Temporada 1961/62, el coleccionista de records Wilt Chamberlain lograba la temporada más dominante de la historia de la NBA. Sus 50’4 puntos por partido marcan hasta el día de hoy un registro prácticamente imposible de repetir. Dio 192 asistencias (2’4 por noche), con lo que, si se suman los 4.029 puntos anotados más las canastas de sus compañeros a través de sus 192 asistencias, Chamberlain contribuyó a 4.413 puntos de su quipo en 80 partidos (55’2 por partido).

Esa misma temporada era el segundo año de The Big O, Oscar Robertson, y la terminó con otros números que se antojan muy difíciles de volverse a conseguir: un triple-doble por partido a razón media de 30’8 puntos, 12’5 rebotes y 11’4 asistencias.  Fue líder de asistencias contabilizando 899 que, multiplicadas por canastas de dos puntos y sumado a los 2.432 puntos que anotó, suman 4.230 puntos para su equipo en 79 partidos (53’5 por partido).

Dos temporadas más tarde, Robertson estuvo a punto de convertirse en el líder de puntos y asistencias en una misma temporada liderando las asistencias con 11 por partido y quedando como segundo mejor anotador (31’4 puntos) por detrás de Chamberlain (36’9). Circunstancia ya vivida por el genial base de los Celtics Bob Cousy en 1955, aunque con números mucho más bajos. Segundo en puntos (21’2) y líder en asistencias (7’8).

Famosas son las hazañas de Wilt Chamberlain en cuanto a puntos y rebotes pero menos conocida fue su faceta de pasador, que mejoró temporada tras temporada; a la vez que disminuían sus aportaciones anotadoras incrementaban sus asistencias en beneficio del equipo. Así en la temporada 1967/68 se convirtió en el único jugador que ha liderado en una temporada el total de rebotes -1952 (23’8)- y de asistencias -702 (8’6)-, pero ya no era el imparable anotador de los años anteriores y se quedó en 1992 puntos (24’3).

El promedio de rebotes fue el mejor de la temporada pero en asistencias, a pesar de ser el que más repartió, quedó segundo en promedio por partido. El mejor pasador fue Oscar Robertson con 9’7 por encuentro pero con menos asistencias totales al jugar solo 65 partidos. Gracias a ese promedio y a los 29’2 puntos de media, Oscar Robertson se convertía en el primer jugador que era capaz de liderar la liga en promedio de puntos y asistencias, y además lo hacía en la misma temporada.

Recopilando, Wilt  había liderado al menos en una temporada los puntos totales y las asistencias, aunque no en el mismo año. Por otro lado, Robertson había logrado liderar el promedio al menos en una temporada de puntos y asistencias, y había sido en el mismo.

En 1970, el base de los Lakers Jerry West lideraba los puntos con 31’2 por partido y quedaba cuarto en asistencias (7’5), se quedaba cerca, era otro gran contribuidor de su equipo. Dos años después alcanzaría las 9’7 asistencias de media que le aupaban al primer puesto de la temporada y conseguía ser el segundo jugador en liderar el promedio en las dos categorías, aunque no en la misma temporada.

Acaban los sesenta y comienza la época de Tiny Archibald

Comenzaba la temporada siguiente (1972/73) y Tiny Archibald, un base de 24 años de los Kansas City-Omaha Kings, que venía de promediar en su segunda temporada 28’2 puntos y 9’2 asistencias, la iniciaba anotando más de 30 puntos en los cinco primeros partidos y repartiendo a su vez el juego entre sus compañeros, especialmente asistiendo a Tom Van Arsdale, Nate Williams y Sam Lacey.

El entrenador de los Kings era Bob Cousy, el exjugador de los Celtics sabía lo que era dirigir a un equipo dentro de la cancha y se acercó a Archibald y le dijo: “Es su pelota y su equipo”. El base newyorkino lo tomó al pie de la letra y a parte de repartir pases entre sus compañeros superó en tres ocasiones los 50 puntos, con su velocidad y calidad entrando a canasta, entre otras cualidades. Disputaba 46 minutos por partido y el propio jugador calcula que tuvo el balón en sus manos entre el 80% y el 85% de las posesiones del equipo.

Finalmente, tras 80 intensos partidos, había anotado 2.719 puntos y repartido 910 asistencias, con unos promedios de 34 puntos y 11’4 asistencias. Fue el mejor de la temporada tanto en total y promedio de puntos y en total y promedio de asistencias. Realizando las sumas del principio, se puede decir que contribuyó en 4.539 puntos del equipo (56’7 por partido), superando la temporada 1961/62 de Wilt Chamberlain.

Hasta la fecha es la mayor contribución en puntos directa e indirectamente de un jugador y es el único jugador que ha conseguido liderar los puntos y asistencias totales en una misma temporada, y el segundo junto a Oscar Robertson en promedios en una misma temporada. En la década de los 80 los que más se pudieron aproximar fueron Magic Johnson con unos promedios de 23’9 puntos y 12’2 asistencias en la temporada 1986/87 y Michael Jordan con sus promedios de 32’5 puntos y  8 asistencias en la temporada 1988/89. Allen Iverson también se acercó un poco con 33 puntos y 7’4 asistencias en 2006.

En una entrevista a Tiny Archibald realizada para Sporting News en 2013, este comentó que a los que más veía potencialmente pudiendo realizar una temporada como la suya eran LeBron James y Chris Paul. Pero que nadie pierda de vista a Russell Westbrook…