Compartir

Jugadores con (mucha) más pena que gloria que pasaron por el Real Madrid

lazaros-papadopoulos-of-real-madrid

Recordamos algunos de los más grandes fiascos del equipo blanco en su historia.

Por el Real Madrid han pasado algunos de los más grandes jugadores de la historia de nuestro baloncesto a lo largo de su dilatada y exitosa historia. Es una larga lista donde aparecen desde mitos como Drazen Petrovic o Arvydas Sabonis a grandes jugadores actuales como Felipe Reyes o Rudy Fernández, por citar algunos.

Sin embargo, no todo han sido dulces incorporaciones acertadas. También ha habido fichajes que salieron mal, no cumpliendo ni mucho menos las expectativas creadas, o no adaptándose a la entidad, por lo que tras un tiempo acabaron saliendo por la puerta de atrás del equipo blanco.

Volvemos la vista atrás para recordar algunos de los más sonados de los últimos tiempos. Comenzamos…

 

“Skeeter” Henry (EEUU) Alero. 2,01 metros.

Herman Henry III, más conocido en el mundo del baloncesto como “Skeeter”, aterrizaba en Madrid en la temporada 1994-1995 (la de la última Euroliga) para sustituir a un lesionado Rimas Kurtinaitis.

El americano venía con unas grandes referencias, sobre todo en el baloncesto francés, donde se había labrado un más que buen nombre, siendo elegido mejor jugador de la liga del país galo en la 1993-1994.

De hecho, ese año, Skeeter había sido ni más ni menos que el máximo anotador y asistente de la Liga con el Dijon, con unas medias de 24.2 puntos y 8.2 asistencias por partido, por lo que el Real Madrid se frotó las manos con su fichaje, esperando un jugador espectacular que daría buenos momentos a la afición merengue.

Sin embargo, para desgracia de todos, el americano sólo llegaría a disputar diecisiete partidos con el Real Madrid, con unos números mediocres (9.2 puntos, 1.7 rebotes y 1.6 asistencias en 25 minutos por encuentro) y un juego que ni convenció a nadie ni le valió ni mucho menos para continuar en el equipo. Vídeo de Skeeter Henry

 

Dragan Tarlac (Serbia – Grecia) Pívot. 2,11 metros.

Dragan Tarlac (Foto: ACB)

Dragan Tarlac llegaba al Real Madrid l temporada 2001-2002, después de haber triunfado en Europa con el Olympiakos y tras estar un año en la NBA, en los Chicago Bulls, donde no gozó de demasiadas oportunidades.

En su regreso al viejo continente, el pívot aparecía como uno de los mejores interiores del mercado, firmando un contrato de estrella (300 millones por tres temporadas), con unas grandes expectativas sobre él.

Por desgracia, su rendimiento nunca fue el esperado, siendo un jugador duramente atacado por la afición, que no veía que no mostrara interés ni compromiso con el equipo.

Su juego era gris y simple, no mostraba actitud. Además, los resultados no acompañaron y hubo ciertos problemas importantes de comportamiento que hicieron que, tras dos años, se rescindiera de mutuo acuerdo el contrato con el club blanco.

No era tanto cuestión de números, que tampoco fueron ni mucho menos notables (8.6 puntos y 5.2 rebotes por partido de media), sino sobre todo de actitud.

Un fiasco en toda regla… Vídeo de Tarlac con la camiseta del Real Madrid.

 

Stefano Attruia (Italia) Base. 1,78 metros.

Temporada 2001-2002. En el banquillo del Real Madrid se sienta Sergio Scariolo, actual seleccionador de España, quien decide no renovar al base belga Jean-Marc Jaumin, lo que provoca la llegada de un veterano compatriota suyo, Attruia (32 años en ese momento), procedente del Euro Roseto.

Stefano había sido campeón de la Copa Korac con el Virtus Roma (1991-1992) y de la Copa Italiana con el Fortitudo Bologna (1997-1998) y en el Euro Roseto firmaba 12.3 puntos en 28.3 minutos de juego hasta su llegada al equipo blanco, llamando la atención por su gran velocidad y capacidad de cambiar los partidos con su descaro.

En el Madrid de Scariolo, el base tan sólo jugaría 19 partidos, en los que no llegó a destacar por absolutamente nada, con unos promedios de 6 puntos, 1.1 rebotes y 1.6 asistencias en 18 minutos por encuentro, pasando tras su estancia en Madrid por varios equipos italianos en los que no despuntaría tampoco.

 

Troy Bell (EEUU) Base. 1,85 metros.

Hablamos del considerado sin duda como uno de los peores fichajes en la historia del Real Madrid.

Troy Bell llegaba al Real Madrid en el mes de  diciembre del año 2004 para sustituir a su compatriota Elmer Bennet, lesionado. El americano venía tras haber destacado mucho en la Universidad de Boston (con unas medias de 21.6 puntos por partido), con la vitola de ser un base potente y un gran tirador, aunque no encontrara su sitio en la NBA, pese a ser un Nº 16 del Draft.

En el conjunto blanco apenas llegó a jugar dos encuentros (lamentables) ante Barcelona y Manresa, en los que anotó 6 puntos en total, para acumular un -7.5 de media de Valoración (3/12 tiros de 2 y 0/7 en triples).

Tras ello, el jugador se lesionó misteriosamente, y ya no volvió a jugar más en el equipo, siéndole rescindido por parte del Real Madrid el contrato, lógicamente, haciendo carrera posteriormente en Italia, donde tras retirarse se convertiría en una especie de figura… en los cuadrilateros.

Vídeo de Troy Bell en su último equipo (Temporada 2012-2013):

Lazaros Papadopoulos (Grecia) Pívot. 2,12 metros.

El pívot heleno llegaba al Real Madrid de cara a la Temporada 2007-2008, siendo considerado como uno de los mejores jugadores interiores de Europa, con una gran potencia y juego de pies.

Todo ello hizo que firmara un gran contrato, tres años y mucho dinero, que hizo que también se le exigiera mucho al “5”, que no demostró absolutamente nada en el equipo blanco, lo que generó muchas críticas. No encajaba en el sistema de juego del Real Madrid, y no mostraba el mínimo de actitud necesaria.

Tras pasar una temporada y media en la que su rendimiento nunca llegó a los mínimos aceptables, mediada la 2008-2009, se le cedió al Fortitudo Bolonia italiano, rescindiendo su contrato al finalizar la campaña.

Su carrera ha ido dando tumbos desde entonces, sin volver a ser el gran pívot que deslumbró a Europa.

Mikhalis Pelekanos (Grecia) Escolta. 1,98 metros.

Procedente del Panellinos de Atenas, llegaba en la temporada 2007-2008 Mikhalis Pelekanos al Real Madrid, tras entrar el año anterior en el Quinteto Ideal de la Liga griega, siendo además galardonado como Jugador con Mayor Progresión.

El escolta destacaba por ser un jugador potente, con fama de lograr emocionar al público heleno con sus mates y jugadas espectaculares, firmando un contrato de dos años con el club blanco.

No lograría ni mucho menos Pelekanos emocionar en el Real Madrid, no demostrando absolutamente nada esa campaña 2007-2008, donde disputó un total de 32 partidos, con unas medias paupérrimas de 2.9 puntos y 1.5 rebotes en 11 minutos y una Valoración de 1.9.

Tras ese año, el Real Madrid decidió la rescisión del contrato del jugador. Vídeo dedicado a Pelekanos

Pequeños grandes tropiezos en los fichajes. Jugadores que no lograron hacer carrera en el Real Madrid ni lograr convencer al club ni a la afición, y que pasaron con más pena que gloria…

Comentarios

Comentarios

  • No recuerdo casi a ninguno, pero la mayoría parecen tener algo similar, su incapacidad de asumir su llegada a un equipo grande y salir de su zona de confort.

    Es algo que marca la diferencia entre los buenos jugadores (en algún momento) y los grandes jugadores.