Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Reflejos

Del 71 al 21: dos anillos y una eternidad

Los dos anillos conseguidos por la franquicia de Wisconsin son sin duda sus momentos más recordados, pero entre uno y otro hay momentos y nombres claves en la historia de la NBA.

Getty Images

Cinco décadas después, los Bucks de Milwaukee se alzaban el pasado Junio con el segundo título de su historia. Tras la consecución del éxito, la referencia a aquel equipo que en 1971 conquistara el mundo, fue recurso fácil. “Desde que Jabbar era Lew Alcindor” “La pareja Alcindor & Oscar Roberson”.

Tiempos lejanos, muy lejanos, que volvieron a ser actualidad.

Pero entre aquella primera experiencia en lo más alto y el anillo de Antetokounmpo y compañía, son varias las etapas en las que los Bucks han disfrutado de un equipo competitivo que no llegó a la cima por unas cosas u otras, de entrenadores que dejaron su sello  y por supuesto de jugadores élite que han quedado en un segundo plano en la historia de esta franquicia, como navegando entre los dos mares que separan los dos anillos.

Y es injusto, porque la historia de una franquicia, la cultura, los recuerdos… los terminan por formar tanto los equipos y jugadores que han logrado tocar el cielo con la yema de sus dedos, como aquellos que se quedaron a las puertas.

Desde aquí, el recuerdo a esas escuadras y jugadores de los Bucks que se quedaron en el camino, pero que también pueden considerarse “ganadores” del anillo de 2021 (aunque no de manera tan exagerada como Brandon Jennings). Porque para llegar a la meta, siempre hay un camino que recorrer.

Con el mismo núcleo duro que  se impusiera en las finales en 1971 a los Baltimore Bullets, y también dirigidos por Larry Costello (head coach desde el nacimiento de la franquicia y que se mantuvo en el cargo 8 temporadas y media), los Bucks se plantaban en otra final en 1974, aunque resuelta de manera muy diferente a la de 3 años antes. Cayeron en 7 partidos ante Boston.  

Con Kareem (dejó de ser Alcindor un par de años antes) y “Big O” como jugadores reconocibles y reconocidos, hay que mencionar a Bob Dandridge, tercera espada de aquel conjunto, quien pasó sus primeros 8 años en NBA en los Bucks tras ser elegido por estos en la 4ª ronda del Draft de 1969  y que desde su año sophomore rondó los 20 puntos por partido. Terminó siendo doble campeón (con Bucks y Bullets), All Star, All NBA, All Defensive Team, tiene su dorsal 10 retirado  y es un Hall of Famer.

En la temporada 77/78 y ya sin Kareem en el equipo y con Don Nelson dirigiendo desde la banda (primera de las 10 temporadas completas de Donnie como head coach), aterrizaba en Wisconsin procedente de UCLA (el mismo College que Lew Alcindor) y como pick 3 del Draft un poderoso alero anotador que dispondría de sus primeras 7 temporadas NBA en los Bucks. Entonces Marques Johnson se convirtió en la indiscutible referencia ofensiva de un conjunto que intentaba volver a ser temible.

La 79/80 significó la primera de las doce temporadas al hilo con el equipo colándose en Playoff, y también supuso el año rookie de Sidney Moncrieff, seleccionado en la 5ª posición del Draft procedente de Arkansas. Moncrieff acabó siendo, tras diez temporadas en el equipo, en uno de los iconos máximos en toda la historia de la franquicia. Un tipo duro, de rictus serio, sobrio, seguro, esforzado atrás, defensor súper élite y no exento de calidad, se convirtió en el líder de los primeros Bucks que llegaron a España vía TV.

Un equipo que coqueteó con romper la tiranía de Celtics y 76ers en la primera parte de los ’80 (jugaron tres finales de Conferencia), pero que tuvo que claudicar ante el poderío de los Bird, Dr.J o Moses Malone. Hasta 1991 los renos fueron fijos en post-temporada; primero con Nelson y desde 1987 bajo las órdenes de Del Harris.

Los Bucks más competitivos fueron aquellos que contaron primero con Marques y Sidney como puntas de lanza y posteriormente con “El predicador” Terry Cummings, Paul Pressey, Ricky Pierce y a última hora Jack Sikma.

Cummings era un anotador, alero alto tremendo con un gran lanzamiento a media distancia. Pressey, un escolta reconvertido en base, de casi 2 metros (por entonces rara avis) eminentemente defensivo y con unos brazos eternos. Pierce, por su parte, era un escolta no demasiado atlético pero con una capacidad enorme para ver aro, fue nombrado en dos ocasiones 6th man of the year. Y Sikma, quien llegó a Wisconsin tras una fabulosa etapa en Seattle para cerrar carrera en los Bucks. Un pívot blanco cuya mejor arma con el paso de los años llegó a ser el lanzamiento exterior (también algo rarísimo en aquella época ver un center lanzando de 6/7 metros).

Tras aquellos buenos tiempos, la franquicia atravesó una travesía por el desierto que duró siete temporadas coincidiendo con la salida de Harris y la llegada al banquillo de Mike Dunleavy primero y Chris Ford después. Conjuntos anodinos y poco competitivos, aunque por allí pasaran un ya decadente Moses Malone (dos años, poca cosa) y un jugador importante en la liga como Alvin Robertson quién anduvo tres año y medio por allí, rindiendo bien pero perdido entre la mediocridad.

En 1993, y coincidiendo con la modernización del logo, los Bucks escogieron con el pick 8 del Draft a un espigado jugador procedente de Hartford University que en sus 4 años en Bucks dio un excelente rendimiento, siempre rozando el 20+10. Vin Baker, un Power Forward con buena técnica individual, brazos largos y buen lanzamiento a media distancia. Un verano después, en 1994, y con el nº1 del Draft, Glenn Robinson era el escogido. “Big Dog” Robinson dio un muy buen rendimiento a nivel individual, pero su sociedad con Baker no fue suficiente para retornar a la post-temporada.

En 1996 llegó -también vía Draft – uno de los mejores jugadores en toda la historia de la franquicia y uno de los mejores tiradores de todos los tiempos. Ray Allen iba a dejar su sello en Milwaukee durante más de seis temporadas, y su sociedad con Robinson supuso el inicio del fin de la pesadilla. Ray & Glenn martilleaban los aros rivales, pero aun necesitaban algo más, un impulso que sucedería al mismo tiempo que la llegada al banquillo de George Karl. Sam Cassell, doble campeón en Houston, se unía al proyecto  en un traspaso a mitad de temporada que dio con Terrell Brandon en Minny. El carácter y gen competitivo de Cassell era justo lo que necesitaba este equipo para volver a Playoff. Y lo lograron, llegando en la temporada 200/01 a soñar incluso con el título. Tras un 52-30 en Regular Season, alcanzaron las Finales de Conferencia (15 años después), cayendo en una dramática serie a 7 partidos ante los Philadelphia 76ers del mejor Alen Iverson ever Un conjunto liderado por su tridente estelar y con secundarios de gran valor como Tim Thomas, Darvin Ham, Scott Williams, Ervin Johnson y un novato llamado Michael Redd, que para muchos habría podido ser un rival más serio que los Sixers para los Lakers de Shaq, a la postre ganadores del título.

Tras “aquello”, el edificio comenzó a deshacerse (de hecho en la siguiente temporada ni tan siquiera clasificarían para Playoff). El adiós de Robinson en 2002 y sobre todo el de Allen en 2003 fueron la rúbrica final. También Karl abandonó el banquillo al finalizar la 02/03. El equipo quedó en manos de Michael Redd, un escolta zurdo con un lanzamiento exterior magnífico y que tomaba el relevo de Sugar Ray como Killer desde la línea.

Redd se mantuvo once temporadas en los Bucks, con picos en los que se fue hasta más de 25ppg, pero dos lesiones terribles de rodilla supusieron un freno a su carrera. Desde la salida de Karl en 2003, y hasta 2016, por el banquillo de los los Bucks pasaron Terry Porter, Terry Stotts, Larry Krystkowiak, Scott Skiles, Jim Boylan, Larry Drew y Jason Kidd. Una muestra impepinable de la desestabilidad del proyecto. En trece temporadas, cinco presencias en post-season.

En ese espacio temporal cabe destacar la llegada del australiano Andrew Bogut en 2006 como nº 1 del Draft. Un muy buen jugador de siete pies que rindió, pero que siempre dio la sensación de poder hacer más de lo que hacía, aunque siendo sinceros, las lesiones tampoco le permitieron coger una seguida. Pasaron por allí jugadores de buen perfil que por X o por B no terminaron de echar raíces (Kukoc, Stackhouse, Brandon Jennings, Mo Williams, Richard Jefferson, Joe Smith, Gooden, Maggette Monta Ellis o Tobias Harris).

La post-season de 2013 fue absoluta y definitivamente clave en la resurrección de esta franquicia, cuyos frutos llegaron 8 años después. John Hammond, General Manager entre 2008 y 2017, firmó el verano de su vida, cuando el 27 de junio seleccionó con el pick 15 de aquel Draff a un desconocido jugador procedente de la lejana Grecia y con apellido impronunciable que respondía al nombre de Giannis. Dieciséis días después se hacía, procedente de los Pistons, con un sophomore marginal en la Motown llamado Khris Middleton. Middleton era el relleno de un traspaso cuya pieza principal para los Bucks era Brandon Knight. A cambio salía del equipo Jennings.

Con Antetokounmpo creciendo poco a poco al amparo de Kidd, y Middleton formándose como jugador, el equipo iba a tirones con OJ Mayo, Knight, Dudley, Monroe, Ilyasova y Jabari Parker como jugadores más reconocidos.

En 2018 Hammond decidió darle las llaves del equipo a un Mike Bundelholzer quien llegaba tras una etapa de cinco años en los Hawks. Buddy le dio plenos poderes en cancha a Giannis Antetokounmpo, el equipo firmó un 60-22 de balance en su primer año,  su jugador franquicia fue nombrado MVP  de la temporada … y el resto es historia.

Entre Alcindor y Giannis 50 años. Una eternidad o un suspiro dependiendo para quien. Pero lo que queda claro es que en ese impasse, hubo vida, éxitos, fracasos, estrellas y estrellados; … y todo ello forma parte de la historia de una franquicia en la que todo tiene su espacio reservado. No sólo de anillos vive la NBA.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

El humo que nació en la capital

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #30

Diciembre 2021 | 100 páginas

En #Skyhook30 hemos recuperado el Torneo de Navidad del Real Madrid. Un evento que se convirtió en todo un símbolo. Un icono generacional disfrazado del mejor torneo amistoso del planeta.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers