fbpx
Síguenos también en...

Reflejos

Dennis contra Rodman

Publicado

-

Detroit, Michigan. Una noche cualquiera de 1993.

Alzaba las pesas con rabia. De arriba a abajo, en un ciclo repetitivo. Como queriendo escapar de sí mismo. Buscaba purgar esa extraña sensación que le comía por dentro a base de trabajo físico. Esfuerzo y sudor como forma de hacerla desaparecer. La ansiedad había ocupado su casa, cambiado la cerradura, y se negaba a marcharse.

El reloj daba ya las 2 de la mañana. Una luz cegadora nacía del techo e iluminaba la habitación. Lo que horas antes era un gimnasio repleto de vida, con gritos, bromas y ruido de maquinaria pesada, ahora emulaba a los pasillos de un hospital abandonado. En medio de todo, él. Empujando con fuerza y con Pearl Jam sonando a toda mecha por los cascos. Una más, la última, hasta llevar al límite sus músculos y caer rendido. Pero ni así. Ese vacío incontrolable no cesaba.

“No había nadie alrededor cuando llegué al pabellón y me dejé caer. Trabajé muy duro. Me estaba dejando cada fibra de mi cuerpo ahí, levantando pesas y escuchando a Pearl Jam. No había nadie, tan solo la música y yo. El sitio parecía un puto cementerio. Traté de usar esas pesas y sacar todo lo que tenía dentro, todo el dolor y el sufrimiento que recorría mi cuerpo”.

De camino a la camioneta empezó a considerar la idea. Venía rondando su mente desde hacía tiempo, pero ahora empezaba a tomar verdadera forma. El aparcamiento del Palace era inmenso, y en la oscuridad de la noche parecía un océano. De hecho, así se sentía él, como un náufrago en mitad de la nada. Sacó las llaves, cogió una escopeta de la guantera, y se sentó sobre la parte trasera del vehículo. Postrado como un perro callejero, con los párpados medio caídos por el cansancio acumulado, mirando fijamente a la nada. De vez en cuando sus ojos miraban hacia abajo, sopesando los pros y los contras mientras acariciaba con mimo el arma. Todo estaba listo.

Empezó a recordar el pasado con nostalgia. Se veía con 16 o 17 años, trabajando como bedel en el aeropuerto de Dallas. Lo que hiciera falta para ganar unos cuantos billetes. El chico del gueto de Oak Cliff buscando sobrevivir. Un día más en la vida de Dennis. Recordaba incluso aquella vez que le despidieron por robar un maletín repleto de relojes de lujo, que más tarde repartiría entre algunos de sus conocidos en lugar de venderlos y sacar tajada. Aunque aparentara ser malo y peligroso, no podía rebosar más inocencia. Rodeado de lujo y fama, pensó en todo aquello. Dónde estaba. Quién era realmente.

“Me senté en esa camioneta, y toda mi confianza se había ido. Ya no estaba seguro de nada. Solo era un tipo con una pistola en medio de un aparcamiento vacío. Pensé mucho en cómo logré llegar hasta aquí, y lo poco que me importaría volver atrás. Quería ser normal. La vida de un jugador NBA, llena de adulación, dinero y mujeres, me estaba trastornando. En ese momento podía haber renunciado perfectamente a la fama y al dinero. Mientras me sentaba en la camioneta, honestamente pensé que sería más feliz de vuelta en ese puto aeropuerto, dándole a la escoba a cambio de 6.50 dólares la hora”.

De pasar noches a la intemperie en los hostiles rincones de Dallas, vagando sin rumbo, a ser dos veces campeón de la NBA y dos veces mejor jugador defensivo del año. ¿Cómo había ocurrido? Ni él lo sabía. Quizá fuera el milagro de crecer hasta 27 centímetros de un año a otro, un regalo de la genética que dio con sus pies en el baloncesto. Ese juego, antaño territorio dominado por sus dos hermanas, tenía algo especial. Le hacía sentir completamente libre. Bajo el fragor del parquet, el aro y los botes del balón, podía expresarse. Dar rienda suelta a esa bomba emocional reprimida durante tanto tiempo, y que le abrasaba las entrañas. El baloncesto no era solo un juego. Era una terapia.

Quizá fuera su incansable ética de trabajo lo que le había llevado hasta allí. La voluntad de sacrificio y el espíritu de superación. Morar en la oscuridad le aportó un impulso más. El hambre por conquistar una meta. O quizá solo fuera que, enterrado en las profundidades de su alma, siempre existió el presentimiento de que la vida le aguardaba algo.

“Hubo mucho dolor y sufrimiento en mi infancia, pero cuando me postraba por la noche en aquella cama del gueto de Oak Cliff, siempre me invadía el mismo pensamiento: hay algo grande ahí fuera esperando a DENNIS RODMAN. No era un razonamiento lógico. Yo era un chaval de aspecto extraño, tan tímido que a veces me escondía detrás de mi madre en el supermercado. Parecía que nada importante podía sucederme a mí, pero no pensaba que en el fondo me estaba engañando. Dejando la razón a un lado, creía honestamente que sería famoso algún día”.

El recuerdo de no tener un techo donde dormir le acompañaba. Eso, y el abandono temprano de su padre, Philander Rodman, que dejó a la familia cuando él solo tenía tres años, eran dos cicatrices que no terminaban de cerrarse nunca. Sin importar dónde estuviera. Años más tarde, siendo ya un jugador importante en la NBA, acostumbraría a repetir un extraño ritual. Cada vez que terminaba un encuentro, se metía en su coche, dejaba atrás el estadio, y se ponía a recorrer los bajos fondos de Detroit. Allí, sin cámaras que le grabaran, y sin pedir nada a cambio, recogía a un vagabundo, se lo llevaba a casa, le daba alimento, ropa, un baño caliente y entradas para el próximo partido de los Pistons.

No sabía muy bien por qué hacía eso. Puede que por pura empatía. Había experimentado en sus carnes lo que significaba vivir de esa manera. Lo duro, traumático e incierto que era. Pero en el fondo había algo más. Recoger a esas personas le servía de experiencia catártica. Rodeado de aquella gente calmaba su ansiedad y justificaba su sentimiento de culpabilidad. Sentía que, ahora sí, estaba en el lugar que realmente merecía. Era su forma de seguir conectado a la realidad. La suya.

“Pensaba que yo no debería estar haciendo esto. Yo no debería ser un jugador de la NBA. No tengo derecho a vivir en este mundo de fantasía. Solo soy un chaval del gueto, demasiado delgado, y con un aspecto demasiado absurdo como para ser tomado en serio. Soy el chaval al que apodaron ‘Gusano’ por cómo me retorcía jugando al pinball. Estoy aquí, viviendo esta vida, ¿con dinero, mujeres y atención en todos sitios? No es real”.

En los últimos tiempos, aquel mundo de fantasía había empezado a desmoronarse. Un divorcio traumático que le alejó de su hija fue el primer zarpazo. Uno para el que ya no tenía resguardo. Ya no podía refugiarse más en el rebaño. Rick estaba en New Jersey, James en Los Angeles, John en Miami y Vinnie retirado. Quedaban Bill, Mark, Isiah y Joe, pero en el fondo, todo había cambiado. Sus mejores amigos en el equipo ya no estaban allí. Aquella vieja camaradería se había esfumado. Pero lo que más dolía de todo era la sensación de volver a estar sin padre. Chuck fue mucho más que un entrenador. Era el mentor que había creído sin fisuras en él. Un referente masculino que le acogió como a un hijo, y que le dotó de paz, estabilidad y disciplina. Con Daly en los Nets, nada parecía tener sentido.

Foto: NBAE

Avanzaba la madrugada en el aparcamiento del Palace. El reloj daba ya las 3 de la mañana. Volvió a acariciar la escopeta y la levantó ligeramente hasta situarla pegada al rostro. La examinaba de arriba a abajo. Pensativo. Situó el dedo índice sobre el gatillo y empezó a presionar ligeramente. Cada vez con más intensidad hasta frenarse. Entonces recordó un inesperado encuentro anterior con Craig Sager en el club ‘The Landing Strip’. Allí mismo, el mítico reportero, recientemente fallecido, había intuido su plan y le había desaconsejado hacerlo. Recordaba también las letras de Pearl Jam, que goteaban vigor a un alma en retirada. Por último, se reencontró con su propio orgullo. ¿Acabar así? No. Además, de hacerlo se estaría volviendo a engañar a sí mismo. Se estaría volviendo a esconder.

“Se me ocurrió una idea: que le jodan a la escopeta. ¿Por qué no matar simplemente al tipo del exterior y dejar que el de dentro siga vivo? Ya había averiguado que podía apretar el gatillo si quería. Si esto era una especie de test, en mi mente lo había superado. Lo que en realidad buscaba era una manera de enfrentarme con esa persona que yo no quería ser. Quiero sacar esa parte de mi vida y dejar que mi otro yo salga a la luz”.

Su objetivo no era acabar con el simple envoltorio. Con la simple carne. Lo que en realidad buscaba era fulminar el espíritu de aquel extraño individuo que había adoptado su nombre y su cuerpo.

“Me senté en esa camioneta y tuve un duelo conmigo mismo. No necesitaba ya el arma; todo tuvo lugar en mi mente. Caminé hacia un lado y hacia el otro. Entonces me paré y disparé al impostor. Maté al Dennis Rodman que se había conformado con ser lo que todo el mundo quería que fuera”.

Aquella noche de 1993, en el aparcamiento del Palace of Auburn Hills, Dennis se sacrificó para alumbrar a Rodman.

Algunas horas más tarde, ya amaneciendo, varios agentes de policía acudieron al lugar alarmados por la llamada de Sheldon Steele, amigo de Dennis, que afirmaba haber recibido una nota en la que este parecía despedirse. Aquellas extrañas líneas le habían dejado muy preocupado. A su llegada, lo único que encontraron los agentes fue a un tipo de más de dos metros tirado en la parte trasera de la camioneta, agarrado a una escopeta y durmiendo a pata suelta. Exhausto tras toda una noche de reflexión.

Desconcertado, Rodman se despertó y les informó de que todo iba bien.

Semanas después, los Pistons recomendarían a Dennis regresar a la consulta del doctor Baxter Baker, uno de los mejores psiquiatras de la ciudad. Allí, el jugador se expresaría con absoluta franqueza sobre todo lo que había acontecido en su vida, incluido lo ocurrido aquella noche. Sin medias tintas. Siendo tan fiel como se puede ser a uno mismo. Le relató por qué sentía que la vida se le estaba complicando, qué aspiraciones tenía, y cómo pretendía manejarlo todo. Tras el coloquio, el doctor Baker se limitaría a responder con un escueto:

“Dennis, no te ocurre nada”.

Como validando a un hombre que, simplemente, y en un acto de valentía, se había querido sincerar consigo mismo, sin que eso significara nada malo, o que hubiera perdido la cabeza.

Dennis Rodman estaba más vivo que nunca.

*Las citas empleadas en este artículo están sacadas de la obra ‘Bad As I Wanna Be’, la autobiografía de Rodman originalmente publicada en 1996*

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Deja tu comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reflejos

Gramos y asfalto

Leyenda del asfalto, de la Rucker, de la esencia del baloncesto. De los coqueteos con las drogas a los escarceos con la NBA. Una historia de cuando el baloncesto no sólo se escribía en las páginas oficiales.

Publicado

-

“Cientos de parques y canchas repartidas por toda la ciudad, docenas de torneos al aire libre cada verano, miles de jugadores gastando la suela de sus zapatillas en el cemento de los playgrounds. New York City es la meca del deporte de la canasta y el epicentro del streetball cada época estival. (…) Los términos partidillo, pachanga o exhibición se quedan fuera de las verjas que normalmente rodean las canchas, como también deberían hacerlo todos aquellos que se empeñan en utilizarlos para referirse a una de las versiones más competitivas del baloncesto a la que están desprestigiando por culpa de un total desconocimiento”. – Antonio Gil en el libro El partido que cambió la historia.

No atrae a los medios de todo el globo, tampoco lleva a personas de todo el mundo a sentarse en sus gradas ni genera millones. Pero, ciertamente, no lo necesita. Porque desde que viera su origen (al cual los expertos aseguran tener dificultad para fijar una fecha) se ha expresado a su peculiar forma. Tan única y distinta que hace pensar de un deporte distinto al que vemos entre profesionales. De verso libre, talento y expectación local. De estrellas y leyendas que parecen reservadas a un público selecto.

Aún estaba en el instituto y ya apostaba con frecuencia mil dólares ante aquellos que, con osadía, le retaban a un uno contra uno. Asegura no haber perdido nunca. En una ocasión, la situación escaló con tal velocidad y agresividad que “lo siguiente que supe es que la apuesta fue de mil a diez mil porque toda la gente en las gradas se empezó a unir”. Marchó a casa con un maletín lleno y la cabeza bien alta.

“Legend in two games like I’m Pee Wee Kirkland”. – Pusha T en Grindin’, del grupo Clipse.

Richard Kirkland hoy es entrenador en el Dwight School de Manhattan. También de clases de filosofía de entrenamiento en la Long Island University. Como lema, suele repetir a los jugadores que “así se juega al baloncesto, un juego al que siempre he ganado y así es como lidias con la vida, un juego en el que una vez perdí”. Las palabras ganan fuerza con los hechos y las lecciones hacen lo propio mediante la experiencia. Pee Wee fue, a finales de los sesenta, “probablemente el jugador más rápido del baloncesto universitario” para Sports Illustrated. Lo reservado para pocos genera por inercia comentarios que engrandecen figuras. Posiblemente partan de la verdad más absoluta o simplemente nazcan y mueran como habladurías. Sea como fuere, la gente habla. Y a él hace años se le colgó la etiqueta de ser el primer jugador en Nueva York en realizar un giro de 360 grados en el aire para finalizar cara al aro y de inventar el crossover. El público se apilaba para verle. De pie, subidos en tejados, enganchados a rejas… El Rucker se encendía cuando lo pisaba. “Entonces, la grada era mi sexto hombre. Porque eran el grupo de gente más educada que he visto en mi vida en el baloncesto. No les podías engañar. O eras real o te abucheaban”.

Respecto a la vida, la vuelta ha sido a la mitad y hoy le permite mirar a otro lado.

Ya empezó a los 13. Él mismo afirma que, aunque sus padres eran duros trabajadores, nació y vivió en la pobreza y rodeado de “perdedores, adictos a las drogas y alcohólicos”. Preadolescente y ya camello entre canastas. Así creció y aun así, su habilidad para anotar era innegable. Tanto que recibió una beca para estudiar en el Kittrell Junior College de North Carolina a los 18. Un año después, se movió a Norfolk State tras promediar una media de 41 puntos por noche. Bob McAdoo aún narra con asombro lo que vio brotar de aquel cuerpo. “Jugué en esos Lakers de los 80, pero Pee Wee orquestraba en Norfolk State el showtime 20 años antes.” “Podía volar, te lo juro. Iba botando desde línea de fondo a línea de fondo en 3 segundos”.

La vida doble, casi como si tuviera un alter ego fuera de las canchas, atraía casi tanto como la heroína a sus compradores. “Se suponía que debía ser un estudiante y lo era. Pero era más un joven genio del crimen que tenía el suficiente sentido para entender cómo romper los códigos”. Solía andar con joyas, un séquito del gremio, mucho dinero en efectivo y dos pistolas. “Esa vida es como arenas movedizas. Sabía, por supuesto, que estaba mal. Pero una vez que entras es casi imposible salir.” Además, la progresión era totalmente ascendente. Pee Wee vendía más y más. Reconoce haber tenido a la policía detrás suya desde los dieciséis. No le frenó, claro.

UCLA quiso su traslado para tenerle junto a Kareem. Lo habría hecho como jugador de primer año. Entonces, las universidades pequeñas no contaban como experiencia y John Wooden había quedado prendado de su estilo. Ágil hasta la unicidad, fue el máximo anotador del país en el 1968, en Norfolk. Pero en su mente dibujaba un destino diferente. Algo más grande. En el centro de tal vorágine de idas y venidas, de un huracán de dos velocidades (a cada cual más elevada), surgió la NBA. Abrazó la idea. Asombró a los Bulls en el trainning camp y acabaría siendo elegido por la franquicia de Illinois en la 13ª ronda del Draft de 1969. Sobre la mesa ponían 40.000 dólares y el rol de salir desde el banquillo. Kirkland negó con el ceño fruncido. Sentía que se le faltaba al respeto, que su talento no merecía tales condiciones. Para colmo, discutió con el entrenador Dick Motta. “En la calle gano más dinero del que me podéis ofrecer.” Y sin más, marchó de vuelta a Harlem. El profesionalismo fue un gancho en el que su codicia y ambición no picaron.

Fue entonces cuando creó su leyenda. Corta pero intensa. En asfalto, acaparando las miradas de decenas de personas de pie. Aparecía amasando el volante de un Rolls Royce y las bocas se abrían. Pee Wee estaba en el Rucker Park neoyorquino y la muchedumbre se apiñaba para verle. Se quitaba el abrigo de piel, se calzaba unas Converse y anotaba 50, con un revólver dentro de su mochila observando sus hazañas. Julius Erving, Tiny Archibal y otros mitos NBA compartieron allí espacio con él. Para Archibal, Kirkland fue, ni más ni menos que el “rival más duro al que me he enfrentado.” Red Holzman, entonces entrenador de los Knicks, le escribió invitándole a unos entrenamientos a los que nunca fue. Prefirió ganarse un nuevo apodo; el de The Bank of Harlem. Lo hizo a través de préstamos a pequeños camellos. Aquellos que querían vender cocaína o heroína acudían a él en busca de dinero para comprarla a los productores. A los treinta días, Kirkland se llevaba un porcentaje (además de lo prestado) como interés.

Pee Wee convivió con otra figura del streetball y el narcotráfico. Joe Hammond también dijo no a la NBA (este dos años después) por similar motivo y se hizo grande en las pistas al aire libre. Fruto de la ambición, de infancias que acabaron por normalizarlo y de la cruel inercia, tanto Joe como Richard se alejaban de la figura del pequeño vendedor. Estos controlaban manzanas enteras y tenían bajo sus mandos a séquitos de trabajadores sin contrato.

Pero, entonces sí, paró. Forzado a ello por un chivatazo. En 1971, Kirkland sería pillado in fraganti en Boston, detenido e interrogado; en balde. No abriría la boca. Acabó siendo condenado a unos quince años por cuatro delitos distintos. Evasión fiscal, tenencia ilícita de armas, narcotráfico y obstrucción a la justicia. El autor Ron Chepesiuk (Gangsters of Harlem) afirma que su madre le ayudaba a lavar dinero, pero Pee Wee solo responde con evasivas a tales preguntas. Eso sí, aunque no se sepan cifras con exactitud (se especula que llegó a poseer alrededor de 30 millones de dólares) él afirma que “Harlem nunca había visto tanto dinero”.

Entre rejas, el neoyorquino seguiría jugando en la Anthracite Basketball League, una liga semiprofesional de Pennsylvania que incluía a equipos de reclusos. En una ocasión, Kirkland llegó a anotar 135 puntos en un partido ante un equipo lituano. El Philadelphia Inquirer publicó: “¿Es Kirkland otro Chamberlain?”

No. Tampoco quiso serlo. Prefirió ser (al menos así lo bautizó el portal norteamericano VladTV en una entrevista) el primer millonario de la droga en Harlem.

Poco después recibió una carta de los Seattle Supersonics. “Decía: ‘Quiero que vengas a Seattle a enseñarle a nuestros bases lo que es ser un verdadero base.’ Eso es la esencia de lo que era el Rucker.” Aún era presidiario, pero no uno más. Seguía haciendo a todo su entorno mirar pasmado aquello que hacía entre las líneas de fondo y banda. Pasar desapercibido nunca fue con él.

Antes de cumplir diez años de condena, Pee Wee saldría a la calle. Volvería a la cárcel entre 1981 y 1988 por evasión fiscal. Desde entonces, se ha centrado en aportar a la comunidad para que los jóvenes no repitan sus errores.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Continue Reading

Reflejos

El último hurra

En los momentos más tormentosos de la historia reciente de los Lakers (y los ha habido de todos los colores en la última década), recordamos el crepúsculo de Kareem Abdul Jabbar y sus últimas Finales frente a los Bad Boys.

theobaldphilips@hotmail.com'

Publicado

-

Andrew D. Bernstein/NBAE via Getty Images

Aquella temporada 1988-1989 había sido extraña para él, obligado contra su naturaleza a ser el centro de la atención popular y a recibir, en cada partido como visitante, un homenaje que engrosaba una lista de regalos tan bizarra que, vista en perspectiva, parece el catálogo de un bazar o una tienda de decomisos. También había visto cómo se exacerbaba aún más la tendencia seguida por sus minutos de juego los últimos años, disminuyendo (22,9) al mismo ritmo que la elasticidad y velocidad de sus movimientos y cómo, por primera vez en su dilatada carrera había fallado más de la mitad de los tiros que había intentado (47,5%), logrando a duras penas superar la decena de puntos de media (10,1).

Aun así, aquellos números de Kareem Abdul-Jabbar, a los que añadía 4,5 rebotes, una asistencia y algo más de un tapón (1,1), constituían una nada despreciable tarjeta para un jugador con 42 años cumplidos, cuyo protagonismo, eclipsado por el físico y agresividad del bahameño Mychal Thomson (el padre de Klay), que se ajustaban más al signo de los tiempos y al ritmo del Showtime, se iba limitando cada vez más a algunas jugadas al poste al inicio de los partidos, y a un aporte de experiencia en los minutos finales.

La liga regular, de la que Kareem, prototipo del profesional que se cuida al máximo, se perdió solo 8 partidos, se saldó con un registro de 57 victorias y 25 derrotas para los de púrpura y oro que, convertidos definitivamente en el equipo de Magic, se dieron además un paseo impoluto por el territorio de los playoff (Portland 3-0, Seattle 4-0 y Phoenix 4-0). Todos en Los Angeles exhalaban el optimismo de dos campeonatos consecutivos y un dominio casi férreo de la década de los 80, tanto que parecía que el guion de Hollywood solo podía acabar con un anillo de despedida para el número 33.

Hasta se dice que Pat Riley llegó a registrar el lema “Three-peat” como marca, para poder embolsarse algunos millones en concepto de royalties por todo merchandising que estaba por llegar… En ese clima, mientras los Bad Boys de Detroit se desangraban a golpes contra los nacientes Chicago Bulls de Jordan, no se sabe si para asegurar su inversión o por un afán cada vez más controlador que le impulsaba a no dejar nada al azar, el técnico concentró a los suyos de cara a las finales en una dura mini-pretemporada en Santa Mónica, con tan mala suerte que, el último día antes del primer partido, Byron Scott sufrió una grave rotura en los isquiotibiales.

Quizá fue demasiada carga de trabajo al final de una temporada, quizá fue que los dioses del baloncesto son caprichosos y castigan a los que quieren elevarse demasiado alto, lo cierto es que, a tan importante baja de inicio en el juego exterior, se añadió mediado el tercer cuarto del segundo partido la de Magic Johnson, que se produjo idéntica lesión mientras intentaba bajar a defender un contrataque cuando el luminoso aun marcaba un esperanzador empate a 75.

Sin el base de Michigan, los Pistons no dieron cuartel y castigaron de forma inmisericorde al equipo angelino, poniendo un preocupante 2 a 0 en una eliminatoria cuyo primer partido no había tenido historia y cuyo segundo, a pesar del esfuerzo de James Worthy por superar la pérdida de su líder, se perdió en un infausto tiro libre del ala-pívot de North Carolina.

“Tenemos que buscarle”

El 11 de junio de 1989 las finales viajaban del Palace de Auburn Hills al mítico Forum de Inglewood y Los Angeles Lakers partían de inicio con 42 puntos y 16 asistencias menos, debido a las ausencias segura de Scott y probable de Johnson, que lo intentó pero que tuvo que retirarse, arrastrando la pierna, transcurridos solo cuatro minutos del tercer partido.

Los Lakers, además de tener que mover a Cooper al puesto de base y usar los improbables recursos de Tony Campbell y David Rivers, necesitaban encontrar un foco de anotación más allá de lo que Worthy pudiera darles. Y Pat Riley se encomendó a Kareem, a pesar de que en los dos partidos de Detroit, especialmente el primero, no había tenido una actuación descollante. “Tenemos que buscarle”, dijo el técnico. “Los tiros tienen que venir de algún sitio ¿por qué no de él? Esperamos un último hurra de Kareem”.

Getty Images

Con sus 42 años a cuestas, “Cap” asumió el reto e hizo un sensacional partido. Los Lakers jugaban para él al poste, y Abdul-Jabbar aprovechaba los balones para anotar con todo su repertorio, desde el mítico skyhook a reversos y bandejas a mano cambiada, mientras que, si los rocosos pívots de Detroit se lo impedían, aprovechaba para sacar el balón a Michael Cooper, prácticamente el único tirador de su equipo. Puso pantallas y cortó al lado contrario para llevarse a los defensores y dejar espacios a Worthy, estelar en toda la serie. Se mostró más agresivo que nunca en el rebote, dominando su tablero y sacando, como tantas veces antaño, el pase más rápido posible para evitar que la telaraña de los de Illinois se tejiese de nuevo en defensa.

En 33 minutos (los dioses de nuevo…) Kareem anotó 24 puntos, con 10/19 en tiros de 2 y 4/4 en tiros libres, atrapó 13 rebotes (3 de ellos ofensivos), dio 2 asistencias y consiguió robar un balón, además de aprovechar su envergadura para intimidar todo lo que le fue posible. Fue la última carga de la caballería pero desgraciadamente, como cuenta la leyenda, nada pudo contra los tanques. Los Lakers perdieron aquel partido (gracias al mítico tapón de Joe Dumars sobre David Rivers) y, en el siguiente, volvieron a caer para consumar un inapelable 4-0.

En la derrota definitiva, Kareem no pudo repetir su actuación del tercer partido, superado en ataque por unos agresivos dos contra uno ordenados por Chuck Daly, que no iba a dejarse sorprender dos veces por la vieja leyenda, y en defensa por la imposibilidad física de su propio cuerpo de recuperar tras las ayudas sobre Isiah Thomas, Joe Dumars y Vinnie Johnson, pequeños rayos que anticiparon en años la llegada del small-ball, lo que dejó la zona libre para que su antiguo guardaespaldas, el Buda Edwards, pusiera a los Lakers la puntilla. A falta de pocos segundos para el pitido final, entre abrazos de sus compañeros y ovaciones tanto de sus fans como de los nuevos campeones de la NBA, Abdul-Jabbar dejó el baloncesto.

La memoria es traicionera y a muchos, especialmente a aquellos que empezamos a conocer el baloncesto americano en aquella época, nos queda solo el recuerdo de un Kareem crepuscular. Quizá recordar lo grande que fue en la caída, la capacidad de lanzar aquel último hurra días antes de su retirada, ayude a calibrarlo un poco mejor.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Continue Reading

Reflejos

Integridad a prueba de gloria

Horas después del comunicado firmado por Russell, Red Auerbach se puso manos a la obra para diseñar un homenaje a la altura de su recién retirado líder. Pero nada resultaba sencillo con el mítico center de por medio.

juanluis_num7@hotmail.com'

Publicado

-

Wikimedia Commons

26 de mayo de 1999: Bill Cosby (antes de que su verdadera y tenebrosa cara asomara tras el disfraz afable y dicharachero) presenta y ameniza una velada muy especial en Boston, con invitados tan ilustres como Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson. Un pabellón a rebosar emite al unísono el atronador aplauso que hace brotar lágrimas de los ojos de un gigante solemne, epicentro de la ceremonia, justo en el momento en el que el dorsal que portó durante 13 temporadas (11 anillos de campeón) de dominio incontestable en la liga de ligas se eleva al cielo de la cancha.

El mismo dorsal que llevaba ya 27 años descansando en aquel nido en las alturas.

Bill Russell, pilar granítico de la mayor dinastía de la historia de la NBA, anunció su retirada (en los dos roles de jugador y entrenador) un 30 de junio de 1969. El motivo detrás de que la multitudinaria elevación de su zamarra céltica tuviera lugar 30 años después es la génesis de una historia con la integridad y la sinceridad como cimientos. Unos cimientos tan sólidos o más que los que el propio gigante supuso para la defensa de los Celtics.

Horas después del comunicado firmado por Russell, aquel día del verano de 1969, Red Auerbach se puso manos a la obra para diseñar un homenaje a la altura de su líder dentro la pista y fuera de ella, sin el cual la hegemonía de los Orgullosos Verdes jamás podría haberse producido. Pero chocó con un muro similar al que el #6 supuso para todos los osados adversarios que pretendieron profanar la pintura de los Celtics: el rechazo total y virulento por parte del homenajeado.

Los problemas de Russell con ciertos grupos de la sociedad de la ciudad de Boston, incluidos unos fans que le idolatraban en la cancha y le atacaban verbalmente fuera de ella, eran públicos y notorios ya desde su aterrizaje en el equipo en 1956. Su antiguo hogar en Reading llegó a ser asaltado, y las cartas de índole racista se amontonaban en su buzón en algunas temporadas del año. Russell apenas asistió a un único partido como espectador en el pabellón de los Celtics durante los 3 años siguientes al anuncio de su retirada.

Auerbach se topó con un obstáculo insalvable en apariencia, pero el legendario entrenador neoyorquino empleó la sagacidad estratégica y riqueza de recursos que marcaron su exitosa carrera, en busca de una solución que acabara con su admirado #6 en el cielo de los verdes. Sabedor del trabajo de Bill como comentarista para la ABC, Red estudió el calendario de partidos televisados por la cadena y subrayó en rojo uno de ellos: la visita de los Knicks al Boston Garden el 12 de marzo de 1972. Y, pese a las protestas continuadas del retirado center, invitó a la familia de Russell a un acto que se pretendía organizar en el descanso del partido.

En ese punto la integridad a prueba de bombas de la leyenda obligó a Auerbach y a los Celtics a ceder ante sus imposiciones: el evento sería discreto al máximo y se celebraría antes de abrir las puertas del pabellón a los espectadores. Tom Heinshon, Tom Sanders, John Havlicek, Don Nelson, Don Chaney, un puñado de escritores, algunos operarios de la ABC y el propio Red fueron los únicos asistentes a la retirada oficial del dorsal del mítico Bill Russell, uno de los más grandes jugadores de toda la historia de la NBA, evitando un teatrillo en el que el golem no estaba dispuesto a ser cabeza de cartel.

Los principios y la honestidad, tesoros de un valor incalculable, siempre por encima de la gloria y los aplausos vacíos de significado para el receptor.

Y, con el salto inicial dando el pistoletazo de salida al partido en el que John Havlicek se convirtió en el máximo anotador de la historia de los Celtics, superando a Bob Cousy, Bill Russell ocupaba ya su asiento de comentarista como cualquier otro día en la oficina. Una fotografía en blanco y negro del grupo de representantes de los Celtics (con Heinshon, entrenador por aquel entonces, Auerbach y el homenajeado vistiendo sus respectivos trajes) sobre un fondo plagado de asientos vacíos quedó como único recuerdo mudo del evento fantasma, hasta que las heridas cicatrizaron y el mito aceptó el abrazo de su público 27 años después.

Porque el tiempo puede acabar curando las llagas y permitiendo ver las cosas con la perspectiva que aportan los años y las experiencias vividas, pero las mujeres y los hombres (independientemente de su tamaño) se visten siempre por los pies. Como lo hizo Russell aquella tarde de 1972, feliz entre sus compañeros de hazañas pero inclemente en su negativa a recibir de la afición la multitudinaria algarabía, cariño y respeto que él siempre consideró impostados.

Suscríbete a nuestra lista de correo y no te pierdas nada de SKYHOOK. Greg Ostertag ya lo ha hecho, y no vas a ser menos que Greg. ¿O sí?

Continue Reading

SKYHOOK #16

 

Dossier Gigantes: pasado, presente y futuro de una profesión en peligro

De toscos gigantes a hábiles figuras capaces de hacer casi todo dentro de una pista. La figura del pívot marca el ritmo de su deporte y condiciona épocas, estilos y recuerdos, y a través de ellos viajamos en una travesía de casi ochenta años en el tiempo.

Ya a la venta en papel y digital 

Publicidad

RESUCITA A TUS MITOS

Quinteto Ideal