Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Actualidad

MoraBanc Andorra y el valor de apostar por la continuidad

Completado el primer tramo de la liga regular, Morabanc Andorra se mantiene en la zona tranquila de la tabla con un equipo muy similar al que logró el ascenso.

Como ya hiciera de cara a la temporada 22/23 Covirán Granada, MoraBanc Andorra ascendió a la Liga Endesa este verano y apostó por mantener el bloque que había arrasado con la LEB Oro la temporada anterior. El conjunto del Principado terminó la temporada en la segunda competición del baloncesto español con un balance de 30 victorias y 4 derrotas, sólo una de ellas en el Polideportivo de Andorra y fue a falta de cuatro jornadas ante CB Almansa con Afanion. Ese éxito tan difícil de lograr fue recompensado con la apuesta firme de la dirección deportiva por confiar en el grueso de dicho roster en su retorno a la ACB. Y el resultado está siendo más que notable.

Respecto a la campaña anterior continúan Mihaljo Andric, Tobias Borg, Chris Czerapowicz, Felipe Dos Anjos, Nacho Llovet, Rafa Luz, Marin Maric y Juan Rubio, además de Tyson Pérez, que permaneció toda la 22/23 cedido entre Manresa y Real Betis. Sólo los dos jugadores extracomunitarios, Micah Speight y Johnny Dee, y el veterano base Thomas Schreiner no continúan en la plantilla (además de dos cupos con poco protagonismo como Aaron Ganal y Alexis Bartolomé).

La superioridad de este núcleo había sido abrumadora en la LEB Oro. La dirección de Rafa Luz que promedió 7 puntos con casi 60% de acierto en tiros de dos, 5 rebotes, 6 asistencias, 1,5 robos y casi 14 de valoración en apenas 23 minutos. La ayuda como como de Tobias Borg con 9,2 puntos con 34% en triples lanzando 4,7 por duelo y con una lesión de tobillo de por medio. La intensidad de Juan Rubio con 6 puntos por partido con 43% en triples (intentando más del doble que lanzamientos de dos puntos) y más de 3 rebotes.

En las alas la solidez de Czerapowicz con 7,4 puntos con 35% en triples, 4 rebotes y la mala fortuna de esa lesión a final de temporada que aún le tiene fuera de las canchas. El fichaje de Mihaljo Andric desde el Promitheas griego terminó con 10,8 puntos y un despampanante 45% en triples lanzando más de 150 a lo largo de la temporada como alero y ala-pívot. La experiencia y el oficio de Nacho Llovet con 5,2 puntos y 3,5 también ayudando como pívot los pocos partidos que se perdió Maric.

Y por último, algo diferencial en una categoría como la LEB Oro, una pareja de pívots dominantes. Felipe Dos Anjos se resarció de un curso con altibajos en Estudiantes y demostró que la LEB Oro se le queda pequeña con unas estadísticas de 11,6 puntos con 70% en tiros de dos, 7 rebotes y un tapón para 18 de valoración en menos de 22 minutos por encuentro. Temible dupla la formada con un Marin Maric autor de 10,4 puntos y 5,6 rebotes para 13,4 de valoración en 16 minutos. Otra incorporación desde la liga griega la del center croata.

Además, cabe resaltar también la labor de los que no continuaron; la seguridad de Thomas Schreiner con 3 puntos y una asistencia en doce minutos por partido. El todoterreno Micah Speight, capaz de ser la calma y la tempestad, firmó 8 puntos, 3 rebotes, casi 4 asistencias y un robo en 20 minutos. El trabajo y el saber estar de Alexis Bartolomé con 2,5 puntos y 2 rebotes en menos de diez minutos. Y por supuesto la puntería de Johhny Dee con 12,5 puntos con unas cifras demoledoras desde el triple: 44% de acierto lanzando 198 en el total de la temporada, casi seis en cada partido.

Como equipo, los guarismos de MoraBanc Andorra se dispararon hasta 82,4 puntos anotados, 37% en triples y 53% en tiros de dos con diez lanzamientos por partido menos desde el 6,75m. 37 rebotes, 17 asistencias, 6,5 robos y algo más de 11 pérdidas por duelo. Unas cifras arrolladoras para la categoría que certifican el grandísimo entrenador que es Natxo Lezkano y la química que construyó en este equipo. El entrenador vizcaíno ya ascendió con Río Breogán y, después de dar un gran nivel con Oviedo, volvió a dominar la LEB Oro para probar suerte en la Liga Endesa por segunda vez, tercera si contamos su experiencia como entrenador de Baskonia durante la baja médica de Velimir Perasovic.  

La dirección deportiva, valiente, confió en ocho jugadores que se habían comido una competición de costumbre muy dura de roer para un nuevo periplo en la ACB, pero ¿Qué faltaba en este equipo para poder dar un salto de nivel que afianzara el proyecto al más alto nivel? Sustituir el volumen de balón con el que contaba Speight y los puntos que aseguraba Dee. Además, el regreso de Tyson Pérez dejaba a Llovet como un suplente de mucho oficio y a Andric como un gran comodín tanto al tres como al cuatro en una evidente ampliación en la rotación de la plantilla.

El cambio de roles en el puesto de cuatro ofrecía más profundidad de efectivos, acentuada con la apuesta por el escolta cupo Adam Somogyi, zurdo con descaro para anotar y gran visión de juego. Por si fuera poco, la dirección deportiva encontró una oportunidad de mercado muy valiosa en Andrew Goudelock, quien firmó un contrato temporal por las lesiones que tenía el equipo en pre temporada.

De los dos fichajes de imperiosa necesidad que necesitaba el club en verano, uno fue un completo acierto y el otro llegó lesionado (de ahí el fichaje de la Mini-Mamba, apodo de Goudelock). Markel Starks se agenció la plaza de base titular. Un guard extra comunitario con experiencia en Euroliga con Fenerbahçe y cuyo último equipo había sido el Darussafaka turco. Un base que necesita balón, que anota (10,8 esta temporada) que acierta desde el triple (40%) y con una más que aceptable capacidad para asistir (3,2). En resumen, y siempre salvando las distancias en estas comparaciones, MoraBanc Andorra emplea el pasaporte liberado en un perfil parecido a Speight pero más contrastado, más capaz de dar rendimiento inmediato y con mayor amenaza exterior.

Para el puesto de dos, el equipo se movió rápido para convencer a una de las sensaciones de la Liga Endesa 22/23; el incansable anotador Jerrick Harding. Su lesión en pre temporada le ha hecho debutar muy tarde y no podemos analizar su encaje, pero tanto él como Goudelock son jugadores que generan más sobre bote que Johnny Dee. Se entrevén dos razones para motivar este pequeño cambio en la confección. Primero, que la plantilla de Andorra ya contaba con fantásticos tiradores en Catch&Shoot. Segundo, jugar en toda una Liga Endesa obliga a contar con más de un jugador autosuficiente para los finales igualados.

Starks y Goudelock se entendieron muy bien tanto jugando juntos como cuando uno estaba on fire y Lezkano dejaba al otro en el banquillo en beneficio de piezas como más sacrificio como Rafa Luz. Ahora empieza otro proceso de integración en la rotación para el ex Manresa Jerrick Harding. Pero el ojo avizor del director deportivo Francesc Solana introdujo en la ecuación a un invitado inesperado. Jean Montero, una de las grandes promesas de Gran Canaria con talento y proyección Euroliga, no se encontraba cómodo en la isla y pidió salir, siendo MoraBanc Andorra el club que tenía la caña preparada para hacerse con el combo dominicano. Un cambio en la planificación pero que sólo puede catalogarse como positivo por el nivel del jugador fichado.

Las conclusiones que se pueden sacar después de analizar la plantilla certifican la apuesta continuista. Fichajes que son oportunidades de mercado y que ensalzan la figura de Solana como Montero y Okoye, firmado a mitad de estío cuando se clarificó el tiempo de baja de Czerapowicz. Y dos fichajes con poco riesgo en las dos plazas de extracomunitario liberadas cuyo encaje con el resto del bloque es fantástico. Todo esto deja una plantilla coherente y muy amplia en comparación con sus teóricos rivales directos por la salvación. Doce jugadores disponibles por las bajas del sueco Czerapowicz y de Tyson Pérez que serán catorce, si todo va bien, cuando se estén jugando las castañas de febrero en adelante.

Si retomamos el análisis numérico, los siete sanos que siguen de la LEB Oro tienen un impacto real en la rotación de Lezkano. Rafa Luz disputa casi veinte minutos por duelo, perro de presa en defensa que añade 3,3 puntos y 3,6 asistencias. Borg, muy similar en cantidad de minutos, se va hasta 6 puntos con 45% en triples y 2 asistencias. Mientras que Juan Rubio se ha hecho un hueco en las últimas fechas y ya alcanza los 14 minutos por partido con casi 4 puntos y 36,5% en triples.

El trabajo de Llovet es insustituible y nunca estará reflejado en sus estadísticas, donde aparecen sus 1,7 puntos y 2,2 rebotes en 10 minutos por encuentro. Mihaljo Andric ronda los 15 minutos jugados y, sin alcanzar los 5 puntos, sus porcentajes de tiro libre (91%) y triple (31% lanzando tres por partido) son muy buenos. Felipe Dos Anjos ha convencido por fin en su regreso a la liga con 6,5 puntos (52% de acierto en tiros de dos), 5,5 rebotes y un tapón en casi veinte minutos. Pero el que se lleva la palma es Marin Maric, indiscutible revelación de estas primeras diez jornadas de la Liga Endesa. Roza los veinte minutos y asegura a su equipo 13 puntos con 62% de acierto en tiros de dos, 4,7 rebotes y 15 de valoración en cada choque. Su espalda y dureza en los bloqueos son armas muy peligrosas.

Todos tienen su rol y todos dan un rendimiento más que notable. Potenciados por los fichajes y los fichajes potenciados por ellos, una plantilla con alto componente racional. MoraBanc Andorra juega bien y saca partidos, alejado de momento de la lucha por no descender. Quizá la excepción que confirma la famosa regla que sugiere a los peces gordos de la LEB Oro fichar veteranos con años de rodaje en la categoría. No queda otra que valorar la apuesta que hizo la dirección deportiva del club. Primero por salirse de la norma al confeccionar una plantilla que intentaba el ascenso a la Liga Endesa, y que consiguió con rotundo éxito. Y segundo por mantener esa confianza en una temporada de ACB que muchos califican a finales de noviembre como una de las mejores que se recuerdan.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Si te ha gustado, no te pierdas...:

Chris Chiozza en su misión de salvar a Baskonia

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #43

Febrero 2o24 | 100 páginas

Capaz de anotar como un alero pese a contar con la altura de un pívot, Nowitzki cambió también la forma en la que se jugaba al baloncesto. En este número de SKYHOOK descubrimos toda su carrera, desde sus orígenes en la liga alemana, hasta la gloria del anillo de 2011.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2023 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers