Los Reyes Magos le han traído a Lebron James dos nuevos compañeros de línea exterior para su proyecto personal en Cleveland: Iman Shumpert y J.R. Smith.

Ha sido larga la espera, pero finalmente Dion Waiters sale de Cleveland para unirse al rival número uno de Lebron y último MVP, Kevin Durant. Dion Waiters tiene un amplio historial de discusiones con Kyrie Irving, con quien nunca ha tenido una buena relación; además, en Cleveland hay una tensión importante dados los mediocres resultados de una plantilla creada para competir desde el primer día, con un David Blatt en el punto de mira y un Lebron James y un Kevin Love rindiendo por debajo de lo esperado. A ellos se les suma la lesión de Varejao, que se pierde el resto de la temporada.

Y es que Cleveland tiene muchas necesidades, que por ahora son cubiertas por jugadores de bajo nivel. La necesidad más acuciante es la de un pívot, por supuesto, algo que intentarán conseguir durante las próximas semanas (se habla de Mozgov, el enorme pívot ruso de los Nuggets). Sin embargo, para muchos era urgente deshacerse de Waiters, quien no despierta mucho entusiasmo entre sus seguidores, por su actitud egocéntrica (no acepta un rol desde el banco, frena la circulación de balón, asume muchos tiros, etc.). Es de imaginar que estarán contentos, al poder añadir a la plantilla a un exterior como Shumpert, que a pesar de sus lesiones es un jugador superior defensivamente y que debería encajar muy bien en el rol propuesto. Por otro lado, llega un J.R. Smith que si alguna palabra lo define esta debería ser “polémico”. De esta forma, salen de una situación complicada con Waiters y se pueden encontrar otra similar con Smith, aunque jugar en un equipo aspirante debería ayudar a mantenerle en cintura.

Los Cavaliers, además, deben enviar una futura segunda ronda a los Knicks, junto a Alex Kirk y Louis Amundson, dos jugadores con contratos no garantizados y que los Knicks probablemente cesarán al instante.

De hecho, los Knicks han notificado que harán eso mismo con Samuel Dalembert, lo que les ahorrará un par de millones de dólares por cortarle antes del miércoles.

Desde luego, Phil Jackson ha activado la demoledora. Este proyecto no va a ninguna parte y ya ha mandado a descansar a Carmelo Anthony (quien posiblemente no juegue más este año), está deshaciéndose de contratos como el de Smith a cambio de contratos no garantizados que puede cortar, y además cuenta con el grandísimo expiring de Amar’e Stoudemire (quien libera alrededor de 23 millones de dólares este verano) y los nada desdeñables 12 millones que libera Andrea Bargnani.

Jackson busca reconstruir, y está consiguiendo espacio salarial para unir algún gran nombre en la próxima agencia libre (¿Marc Gasol?) y darle a Carmelo unos compañeros con los que competir. Además, no olvidemos que este año tendrán una altísima elección del draft, viendo los resultados del equipo esta temporada.

La parte más extraña del movimiento la protagoniza Oklahoma City Thunder, quien goza de salud en su línea exterior (Westbrook, Jackson, Roberson, Lamb, Morrow) y ha decidido añadir a Dion Waiters a la plantilla. Veremos cómo encaja. El rumor es que Reggie Jackson estaría destinado a salir en breve, ya que acaba contrato y los Thunder no planean renovarle.

En la siguiente gráfica, queda un pequeño resumen de lo que recibe cada equipo en este movimiento.

Trade OKC-CLE-NYK