Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Análisis

Los otros

Alejado de los focos que iluminan a líder Curry, los secundarios de los Warriors están jugando un papel fundamental en este inicio de temporada.

La comunidad warrior terminó con un sabor mucho más “agri” que dulce la pasa campaña. Un sideral Stephen Curry no fue suficiente para poner al equipo en Playoff, y el cierre de curso, cayendo en el Chase Center ante Memphis en esa trampa mortal que es el Play In dejó al equipo de las cinco Finales consecutivas (2015-19), fuera de la post-season por segunda temporada consecutiva. Pero no fue un año perdido. Ni mucho menos.
 
Para la actual campaña, en las previas, se hablaba de los guerreros como un fijo en Playoff, unos pronósticos hechos al amparo del ansiado regreso -tras más de dos años en el dique seco- de Klay Thompson, uno de los mejores tiradores de la NBA en plena facultad de condiciones.

Pasado más de un mes desde el salto inicial de la temporada, y cuando se están escribiendo estas líneas, Thompson sigue sin reaparecer -aunque la reaparición parece que va por buen camino- y los Warriors dominan la Conferencia Oeste tras un arranque fabuloso, aunque con los Suns mordiéndoles los tobillos.

Un calendario amable, con gran parte de los partidos como locales, pero con victorias de mérito ante cocos como Nets o Lakers han permitido al equipo de Kerr acomodarse en la zona noble del Oeste.

Pero… ¿Qué ha cambiado realmente de un año a otro? Al fin y al cabo, Stephen Curry sigue a un ritmo altísimo pero similar el del pasado curso, Klay sigue “out” y Andrew Wiggins mantiene su línea estable conseguida desde su aterrizaje en San Francisco.

Motivos para el optimismo


Los nuevos y acertados fichajes, una mejora sustancial tanto física como de mentalización de Draymond Green, momentos de forma…. Pero sobre todo, el aumento de prestaciones de esa fantástica colección de peones que protegen al Rey del tablero. Unos jugadores de perfil bajo los cuales, sin que nos diésemos cuenta, aprovecharon la temporada anterior para crecer, para coger experiencia y para entender lo que Steve Kerr demandaba de ellos y lo que el equipo necesita en cada minuto en pista.

Jordan Poole, Damion Lee, Juan Toscano Anderson e incluso Kevon Looney de los que ya estaban, de un sorprendente Gary Payton Jr, el cual tenía pie y medio fuera de la liga y de las nuevas incorporaciones a precio de Black Friday como Iguodala, Bjelica y Otto Porter Jr. Estamos hablando de hasta ocho jugadores dispuestos a dejarse la vida en un bloqueo, en un balón dividido, en un rebote… por el bien del conjunto y dejando muy de lado su lucimiento personal.

Curry, Draymond y Wiggins lucen, ocupan portadas y protagonizan highlights, pero los otros son el sustento, los que se tiran la barro para que ese balón le llegue limpio a Steph en la línea, para que Dray encuentre el espacio para meter un pase el hueco o para que Wiggins pueda llegar hasta el aro sin una jungla que salvar.

Por supuesto, el famoso trío es capaz de pelear -los tiempos de excesos en los Warriors sí que son cosa del pasado-. Los tres han dejado muestras de su total compromiso para la causa zafándose en labores oscuras, principalmente atrás, donde Wiggins es el encargado del mejor exterior rival y donde Green organiza todo el entramado defensivo del equipo y contagia ganas y emotividad hasta al más frío ser de la faz de la Tierra. Pero los peones son el argumento diferencial para entenderlo todo. De los que estaban y han dado varios pasos al frente, Jordan Poole se ha hecho con el puesto de escolta titular indiscutible tras salir Oubre en verano, y mientras Klay apura su puesta a punto viene demostrando su capacidad para ver aro.

Un equipo con gen ganador, que ha pasado dos años salpicados por las desgracias en forma de lesiones que les han impedido competir, y que a día de hoy amenaza con volver. Stephen Curry es la punta de lanza, Klay es la gran esperanza, pero seguramente la clave esté en los otros.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

Young Core

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #32

Abril 2o22 | 100 páginas

Los Chicos Malos de la NBA también fueron capaces de cambiar el juego hasta llevarlo a una nueva dimensión. En nuestro último número nos acercamos a la historia de uno de los equipos más recordados, los Detroit Pistons de finales de los ochenta.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers