Joseph John Arlauckas nació el día 20 de julio del año 1965 en Rochester, una ciudad perteneciente al estado de Nueva York. Comenzó a jugar al baloncesto tarde, con 12 años, pero su interés por el deporte de la canasta crecería rápidamente, sobresaliendo de manera precoz por su físico y condiciones técnicas.

Joe Arlauckas, en la Universidad de Niágara

Joe Arlauckas, en la Universidad de Niágara

Se formó en el High School Thomas Jefferson, de su ciudad natal, donde destacó por ser un ala-pívot (2’04 metros de altura) con un tremendo poder anotador, gran versatilidad y una descomunal potencia en su juego. Además, poseía un tiro de media distancia letal, algo que sería una seña de identidad a lo largo de su carrera.

Posteriormente, pasaría a formar parte de la Universidad de Niágara, en el mismo estado de Nueva York. Un college completamente desconocido, donde nuestro protagonista se licenció académicamente en Negocios, jugando cuatro años para los Purple Eagles, entre 1983 y 1987, donde llegó a ser el jugador referencia a partir de su año sophomore.

De hecho, su periplo en la NCAA finalizaría con unas medias dignas de mención (14’2 puntos y 7’2 rebotes por encuentro), siendo incluido en el Hall of Fame del equipo de baloncesto de Niágara.

En el año 1987 era elegido en el Draft de la NBA, siendo escogido por los Sacramento Kings con el puesto número 74 (cuarta Ronda), siendo el nº 1 de ese año el “Marine” David Robinson (San Antonio Spurs) y apareciendo en esa cosecha grandes jugadores como Scottie Pippen (nº 5), Kevin Johnson (nº 7), Horace Grant (nº 10), Reggie Miller (nº 11), Muggsy Bogues (nº 12), Mark Jackson (nº 18), Reggie Lewis (nº 22) o Sarunas Marciulionis (nº 127). Además, lo harían también viejos conocidos de nuestra liga, como José “Piculín” Ortiz (nº 15), Rickie Winslow (nº 28) e incluso habría sitio para un español, José Antonio Montero (nº 113), que no llegaría a jugar en la NBA.

El paso de Joe Arlauckas por la NBA fue muy efímero. Sacramento era un equipo a la deriva, con un récord el año anterior de 24-58 (1987-88), donde el líder era Reggie Theus, apareciendo otros jugadores que eran una dura competencia para nuestro protagonista, como Otis Thorpe, Harold Pressley (quien luego pasaría por el Joventut en nuestro país) o Ed Pinckney (campeón NCAA con North Carolina al lado de un tal Michael Jordan).

El problema de Arlauckas en la NBA era que no se tenía en cuenta su posición en la cancha, siendo considerado un jugador intermedio entre ala-Pívot y alero, lo que hacía que sufriera por altura en el puesto de ‘4’, pero sobre todo por velocidad jugando de ‘3’, algo que le perjudicó enormemente.

Solo serían nueve partidos los que jugaría en la mejor liga de baloncesto del mundo, donde anotaría un total de 34 puntos, con 17 -la mitad- en su segundo partido, y unas medias nada destacables de 3’8 puntos y 1’4 rebotes en 9’4 minutos, siendo cortado en el mes de diciembre del año 1987.

Así pues, con tan sólo 22 años, se acababa el sueño de la NBA para Arlauckas, que decidió buscarse las habichuelas dando el salto al baloncesto de Europa. Su primer destino sería Italia, concretamente en Caserta, donde sustituiría al búlgaro Glouchkov, formando pareja extranjera con todo un mito como Oscar Schmidt Becerra, anotador mayúsculo del que también pudimos disfrutar en la ACB.

Sin embargo, tras doce partidos en los que parecía no adaptarse al baloncesto del viejo continente (10’6 puntos y 6’7 rebotes) era sustituido por Tom Scheffler, aunque conseguiría su primer título como profesional, la Copa italiana.

Aterrizaje en España

El siguiente año, la temporada 1988-89, Joe recibía una oferta de España, aterrizando en nuestro país para jugar en el modesto Caja de Ronda, un equipo dirigido por Mario Pesquera, formando en el equipo de Málaga un juego interior temible junto a Rickie Brown y Rafa Vecina, llegando a jugar en muchas ocasiones por ello de alero. El éxito fue tremendo, logrando incluso clasificar al equipo para los Playoffs y convirtiéndolo en un conjunto a tener en cuenta.

Dos temporadas (1988-1990) estaría Arlauckas en la Costa del Sol, con unos números sobresalientes (21’6 puntos de media), siendo un jugador muy destacado de la ACB y subiendo su cotización, por lo que en el año 1990 llegaba la segunda etapa del ala-pívot en España, tras cerrar su fichaje por el Taugrés de Vitoria, un equipo de más renombre en nuestro baloncesto.

arlauckas-taugresTres años (1990-93) estaría el “Pelícano”, como se le conocía cariñosamente al americano, en Vitoria. En el conjunto alavés formaría una gran pareja, en este caso con un base, Pablo Laso, actual técnico del Real Madrid, beneficiándose de sus grandes asistencias, además de complementarse muy bien dentro de la zona con el portorriqueño Ramón Rivas.

Con el Taugrés, nuestro protagonista se convirtió definitivamente en uno de los mejores jugadores del campeonato, siendo además designado MVP de la Copa del Rey de 1993, disputada en La Coruña, que sería conquistada por el Real Madrid ante el Joventut (74-71).

El gran momento en la carrera de Arlauckas llegaba en el año 1993, cuando recibía la llamada de uno de los equipos más grandes de Europa, el Real Madrid. Joe desecharía otras importantes ofertas (NBA, FC Barcelona, Bolonia, Milán…) para estar en el club de Chamartín, aterrizando en la capital como uno de los mejores jugadores ofensivos de España y de Europa. Curiosamente, su llegada al equipo merengue era para sustituir a un excompañero en Málaga, Ricky Brown.

Cinco años (1993-98) estuvo en el conjunto blanco Arlauckas, en los que conseguiría tres títulos, la liga ACB de 1994, la Copa de Europa de 1995 y la Eurocopa de 1997, siendo el segundo de ellos el más importante, al conseguir la máxima competición continental.

El Real Madrid se alzaría con la Copa de Europa, ganando en la Final Four de Zaragoza al Limoges en la semifinal y batiendo al Olympiacos griego en el último escollo (73-61), con 16 puntos y 4 rebotes de Arlauckas. Aquel sería el mayor logro del jugador en su carrera, estando en aquel momento a las órdenes de uno de los mejores entrenadores de Europa, Zeljko Obradovic y formando una de las mejores parejas interiores que se recuerdan con Arvydas Sabonis, en un equipo en el que aparecían otros grandes jugadores en la plantilla, como José Miguel Antúnez, Antonio Martín o Ismael Santos, con quien Arlauckas trabó una gran amistad personal.

Escáner_20151001En 1996, ya sin Sabonis en el equipo, Arlauckas entraría a lo grande en la historia de la Euroliga, al anotar la friolera de 63 puntos en el partido que enfrentaba al Real Madrid ante el Buckler Bolonia (24 de 28 en tiros de dos y 15 de 18 en libres, más 11 rebotes), estableciendo el récord de anotación de la Competición.

En el año 1998 abandonaba el Real Madrid, poniendo rumbo a Grecia, donde pasaría por dos equipos, AEK Atenas (1998-99) y Aris Salónica BC (1999-2000), donde no llegaría al nivel desplegado en España.

Tras ello, Arlauckas decidía retirarse en el año 2000, dejando el baloncesto profesional como uno de los mejores anotadores que han pasado por Europa y convirtiéndose en todo un histórico en la ACB, con más de 6.000 puntos, 2.500 rebotes y 12.000 minutos.

Como anécdota, añadir a su trayectoria que Arlauckas recibió una invitación de la federación lituana de baloncesto para formar parte de su selección, ya que tenía antepasados que provenían del país báltico, aunque el jugador rechazó la propuesta.