Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Destino ACB

Año I de Mumbrú en La Fonteta

Tras convertirse en una leyenda del Bilbao Basket, Alex Mumbrú aterriza en Valencia con el objetivo de devolver cierta competitividad perdida a los taronjas.

ACB Photo / A. Arrizabalaga

El Valencia Basket cerró el fichaje, por tres temporadas, de Álex Mumbrú como primer entrenador del senior masculino. El entrenador catalán culmina así una prolífica etapa en su querido Surne Bilbao Basket, equipo que lo sustituye con el ex ‘taronja’ Jaume Ponsarnau.

 Mumbrú buscará extrapolar al Pavelló Font de Sant Lluís ese juego físico que ha encandilado a Miribilla durante cuatro temporadas. El ex jugador del Real Madrid y Joventut, entre otros, ha optado siempre por jugadores que hagan vínculo con la afición, y sean comprometidos en ambos lados de la cancha, tales como Goudelock (que ha dado un gran paso adelante en disciplina) o Delgado en este último año, cuya despedida ha sido agridulce por quedarse a las puertas de los playoffs pero asegurando participación en la Basketball Champions League.

¿Cómo ha jugado Bilbao Basket esta temporada?

Los hombres de negro disiparon todas las dudas que sembraron durante el inicio del curso con la vuelta de Ludde Hakanson a los terrenos de juego. El base sueco ha ejercido a la perfección el rol de sexto hombre que le encomendó su entrenador. Acaparador del balón, junto a Goudelock, en esas composiciones de doble manejador (con Rafa Luz y Jonathan Rouselle cerrando el cuarteto) que ha implementado el técnico barcelonés.

 Entre los cuatro han firmado 35,3 tantos por encuentro y casi diez asistencias, más la aportación esporádica de Stefan Peno. Con David Walker, Álex Reyes y Gytis Masiulis como gregarios en defensa y con amenaza en el tiro de tres, la pintura ha quedado liberada para las tres grandes bazas interiores; Jeff Withey, Damien Inglis y Ángel Delgado.

 Withey, gigante de 2’13 que llegó para cubrir de cierta forma el perfil de Balvin, ha dado muy buenos minutos como alternativa a Delgado. Seguro para finalizar cerca del aro y en el rebote, un jugador necesario para hacer equipo. Inglis (el otro gran revulsivo) y Delgado son dos jugadores con un físico extraordinario que han elevado el nivel de intensidad de los vascos. Dominio absoluto de la pintura sin ser interiores de excelsos centímetros. Está claro que Mumbrú prioriza pívots móviles, con capacidad de saltar a ayudar y cambiar en bloqueos.

Una vez clarificada la concepción de plantilla, las estadísticas hablan a la perfección de la forma de hacer baloncesto de los Men in Black 21/22. Ha sido un equipo dinámico, que se siente cómodo en el caos. Es el segundo peor equipo en asistencias con apenas 14,7 por partido, casi las mismas que pérdidas (13,6), apartado en el que roza estar entre los cinco peores de la temporada. Las siete recuperaciones por partido de Bilbao Basket son la media entre el resto de equipos ACB, no destacan ni de forma positiva ni negativa.

Es un equipo que ha dependido en cierta medida de su talento individual, pero de forma organizada por el técnico. Los chicos de Mumbrú han sido uno de los cuatro equipos con más volumen de tiro en este curso baloncestístico. Ha sido décimo en puntos por encuentro  con 81,4 y séptimo en rebotes con 35,6, de los cuales casi veinte se los reparten entre los tres interiores puros y 8,5 son cosecha de Ángel Delgado.

 Ha sido un equipo con pocos intentos desde el triple con veintitrés por encuentro, pero con un porcentaje más que digno, superior al 36%. En tiros de dos sí que ha sido uno de los grandes dominadores de la competición doméstica. Con un porcentaje del 53% en cuarenta lanzamientos por encuentro, se sitúa en cuarta posición en tiros de dos anotados. En la suma de ambos tipos de lanzamientos es el quinto equipo que más tira a canasta de la ACB (empatado con Real Madrid, Breogán y Burgos) solo superado por Manresa, Andorra, Fuenlabrada y Unicaja.

Subir un peldaño para triunfar en la capital del Turia

El miércoles 22 de junio fue la presentación oficial de Álex Mumbrú como técnico del Valencia Basket. En esta, el catalán afirmó que uno de sus objetivos es, como es lógico, llenar La Fonteta. Una de las claves del éxito del técnico en su querida Bilbao ha sido llenar Miribilla y conectar con el público. También ha hablado de buscar una plantilla con gente experimentada en Euroliga o que haya demostrado un gran nivel para cerrar una plantilla de trece fichas y la ayuda de L’Alqueria. Pero el apartado fichajes se lo dejamos al director deportivo.

 En el puesto de base, se ha confirmado el fichaje de Chris Jones. Un base explosivo y compacto, con una potencia de piernas indomable. Ya ha dado más que buen rendimiento en Euroliga (ASVEL y Maccabi) y tiene pasaporte armenio, que mantiene libre una plaza de extracomunitario. 13’6 puntos por partido esta temporada, debe ser la referencia ofensiva de los levantinos.

Van Rossom continúa un año más como brújula del equipo; veterano que garantiza seguridad en la organización y acierto exterior. Un perfil siempre necesario. El tercer integrante es una incógnita, pues aún no se ha tomado una decisión sobre el futuro de Hermannsson, lesionado de gravedad en el último partido de temporada y hay fuertes rumores de una posible cesión de Nenad Dimitrijevic. En caso de que ninguno siguiera, el club debería ir al mercado a por una tercera pata.

En un nivel más exigente, pero el club ‘taronja’ apuesta por continuar con buena parte del núcleo de esta temporada; Prepelic, recién renovado, López-Arostegui, Puerto, Claver, Pradilla, Dubljevic y Rivero tienen contrato y formarán la base de la plantilla, que necesitará, al menos, dos interiores y un exterior, entre los que suenan con fuerza Jeffery Taylor como alero y Khalifa Diop como pívot, procedentes del Real Madrid y Gran Canaria respectivamente. 

En cualquier caso, el perfil del fichaje dependerá de lo que quiera hacer Mumbrú con su nuevo Valencia Basket. Los perfiles de Rivero y Pradilla se antojan capitales en la confección de un juego interior móvil y potente de piernas, con Dubljevic como esa alternativa de pívot clásico que diferencie partidos.

 El club está preparado para afrontar una nueva etapa en la mejor competición europea, como también lo está el recién fichado entrenador. Hasta julio es posible que no haya certezas para el curso que viene, pero el baloncesto que ha desplegado el Bilbao Basket durante las últimas temporadas y las declaraciones del catalán en su presentación son motivo de ilusión, porque por fin en Valencia están preparados para asentar un proyecto a largo plazo. Desde luego los jugadores con los que Mumbrú cuente en la capital del Turia no serán parecidos a los que tuvo en Euskadi, pero sí da la sensación de buscar una confección de plantilla diseñada para potenciar un estilo de juego con rasgos muy parecidos.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

Playoffs Euroliga: Claves y favoritos

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #35

Octubre 2o22 | 104 páginas

Su nombre está asociado al éxito. Mike Kryzewski abandona los banquillos tras una colosal carrera, una excusa perfecta para abordar la figura de un hombre tan enigmático como apasionante.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2019 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers