Connect with us

Suscríbete a la newsletter

Retrospectivas ACB

Lo que pudo ser en Can Barça

Pudieron ser leyendas en el Barcelona pero por diferentes motivos, no terminaron de alcanzar el Olimpo. Cinco «casis» en Can Barça

Joe Ingles en Can Barça
acb photo

No han sido pocos los jugadores que han aterrizado en el FC Barcelona desde la NBA o que han cruzado el charco en dirección contraria en los últimos años. Los Papanikolau, Satoransky o Hezonja demostraron su talento de forma efímera antes de partir hacia la mejor liga del mundo. Otros como Vezenkov salieron por la puerta de atrás para después explotar en otro equipo europeo. Hasta poco antes de la salida de Xavi Pascual, el Barça era un asiduo en la Final Four de la Euroliga, con equipos fantásticos y jugadores formidables. A cinco que, por corta estancia o mal rendimiento, no pudieron ser leyendas blaugranas los englobamos en este artículo.

Anderson Varejao

El Barça fichó al pívot brasileño cuando aún no había cumplido los 19 años. Un cinco que después disputó quince temporadas en  la NBA, trece de ellas en Cleveland Cavaliers. En Ohio llegó a promediar doble doble en dos temporadas, una de ellas con un brutal 14 puntos y 14 rebotes por partido, entre 2011 y 2013. Pero el FC Barcelona se hizo con un jugador por hacer, un prospect, que creció hasta ser elegido en el puesto 30 del Draft de 2004.

Entre sus dos primeras campañas en la ciudad Condal apenas jugó seis partidos en ACB, pero los cuatro del segundo año fueron fantásticos, con ocho puntos y seis rebotes de media. Esa temporada (2002/2003) sí tiene más protagonismo en Euroliga con 4 puntos y 4 rebotes de media en 22 partidos disputados, integrante del histórico equipo que ganó la primera Euroliga de la historia del club a las órdenes de Pesic. También ganó dos ligas y una copa como culé. Su última campaña en Barcelona se va hasta 7,5 puntos, 4,5 rebotes y 1,3 robos en ACB, mientras que en competición europea son casi ocho tantos y cinco capturas, también con más de un robo por partido.

Se atrevió a lanzar algún triple y dejó clara su capacidad reboteadora y su inteligencia en cancha para desviar balones y condicionar en defensa, así como jugar el dos por dos e incluso poner el balón en el suelo. Poco podía durar en Europa un jugador así, que contó con una muy digna carrera NBA. Cinco mundiales disputados con Brasil, uno de los mejores jugadores de su historia.

Shammond Williams

Un base de 1,86m que llegó a España tras una campaña en Unics Kazan y otras seis temporadas y casi trescientos partidos en la NBA en siete equipos distintos. Llegó a promediar ocho puntos en casi 25 minutos en los SuperSonics. En sus últimas dos temporadas en NBA antes de cruzar el charco pasó por cinco equipos (uno de ellos, Toronto Raptors, en dos ocasiones). Una estrella universitaria, compartió equipo en North Carolina con Antawn Jamison o Vince Carter, pero también con otros ex blaugrana como Ed Cota (compañero suyo en Barcelona ese mismo año, con menos éxito) o Ademola Okulaja. Fue MVP del ACC (Atlantic Coast Conference) Tournament que ganaron los Tar Heels en 1997.

Sólo disputó la temporada 2005/2006 con la camiseta azulgrana. Quizá la excepción que confirma la regla del mal rendimiento de los bases estadounidenses en Barcelona. En el  Palau registró unos guarismos de 12,6 puntos, 42% en triples anotando dos por encuentro, 5,2 asistencias y 1,4 recuperaciones en ACB, cifras de estrella. En Euroliga fueron 11 puntos y 3,8 asistencias. Sin embargo, el FC Barcelona volvió a caer ante su recurrente verdugo, el CSKA en semifinales de la Final Four, donde Shammond fue el mejor del equipo con 24 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias y 4 triples. Tampoco disputó la final de la ACB. Un sabor agridulce para la estancia de Williams en Can Barça, que volvió a la NBA de la mano de Los Ángeles Lakers el curso siguiente. El base con pasaporte georgiano tenía buen manejo de balón y cambio de ritmo, capaz de acabar con las dos manos y, como cualidad principal, anotar triples tras bote. Características ‘típicas’ de base proveniente de la NBA. Después pudimos verlo en Valencia Basket, Unicaja o Murcia.

Ersan Ilyasova

Seleccionado por Milwaukee Bucks en el Draft 2005. No jugó el primer curso y el segundo dejó destellos con 6 puntos y 3 rebotes de promedio y un Career-high de 22 puntos. Tras su bienio en Catalunya, regresa a los Bucks y se mantiene en la liga hasta 2021, catorce temporadas. Un gran complemento en las posiciones de tres y cuatro para castigar con su lanzamiento y ayudar en el rebote.

El FC Barcelona devolvió la confianza al forward turco tras dos temporadas con poco protagonismo en la NBA. Regresó a Europa en 2007 con un contrato de tres temporadas y cláusula de salida para poder volver al otro lado del Atlántico. Cumplió dos en el Barça, desde los 20 hasta los 22 años. Una primera correcta (7,4 puntos con casi 40% en triples y 4 rebotes) y una segunda espectacular (casi diez puntos, con su máximo de temporada en 23, un aplastante 44,7% en triples, más de 50% en tiros de dos, casi siete rebotes y un robo de balón). En Euroliga bajó un poco sus prestaciones a 7,8 puntos y 5 rebotes.

Ganó la ACB en 2008/2009. Tuvo el apodo con boca pequeña del ‘nuevo Kukoc’. Se presuponía que su estancia no iba a durar más, pero qué dura fue su pérdida. El Barça firmó en Terence Morris, ala-pívot americano que llegaba desde CSKA, a su sustituto. Un alero que se convirtió en ala-pívot moderno. Exhibió su infalible muñeca en Barcelona, tráiler de su gran carrera en la mejor liga del mundo. Fadeaway, Pick&Pop y rebotes por doquier. Uno de los europeos más estéticos que hemos visto en Estados Unidos.

David Andersen

Su gran temporada en Barcelona le hizo un hueco por primera vez en su carrera en la NBA con los Rockets (Cuando fue drafteado en 2002 por los Hawks prefirió seguir en Europa), que compraron sus derechos por 2 millones de euros. Allí estuvo dos temporadas hasta su vuelta al viejo continente. Uno de los interiores más dominantes de la Euroliga, campeón en tres ocasiones, una con la Virtus y dos con CSKA, en ambas apeó al Barça en semifinales. Sus números en el club ruso fueron espectaculares, oscilando en sus cuatro cursos entre 11 y casi 16 puntos de promedio y entre cinco y ocho rebotes.

Fue el primer jugador australiano en la historia del club, aunque su pasaporte danés le permitía no contar como extracomunitario. Firmó por tres temporadas como culé en verano de 2008 tras ganar la última Euroliga con CSKA en Madrid. Andersen acabó con 13 puntos y 5 rebotes en la final. La apuesta del Barça por el pívot, o cuatro y medio, de 2,12 metros de estatura fue bestial. Con 28 años jugó su única temporada en Barcelona, donde promedió 10,4 puntos y 4 rebotes, con casi 40% en triples, 50% en tiros de dos y 80% en tiros libres.

Campeón de la ACB junto a Ilyasova entre otros compañeros. En la Final Four cayó derrotado ante su ex equipo, CSKA, por apenas cuatro puntos y fue el más valorado del cuadro blaugrana con 27 (24 tantos, 6/6 T2, 3/6 T3 y cuatro rebotes). Fue sustituido por Boniface Ndong cuando marchó a la NBA. Digamos que en la práctica tampoco salió mal el cambio aunque Andersen pudiera ser mejor jugador. Un interior casi imparable, con infinidad de recursos para resolver en ataque. Eterno castigador desde la media distancia tras bloqueo y tampoco dudaba desde el triple. Reboteador defensivo y ofensivo, no desperdiciaba las segundas oportunidades, buenos muelles, seguridad para el uno contra uno en el poste bajo… Lo tenía todo.

Joe Ingles

El último también es australiano. Un jugador que lleva desde 2014 en la NBA y cumple su décima temporada allí. Ha sido candidato a sexto hombre del año, un alero con una fantástica visión de juego y capacidad para jugar el Pick&Roll a la altura de un base. Tirador a pies parados y buen reboteador. En los Utah Jazz jugó los 82 partidos hasta en tres temporadas, en una como titular en todos ellos y en otra en todos salvo uno. También firmó tres temporadas por encima de los diez puntos por partido.

Pero en Barcelona nunca ofreció esa versión. Su rol era otro, uno más cercano al de espaciador. Tenía menos balón, ocupaba las esquinas, defendía con sus brazos largos y aportaba intangibles con su alto IQ. En Can Barça pasó tres temporadas desde que fue fichado a principios de la 2010/2011 cuando cumplía su segundo curso en un CB Granada donde sí era protagonista y mostraba su facilidad para aportar en todas las facetas del juego. Llegó para sustituir al lesionado Basile y, aun con partidos destacados como el que firmó ante el Real Madrid en el por entonces Palacio de los Deportes en su última temporada en Barcelona, no pudo demostrar el jugador que llevaba dentro.

En Barcelona ronda los 6 puntos, 1,5 rebotes y 1,5 asistencias de promedio. Su marcha a Maccabi Tel-Aviv parecía justificada. Allí ganó la Euroliga en su única campaña en el club, con mejor anotación que en el Barça, fantásticos porcentajes de triple, un tercio más de rebotes capturados y casi triplicando las asistencias en comparación con su mejor campaña como culé. Marchó a la NBA sin disputar un segundo curso en tierras israelíes. En Barcelona se tiraron de los pelos con su nivel en aquel fantástico equipo de Tyrese Rice y Ricky Hickman. Su periplo en términos de palmarés sí fue bueno como blaugrana, pues se llevó dos ligas y dos copas del rey en tres temporadas.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Comentar

Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SKYHOOK #43

Febrero 2o24 | 100 páginas

Capaz de anotar como un alero pese a contar con la altura de un pívot, Nowitzki cambió también la forma en la que se jugaba al baloncesto. En este número de SKYHOOK descubrimos toda su carrera, desde sus orígenes en la liga alemana, hasta la gloria del anillo de 2011.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers

Copyright © 2023 Skyhook Magazine | Revista de baloncesto en español

Síguenos
Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y no te pierdas ningún artículo, novedad, o menosprecio a Los Ángeles Clippers