del deporte español. Aquel día se escucharía, para muchos por primera vez, un nombre que quedaría grabado en la memoria de todos los seguidores de la pelota naranja, el de un chico que con tan solo 14 años ya había hecho historia, pero que ni el mismo sabía todo lo que le esperaba.

Aquel 15 de octubre de 2005 un niño, con exactamente, 14 años, 11 meses y 24 días de vida, debutaría como jugador profesional en la liga ACB vistiendo la camiseta del Joventut de Badalona en el Palacio de los deportes de Granada bajo las órdenes de un mito como Aíto García Reneses.

Aquel 15 de octubre de 2005 Ricky Rubio debutaba como el jugador más joven de la historia del baloncesto español y aquel día comenzaría, sin el sospecharlo, la leyenda de uno de los jugadores más importantes de nuestro baloncesto.

Segundo cuarto: Europa conoce a Ricky

No transcurrió apenas un año desde el tan sonado debut y Ricky ya nos dejaría una gran muestra de que no estábamos ante un jugador cualquiera. El verano de 2005 se disputaría en Linares el Europeo Sub-16 de baloncesto y España llegaría liderada por un Ricky Rubio que dejaría una actuación para la historia.

Consiguió liderar el campeonato en puntos, rebotes, asistencias y robos de balón, por supuesto España se coronaría, por primera vez en su historia, campeona de Europa en dicha categoría, pero lo que de verdad trascendería a la historia, sería su actuación en la final por el título ante Rusia. Nada más y nada menos que 51 puntos, 24 rebotes, 12 asistencias y 7 robos de balón. Si estos números no fuesen suficiente, Ricky le dejó al mundo una muestra de que su magia era real.

Tras un triple en los últimos segundos por parte de Rusia que silenciaba al público local y parecía darles el título de campeones europeos, Ricky pidió el balón desde la línea de fondo, corrió apresurado hasta el centro del campo y ante tres rivales y con rectificado incluido anotó un tiro desde la línea medular de la cancha para mandar el partido a la prórroga donde España se impondría por 110 a 106 al combinado ruso. La leyenda de Ricky seguía creciendo.

Tercer cuarto: Made for USA

En 2009, con apenas 18 años, Ricky Rubio ya había conseguido lo que la gran mayoría de jugadores jóvenes estadounidenses sueñan, ser portada de la prestigiosa revista Slam (y no sería la última vez). En una imagen para el recuerdo, emparejado junto a Brandon Jennings, quien había tomado la polémica decisión de saltarse el paso de la NCAA y formarse como jugador profesional en la Lottomatica de Roma a la espera del draft, Ricky posa con la elástica del Joventut representando al jugador europeo en el escaparate NBA como nunca se había visto.

Si bien, tradicionalmente los jugadores extranjeros en la NBA respondían al perfil de jugadores altos normalmente en posición de interiores, Ricky era el prototipo de jugón estadounidense. En Norte América se podían leer comparaciones con Jason Williams, Steve Nash e incluso con el mítico “Pistol Pete” Maravich.

En España nos empezábamos a familiarizar con el término “hype” y Ricky Rubio comenzaba a ser un imán de scoutings NBA’s quienes frecuentaban más que nunca los pabellones de la ACB. El draft de 2009 no defraudaría y Ricky sería elegido por los Minnesota Timberwolves con el 5º pick por delante de jugadores como Stephen Curry (7º), DeMarr DeRozan (9º) o el propio Brandon Jennings (10º). La Rickymania se establecía en los Estados Unidos de América.

Último Cuarto: Emperador de Europa

Antes de emprender la aventura NBA, Ricky Rubio formaría parte del traspaso más caro del baloncesto español, 3,7 millones de euros serían los culpables de que Ricky Rubio dejase la Penya, con una copa del Rey, una FIBA Eurochallenge y una copa ULEB bajo el brazo, rumbo a todo un F.C. Barcelona.

Ricky Rubio ya era todo un jugador consagrado, plata en los JJOO de Pekín de 2008 y oro en el europeo de 2009 disputado en Polonia, al Barça llegaba toda una estrella en ciernes. Recién drafteado en el top 5 y con todo el público NBA deseando verle en sus canchas, Ricky aparcó el sueño americano durante dos temporadas para consolidarse entre los mejores del viejo continente. Y tanto que lo consiguió.

La visita del F.C. Barcelona a cualquier pabellón ACB se convertía en todo un fenómeno de masas. Llenaba todas las canchas que visitaba con Ricky Rubio como principal reclamo, entradas abarrotadas, dispositivos de seguridad especiales por el fenómeno fan que provocaba la mera presencia de Ricky, adolescentes saltando a la cancha en pleno pre-partido para conseguir una foto o autógrafo… con Ricky Rubio todo podía pasar.

Finalmente, en 2010 se convertiría en el jugador más joven de la historia en ser campeón de la Euroliga y en 2011 lograría el título de campeón de la ACB (además de dos copas del Rey y otras tantas Supercopas). Ricky Rubio cumplía la premisa de dominar en Europa antes de marchar a la NBA y en verano de 2011 pondría rumbo a Minneapolis para comenzar una aventura a la que el pasado 4 de enero puso punto final.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

El conmovedor legado de Denny Crum

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #43

Febrero 2o24 | 100 páginas

Capaz de anotar como un alero pese a contar con la altura de un pívot, Nowitzki cambió también la forma en la que se jugaba al baloncesto. En este número de SKYHOOK descubrimos toda su carrera, desde sus orígenes en la liga alemana, hasta la gloria del anillo de 2011.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2023 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers